Páginas

sábado, 23 de enero de 2010

Picos por Espadán

"Visión tipo túnel"

(Como últimamente hay problemas para que se reproduzcan los vídeos, los voy a subir también a youtube, así si no podéis verlos, pulsar el enlace)
En mis tres últimas salidas no he tenido mucha suerte en cuanto a mis expectativas, debido a cuestiones meteorológicas. En la primera íbamos buscando la nieve y al final donde creíamos que habría mucha, no la encontramos. En la segunda nevada, que aún fue más importante, fuimos otra vez a por ella y aunque encontramos algo, no fue tampoco lo que esperábamos. Y en esta ocasión en que la ruta pasaba por unos lugares con unas vistas fantásticas, tanto por sus alturas y desnivel como por la calidad de los bosques de alcornoques que atraviesa, una espesa niebla que se mantuvo durante toda la mañana tampoco nos dejó ver todo lo que en un principio se anticipaba.

La niebla también tiene su encanto, pero claro, si se mantiene un ratito y se disfruta con el ambiente tranquilo, a veces fantasmagórico, el silencio que te embarga y ese algo de magia que rodea a la montaña envuelta en blanco. Pero estar toda la mañana con una visibilidad de unos 15 a 20 metros llega a ser un poco agobiante y más si piensas en lo que te estás perdiendo.

No obstante todos pensábamos que...

video
(Pulsa aquí si no puedes ver el vídeo: VER VIDEO )

Pero nada, no pudimos salir de la niebla y era tan espesa que pienso que en un caso así, igual Demi Moore no hubiera conseguido encontrar su deseado malecón de Paradise Cove para terminar bien la película.

video
(Pulsa aquí si no puedes ver el vídeo: VER VÍDEO )

Al salir del pueblo pasamos por un rinconcito en que parecía que cada cosa la habían colocado pensando en dar una sensación de paz. De hecho, Nuria se me adelantó en las palabras que estaba pensando y dijo que parecía un jardín Zen: tenía un puentecito, la cascada, el riachuelo, una casita con terrazas, la soledad, el silencio.... La casa no ha salido en la foto ya que debido a las condiciones de luz, fueron algunas las imágenes que no salieron con una calidad aceptable.



La ruta en este caso había sido pensada y comandada por Luis Gispert y era una circular por los parajes de Espadán, saliendo y volviendo a Aín y subiendo a 5 o 6 picos, depende de cómo se cuenten. Bueno, subiendo.... y bajando, que también hay que tenerlo en cuenta.

Cada vez que coronábamos uno, Luis gritaba: "el primero", "el segundo"... e iba diciendo el nombre del mismo y así con cada uno al que llegábamos.

Cuando se acercaban las 10 de la mañana, Juan Carlos me dijo que a ver si animábamos esto un poco, ya que se iba acercando la hora de almorzar y queríamos hacerlo en un lugar más elevado, pues después, con la tripa llena, las subidas apetecen menos. Con lo que unos cuantos nos pusimos a tirar con un poco más de brío para que después no se quejara de la hora del almuerzo el sindicato de senderistas, y además porque apetecía un poco de cañita. Y todo el grupo se animó en la subida.

Almorzamos en un buen ambiente y como siempre compartiendo "lo mejor de cada casa", en forma de viandas, vino, cosas de picar, galletas y licores varios con los que mitigar el frío.



¿Qué se vería desde estas atalayas en circunstancias propicias....?




En esta salida, cuando la niebla arreciaba, el grupo se mantenía bastante compacto y siempre a la vista unos de otros.



En este collado entre pico y pico (como dicen los yonquis) parecía que iba a empezar a clarear, pero como vereis en las fotos siguientes, no fue así.




Luis iba delante comandando la expedición, pero hasta para un experimentado montañero las condiciones adversas como ésta de la niebla pueden llegar a provocar desorientación. Esto sucedió a partir de estas tres imágenes en que la niebla parece que se cerraba y después de un cerro, empezamos a descender hacia la nada, hasta que a Miguel Arce, que en una anterior ocasión había hecho parte de esta ruta, le surgió la duda. Procedimos a comprobarlo en los GPS, ya que yo llevaba cargado un track con un recorrido parecido que discurría por la zona y pudimos ver que si seguíamos descendiendo iríamos a parar directos a La Mosquera, que no era nuestro destino. Avisamos a Luis y tras deliberar un poco y consultar con José Manuel que iba detrás y que también tenía cargado el mismo track, pensamos que lo mejor era retroceder, volver a subir hasta el cerro y seguir el track en busca del Cerro Gordo. No era plan tirar a la trocha en esas condiciones de visibilidad. Así lo hicimos y después ya no hubo más incidencias.



En esta subida, cuando la gente ya iniciaba el descenso se quedaron algunos rezagados. Me acerqué a mirar y resulta que habían salido a relucir otra vez la mistela y la petaca de coñac. Y es que con la excusa del frio....



En esta imagen podemos ver en otro pico las siluetas de algunos que se habían adelantado un poco.



Ya llegando al final del recorrido, visitamos los restos del Castillo de Aín.



Y volvimos a nuestro punto de partida, tras haber realizado una ruta durilla, con más desnivel del que se preveía en un principio, y que por ello, por la niebla y por alguna rectificación que tuvimos que hacer a causa de la misma, se nos desfasó algo en el tiempo calculado para terminar.



He tenido la sensación de haber hecho la ruta como yendo por un pasadizo, o un túnel, debido a la limitada visibilidad. Este recorrido, con la luz encendida, seguro que gana muchísimo. Y me he vuelto a quedar por segunda vez con ganas de subir al Espadán, habiendo pasado tan cerca. Queda pendiente para una próxima ocasión.

Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podréis descargaros el track clicando aquí: ROCACOSCOLLA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.