Páginas

sábado, 13 de noviembre de 2010

0008-Vértices Geodésicos Más de Mil C.V.:Tortajada (1517 metros) / A+ 898 m / 21.25 km

.
¿Qué pasa neng?


Parece que fue ayer (como dice la canción), pero ya llevamos 9 Vértices en nuestro haber. Al principio, como se dice en este vídeo, no las tenía todas conmigo porque no sabía cómo iba a salir esta historia. Pero he procurado hacer caso de mis mentores, que siempre me han dado ánimos. Uno de ellos, Robbie Williams emulando en el principio de la canción a Gloria Gaynor en su famoso tema ¡Sobreviviré!


Y también mi amigo Will Smith, en la película "En busca de la Felicidad", me daba un mensaje al que todos deberíamos hacer caso en algún momento de nuestras vidas. Me decía lo siguiente:


Por ello creo que podremos hacerlo y... "si no es así espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo".

Este sábado tenía previsto subir al 8º Vértice Geodésico de la Comunidad Valenciana, el Tortajada (1517 m). En esta ruta nos juntamos Mari, Jose, Manuel Carlos, Juan, Black y un servidor.

Llegamos a la plaza de la Iglesia de la Puebla de San Miguel y a las 07:45 y tras calentarnos un poco con el pacharán de Jose, nos pusimos en marcha. Partimos de este mismo sitio hace unos dos meses, cuando comenzamos esta aventura de "Más de Mil" y este recorrido es como otro pétalo de una flor que tendría el cáliz en Puebla de San Miguel, por lo que ambas rutas se tocan en un pequeño tramo.

El día era claro y la temperatura al llegar era de unos 5 grados. Al no hacer viento, la sensación no era de un día frío. De hecho nos hizo un día primaveral y al final íbamos todos en manga corta.

Últimamente, de vez en cuando cambio el sonido que me avisa de los waypoints. En esta ocasión había puesto el "¿qué pasa neng?" y era una risa cuando sonaba en algunas bifurcaciones como si estuviera el "neng" preguntando que hacia dónde teníamos que ir ahora.


Únicamente vimos restos de escarcha en alguna parte baja de un valle. Comenzamos a andar por los alrededores del Barranco del Saladillo, en principio por pista, para calentar. Al poco ya pasamos a una bonita senda que nos adentraba en el Barranco de la Cañada, por terreno poco pisado (¡cómo nos gusta!).


El campo aún nos ofreció alguna estampa otoñal y nuestro camino nos sorprendió con este muro de presa que había que cruzar por encima y esquivando las ramas de ese árbol dorado. No ofrecía mucha dificultad ya que tenía medio metro de ancho pero Mari, que tiene un poco de vértigo, se lo pensó dos veces y Jose optó por retroceder un poco y acompañarla para cruzar por el lecho. Sin problemas.


Al enlazar con el camino de Sesga, los GPS me empezaron a marear (llevo dos, el Garmin con sus mapas topográficos y un programa en el móvil con las ortofotos). No sé porqué pero en ese tramo, ni el mapa topográfico ni la foto del satélite se correspondían con la realidad y según el GPS estábamos en medio de los pinos, cuando en realidad estábamos en la pista. Sólo se me ocurría pensar en un principio que ese trocito de mapa estuviera mal georreferenciado, pero por otra parte, que el Garmin, que lleva sus propios mapas, me indicara el mismo error, me fastidiaba bastante y no le encontraba explicación. Debido a ese error nos pasamos el desvío previsto hacia la Fuente del Cubillo. Lo que sí que vimos fue un navajo lleno de agua hasta arriba y que cuando haga más frío será perfectamente "patinable". Extrañamente, al llegar al Collado de Pedro Luna y empezar a subir por el cortafuegos, todo volvió a la normalidad. He rectificado ese tramo en el track que he subido, no sea que alguien se lo descargue y al utilizarlo se acuerde de mí.

La senda/pista que discurre por un lateral del gran cortafuegos nos va haciendo coger altura y nos ofrece buenas vistas a nuestras espaldas.




Una vez visitado el vértice nos hicimos la foto de grupo y buscamos un lugar para almorzar un poco más allá, buscando un sitio que, como siempre, nos ofreciera un buen espectáculo.





Black parecía que estaba posando con sus alforjas nuevas. Juan se las había colocado en esta ruta sin nada dentro, para que se fuera acostumbrando a ellas.



Continuamos por el cortafuegos que nos llevó por el Alto del Sabinar y en una de las bajadas, Mari empezó a correr, contagiándonos a todos, que la seguimos hasta abajo. Cruzamos la carretera por la que habíamos llegado esta mañana a Puebla de San Miguel y continuamos recto por al Camino de Santa Cruz de Moya, que vuelve a seguir este larguísimo cortafuegos.

Al llegar al Alto del Corral de los Pedros debíamos desviarnos a la izquierda por un valle, del que desconocía su estado y tenía esa parte de la ruta como una incógnita. Resultó ser un valle magnífico, poblado por unos altos pinos que parecía que por momentos estuviéramos en otras latitudes y muy limpio para su paso.




Llegamos sin problemas a la pista y continuamos por ella. Al rato detectamos que Black no estaba con nosotros y estuvimos llamándolo durante un ratillo. Juan retrocedió un poco y al final apareció corriendo y con la lengua fuera ¡A saber dónde habría ido!

Al cruzar el Barranco de la Cañada de Jorge, vimos a la derecha una zona frondosa y nos acercamos a curiosear. Encontramos un abrevadero con un tubo del que caía un hilillo de agua y comprobamos que en ese espacio bajaba la temperatura varios grados.


Volvimos a la pista y comenzamos a subir. En una de las lazadas debíamos abandonar la pista por la izquierda y aquí estaba el otro punto incógnita de la jornada. En el mapa topográfico aparecía como una senda difusa y en la ortofoto ni se veía. Al principio tuvimos que sortear unos metros de matorral y de rosales silvestres, hasta que un poco más allá la senda se iba haciendo cada vez más clara, pero se notaba que era poco transitada y la sensación era muy agradable.


Pasamos por la zona de la Cueva de la Pez y Jose nos dijo que él había pasado por aquí con el grupo de Paco Carrera hace unos 5 años y que se hicieron la foto de grupo en la cueva.


La sendita nos llevaba a cruzar el Barranco del Maderero y abocamos en una pista, que abandonamos unos metros más alante por la izquierda otra vez. Este era el tramo conocido que ya hicimos en el primer vértice y que nos llevaría por el Barranco del Chorro.

Hubo un momento en el que los compañeros se quedaron rezagados mirando unas setas. Pensaba yo sentarme a esperarlos en el frescor de la Fuente del Javandal, pero enseguida los oí que bajaban corriendo para darme caza.


Pasamos la Fuente y más tarde Mari y Black empezaron a correr por la bajada y los perdimos de vista. No pararon hasta llegar a la carretera ¡Eso es energía, después de 20 km! Al pasar Black al lado de este rebaño de ovejas, formaron como si fueran un ejército romano y adoptaran la táctica de la "tortuga". Sólo les faltó sacar los "pilum" y los escudos.








A las 13'30 y más frescos que una rosa llegamos a los coches. Cogimos las zapatillas y nos fuimos al abrevadero a refrescar nuestros pies y lavarnos. Comimos en los escalones de la Iglesia, bajo el gran olmo que ya estaba empezando a perder sus hojas y nos volvimos a tomar ese magnífico café que saboreamos la otra vez, en el bar que está al lado de las escaleras. Esta vez acompañado con unos mazapanes con pasas obsequio de Manuel Carlos.

Con los mismos cafés brindamos por una bonita y variada ruta que hemos disfrutado mucho desde el principio hasta el fin.




Un saludo a todos y hasta la próxima.

Podéis descargar el track pulsando aquí: PABLOONCE
Pulsa aquí si quieres ver la Presentación de "Mas de Mil"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.