Páginas

domingo, 1 de junio de 2014

Año 2014 - La Rápita por el Barranco de las Tortugas / A+ 940 m / 12,21 km

...





Este “domingo” la ruta propuesta era aventurera. Tenía varios tramos de investigación por viejas sendas de las que desconocíamos su estado actual y algún tramo monte a través, por lo que se recomendaba llevar pantalón largo. Se trataba de hacer una ruta por los alrededores de Espadán, subiendo al pico de la Rápita (1.106 m) por un sitio no convencional, el Barranco de las Tortugas. 

Para ello, aprovecharíamos que ya conocíamos un buen sitio para aparcar y saldríamos desde la Fuente de la Calzada. Comenzaríamos siguiendo la carretera hacia el Oeste para después desviarnos por una difusa senda que nos llevaría al comienzo del Barranco de las Tortugas, por donde circulaba una antigua senda de la no tenía información cómo estaría de practicable y subiríamos hasta la Caseta del mismo nombre. 
Antiguamente había otra senda que enlazaba desde esta caseta con el Corral de la Rápita. Intentaríamos seguirla. Para ello giraríamos hacia la izquierda para pasar cerca del corral y enlazar a continuación con el PRCV-63.7 que sube desde Algimia de Almonacid por el Barranco del Cañar y que nos llevaría al Collado, desde donde seguiríamos el cordal para llegar al Pico de la Rápita. Seguiríamos en descenso por el cordal y hacia la mitad nos desviaríamos hacia la izquierda para intentar enlazar con una senda que nos haría salir a la Pista de Jinquer.
Visitaríamos el despoblado y seguiríamos por la pista paralelos al río hasta que a la altura del Barranco de la Horca, subiríamos campo a través para enlazar con la pista que nos llevaría al Collado de la Nevera. Cruzaríamos la carretera, seguiríamos por la pista y después nos desviaríamos por la derecha por una senda en descenso que nos llevaría a la Fuente de la Calzada y a los coches.
Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre la ruta para que os hagáis una idea fiel del recorrido. La ruta que al final hicimos cambió un poco. Bajando por el Cordal de la Rápita, no nos desviamos a la izquierda, sino que seguimos recto pasando entre Las dos Tetas y llegando al cruce de La Nevera:








A la cita acudieron Pili, Ángela, Ana, Paco, Manuel Carlos, Quico y un servidor y a las 7:40 horas comenzábamos a caminar desde la Fuente de la Calzada. 


Para empezar nos dirigimos hacia Algimia por la carretera y en la curva antes de llegar al inicio del Barranco de las Tortugas indiqué al grupo por dónde íbamos a subir. Se quedaron mirando las rocas hacia arriba como pensando en por dónde les iba a meter, pero enseguida subimos por la senda que, a primera vista aparece un poco difusa.


 



  
La senda se dirige al farallón rocoso y pasa por debajo de las rocas por una especie de pequeña balma, muy atractiva.




 
Nada más bordear las rocas ya teníamos ante nosotros una buena vista del Barranco de las Tortugas que teníamos que recorrer. Desconocíamos hasta ese momento si habría algún resto de la antigua senda y el grupo estaba advertido de que hoy nos pincharíamos.

 
Al acabar la balma bajamos al lecho del barranco haciendo unas pequeñas zetas y nos encontramos con la agradable sorpresa de la existencia de una senda completamente pisable, de la que desconozco su inicio, aunque por donde la iniciamos nosotros es bastante bonita.



   
Comenzamos a recorrer la agradable senda por el frondoso barranco. Había llovido la tarde anterior y el entorno estaba húmedo y fresco.













 
Una vista atrás nos permitía admirar el tramo del poblado barranco que llevábamos recorrido. Nos felicitábamos de haber encontrado la senda y en ese estado tan bueno. No sabíamos hasta donde llegaría pero se fue haciendo difusa hasta desaparecer, aunque nos había permitido recorrer dos terceras partes del barranco sin problemas. Eso que teníamos ganado.



 
Llegó un momento en que la difusa senda coincidió con el lecho del barranco y no sabíamos si cruzarlo para ir por la parte de la izquierda o continuar por la derecha. Decidimos continuar por la derecha y el paso se fue haciendo cada vez más dudoso. Tras subir a unas rocas y cuando ya no quedaba mucho para llegar a la Caseta de las Tortugas, se nos volvió a abrir la posibilidad de subir un poco más por la derecha y seguir la imaginaria línea de unas piedras dispuestas a modo de ribazos o cruzar el barranco para ir por el otro margen, que desde aquí se veía algo despejado.





 
Yo me había cargado en el gps varias opciones por si se complicaba el tema, con posibles salidas. Y ésta era una de ellas. Decidí que cruzáramos el barranquito, donde nos tuvimos que emplear para esquivar las zarzas y subir un poco por la pendiente para ir desviándonos hacia la derecha a media altura. 

La variante que yo me había hecho en casa en realidad subía hasta arriba directamente por esa ladera, pero un poco antes, ya que estaba bastante despejada y continuaba por la parte de arriba de las lomas hasta enlazar con la teórica senda que iba desde el Corral de la Rápita hasta la Casa de las Tortugas. Ahora creo que hubiera sido una buena opción, pero en ese momento y sobre el terreno, tienes que tomar una decisión y optamos por seguir hacia la derecha por la parte izquierda del barranco para ver si conseguíamos llegar a las proximidades de la caseta.




 
Más adelante vimos la Caseta de las Tortugas allá abajo y aunque intentamos descender al barranco para llegar hasta ella y ver si encontrábamos el inicio de la senda, al final había que superar un salto de unos dos metros que no era posible y las zarzas impedían que nos moviéramos lateralmente para buscar otra bajada, por lo que seguimos por nuestra izquierda cruzando por un campo de almendros abandonado intentando en algún momento cortar la teórica senda.



 
Tras subir a un resalte rocoso vimos que por dónde íbamos no tenía continuidad y decidimos almorzar en ese punto y relajarnos un poco.






 
Tras ello tuvimos que bajar por el lateral de la derecha, no viendo en ningún momento rastro de la senda. El terreno y sus zarzas no nos daban muchas posibilidades, por lo que volvimos a intentar cruzar el barranquito hasta que encontramos un lugar por donde hacerlo. 




Continuamos por el lateral de la montaña y nos dirigimos a cruzar entre dos lomas que formaban otro collado, más a la derecha del que teníamos marcado en el track. Allí encontramos una senda que subía hacia la derecha y parecía que iba directamente hacia la Rápita, pero ése no era el sentido que nos interesaba en ese momento y no estábamos para investigaciones extras, por lo que comenzamos a bajar entre bancales abandonados hasta que llegamos a cruzarnos con la senda, ésta sí, real, que venía desde el Corral de la Rápita. 

Estaría bien seguir esa senda en alguna ocasión hasta el Corral y ver si continúa hacia la Caseta de las Tortugas, como se ve en el mapa o si termina allí.










El senderillo nos fue dirigiendo sin problemas hacia el cruce con la senda del PR-63.7 que sube desde Algimia de Almonacid y les pedí a todos que se acercaran en plan reunión para comentar unas cosas a la vista del mapa. Se trataba de decidir si, como se había hecho algo tarde por la aventura del Barranco, querían seguir con lo previsto y subir a la Rápita o si ya tenían bastante y querían que bajáramos por la senda hasta Algimia y después por la carretera llegar a los coches. La respuesta fue unánime y de moda: ¡¡PODEMOS!! y decidieron que continuáramos con lo previsto.

  
Seguimos pues la senda en ascenso hacia la derecha. Una senda preciosa y pasamos por un entorno muy húmedo en el que había una caseta de obra con puerta metálica, que supongo que debía ser la Fuente Codorí. 









 Llegamos al Collado de Villamalur y volvimos a comentar las posibilidades y decidimos que continuaríamos con la subida a La Rápita.


 

Llegando al Rápita hicimos una mirada hacia atrás para ver cómo se perfilaba la silueta del Penyagolosa.






 
 Allí coincidimos con una joven pareja de senderistas con los que departimos un rato y que vieron con interés el Proyecto de “Más de Mil” y nos hicieron la foto de grupo.


Para acortar un poco y como no había tiempo para más aventuras, seguimos por el cordal de la Ceja del Jinquer hasta que llegamos al “canalillo” de Las Dos Tetas y subiendo a la primera de ellas, la de la derecha, bajamos a continuación al Collado de la Nevera, recuperando ahí el track y recorrido previstos, dejando la investigación de otro tramo de senda que teníamos en cartera y la visita al Despoblado de Jinquer para otra ocasión.



 Muy buena foto la que hizo Manuel Carlos en esta escena.










 El Pico Espadán enfrente.



 En primer término tenemos Las Dos Tetas y a la derecha el Pico Espadán.


Detalle de la senda que circula por el medio y que subiríamos a continuación.

  
Otra vista del Espadán.

  

 

 

 

Mirando hacia atrás podíamos ver la cima de La Rápita, que habíamos visitado antes.

 
   
Era imposible que la cámara no dejara de fotografiar el entorno de Espadán, con su pico atrayendo nuestras miradas.


  




 Nos acercamos después a una zona donde había unos cerezos abandonados y nos dimos la recompensa anticipada por haber superado con éxito la durilla ruta aventurera, ya que lo que nos quedaba no presentaba ninguna complicación.



  

 
 Llegamos al Collado de la Nevera, cruzamos la carretera y continuamos por la pista llamada Camino de Espadán donde, tras algo menos de un kilómetro estuvimos atentos a una senda que conocíamos y que nos bajaría hacia la Fuente de la Calzada, que ya veíamos abajo. La senda tenía unas espectaculares vistas de los barrancos de Aguas Negras y sobre todo del Barranco Malo, que teníamos enfrente.

 Al lado de la pista vimos algunas cuevas.






 





 Sin más llegamos al área recreativa donde refrescamos nuestros pies en el arroyo que pasa por allí y nos dispusimos a comer en el apacible lugar disfrutando de una buena sobremesa.





 

Aquí os dejo un mapa histórico de la zona del año 1952 con el track que hicimos superpuesto. En él se aprecia cómo aparece pintada una senda que sube hacia la Caseta de las Tortugas y que aparece como Camino del Toro, pero que al parecer se encuentra desplazada hacia la izquierda, porque por ese sitio es muy improbable que estuviera.

 También se ve en punteado la senda que iba desde la Caseta de las Tortugas al Corral de la Rápita, pero que nosotros no pudimos encontrar. Se aprecia claramente el desplazamiento hacia la izquierda de lo pintado en el mapa si nos fijamos en el punto en que nosotros enlazamos con la senda que venía del Corral de la Rápita.


El entorno de Espadán siempre fascina lo mires por donde lo mires, pero se cobra lo que ofrece con esfuerzo, ya que las pendientes son siempre fuertes. La humedad que suele reinar en este ecosistema hace que proliferen las zarzas, rosales silvestres y demás vegetación pinchosa en general, por lo que cualquier senda por la que no suela pasar la gente con asiduidad, enseguida es tapada por la naturaleza. 
El buen tramo de la senda del Barranco de las Tortugas que tuvimos la suerte de recorrer seguramente se encuentre limpia porque hayan pasado por allí a retirar el corcho de algunos de los muchos alcornoques que abundan por la zona.
Ya que a partir de donde desaparece la senda el recorrido se va haciendo un poco más complicado, una idea que apunto sería que cuando coincidimos tras desaparecer la senda con el lecho del barranco, cruzarlo hacia la izquierda y subir un poco más allá hacia la parte de arriba. La subida aparece despejada de matorral y seguro que se camina por allí con mayor comodidad. Es otra aventurilla que se puede realizar.
Otra variante sería no cruzar a la otra parte por donde nosotros lo hicimos, sino mantenerse en la derecha y subir un poco más hacia los ribazos de piedra que se ven en la ladera y que forman como una línea. Ellos seguramente nos acercarán a la Caseta de las Tortugas y desde ahí se puede intentar buscar la teórica senda de los mapas (aunque nosotros no la vimos) y hay que tener en cuenta que el barranquito que habría que cruzar está lleno de zarzas o bien se puede continuar hasta enlazar con nuestro track por la ladera, como hicimos nosotros, y ya continuar la ruta.
Hace poco escuché en una película una frase que pronunciaba un personaje al que le gustaba la comodidad, que decía: “La aventura es un esfuerzo que está sobrevalorado”. Hay gustos y gente para todo, pero nada más lejos de lo que pensamos nosotros.   

Coincidimos en que la aventura es un esfuerzo, pero que te devuelve con creces lo que inviertes y en el que la recompensa no está en llegar al final sino en las sensaciones que recibes mientras estás en ella.

Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


8 comentarios:

  1. Interessant tota la cara sud de la Ràpita. Quan passe la calor caldrà anar a investigar. Al final vau eixir més ben lliurats del què jo pensava (vàreu passar): enhorabona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi, tuvimos mucha suerte de que existiera la senda. Falta ese tramo para conectar una con otra.

      Saludos.

      Eliminar
    2. Gràcies per la ruta Pablo. Acabem de fer part de la teua ruta i el barranco de las Tortugas és d'allò més bonic d'Espadà, encara que no hem trobat la senda bona en la part alta, però ens sí hem trobat més gent seguint la teua ruta.
      I cabres!!
      Quan tinga temps ja faré la crònica.

      Eliminar
  2. Hola Pablo.

    Buena ruta de i+d por la Rápita, bueno, i+d+p, la "p" de pinchazos, claro jejeje, a ver si entre todos podemos pulir una bonita subida a la Rápita por esa vertiente, de momento gracias por haber abierto la huella; me ha alegrado ver, que pese a la sequía, la vegetación, especialmente, los alcornoques, de esa zona no se ha resentido en exceso, aquí por Betxí, en concreto las carrascas se están tiñendo de un marrón que no me gusta nada....

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta zona todavía presentaba el aspecto clásico de Espadán y como había llovido la noche anterior estaba todo perfecto. Conseguiremos la senda. Como le he comentado a Xavi, sólo le falta un tramo para unir las dos sendas existentes y ha sido un buen hallezgo ver que el tramo por el barranco con buena senda es bastante largo.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Muchas gracias Pablo, por el detalle de publicar la ruta. El grupo de senderistas en el que yo participo, nos estamos planteando muy seriamente el realizarla. Espere que disfruteu de moltes altres bones rutes.

    ResponderEliminar
  4. Hola Paco. Creo que la mejor opción para unir una senda con otra quizás sea el que cuando la senda se acaba difusamente y se está en el cauce mismo del barranco, cruzar a la parte izquierda e intentar subir hacia la loma para caminar por encima de ella. Seguro que allí ya no hay zarzas y así buscar enlazar con la senda del Corral de la Rápita. Después ya no hay ningún problema.

    Disfrutar con la aventura.

    Saludos,
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo ayer hicimos tú ruta con algunas variaciones, desde el barranco como muy bien dices es mejor ir por la izquierda y subir por la ladera hasta el cordal y allí enlazar con la senda que viene por la derecha desde la caseta de las tortugas, ahora zarzas y pinchos hay, en cuanto esta parte la transite unos cuanto grupos ya habrá senda que la una con la de arriba.

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.