Páginas

sábado, 18 de octubre de 2014

0296 - Vértices Geodésicos C.V.: Campanillas (572 m), nº 323 Ebrí ( 501m) y nº 522 Argilaga (7m) / A+720 m / 15,72 km

...


























Este sábado la ruta propuesta era subir a tres vértices siguiendo un track de Xavi (Goterris), que hizo este 23 de agosto y que desde que lo vi me pareció idóneo para intentar terminar la ruta con el último baño de la temporada (según se diera el tiempo).

Se trataba de subir al vértice geodésico nº 296 en altura de la Comunidad Valenciana, Campanillas, con 572 m de altitud, seguido del vértice nº 323, Ebri, con 501 m y terminando con el vértice nº 522, Archilaga, con 7 metros de altitud (aún quedan 3 con menos altura), haciendo así lo que Xavi denominó la triangulación de la Serra d’Irta.


Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A7 hacia Castellón, después la Cv-10. Al pasar Cabanes tomaríamos la CV-13 hacia Torreblanca. Allí cogeríamos la N-340 y después la CV-142 hacia Alcossebre. Nos desviaríamos por la Carretera de las Fuentes y llegaríamos a la Cala Argilaga, donde aparcaríamos los coches. El tramo desde los Apartamentos Prestige hasta la Cala Argilaga es una pista en la que hay que ir con un poco de cuidado, pero que se puede hacer con cualquier vehículo normal.

Comenzaríamos a caminar desde la Cala Argilaga y nos dirigiríamos al Barranc de la Font de la Parra y seguiríamos en continuo ascenso hasta el km 6, pasando por la Font de la Parra (seca) y por el Pou de la Parra, también seco. 

Llegaríamos al primer vértice de la jornada, Campanillas y continuaríamos por el cordal de la Sierra, bajando más tarde un poco y, pasando al lado de la Basseta d’Ebri, alcanzaríamos el segundo vértice, Ebri y visitaríamos la antigua torre de vigilancia.

Desde allí bajaríamos por una senda con acusada pendiente que nos llevaría directamente al mar y, por la orilla, pasaríamos por el tercer vértice, Argilaga y llegaríamos a la Cala del mismo nombre, terminando la ruta.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre la ruta para que os hagáis una idea fiel del recorrido:





A la cita acudieron Ángela, Ana, Paco Q, Mariano, Quico, Manuel Carlos y un servidor y con las primeras luces del alba llegamos a la preciosa Cala Argilaga.





 No pudimos resistir el acercarnos a ver el mar en esos momentos. Un momento realmente relajante.





Nos pusimos en camino, en principio por la pista por la que habíamos venido y al poco nos desviamos por la derecha para adendrarnos en el Barranco de la Parra, que recorreríamos en su totalidad.






El barranco, cuyo paso está libre en todo momento, es muy frondoso y se disfruta de sombra en casi todo su recorrido. Allí vimos una escuálida mata de madroños, pero que aún nos hizo disfrutar de su escaso fruto en estos últimos años de sequía.







El barranco es una maravilla y a veces nos proponía pequeñas y facilitas trepadas.







Pasamos por la Font de la Parra y el Pou de la Parra, ambos totalmente secos.













Si digo que estas sendas son una maravilla me estaré repitiendo, pero me reafirmo.










Cuando llegamos a la parte de arriba de la Sierra de Irta, teníamos a la vista las dos vertientes. Por el lado de enfrente aparecía ante nosotros el Castell de Xivert (aumentado con el zoom) y la silueta lejana del Penyagolosa.



Y hacia el Norte se podía ver asomar el Castillo de Peñíscola.









Caminamos por el cordal de camino hacia el vértice.


Mariano se nos había adelantado haciendo una de sus exploraciones y lo vimos allí arriba. Se había quitado la camiseta y bajó hacia nosotros al más puro estilo Orzowey.





 La parte Oeste de la Sierra es más umbría y tiene más pinos y más tarde nos encontraríamos con que estaban haciendo una batida de jabalí en esa vertiente.






Llegamos al vértice Campanilles, donde vimos a dos senderistas tomando un descanso y que se prestaron a hacernos la foto de grupo. Ellos habían salido desde Alcalá de Xivert y se estaban pegando un buen matute.






Como en el vértice no había sombra, decidimos bajar un poco más y buscar un buen lugar para almorzar y degustar los pimientos y cebollas en vinagre de Paco y los fantásticos dulces de Pili.





Reanudamos la marcha haciendo un esfuerzo, pues allí se estaba de maravilla y veíamos enfrente la silueta de la Torre Ebrí, hacia donde nos dirigiríamos ahora y donde se encontraba el siguiente vértice.


La senda enseguida volvía a internarse entre los pinos. Una maravilla de ruta la que nos había hecho conocer Xavi, con estas magníficas sendas que no me canso de admirar.



Al superar una pequeña loma se abrió ante nosotros un estupendo balcón, mostrándonos todo el Golfo en la lejanía y donde el zoom de Manuel Carlos logró distinguir las antenas del Bartolo.











Las sendas perfectamente limpias.



Y los brillos del Sol en la superficie del mar haciendo continuas evoluciones.







Cuando nos aproximábamos a la Torre Ebrí nos encontramos con un cazador que estaba en la pista para anunciar a los que se acercaran de que más adelante se estaba produciendo una batida de jabalí. Afortunadamente se estaba desarrollando por la umbría y a nosotros no nos iba a afectar, ya que nosotros nos dirigiríamos desde la torre hacia el mar. Se ve que es una zona frecuentada para hacer batidas, ya que  Xavi y los suyos también  se encontraron con otra el año pasado en el mismo lugar. Parece que se tomen como excusa la caza de muy, muy pocos ejemplares de jabalí y así vetar el paso por el monte a todo el resto de usuarios de la montaña. No habría muchos animales para cazar cuando en toda la mañana no oímos ni un solo tiro y eso que los cazadores iban con perros para detectar las piezas.





Llegamos al segundo vértice de la jornada que está justo al lado de la Torre Ebrí.



La antigua torre de vigilancia permite su acceso por una puerta lateral y hay dispuestos unos escalones de metal en su interior por los que se puede subir con cuidado y de los que el único que presenta un poco de dificultad es el último, en el que hay que poner el pie en una hendidura ente las piedras para apoyarse.









Las vistas desde la torre son magníficas. Ya sabían lo que hacían los que la construyeron en la época y se pueden controlar desde allí muchos kilómetros de costa.






Abajo se veían los Apartamentos Prestige, adonde nos dirigiríamos a continuación para después continuar por la costa.


Y desde allí también se podía ver el Castillo de Peñíscola.




Abandonamos la torre y volvimos sobre nuestros pasos. Cuando llegamos a la bifurcación de la pista por donde habíamos venido, tomamos la de la derecha, que nos iría dirigiendo hacia el mar.


Abajo, en la orilla podía apreciarse un faro de moderna construcción.







La senda de bajada es, a tramos, bastante pedregosa y había que ir con tiento mirando donde se ponía cada pie para evitar torceduras y resbalones.

 


Tres tomas de los Apartamentos Prestige. Les estamos haciendo publicidad gratuita. La verdad es que están en un lugar privilegiado.








Llegamos a los apartamentos y cogimos por la izquierda una senda que nos llevó caminando por las mismas rocas de la orilla. Las aguas presentaban una claridad de película y los cambios de color del fondo del mar, con las rocas, la arena y las algas eran una preciosidad.














Ya podíamos ver allí al fondo el tercer vértice de la jornada, en la misma línea de costa.




Con sus 7 metros de altitud sobre el nivel del mar, este vértice Argilaga es uno de los más bajos de la Comunidad, pero aún hay tres que se encuentran a menor altitud y que ya conquistaremos cuando les toque el turno.






Llegamos a la Cala Argilaga que, dado lo aislado de su situación y la época en que nos encontramos, era aprovechada para hacer nudismo y allí se encontraban algunas parejas aisladas sin ningún roce textil. Nosotros por nuestra parte, fuimos al coche, nos pusimos el bañador y volvimos a la playa para tomar nuestro último baño de la temporada y donde el equipo de natación sincronizada seguramente se despidió ya de sus evoluciones hasta el verano que viene.

 



Una maravilla de ruta. Gracias, Xavi, por hacérnosla conocer. Es una ruta fácil, con las sendas limpias en todo momento y que se puede hacer perfectamente en pantalón corto. Además está muy bien indicada. Muy variada y con mucha sombra, desde el fenomenal Barranco de la Parra hasta las sendas del cordal y bajada posteriores. Unas vistas magníficas en todo el recorrido, especialmente desde las partes altas y qué decir del sonido del mar acompañando nuestros pasos y del baño final. Una gran ruta que nos ha encantado y que sin duda que repetiremos otros años.



Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE




5 comentarios:

  1. Muy buena ruta Pablo y cia., la verdad es que el sendero del Barranc de la Font de la Parra no tiene desperdicio alguno, hace más o menos un año subí a Campanilles y menudas vistas del Mediterráneo, el vértice de Argilaga también lo tengo conquistado jejejeje, en una bonita ruta que hicimos por la calas, a ver si me animo y hago el triplete con el de Torre Ebrí.
    Ya empezamos con las dichosas batidas, podían tomar ejemplo aquí de Tarragona, en concreto de la zona dels Ports, donde se ha hecho un calendario, lo compartí en un facebook, por si te apetece echarle un vistazo:
    https://www.facebook.com/photo.php?fbid=639412539509356&set=gm.766075453455460&type=1

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las batidas no tiene nombre. Se escudan en una super población muchas veces y resulta que no pegan ni un tiro en toda la mañana y así se cogen todo el monte para ellos. No se enteran de que ya estamos en el siglo XXI y que cazar ya es algo del pasado. Sólo de debería hacer en cotos debidamente cerrados con alambradas y no jugar a ver si cazo al senderista.

      Eliminar
  2. Hola Pablo.Buen recorrido por la Sierra de Irta,que aun no conozco...jejeje...pero todo se andara.El barranco y esas sendas,pues lo que ti dices,para disfrutar caminando...Buff y el bañito al final...¿estaria fresquita el agua,no?....jejeje...Nosotros,iniciamos nuestro particular +de1000 en el Cerro Calderón...Por cierto fantastica.Tome como base tu track y el de Emilio Vera y subimos al final por el barranco de la Hoz,una pasada.Bueno saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane, esta ruta que tome de Xavier (Goterris) te encantará por la calidad de sus sendas y sus vistas. No reviste complicación en ningún momento y es variadita. El agua no está nada fría, al contrario. El agua del mar para la temperatura tiene inercia. Le cuesta calentarse y le cuesta enfriarse. Hasta mitad de noviembre el agua está a buena temperatura, lo que pasa es que igual la temperatura exterior puede refrescar y no apetece mucho, pero en días como estos es una pasada.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Hola Pablo:
    Veig que vos va agradar la serra d'Irta. Ànims que encara vos queden un parell de vèrtex per la serra i es pot aprofitar per a fer ruta per vora mar (que sempre és magnífica) o per la vall d'Estopet a l'interior, molt més salvatge, encara que una ruta que ho tinga tot com la que vau fer és complicada de repetir (que no impossible).
    Nosaltres ens hem picat amb els vèrtex i de moment ja portem tres setmanes pujant vèrtex que teníem pendents (un a Irta), ja te donaré idees per a quan te toquen.
    I per cert, estem esperant que vinga el fred per fer el teu track pel barranco de las Tortugas (no ens atrevim a anar amb pantaló curt) ;)

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.