Páginas

sábado, 6 de junio de 2015

0246 - Vértices Geodésicos C.V.: Encanes (716 m) / A+ 599 m / 12,5 km

...





Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 246 en altura de la Comunidad Valenciana, Encanes, con 716 m de altitud,  situado en el Término Municipal de La Salzadella, Castellón.

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 hacia Castellón y la CV-10 hasta La Salzadella, muy cerca ya de Sant Mateu.

Aprovecharíamos que comenzaba la época de las cerezas y que este fin de semana se celebraba en esta población la Fira de la Cirera.
 
En un correo recibido de Xavi (Goterris) la semana anterior, me comentó que ellos iban todos los años a hacer una ruta por aquí para coincidir con la Feria y de paso comprar cerezas muy buenas y a buen precio y me pasó varios tracks, de los que hice una composición a la que he añadí la subida a la Ermita de Sant Josep y la bajada por un cortafuegos. También modifiqué el recorrido suprimiendo un tramo que había por asfalto para volver a la fuente. Aquí podéis ver la crónica de la ruta que hizo Xavi.

Aparcaríamos en una pinada donde se encuentra la Font de Bovalar y desde allí haríamos una combinación de pistas y algún sencillo campo a través para unir unas con otras, que nos irían llevando hacia el Sur-Oeste siguiendo la dirección de la falda de la Serra de la Vall d’Angel, que es donde se encuentra el vértice geodésico.

A la altura del Barranc Fondo abandonaríamos la senda para subir buscando el mejor paso al cordal de la Sierra (no presenta dificultad) y llegaríamos al vértice. Caminaríamos entonces siguiendo algunas fitas por la parte superior, que presenta un aspecto rocoso hasta bajar a un collado donde se encuentra la carretera.

Subiríamos un poco por ella y después la abandonaríamos por la izquierda para subir por una senda en zig-zags a la Ermita de Sant Josep. Continuaríamos un tramo por la carreterilla e improvisaríamos la bajada por un cortafuegos que nos llevaría a la pista inferior, la del Barranc d’en Carro y daríamos la vuelta a unas lomas por el Racó dels Polacos y entre las pinadas de Les Forques, que nos devolverían a la zona de la Fuente y a los coches.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A la cita acudieron Paco, Quico, Nolo, Paco2 y un servidor. Aparcamos en la fenomenal Pinada y comprobamos que salía un potente chorro de agua de la fuente de Bovalar.



En los tracks de Xavi ellos salían desde el pueblo, pero como nosotros habíamos querido aparcar al lado de la fuente para poder refrescarnos y comer allí cuando termináramos, teníamos que comenzar a variar el recorrido. Tirando de mapas había trazado un recorrido alternativo pasando por los lindes de unos campos.




Por allí ya comenzamos a comprobar la calidad de las cerezas y el por qué de la importancia de la Feria de la cereza en esta comarca.

Atravesamos unos campos de olivos que nos observaban con la placidez y sabiduría de la mirada que les conferían sus muchísimos años.

Y atravesamos un pequeño pasto para enlazar con un camino.

Una maravilla lo cuidados que están todos los campos en esta zona, ya sean de olivos, de almendros o de cerezos.


Ya estábamos en el track de Xavi y lo seguimos. En un momento parece que ellos cruzaron un pequeño barranquito y así lo hicimos.


Después, tras unos momentos difusos, ya aparecía la senda y la continuamos alejándonos del pueblo y subiendo poco a poco.

De vez en cuando nos parábamos para intentar identificar pueblos en la lejanía y los nombres de los montes.

A la altura del Barranc de Fondo hay que estar atentos, pues la senda continúa claramente hacia la derecha, pero en ese punto debemos desviarnos y salirnos de la senda para, a la altura de una fita, subir por la izquierda buscando el mejor paso. Nosotros intentamos seguir el track y la verdad es que nos fue muy bien, ya que Xavi había aprovechado el subir por las partes rocosas, evitando en la manera de lo posible el pasar por las coscojas.

Os dejo unas imágenes de la bonita y a la vez algo exigente subida, que tiene hasta su tramo de pedrera para hacerla más entretenida.












La Salzadella ya quedaba lejos y disfrutábamos de contemplar el desnivel que habíamos ascendido.






Un último repechito y llegamos a la parte alta de la Sierra, justo al lado del vértice. Desde allí había unas vistas espectaculares de 360º, aunque todo quedaba muy alejado y hubiéramos pasado un buen rato de haber cogido los prismáticos.




Almorzamos allí mismo, sentados en unas rocas que nos ofrecían una amplia visión del valle.

Una vez repuestos continuamos ahora siguiendo el cordal. Aquí no hay senda. De vez en cuando se veía alguna fita de piedras, pero a algunas no les encontraba mucho sentido, ya que estaban en medio de la nada, entre las coscojas y sin senda visible, pero como sólo había que seguir por la parte alta, nos servían para confirmar que íbamos bien.

En toda la cresta abunda el terreno calizo y rocoso, por lo que se pasa bien y la vegetación no es abundante, aunque la presencia de la tupida coscoja hizo que se nos hiciera incómodo en algunos puntos el ir con pantalones cortos, ya que los pequeños arañazos incordiaban bastante.



Veíamos a lo lejos la Ermita de Sant Josep, a donde nos dirigíamos a continuación.


Cuando llegamos a este pilón no encontrábamos cómo continuar, o continuar para arañarnos lo menos posible. Al final nos metimos por unas coscojas justo por su derecha según veníamos.

Al fondo teníamos la Ermita y las lomas donde se encuentra el vértice Revoltons, al que iremos cuando pase el verano.


Les Talaies d'Alcalá a nuestra derecha.

Al fondo se veía la senda clara que teníamos que coger y que dado el terreno por el que circulábamos ahora se nos aparecía como una autopista.

Cuando comenzamos a bajar hacia el collado apareció la senda clara por nuestra derecha. Es una senda que viene de abajo, de la otra parte de la montaña y que ahora ya seguimos con toda comodidad.
 

Curioso pozo de piedra que resiste muy bien el paso del tiempo y que tenía agua hasta arriba y estaba plenamente funcional.
 

Llegamos al collado y subimos por la senda. Nos esperaba una pinada que parecía un oasis de sombra. De vez en cuando había saltos que se fabrican los usuarios de las bicicletas de montaña.
 
Allí recibí una llamada de Xavi, que estaba haciendo con su grupo una ruta alrededor del vértice Revoltons, justo enfrente de nosotros y nuestros tracks iban a ser hoy coincidentes en la Ermita. Me preguntó que dónde estábamos y le dije que llegando al collado de la Ermita y ellos ya estaban bajando. No nos llegamos a encontrar por muy poco.


Cuando llegamos a la carretera bajamos un poco hacia la izquierda para tomar por la derecha otra carreterilla que sube hasta la Ermita. Tras un tramo nos desviamos por una senda que se ve a la izquierda según se sube y que, por sombra, nos subiría hasta la Ermita en cómodas lazadas.
 
 
 
En un lateral de la Ermita había un cartel que rezaba "Mirador de Sant Josep" y fuimos curiosos a ver de qué se trataba. Detrás de la Ermita hay una especie de balcón corrido que nos llevaba a darle la vuelta
 
 
Y llegamos a una terraza que era un estupendo mirador a dos bandas.
 
 
 
 
 
 
 
 
Por una parte estaba el "Mirador del Maestrat", con un cartel señalando todos los pueblos y los nombres de los montes de enfrente, cuya visión era muy amplia.
 
 

 
Y al otro lado el "Mirador de la Mediterrània", orientado hacia el mar.
 
 

Dejamos atrás la Ermita continuando por la carretera y vimos por allí una gran profusión de paelleros con mesas de muy buena factura pero hechos con poca vista, ya que allí una chispa puede hacer estragos. En cambio en el área recreativa de la Fuente del Bovalar, donde teníamos los coches no había ni una mesa para poder comer.
 



Llegamos al punto donde la carretera hace la curva a la derecha para comenzar a bajar y allí nosotros continuamos recto hasta llegar al antiguo cortafuegos por donde pretendíamos bajar. Enseguida desestimamos la idea y decidimos alterar el final de la ruta revista. Había muchísima inclinación y estaba muy tapado por coscojas. Igual en invierno, con más ropa, nos hubiéramos aventurado a bajar por allí a la pista inferior, pero por hoy ya llevábamos bastante depilación.
 
 
Volvimos a la carreterilla y comenzamos por ella el descenso hasta llegar a la senda que habíamos cogido de subida. Xavi me había llamado por teléfono y me había dicho que habían bajado por ella y después habían pasado por unos cerezos abandonados y que la senda les había llevado hasta la pinada.
 
Comenzamos a bajar por ella, pero hay muchas variantes que hacen los ciclistas y en un momento abandonamos la principal porque vimos que se iba demasiado hacia la derecha y cogimos otra que bajaba por la izquierda. Nos llevó igualmente a la pista inferior, pero la nuestra continuaba hacia abajo y la seguimos.
Al final esta senda nos dejó en la carretera y continuamos por ella hasta la pinada, que era justo lo que quería evitar cuando planee la ruta sobre los mapas. Por ello he modificado el track con el final que hizo Xavi por la senda buena y que por senda nos hubiera llevado hasta la pinada y así el que quiera repetirla lo hará por el sitio adecuado.
 
 

Nosotros llegamos por la carretera hasta la pinada y nos refrescamos con el potente chorro de la fuente. Allí corría una brisa fresca debajo de los altos pinos y plantamos nuestra mesa y nos dispusimos a comer, aunque habíamos terminado a una hora muy buena.
 
Después de comer nos acercamos andando al pueblo para dar una vuelta por la Fira de la Cirera y acabamos comprando cada uno una cajita de cerezas muy buenas y a muy buen precio.

Para terminar, os dejo aquí con otro capítulo más de "Las Flores de Paco".


















Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.