Páginas

sábado, 1 de septiembre de 2018

2018 - 09 Pozo Negro en Fuentes de Ayódar (otro recorrido) / A+ 600 m / 15,6 km



Este sábado volvíamos "a las andadas" y lo haríamos recorriendo una ruta ya clásica para nosotros de todos los veranos. Como si fuera una tradición, no podemos dejar de meternos aunque sea una vez al año en las aguas transparentes de la mágica balsa encajada en el rodeno conocida como El Pozo Negro.

Ya hemos hecho algunas variantes en el recorrido a lo largo de las temporadas y en esta ocasión haríamos otra para pisar sendas que aún no hemos tocado.


Saldríamos desde Fuentes de Ayódar bajando por la Fuente del Cañar hacia la fuente del Chorrico. Seguiríamos adelante de frente hasta encontrar la Fuente de Santa Rita, continuando después por la derecha para caminar un tramo por el Barranco de las Clochas. Nos saldríamos después por una pista que nos subiría hasta el Collado de las Viñas Viejas, donde previsiblemente almorzaríamos.

Bajaríamos por pista hasta un poste en el que cogeríamos una senda por la izquierda que nos subiría a las proximidades del Alto del Olmo siguiendo el recorrido de la Vuelta al Término de Fuentes de Ayódar y desde allí bajaríamos hasta la carretera. Una vez allí seguiremos por la carretera hacia la izquierda para tomar una pista que nos permitiera cruzar el barranquito y pasar a la otra vertiente. Intentamos bajar por una senda al fondo del barranco para cruzarlo, pero está tan tupido que el mejor lugar que encontramos todavía nos haría atravesar más de dos metros de zarzas, y como que no. Por lo que volvimos a la carretera para llegar al inicio de la pista. También se puede ir hacia la derecha por la carretera para coger otra pista que también nos lleva al punto correcto pero es un poco más largo.

Continuaríamos combinando sendas y pistas hasta llegar a la Fuente de la Bailía y un poco más adelante iniciaríamos la bajada a la Rambla del Catalán. Desde aquí el trayecto ya nos es conocido y enseguida pasaríamos por la Fuente del Río y llegaríamos al Pozo Negro, donde disfrutaríamos de un merecido y gratificante baño.

Después seguiríamos por la pista hasta el Área recreativa y fuente del Zuro y caminaríamos por la pista hasta la Fuente del Cañar en Fuentes de Ayódar.
A la cita acudieron Pili, Ángela, Vicente, Iván, Miguel Arce, Quico, Manuel Carlos y un servidor.
Eran poco más de las 7:30 de la mañana y ya nos encontrábamos aparcados en Fuentes de Ayódar dispuestos a comenzar con la ilusión de pisar otras sendas no conocidas y vivir la incertidumbre de los nuevos lugares por donde discurrirían. A esa hora hacía un fresquito muy agradable acompañado por una suave brisa.
Comenzamos caminando hacia la Fuente del Cañar, de la que siempre mana un exiguo chorrito pero con un agua muy fresca y buena, de la que empaña la botella cuando la llenas. En las mesas de este área recreativa teníamos pensado comer después, por lo que dejamos probar la fuente para la vuelta.
Al poco de salir del pueblo y antes de llegar a la cadena de la pista nos desviamos por la derecha para dirigirnos a la Fuente del Chorrico.
 Subimos al lateral de la balsa de la Fuente del Chorrico y nada más terminar ésta y un poco a contrapelo allí se encontraba el susodicho.
 Como íbamos a alterar el recorrido de otras ocasiones, esta vez continuamos rectos por el barranquito.
 
 La fresca senda nos llevó a la Fuente de Santa Rita, también con agua y a la sombra del declarado como "monumental" Llentiscle. Nunca hemos visto uno tan grande.
Desde aquí tenía previsto coger un caminillo entre las huertas para llegar más adelante a la pista, pero al intentarlo vimos que los labriegos han cortado el paso por allí, por lo que volvimos a la pista y continuamos por ella hacia la derecha.



Cuando la pista hacía una curva a derechas, nosotros continuamos recto y nos salimos de ella para caminar un rato por el Barranco de las Clochas y llegar a la siguiente pista.



Este barranquito es muy frondoso y muy interesante. Se camina muy bien por su interior y ofrece algunos lugares bastante pintorescos, como este "mini" pozo negro.







O este Cañoncito, por el que se pasa también sin problemas.




Llegamos así al inicio de la vieja pista que nacía por la derecha y subimos por ella hasta la que habíamos abandonado con anterioridad. Conforme íbamos ascendiendo podíamos ver de nuevo al gigante de piedra del Penyagolosa al fondo.




Continuamos subiendo por la pista y en segundo cruce, a la sombra de un gran pino y en la misma pista cementada procedimos a almorzar, pues en ese collado corría una brisa muy agradable.
Satisfechos tras el almuerzo proseguimos por la pista de la derecha según habíamos llegado y después tomamos una senda por la izquierda. Ojo aquí, pues el inicio de la senda no es muy evidente en sus primeros pasos y la inercia te lleva a seguir caminando por la preciosa senda que llevábamos pero que había que abandonar en ese punto. Aquí tenemos a Iván abandonando la senda que seguíamos para ascender a la nuestra.









Es una maravilla admirar el pulmón verde que todavía se conserva en esta zona, así como la profusión de plantas aromáticas que van llenando el ambiente a nuestro paso, donde se junta el aroma de los pinos con el de los romeros, tomillos y ajedrea.








Breve parada a la sombra para reagrupar.





Llegamos a un colladito, punto más alto de esta parte de la ruta y comenzamos el descenso hacia la carretera por una senda con bastante sombra. Resaltar que todas las sendas que hemos utilizado en esta ruta se encuentran absolutamente limpias, incluso el lecho del barranco de las Clochas tiene buen paso.





Aún continuábamos bajando y veíamos en la ladera de enfrente la pista que deberíamos coger a continuación, pero para llegar a ella debíamos vivir primero la incógnita de cruzar ese barranquito que por tramos es bastante encajonado.



Llegamos a la carretera. En este punto, hacia la derecha ya había visto una antigua pista y senda que bajaban al barranquito y yo quería aprovecharla para cruzar por ahí, pero lo intentamos y no vimos por dónde, porque está muy enmarañado de zarzas, por lo que volvimos a la carretera. Una vez de nuevo aquí se puede ir hacia la derecha, hacia Fuentes de Ayódar,  para coger el comienzo de una pista o hacia la izquierda, hacia Ayódar, y coger el comienzo de otra.
Como hacia la izquierda según habíamos bajado de la montaña anteriormente es un poco más corto, decidimos irnos hacia allí. Tomamos el inicio de la pista, que enseguida nos llevó a cruzar el barranquito, como muestra la imagen inferior.


Ahora sólo quedaba ir subiendo las revueltas de la pista hasta llegar al punto donde se inicia la senda que deberíamos seguir. En la foto inferior tenemos el inicio de la senda. Esta nos llevaría a través de la pinada, en sombra pero con buen desnivel a enlazar con la pista superior que discurre paralela a la que llevábamos.




Una vez en la otra pista caminamos un poco hacia la izquierda y enseguida vimos a la derecha un poste con la indicación de Camino Viejo de Bailia. Esta senda nos evitaría un tramo más de pista a la vez que nos seguía ofreciendo la protección de la sombra.











Vimos una zona más húmeda pero no el rastro de la fuente de Bailia y superado un colladito ya comenzamos a bajar por esas magníficas  y limpias sendas que nos llevarían a la ya muy conocida por nosotros Rambla del Catalán.






Allá abajo tenemos la pista.


La senda nos llevó hasta la pista de la rambla y enseguida llegamos a la Fuente del Río, un pequeño surgimiento de agua, aunque hay uno bastante mayor un poco más adelante.


En una curva a derechas nos salimos por la senda que baja a la zona donde se encuentra nuestra deseada Poza y disfrutamos primero con alegría de su mágica visión y enseguida del baño en sus frescas aguas que, con lo que llevábamos recorrido apetecía muchísimo meterse en ella sin más dilación.




Una vez disfrutado ese mágico baño continuamos por la senda que va paralela al río hasta llegar al Área recreativa del Zuro y vimos que este año sí que tiene agua su fuente, por lo que recargamos allí y continuamos ya por la pista hasta regresar a Fuentes de Ayódar, donde nos quedamos a comer en la Fuente del Cañar.
Una advertencia. En la fuente del Cañar, como está muy cerca del arroyo hay mosquitos, por lo que conviene llevar alguna loción protectora si queréis usar el sitio para comer como nosotros.











Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.