Páginas

sábado, 6 de marzo de 2010

Sarrión

"En tierra hostil"
Como esta película ha sido la gran triunfadora de los Oscar, me viene al pelo para ilustrar la crónica. Personalmente pienso que no se ha sido justo y que "Avatar" debiera haber sido la más premiada y gran triunfadora pero... para los gustos están hechos los colores.

Pincha aquí si no puedes ver el video: VER VIDEO

"Para este trabajo tienes que ser valiente"
"Tienes que estar algo loco"
"Y tienes que ser el mejor"

... y pienso que para estas salidas ser un poco menos incautos.

Para esta semana José Manuel había propuesto una ruta cortita y sin apenas desnivel, pensando en que las previsiones eran de lluvia y en muchos puntos, de nieve. Había escogido hacer una ruta que los de "Casiaventurilla" hicieron, practicamente por casualidad, un día que tenían unas cosas que hacer por Sarrión, en la provincia de Teruel. Se trataba de hacer una ruta de unos 11'5 km por el Barranco de la Hoz y visitando unas trincheras de la Guerra Civil.
Las previsiones a última hora de la noche eran de que iba a nevar por la noche y que se esperaba por la mañana la caída de algún copo y posiblemente lluvia. Accuweather tampoco se equivocó esta vez. Cuando pasamos por Barracas ya estaba todo blanco y cuando al cruzar Sarrión nos desviamos por una pista/carreterilla de un sólo carril, ya íbamos pisando nieve con los coches. Al llegar a las inmediaciones de un caserío y viendo que pintaba peor, paramos para colocar las cadenas a los coches, todos menos José Manuel ya que su coche no sé si por la relación peso/anchura de las ruedas o porque iba el primero, su coche se comportaba mejor. Aunque más tarde también tuvo que parar a colocarlas.
Muchos pensábamos que podríamos parar los coches aquí y andar lo que nos pareciera por la nieve y considerar la ruta como hecha, pero José Manuel pensaba que no se complicaría tanto y decidió que siguieramos hasta el punto previsto de inicio.
Para hacerlo todavía más inquietante, el coche de Fernando parecía el herido "Alien, el 8º pasajero", ya que iba perdiendo un poco de preocupante líquido verde que manchaba la nieve cuando nos deteníamos.
La cosa cada vez se complicaba más, ya que el espesor de la nieve en el camino iba en aumento, los coches resbalaban en las leves subidas incluso con las cadenas, había que ir con mucha precaución con el volante y algunos coches ya iban marcando la nieve con los tubos de escape y los bajos del coche.
Primero iba José Manuel, después Vte. Metge, después yo, después Fernando y el último José Manuel Calatayud.
El primer aviso fue cuando al ver que los de detrás no venían, detuvimos el coche en medio del camino y nos fuimos caminando para atrás a ver qué había ocurrido. A Fernando se le había roto una de las cadenas. La desmontaron y consiguieron hacerle un apaño para que siguiera. Aquí más de uno se preguntaba cómo iba a acabar esto. Ahí tenemos a dos en la posición del "españó": "uno trabajando y cinco mirando" (y dando explicaciones, jeje).


Y aquí una secuencia de la reparación.



Más tarde el coche de JM Calatayud, que iba el último se volvió a quedar muy retrasado. También había roto las cadenas. Llamaron por teléfono y nos dijeron que tenían que llamar a una grúa para que les sacara del camino y se volvieron a casa.
Mas tarde nos encontramos al BMW de Vicente atravesado en el camino. En una curva con subidita incluida helada, se le había ido el coche de atrás y se había quedado con el culo fuera del camino. De intentar salir del atolladero y al derrapar continuamente, había destrozado las cadenas, en este caso unas fundas de esas de tela y la de la izquierda había quedado inservible. Nos las vimos muy negras para sacarlo de allí empujandolo entre todos. Parece mentira que ese coche pese tanto. Al final conseguimos volver a meterlo en el camino y con Ximo al volante y empujándolo hasta arriba consiguió llegar al punto de inicio.
Tanto este coche como el mío olían a embrague quemado que era una bestialidad, ya que tenías que ir jugando con él en las subiditas.
Llegamos los tres coches al punto de inicio ¿y Fernando? Volvimos andando de nuevo hacia atrás y nos contó que el apaño de la cadena no había resistido y se le había acabado de romper. Con una sola cadena consiguió llegar donde estaban los otros coches y siendo las 11'30 horas y sin haber andado todavía, nos pusimos a almorzar, que ya tocaba.
Yo les dije que no se lo comieran todo y guardaran algo para la noche, por si acaso.
Aquí estamos en el punto de inicio. Véanse las marcas de los coches para considerar el espesor de la nieve en el camino.




Este es el estado de las fundas de Vicente. Primero la que había resistido algo y segundo la totalmente destrozada.



Al terminar de almorzar Jósé Manuel dijo que ya que estábamos allí que al menos quería visitar las trincheras y hacia allí que nos fuimos en nuestra expedición por el Ártico.



Una pasada de nieve.


De esta vez ya hemos tenido suficiente nieve hasta el invierno que viene... o el otro.



Llegamos a donde comienzan las trincheras, que aunque están muy bien conservadas, a mí personalmente es algo que no me llama nada la atención, incluso me desagrada su simple visión y lo que representa.

Éste es el refugio del puesto de mando, cuyo interior es en forma de bóveda y a la salida se originó una feroz batalla de bolas de nieve entre Mª José y Salvador.


Después llegamos al mirador, donde los "Reyes Católicos" intentaban quitar el hielo del cartel con sus bastones de mando y desde donde se veía el barranco de la hoz por el que hubiéramos venido de no ser por la supernevada.


La vista de la hoz es igualmente bonita con nieve como lo debe ser sin ella.



Y sobre las 14'00 horas llegamos a los coches cargando con nuestra preocupación por la vuelta, pero ésta se vio rapidamente aliviada al comprobar que el paso de las horas había hecho que las huellas que habían marcado nuestros coches por la mañana se habían ido despejando.
Sin más incidentes, regresamos a Sarrión, donde dos de los coches se fueron a buscar un restaurante para comer por la zona y los otros dos regresamos a La Pinada, donde estaban los demás coches y a casa.
Una salida con emociones, desde luego, pero para ser más precavidos en una próxima ocasión y dejar los coches al primer indicio de riesgo.
Un saludo a todos y hasta la próxima.

3 comentarios:

  1. Vaya nevada mas copiosa que gozada a mi también me nevó un poco este sábado en Caudiel.Hay que disfrutar de la nieve y el frió antes de que empiece el calor sofocante que ya esta a la vuelta de esquina
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo:
    Todo el invierno pidiendo rutas con nieve y cuando teneis una buena no os
    convence y la dejais para otra visita.
    Es que se iva de casiaventurilla y por poco hay que ir a rescataros.
    Muy buenas fotos
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ya veo que os lo pasasteis en grande y habeis tenido nieve para "jartaros". Lo vuestro ha sido algo mas que casiaventurilla, seguro que esta anécdota la recordareis durante mucho tiempo.
    ¿Si no fuera por estos momentos y otros que pasamos en el váter?...

    Saludos.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.