Páginas

sábado, 9 de julio de 2011

06-GR7 - 4ª etapa Comunidad Valenciana: Montanejos a Mas de Noguera / A+1028 m / 20,10 km

.
"La del alba sería"

Esta semana acompañé a Kiquet en su 6ª etapa del GR-7 a su paso por la Comunidad Valenciana. Saldríamos desde la población de Montanejos y acabaríamos en el Mas de Noguera.

A la cita acudieron: Kiquet, Jose y Mari, Carmen_K, Juan Carlos y un servidor.

Desde que comenzamos el GR-7 y para salvar las dificultades de logística de las rutas lineales, adoptamos la filosofía de hacer dos grupos y que uno saliera del principio de la ruta y otro desde el final, cruzándonos a la mitad y cambiándonos las llaves de los coches, pero como en esta ruta los puntos de inicio y final quedan muy cerca por carretera, decidimos dejar un coche en el Mas de Noguera e ir con los otros dos a Montanejos para empezar la ruta. Al acabar todos en el Mas, cogeríamos ese coche y nos acercaríamos a Montanejos a por el otro. Mari y Jose se irían directamente desde allí. La jugada salió muy bien.

Habíamos quedado en Gilet a las 5 de la mañana y a las 6:15 comenzábamos a andar. Ya se intuía el amanecer y las primeras luces del día iban adueñándose de los colores nocturnos:

"La del alba sería cuando salimos de Montanejos, tan contentos, tan gallardos, tan alborozados por vernos ya armados "senderistas" que el gozo nos reventaba por las cinchas de las mochilas".



Parafraseando este pasaje de El Quijote comenzamos a subir por el GR, que desde aquí coincide con un PR y una Senda Local, por lo que han ido borrando las señales antiguas de GR y sustituyéndolas por una cuatrimarca con una banda roja, otra amarilla, otra verde y otra blanca.



Vamos cogiendo altura rápidamente contemplando siempre el valle, que nos va ofreciendo esos momentos mágicos en que el Sol lucha por traspasar la línea del horizonte y abruma con el poderío de su fuerza de color. Es uno de los momentos "You are so beautiful" de esa ruta.




En el centro de la imagen vemos la población de La Alquería.


Comenzamos a caminar por encima de los precipicios del Barranco de la Maimona, un lugar siempre espectacular. Llevo 3 años haciendo este tramo de ruta y enlazándolo después con el barranco para recorrerlo por dentro del río pero este año me he retrasado demasiado y ahora parece ser que ya lleva muy poca agua.



En la segunda imagen vemos la senda por la que acabamos de pasar y que desde aquí se ve como bastante aérea. Cuando la pasas no ofrece mayor peligro pero desde aquí impresiona el que suceda algún tropezón. Un poco antes de esa imagen se nos cruzó un grupete de cabras montesas y tiraron para abajo, pero ellas "controlan" con sus zapatillas de alta tecnología.





Vimos la caseta del libro de firmas del GR y Juan Carlos escribió para la posteridad.





Continuamos ahora por pista y a veces por senda. Las entradas a la senda están puestas a traición y hay que estar atentos para no saltárselas.





En un recodo de la senda pudimos ver enfrente el pico Pina, a cuyo vértice geodésico subimos en diciembre con las rutas de "Más de Mil". Estaba aún lejos y justo a su izquierda, en el collado del Pino Rey, era donde pretendíamos almorzar.



Íbamos bajando al Barranco de Torrolvilla la Boscaja y aumentaba la sensación de frescor y la frondosidad. Abundan por la zona los nogales, con su fruto ya en avanzado estado de maduración.



No entramos en Montán, sino que nos desviamos a la derecha y nos detuvimos unos instantes para beber de la Fuente de la Tejería que, como su placa indica tiene un agua con buenas propiedades: "sulfato-magnésica-bicarbonatada", aunque un lugareño nos refirió esas propiedades con dos palabras (que no reproduzco).



Caminamos ahora paralelos al Barranco del Pinar y Juan Carlos y yo pudimos saborear las primeras brevas de la temporada en dos ocasiones.

Llega un momento en que, otra vez sin aviso, el GR abandona la pista y comenzamos la ascensión de unos 4 kilómetros hasta el Pino Rey. Aquí Juan Carlos y yo decidimos adelantarnos ya que no habia problemas de seguimiento. La senda es bastante tupida y aunque hay momentos en que rozamos las aliagas y los romeros, no es que esté muy mal para pasar.



La senda aboca después en una pista y Juan Carlos y yo subimos a buen ritmo y en sana picada, aunque cuando yo paraba a hacer alguna foto tenía que correr para alcanzarlo. Estuvo bien porque tuvimos así nuestra dosis de esfuerzo y de quema de adrenalina, aunque si Juan Carlos (el Hombre de Hierro) se pone a tirar de verdad, no tengo nada que hacer. Se habría convertido entonces en una ¡Autopista hacia el Infierno! y yo me hubiera tenido que conformar con quedarme... con las chicas del ballet... ¿qué le vamos a hacer? A sufrir.





Llegamos al Pino Rey, punto más alto de nuestra jornada. Hicimos unas cuantas fotos y nos sentamos a tomar la fresca brisa que hacía allí mientras esperábamos que llegara el resto del grupo, al que Kiquet había impuesto un ritmo más pausado para que se hiciera más cómoda la subida.




Y allí, con el Pina a un lado y el Penyagolosa enfrente cubierto con la bruma, dimos cuenta de un merecido almuerzo que nos supo a gloria.




Comenzamos el descenso. Este tramo siempre está muy descuidado y las aliagas, de la altura de nuestras cabezas en algunas ocasiones, invaden y cierran la senda. El primer tramo de bajada es el que peor está y para evitarlo utilizamos una pista abandonada por la que fuimos nosotros en diciembre y que nos hace saltarnos ese pinchoso tramo. El siguiente ya no está tan mal y se puede pasar bastante bien.



Llegamos abajo, a la Masía del "Tío Guerrillo" y un poco más alante nos desviamos a la derecha por la pista y terminamos de subir los metros acumulados que nos faltaban. Echando la vista atrás desde la zona de la Pantorrilla podía verse el Pico Pina y la zona del Pino Rey donde habíamos estado hace un rato.


Llegamos al Mas de Noguera donde había varios grupos de chavales, cada uno con una monitora, y les iban explicando cosas de la vida en la naturaleza. Decidimos subirnos los 6 en mi coche y desplazarnos unos 4 kilómetros hasta la Fuente Cuenca para refrescarnos allí con toda tranquilidad. Cuando llegamos no había nadie y el agua de la fuente estaba sorprendentemente fesca, con lo que nos aseamos y procedimos al baño de pies habitual, tomándonos a continuación unas cervezas frescas que portábamos en la neverita, cortesía de Jose y Mari, detalle que ya hemos institucionalizado.



Juan Carlos y Carmen_K se quedaron disfrutando del frescor del lugar mientras nosotros íbamos a Montanejos a recoger los otros coches. Jose, que se había dejado las otras zapatillas en su coche no quiso quedarse sin foto de pies, por lo que en la fuente que se encontraba donde habíamos aparcado, tuvo su momento de posado robado. Y así nos despedimos de esta estupenda jornada que habíamos pasado.







Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track pulsando aquí: PABLOONCE

1 comentario:

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.