Páginas

domingo, 21 de abril de 2013

0105 - Vértices Geodésicos C.V.: Castillico (1072 m) / A+ 667 m / 17 km

...
"Una ruta virginal"









Este domingo la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 105 en altura de la Comunidad Valenciana, Castillico, con 1072 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Jarafuel, Valencia.

En esta ocasión recorreríamos un tramo de la Sierra del Boquerón, en el Valle de Ayora-Cofrentes. 

Seguiríamos en su mayoría sendas y algunos tramos de monte a través para unir unas con otras, por lo que creía que también disfrutaríamos.



Para llegar al punto de inicio nos dirigiríamos a Jarafuel y a continuación seguiríamos la CV-441 donde, en el km 3,5 nos desviaríamos a la derecha por la Pista forestal de la Solana (asfaltada), aparcando cerca de la Casa de los Ernestos.


Iniciaríamos la ruta hacia el Sur siguiendo una pista que nos llevaría a la senda para subir al Vértice Castillico. A continuación seguiríamos un tramo por la cresta hasta el Collado de la Mina, donde comenzaríamos a desviarnos hacia la derecha para seguir por el Vallejo de los Pocicos. Subiríamos a la Greda y buscaríamos una senda que nos llevaría al Bebeu y al Pico del Bebeu, al que intentaríamos bordear un poco más abajo por una zona de rocas intentando seguir una pequeña faja como si siguiéramos la curva de nivel. Continuaríamos por un cortafuegos y más tarde por una senda a la derecha que nos llevaría a los coches.

 Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre la ruta para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A las 7:35 ya estábamos aparcados en el punto de inicio. No quisieron perderse esta ruta Jose y Mari, Ana, Manuel Carlos, la sin par Almudena, y dos amigos que se trajo para que disfrutaran, Eva, a quien ya conocíamos, e Israel y un servidor.

Jose quiso que catáramos su pacharán casero de este año, que ya se encontraba bien macerado y que estaba buenísimo.


La mañana se presentaba fantástica para caminar, en un día sin viento, con el fresquete típico de los primeros momentos del día y que se preveía luminoso y sin viento. Nos alegró ver los extensos campos de cebada poblados de un verde intenso.


Pasamos junto al pozo de la Cañadilla y su cartel indicativo de muchas fuentes. Este pozo sí que tenía agua pero otras fuentes, como la de las Doncellas, no la vimos a nuestro paso, ni indicaciones tampoco y la Fuente de la Teja, a la que fuimos a buscar con el coche cuando terminamos, sólo es un depósito contra incendios, pero de fuente, ná de ná.


Dejamos la carretera y, por un camino a nuestra derecha, nos dirigimos hacia la montaña hasta que llegamos a la pista que sube a los generadores eólicos (de aquí en adelante, ventiladores) y la seguimos por la izquierda.








Un poco más allá la abandonamos por la derecha, subiendo por una preciosa senda que atravesaba una frondosa pinada, de pino virgen, antiguo. Una gozada que esperemos que se mantenga muchos años alejado de las llamas para que podamos disfrutarlo.


Sólo de ver las imágenes podéis imaginaros los aromas en esas primeras horas de la mañana, cuando todo está bañado de rocío.






La subida, aunque llevadera, era constante y parábamos de vez en cuando. A lo lejos ya podíamos ver la mole rocosa donde estaba instalado el Vértice Castillico, junto a la caseta forestal. Dejamos la senda por una pista a la diestra, que enseguida abandonamos para subir directamente por la empinada loma de la tercera imagen y ahorrarnos una buena revuelta de la pista.




Los últimos metros de la pista están cementados y arriba se encontraba el horizonte despejado en todas direcciones. Había un cartel anunciando la existencia de los restos de un poblado íbero. Desde luego el lugar era propicio para el asentamiento, aunque no nos dedicamos a buscarlo.


Aquí tenéis los datos de la Estación meteorológica en el momento en que llegamos a la cima.
Humedad 70% - Presión Atmosférica 983 Milibares - Temperatura 15º C.




Hicimos las fotos correspondientes. Menos de las que se merecía el lugar, pero la neblina ocultaba un poco la belleza de las vistas.


Nos quedamos asombrados del magnífico valle que se extendía ante nosotros, por sus dimensiones y belleza. Después habría más fotos de él y con menos neblina.





Dejamos el vértice y comenzamos el descenso para, al poco, dejar la pista por la izquierda y meternos en otra pinada. Aquí íbamos sin senda. La pista que aparecía pintada en el mapa era inexistente, por lo que bajamos por un barranquito por el que se progresaba bien y después intentamos seguir por la cresta y sus proximidades buscando el mejor paso, lo que nos ofreció muy buenas vistas del valle que veíamos desde arriba.











Llegó un momento en que unas rocas nos impidieron seguir por el cordal, por lo que optamos por descender a la pista inferior que, de todas formas, un poco más adelante se cruzaría con nuestro track.

Éstas son las imágenes del valle que veíamos desde arriba, ahora con menos neblina.





Llegamos al cortafuegos y lo seguimos hasta su fin para asomarnos al Collado de la Mina, que aparece en la segunda imagen inferior y desde allí localizamos unas rocas en el lugar hacia donde teníamos que dirigirnos y que nos servirían muy bien para almorzar con unas vistas estupendas.


A los postres, Jose y Mari nos ofrecieron unos deliciosos pastelitos para conmemorar sus 7 años de senderismo y Manuel Carlos continuó con unos graciosos Cake-Pops que también estaban de muerte, horneados por su mujer, Pili, que está hecha una experta en esto de la repostería. Por unanimidad le dijimos a Manuel Carlos que debía seguir practicando y que seguiríamos encantados de que continuara sorprendiéndonos siempre que quisiera con esas maravillas.


En la primera imagen se observa como dejábamos con pereza nuestro privilegiado enclave y ascendíamos un poco dirigiéndonos a nuestro siguiente objetivo.


Ahora teníamos que buscar el inicio del barranco que tiene por nombre Vallejo de los Pocicos. El último tramo de la bajada casi se nos complica al tener que atravesar una zona de aliagas, pero tuvimos suerte y encontramos zonas de paso por las que no nos pinchamos demasiado.


Llegamos a la pista que circula por el cortafuegos y al poco la dejamos por la derecha para meternos en el barranquito. Una vez en el lecho se circulaba sin problemas. Se encontraba limpio de una manera natural. Hay gente que huye sistemáticamente de meterse por los barrancos porque piensa que están más tupidos y que será más difícil circular por esas zonas, pero a no ser que estén muy encajonados, el agua de las torrenteras suele arrastrar la tierra dejando las rocas al descubierto y con pocas posibilidades de que crezcan muchas plantas en su lecho y resultan muchas veces los sitios para pasar más despejados. Claro, que siempre hay casos para todo y depende del terreno, pero no creo que haya que tener esa idea preconcebida.






El barranco se cruzaba con una pista en la que había una balsa contra incendios y continuamos un tramo más. Para seguir con nuestro recorrido previsto, al rato nos salimos de él por la derecha para alcanzar una pista superior y desde ahí cogimos por la izquierda una senda que resultó preciosa y totalmente limpia, de la que os dejo unas imágenes de la estupenda pinada por la que atravesaba.














La senda nos llevó a la pista de los ventiladores, curiosos estos, ya que son más altos que los que hemos visto en otras zonas y tienen en su estructura unos apliques que les hacen parecer cohetes que vayan a despegar en cualquier momento.


A nuestra derecha y allá abajo, aumentado con el zoom, podíamos ver los coches aparcados junto a los campos.


Continuamos un rato caminando por la pista hasta abandonarla por la izquierda intentando seguir unas viejas sendas que aparecían en el mapa topográfico y que nos dirigirían a la loma del Bebeu.


Al rato de seguirla, decidimos girar a la derecha y buscar la senda que debía circular debajo de nosotros. Nuestra intención era dirigirnos hacia aquella zona de rocas y bordearlas.


La senda, afortunadamente, existía, aunque sin uso, pero se podía caminar perfectamente por ella y nos fue llevando exactamente a donde queríamos.







Nos detuvimos a disfrutar de las vistas y hubo un momento en que, como vimos que se nos iba a hacer tarde, decidimos no bordear toda la zona de rocas y, aunque teníamos una senda enfrente, todos gritaron a coro que "hacia arriba"...


...Y sus deseos fueron órdenes y hacia arriba que nos fuimos, a hacer una pequeña trepadita por las rocas.



En la parte superior teníamos un despejado cortafuegos por el que se podía caminar muy bien, aunque tenía bastante pendiente, o nuestras piernas así lo notaban ya.






Llegamos de nuevo a la pista de los ventiladores y nos asomamos a un pequeño mirador que hay en el último de ellos, desde donde se podían ver las torres de evaporación de la central nuclear de Cofrentes.


Continuamos y ahora teníamos que bajar por un empinado cortafuegos, salvando de vez en cuando pequeños cortes en los que había que buscar el mejor sitio para bajar, pero que no era complicado.






Llegó un tramo en que la pendiente era más brusca y hubo que serpentear para descender por él.





El cortafuegos después continuaba su largo descenso hasta que nos desviamos por una pista-senda a la derecha que nos llevaría directamente a los coches, donde nos esperaban los verdes campos de cereal, ahora sí, mostrando con la luz del sol todo su verdor.









Una ruta en la que han predominado las sendas, unas que se mantienen bien por las mismas características del terreno y otras, antiguas, por las que también se podía progresar sin dificultad. El barranco del Vallejo de los Pocicos es totalmente transitable y las pinadas que atraviesan las sendas son de las que ya quedan pocas. Afortunadamente, hoy nos ha salido todo bien y hemos disfrutado mucho transitando por zonas casi virginales o tal vez olvidadas por mucho tiempo. Incluso en la zona de aliagas hemos encontrado un fácil paso. Es extraño que no se encuentre marcado ningún PR por esta zona, en la que perfectamente se podrían trazar varios. Es aconsejable portar una buena provisión de agua, pues de necesitarlo, pensad que no habría donde hacerlo en todo nuestro recorrido.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


1 comentario:

  1. Un vez mas te has sacado de la manga una muy buena ruta, pues hemos tenido de todo, asfalto, pista, senda, trocha, aliagas, romero y hierbas aromaticas, crestas, barrancos, sube, baja..., a y buen almu.-postres y buena compañia. Que mas se puede pedir. Felicitarte por la buena ruta que preparaste.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.