Páginas

sábado, 11 de mayo de 2013

0114 - Vértices Geodésicos C.V.: Sierra del Fraile (Biar) (1044 m) / A+ 608 m / 13,18 km


...
"Los universos paralelos"






Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 114 en altura de la Comunidad Valenciana, Sierra del Fraile, con 1044 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Biar, Alicante. No confundir con la Sierra del Fraile, en Castalla, donde está ubicado el vértice del Despeñador. Se ve que los frailes tenían muchas Sierras.


Era una ruta sencilla y cortita, aunque no por eso dejaría de tener sus alicientes. Para la confección de esta ruta me basé en un track del senderista Picozrrubio. Saldríamos desde los últimos chalets de la Urbanización El Navarro, al Sur de Biar y seguiríamos durante casi toda la ruta el PRCV-155, con el aliciente que añadió Pizcurrubio, un divertido y vistoso pequeño tramo por la cresta. 



Llegaríamos al vértice “Sierra del Fraile” (km 3) y continuaríamos por el cordal hacia Peñarrubia (km 4.5), donde acaba esta parte de la Sierra. Antes de subirla dejaríamos el track de Pizcorrubio y el PR, ya que continúan un buen rato por una ancha pista y además la ruta se nos haría corta. En  su lugar, añadiríamos otra modificación: subiríamos a Peñarrubia y, en acusado descenso, bajaríamos por una senda hasta el Collado de Peñarrubia, desde donde daríamos la vuelta a la cabeza de la Sierra para iniciar el regreso.


Enlazaríamos con el PR de nuevo y visitaríamos un entrante en la roca, la Cova Roja (km 8,5). Subiríamos a las Peñas del Contador por una senda estrecha. Lugar donde los pastores aprovechaban para contar el ganado y continuaríamos por la zona de Les Foyetes pasando por una senda botánica hasta enlazar en un cruce con la pista por la que inciamos la ruta, ya en las proximidades de la Urbanización El Navarro y los coches.



Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:




Pensé que  aprovecharía para apuntarse a esta ruta gente que nos sigue pero que no quiere empezar con rutas fuertes, ya que ésta era una buena ocasión, pero cada uno tiene sus compromisos que atender. Se apuntaron Ana, el incombustible Mariano y un servidor, dispuestos a disfrutar de una preciosa mañana de primavera recorriendo las montañas.

Aparcamos el coche al final de la Urbanización El Navarro, donde hay una explanada de tierra en la que caben varios coches y comenzamos siguiendo la pista por la que discurre el PRCV-155 que viene desde el Santuario de la Mare de Deu de Gracia. Nosotros no lo empezamos desde allí porque el trayecto hasta aquí es casi todo asfalto y ese tipo de terreno nos produce cierta alergia.


Nada más comenzar a subir ya se nos ofrecieron unas estupendas vistas del pueblo de Biar, con su chulísimo castillo almenado en excelente estado de conservación.



El PR está bien marcado en todo momento con postes y marcas en los desvíos. Cuando llegamos al primer poste tomamos dirección a la Font de Sant Joan, aunque nosotros nos desviaríamos de nuevo antes de llegar a ella.


 Pudimos captar con el zoom de la cámara la placidez con la que flotaba un globo aerostático.





 El PR transcurre por un itinerario botánico donde hay unos "muy pequeños" carteles que identifican algunas de las especies que pueblan la zona. Cuando nos fuimos acercando a la ladera de la sierra, nosotros nos desviamos a la altura de una fita, abandonando el PR y saliéndonos por la diestra por un senderillo que discurría en sentido ascendente.




El sendero nos subió a la cresta de la Sierra, el tramo que había añadido Picozrrubio, desde donde podíamos ver de nuevo la silueta del pueblo de Biar y desde donde escuchábamos el sonido de los arcabuces, que no paraban de disparar y la música de moros y cristianos, ya que justamente este día se celebraba esa fiesta en la población.

Os dejo un vídeo donde se escuchan ambos sonidos, aunque la leve brisa hacía que en la grabación no se apreciase tanto:






Ya es Primavera en El Corte Inglés.



Iniciamos nuestro recorrido por la cresta, muy cómoda de hacer, ya que hay un senderillo evidente que la recorre, disfrutando de las vistas a ambos lados y de un mar de nubes que teníamos enfrente y que cubría la ciudad y el Golfo de Alicante.

 



 Cresta fácil, vistosa, entretenida y sin dificultad.



 

 

A nuestra derecha en el sentido de la marcha teníamos la Sierra de la Villa y Villena en su extremo izquierdo.


 Llegamos a la zona donde debía estar el vértice pero no lo veíamos por ningún lado y comenzó la búsqueda. Al final lo descubrimos. Se había escondido detrás de unas carrascas y aprovechamos para hacernos las fotos con él. Hoy teníamos sitio de sobra para subirnos a la plataforma, ya que Jose y Mari se iban por la noche a hacer el recorrido de la Virgen de mayo, desde Benifaió a la Catedral de Valencia, Manuel Carlos trabajaba y Kiquet había montado otra ruta que tenía prevista.



Después tendríamos que continuar por la senda que se aprecia en la derecha.


 Aunque era un poco pronto, decidimos almorzar aquí, ya que había unas rocas que daban a un acantilado y que nos ofrecían unas fenomenales vistas, como las que solemos buscar siempre en este momento tan gratificante de las rutas.


Nos costó ponernos en marcha de lo bien que se estaba allí, con el día tan luminoso y agradable que se nos había regalado y a los cafés les comenté mi sensación sobre los "universos paralelos" y cómo, entre semana, cuando estaba en el trabajo, había veces en que me venían a la mente imágenes de estos momentos tan plácidos de las rutas y pensaba que mientras yo estaba en la oficina a la luz de los tubos fluorescentes, estos sitios permanecen allí al mismo tiempo, como esperándonos y que están tal cual los disfrutamos nosotros en ese justo momento. ¡Ay! a ver si acaban de inventar lo del  teletransporte de una vez por todas... jeje.




Una vez que superamos la última elevación, llamada Peñarrubia, apareció ante nosotros  la bonita silueta de la pequeña Sierra de la Peñarrubia, con las antenas encima de su pico. Habíamos obviado el desvío que nos salía del PR hacia la izquierda y que nos hubiera hecho bajar por una ancha pista hacia el depósito de agua del Destallador.

 
En la tercera imagen podíamos ver detrás de Ana, la Sierra de la Argüeña, con su vértice La Replana, que hicimos en una ruta anterior.


 Nos fascinaba la visión de la pequeña sierra de Peñarrubia. Además, se apreciaba un senderillo por la cresta que parecía que sería agradable de recorrer y lo apuntamos como posibilidad para una próxima ocasión.


 Terminamos la bajada por la senda y abocamos a otra que seguiría durante un tramo un trozo del PRCV-35, sendero lineal de 34 km que va desde Banyeres de Mariola hasta Elda y continuamos disfrutando de estas preciosas sendas.

 
 
  

 Llegamos al cruce con la pista que habíamos abandonado en la parte superior y que era la que llevaba el PR-155 y continuamos ahora ya por él hacia nuestro siguiente destino, la Cova Roja.




 Llegamos al poste indicativo y nos acercamos a verla por un corto senderillo de ida y vuelta. Se trata de un entrante en las rocas a modo de abrigo y no hace falta decir por qué la llaman así. En un extremo hay puesto una especie altarcillo con la figura de Sant Blai, santo cuya devoción fue extendida por el mismo Jaime I en su reconquista de los territorios ocupados por los árabes y al que se tiene especial simpatía y veneración en toda la geografía valenciana. 


Si hubieran venido Mari y Jose, seguro que éste no hubiera desaprovechado la oportunidad para bromear con las chicas y en lugar del consabido: Sant Blai gloriós, lleva´m la tos, igual hubiera dicho: Sant Blai gloriós, lleva´m la voz, en relación a las bromas que hace siempre sobre lo mucho que charran las féminas durante las rutas.




 Volvimos a la senda principal y comenzamos a subir en lazadas hasta llegar al Paso del Contador, lugar donde los pastores aprovechaban la estrechez del lugar para contar el ganado.










 Desde allí se veía perfectamente toda la extensión de la Serra del Frare que habíamos recorrido por el cordal durante la primera parte de la mañana.


Continuamos y pasamos por el Alt de de les Voltes teniendo de nuevo la visión del pueblo de Biar abajo y enfrente nuestro la silueta del Reconco y a su izquierda la Sierra de la Fontanella, con su vértice La Blasca, todos ellos lugares ya conquistados.

 

 Nos llamó la atención que tanto en la cresta de la mañana como en ésta, habíamos visto restos de hogueras que, en algunos tramos, se sucedían cada 15 o 20 metros, como si en alguna ocasión se celebrara algo encendiendo las hogueras a lo largo de la parte alta de la montaña. Cosa que debe ser, desde luego, muy vistosa especialmente si se hace por la noche, pero que supongo que aunque se tomen las máximas precauciones, debe ser también muy peligroso. No sé si alguien sabrá algo sobre el particular, ya que nos resultó curioso.

 

 Nos quedaba por recorrer ahora la senda de Les Foietes que acabaría haciéndonos pasar por una pinada y nos llevaría a confluir con la pista que habíamos seguido por la mañana.







 Llegamos al coche antes de las 13 horas, terminando con el habitual y refrescante baño de pies y dimos por terminada esta preciosa ruta, que lo ha sido por la calidad de sus sendas, la colorida flora del momento, las fenomenales vistas de Biar y los alrededores, la divertida cresta, el reconfortante almuerzo en un sitio privilegiado y, como siempre, la compañía.







 Un saludo y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.