Páginas

lunes, 25 de agosto de 2014

0393 - Vértices Geodésicos C.V.: Las Buitreras (294 m) / A+ 306 m / 9,04 km

...


Tenía preparada esta ruta en forma de ocho para cuando me hiciera falta una que fuera corta y matar las ganas de salir a la montaña.

Como todavía está la gente de vacaciones, la noche anterior me decidí a desenpolvar el track que tenía guardado. Se trataba de hacer La ruta dels 3 Tossals de Lliria, que incluyen el Monasterio de San Miguel, la Ermita de Santa Bárbara y, cómo no, el vértice geodésico nº 393 en altura de la Comunidad Valenciana, Las Buitreras, de 294 m de altitud.

Aquí tenéis el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track de la ruta para que os podáis hacer una idea fiel de la misma:





Todos los días cuando volvía de trabajar lo veía enfrente cuando enfilaba la rotonda. Lo miraba y me preguntaba: "¿Cuándo? Esto será entre nosotros dos". Ahora cuando lo vea ya podré, no imaginarme, sino recordar, lo que se divisaba desde allí arriba mientras almorzaba en solitario.

Al levantarme no sabía si salir a caminar. Estaba el cielo muy nublado pero me dije que si llovía, pues mejor para el campo, que le hace mucha falta y me dirigí hacia Lliria, aparcando el vehículo en el Parking de la Estación del Metro.

Salí del parking a la izquierda y tomé la segunda calle a la izquierda. Ahí se encuentra la antigua estación de ferrocarril  de RENFE que unía desde 1890 Valencia con Lliria, pasando por Vilamarxant. El servicio, que venía desde la estación central de Valencia pasando por Quart,  Manises, La Cova, Ribarroja, Vilamarxant, Benaguacil y Lliria, se paralizó a partir de Ribarroja en 1984 por considerarlo el Estado, altamente deficitario.

Al principio se quería cortar la vía a partir de Manises, pero Ribarroja consiguió que se mantuviera hasta ella. Benaguacil y Lliria, tenían además otra línea de ferrocarril que les comunicaba con Valencia y la música no iba con ellos, pero al cortar esta línea en Ribarroja, dejaron a la población de Vilamarxant aislada y sin ese vínculo de comunicación, siendo claramente la más perjudicada. Parte del tramo soterrado de la vía ahora es un carril bici.

Los números dieron con el tiempo la razón a los que clamaban porque la línea se mantuviera ya que, con unos horarios de paso más apropiados, fue utilizada hasta Ribarroja por un alto número de usuarios y lo mismo hubiera ocurrido de continuar hasta Vilamarxant. Ribarroja, tras pasar estos cinco o seis últimos años sin ferrocarril por la transformación de la línea de ferrocarril en la línea 5 de Metrovalencia, tiene todas las posibilidades de que éste vuelva a funcionar hasta allí a principios de 2015. Está en proyecto que la línea continúe hasta Vilamarxant, pero los escasos presupuestos actuales y las exigencias de Ribarroja de que el Metro atraviese la población por un túnel y que haya otra estación más en la misma población, seguro que retrasan "sine die" esta necesaria infraestructura. Vamos, que yo no espero verlo.

Con el cielo nublado y una temperatura agradable, ya sin peligro de lluvia, me dispuse a subir las primeras rampas. 

Esta salida de Lliria hacia arriba es bastante desagradable. Las cacas de los perros están por todas partes, donde vecinos que tienen la educación en el mismo lugar de donde les salen al perro las idem, permiten que los canes elijan defecar donde quieran, en lugar de indicárselo ellos e ir educándolos y además recoger las heces, como es de natural entender, añadiendo que lo obligan las ordenanzas. Está claro que una mascota y más un perro, supone una gran responsabilidad y no debería dejarse tener a cualquiera. Y así nos va. No me gusta ser prohibicionista y siempre he dicho que por mí no debería existir ni la policía, pero los hay que debieran tener un policía a su costado todo el día.

Abandonando ya los últimos restos de la población, el camino pasa por unas chabolas en lamentable estado y en una había en el suelo jaulas individuales con gallos, que tenían la apariencia de los de pelea, además de un perro suelto que me dio un poco la vara. Menos mal que yo llevaba dos.


También se pueden ver en las laderas de la subida, profusión de cactus de una especie invasora, que seguro que comenzó con alguien que tiraría uno o los restos de poda y se comenzó a propagar como la espuma en este entorno semidesértico que le viene como anillo al dedo. Este tipo de cactus es especialmente peligroso. Sus afiladas púas son durísimas y tienen unos pelillos en la punta practicamente invisibles que hacen que una vez penetren en la piel las púas cueste mucho sacarlas y los pelillos se quedan dentro, infectando después la herida.

Aparte de ello se ven escombros y basuras tipo vertedero incontrolado tiradas por la zona. Unos jornales del Ayuntamiento solucionarían todo esto, la limpieza de los cactus y las basuras y no daría esta impresión de dejadez y más en el camino de una ruta que es emblemática para este pueblo y promocionada por el Ayuntamiento como uno de sus puntos a visitar, como lo es el Monasterio y la Ciudad íbera de Edeta.

Ya tenía a tiro el Monasterio de San Miguel y hacia abajo quedaba la población de Lliria.

 


 



 Al llegar al Monasterio me recibió un cartel anunciando la Ciudad Ibérica de Edeta y en lugar de cruzar el aparcamiento por la puerta principal y seguir las marcas de PR, seguí por la izquierda en descenso la senda que, con flechas rojas me llevó hasta el conjunto arqueológico, uno de los más importantes de España.






El recinto se encuentra vallado y la puerta de entrada tiene una cadena con candado, pero por los laterales, uno superior y otro más abajo de la puerta, la valla se encuentra quitada en algunos puntos y se puede pasar perfectamente.



Tras la visita solitaria al lugar volví a subir hacia el Monasterio y en lugar de ir a la zona de su entrada principal, por donde continua el PR, me decidí a darle la vuelta por fuera en el sentido de las agujas del reloj. Una senda completamente definida existía en el lugar.







En este lugar estaba a punto de coincidir de nuevo con el PR que bajaba del Monasterio. Como se ve al fondo, los vertederos incontrolados de basura dan un aspecto impresentable.


Crucé la carretera, caminé al lado de la valla de la Pirotécnica y me dispuse a seguir las marcas para subir al segundo Tossal,  las ruinas de la Ermita de Santa Bárbara. Entre las piedras del ascenso pude comprobar la existencia de té de roca.


El seguimiento del PR es un poco confuso. Al parecer hay marcas de PR que desdicen las de otro más antiguo y a veces lía un poco. De todas formas, yo me salí del sendero por la izquierda en un punto para llegar a la Ermita por la zona de la izquierda. Sendas por la zona hay muchísimas y yo me fui guiando por el track que me había cargado en el Gps.



A la Ermita se puede llegar también desde la población por una pista cementada que sube en varias zetas.




Bajando de la Ermita y cerca de la valla de la empresa pirotécnica volví a encontrarme con más basuras.


Sólo vi un poste indicativo y en él no aparecía el número del PR. Igual estaba pendiente de homologación cuando pusieron las señales y desconozco si lo está ahora.


El sendero me llevaría a continuación al tercer Tossal, el vértice geodésico.




Conforme se avanza hacia esta zona, el monte va mejorando un poco, convirtiéndose en la típica senda mediterránea entre pinos.


Llegué al vértice y me dispuse a almorzar admirando las vistas a los 360º: el mar, la sierra Calderona,  Les Rodanes de Vilamarxant... Incluso se apreciaba la silueta del Motrotón muy al fondo.









  


Para bajar tampoco utilicé el PR, ya que daba una vuelta por pistas que no me apetecía nada recorrer.
En su lugar quería bajar de una manera más directa por una especie de senda que se apreciaba en la foto de satélite. Encontré que la senda que elegí aparecía pintada con marcas de sendero local, blancas y verdes y ellas me llevaron a pasar por el bar de la Urbanización de La Buitrera.


Este corto tramo del vértice, tanto de subida como de bajada fue en mi opinión lo más reseñable de la ruta.




Tras pasar el bar, me desvié hacia la izquierda y ya todo fue un discurrir monótono por pistas y caminos asfaltados hasta llegar al carril bici que pasa por encima de la vía soterrada del antiguo trazado del tren, que me llevó a caminar de nuevo por debajo del Monasterio como despedida.






Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


1 comentario:

  1. Hoy hicimos esta ruta,nos gustó mucho,la señalización sigue siendo la misma y los gallos siguen ahí ,nosotros no nos atrevimos a entrar por el roto de la valla al yacimiento...hay que guardar la compostura ante nuestra niña de 8 años...jajaja...en general la ruta chula ,y limpia,un acierto,y eso que el viento soplaba con ganas.un saludo y buena ruta!

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.