Páginas

sábado, 9 de mayo de 2015

0198 - Vértices Geodésicos C.V.: Marco (832 m) / A+ 432 m / 16,25 km

...




 

Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 198 en altura de la Comunidad Valenciana, Marco, con 832 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Moixent, Valencia.
 
Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 / A-35 hacia la Font de la Figuera. Antes de llegar nos saldríamos para entrar en Moixent y enseguida cogeríamos la CV-587. Pasaríamos por delante de la Urbanización Cumbres de Valencia y continuaríamos hasta aparcar en una explanada a la derecha de la carretera.
 
Esta ruta es conocida por los habitantes de Moixent y al último que se la vi publicada fue a nuestro amigo Juane, del Blog Esto se Empina. Ellos la hicieron al revés y son algo distintas.
 
Se suele comenzar desde el cementerio de Moixent, pero nosotros la hemos modificado ya que para unirla con el vértice saldría muy larga. Comenzaríamos subiendo al vértice Marcos y bajaríamos dando una pequeña vuelta a la loma. Tomaríamos después el Camí de la Casa del Racó, para continuar después por una senda que nos llevaría a media altura sobre el Barranc de les Arenetes.

Cruzaríamos el Barranc d’Ambrós y enlazaríamos con una pista desde la que bajaríamos para caminar un rato por el cauce del Barranc de la Fos. Este tramo nos depararía muy buenas vistas de los laterales del barranco.

Regresaríamos hacia el Oeste por la parte contraria del barranco de la que lo hicimos a la ida. Pasaríamos por la Casa de la “Governadora” y por la Font de les Arenetes, que suele tener agua y volveríamos a los coches.
Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


A la cita acudieron Ángela, Ana, Quico, Nolo, Paco, Manuel Carlos y un servidor y antes de las 7:30 ya estábamos en el punto de inicio.


 
Primero visitaríamos el vértice, así que seguimos un tramo de una pista para después salirnos campo a través buscando la zona más despejada. Esta parte, aunque es fácil de pasar porque el monte es muy bajo, resulta un poco incómodo si llevas pantalón corto. Casi sería mejor subir y bajar por el mismo sitio por donde bajamos nosotros, ya que hay una pista abandonada por donde se camina sin problemas. Es lo que tiene ir a la caza de algunos de estos vértices olvidados, ya fuera de las grandes ligas.
 









 
Esta es la pista abandonada de bajada, mucho más agradable.
 



 
Volvimos a pasar por los coches y seguimos unos metros por la carretera para enseguida desviarnos por una pista a la derecha, el Camí de la Casa del Racó, que nos llevaría hasta la misma. Se encuentra en estado ruinoso.
 
 
Aquí no encontrábamos la continuidad del track. Lo intentamos siguiendo una senda de bajada  pero estaba lleno de zarzas, se cortaba y por allí no se podía pasar.
 


 
Al final continuamos por detrás de la casa y continuamos por los restos de una pista, aunque sabíamos que en algún momento tendríamos que bajar a una cota más baja, que era por donde debíamos ir. Quizás se pueda bajar mejor un poco antes, sin llegar a sobrepasar la casa. De todas formas, por donde seguimos nosotros tampoco estuvo mal. 
 


 
Desde aquí teníamos fenomenales vistas del Barranc de Les Arenetes y de su continuación en el Barranc de la Fos. Todo cubierto de pinos y con un verde espectacular.
 
 
 
 
 
 
Como había que bajar, en cuanto vimos un lugar propicio descendimos para buscar la traza correcta. De todas formas, aunque yo creía que caminaría gente asiduamente por aquí, la verdad es que estaba poco pisado y había que estar atento en muchas ocasiones para no volver a perder el senderillo.
 
 
 
 
 
La Luna también se quiso apuntar a la ruta.
 


 
Pasamos por una vieja pista donde estaban haciendo labores de limpieza forestal y literalmente habían tirado los pinos en ella recientemente y teníamos que saltarlos.
 

 
Aquí unas macros de la resina que rezumaban las cortaduras que tomó Manuel Carlos.
 


 
 
 

 
Y aquí unas macros de "Las flores de Paco".
 
 
 
 
 



 
 









 
En ocasiones el senderillo no estaba muy claro.
 











 
La pista se fue volviendo más limpia y transitada y continuamos por ella hasta el punto de desvío, un camino que sale por la derecha en el que hay que estar atentos para no pasarse. Nosotros en ese punto íbamos todos sumidos en conversaciones y no miramos ninguno de los 4 gps que llevábamos y tuvimos que volver un poco sobre nuestros pasos. Está rectificado en el track que he subido.
 



 
Esta pista desciende hasta el barranco. Aquí dudamos en si debíamos seguir por el mismo cauce. Yo me adentré para probar y caminé un buen tramo sin problemas hasta que unas zarzas me lo querían poner más difícil. Me llamó el resto del grupo que habían encontrado la senda unos metros más atrás de llegar al cauce. Había una pequeña fita de piedras, pero en la parte alta del camino y casi cubierta por los matorrales. Volví hacia ellos y continuamos por la sendita, que nos bajó al barranco un poco más allá y comprobé que era prácticamente donde yo me había dado la vuelta  pero una vez superadas  las zarzas.
 

 
En cuanto vimos un lugar a la sombra nos dispusimos a almorzar y una vez repuestos continuamos por el lecho del barranco.
 
 
 
Todavía quedaban algunas pozas con agua estancada y sus habitantes.
 



 
 

 




 
Pasamos por un fenomenal abrigo natural, parecido a la "ola de roca" de la semana pasada.
 



 
 
Cuando se terminó la larga balma volvimos a descender al barranco.
 





 
Encontramos descansando entre las sombras de las cañas a dos adultos y un niño acompañados de un perro, que les alertó de nuestra proximidad, con los que estuvimos conversando un rato sobre la ruta que seguíamos. Un poco más adelante enlazamos con una pista y cuando cruzó a la parte izquierda del barranco la seguimos en ascenso, alejándonos del lecho. Esta pista pasaría por la parte inferior de la Casa de la Governadora. Nosotros la abandonamos por una senda que nacía a la derecha y que nos fue llevando cubiertos por la sombra de los pinos.
 
 

 
Veíamos a nuestra derecha la otra parte del barranco, por donde habíamos caminado por debajo de esas fajas a la ida en la mañana.
 
 
Aquí está el inicio de la larga senda. Una preciosidad, con sombra y muy frondosa.
 

Otra pétrea criatura observaba nuestros movimientos desde las alturas.

 











 
La senda pasaba por debajo de la Casa de la Carrasca y nos llevó hasta la Fuente de Les Arenetes, que afortunadamente habíamos dejado para el final. Manaba agua por dos de sus caños y estaba muy fresca, cosa que agradecimos y nos refrescamos con ella. No sé si la inscripción decía "cuidado no beber" en arameo, pero yo bebí abundantemente de ella y llené mi botella, que se empañaba de lo fresca que estaba y hasta ahora no me ha sentado mal. Según la inscripción, la fuente tenía una antigüedad de más de 239 años, no fuera a ser que garantizara la eterna juventud. Procurad llevar abundante agua en esta ruta por si la fuente se seca en los meses de verano.
 
 


 
Ahora sólo quedaba continuar, superando un tramo de pista con buena pendiente, hasta enlazar con el Camí de la Casa del Racó que habíamos utilizado en la ida y regresar a los coches.
 




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.