Páginas

sábado, 18 de julio de 2015

0283 - Vértices Geodésicos C.V.: La Plana (620 m)

...

 




Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 283 en altura de la Comunidad Valenciana, La Plana, con 620 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Enguera, Valencia.

Esta ruta ya la hicieron nuestros compañeros Paco y Jose y Paco me pasó el track, por lo que ya la teníamos preparada. Para llegar al punto de inicio, desde Alginet seguiríamos la A-7 sentido Alicante y cogeríamos la salida 42  para enlazar con la CV-585 y después la CV-590, que nos llevaría hasta Enguera. Antes de llegar a la población nos desviaríamos por una carreterilla a la derecha que nos llevaría al paraje de la Fuente de Marzo, donde aparcaríamos.


Haríamos la ruta en el sentido de las agujas del reloj para que los desniveles nos fueran favorables. Comenzaríamos volviendo a la carretera principal y caminando unos 100 m por ella para desviarnos por la derecha por una pista que nos llevaría a una senda que, en ascenso, nos haría alcanzar la Punta de Anna y un poco más allá llegaríamos al vértice de La Plana.

A continuación bajaríamos, siempre por senda, por un cortafuegos y enlazaríamos con una pista que nos llevaría al Castillo de Enguera. Una vez visitado volveríamos un poco sobre nuestros pasos para almorzar en un área recreativa. Seguiríamos después hacia el Noreste y subiríamos a una loma para visitar un poblado íbero, bajando después a las proximidades de la Fuente de Lucena.

Seguiríamos hasta la Fuente de Fraga, cruzaríamos la carretera y caminaríamos un poco por el interior de la Rambla del río Minguez o de Anna, que nos devolvería a la Fuente de Marzo y a los coches. En este paraje hay una gran poza donde los que quieran podrían darse un buen baño, terminando así la ruta.


Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A la cita acudieron Miguel Arce, Manuel Carlos y un servidor y con el Sol despuntando aparcábamos en la Fuente de Marzo.



Nos acercamos a comprobar las aguas donde nos daríamos un baño al final de la ruta.



Caminamos hacia la carretera por donde habíamos vendo y a unos 100 metros tomamos un desvío por la derecha que nos iría aproximando a las montañas que eran nuestro objetivo.


Tomamos una pista que nacía por la izquierda y atravesamos unos campos para enlazar con otra pista. Al lado de ésta enseguida nació una senda muy marcada y limpia que nos fue ascendiendo cómodamente con algunas zetas. La bruma reinante y la ausencia de brisa en esos momentos hacía que la humedad fuera considerable y nuestros sudores en consonancia. Menos mal que el Sol también aparecía tamizado por las capas de niebla.








Llegamos a la parte superior donde hay instalado un panel indicativo de lo que en circunstancias normales se ve desde ahí, pero que nosotros con la niebla sólo llegábamos a intuir.





La senda nos llevó hasta el mismo vértice de La Plana, donde nos hicimos las fotos de rigor.


 
Continuamos la senda y nos llevó a un tramo de pista que al poco dejamos por la derecha para bajar por otra senda que atraviesa un cortafuegos en descenso. Esta parte puede que sea la más bonita de la ruta porque atraviesa una buena pinada bastante frondosa.






Llegamos al área recreativa y la sobrepasamos para visitar el Castillo de la Encomienda de Enguera.




 
Llegamos a una caseta de madera de aspecto abandonado y subimos por la rampa de la izquierda que enseguida nos ofreció las vistas de las paredes del Castillo.











Desde arriba se nos ofrecía una buena panorámica de la población de Enguera.







El Castillo se encuentra en un estado muy ruinoso.







Volvimos a bajar por el mismo sitio  y nos dispusimos a almorzar en las estupendas sombras de las mesas del Área recreativa. Allí se encuentra una recreación (modernizada) de lo que sería una típica casa íbera, aunque creo que ya la quisieran para sí los íberos de aquella época.






Una vez repuestos, en el cruce de caminos tomamos la pista de la derecha, que nos llevaría más tarde a la Fuente de Lucena.
 
Llegamos a un poste indicativo del poblado íbero.  Está situado en lo alto de una loma y Paco nos había dicho que estaría bien que lo visitáramos y que podríamos bajar por una senda por la derecha una vez arriba.




Subimos por la senda a la loma y visitamos el poblado, un núcleo bastante grande.




En los mapas y en las fotos de satélite no había visto yo senda que bajara directa por la derecha, además de que la pendiente era bastante acusada. No obstante, la buscamos y al no existir continuamos la que iba por encima de la loma ya que comenzaba a descender un poco y queríamos ver si tenía salida.
 
La senda, y después únicamente un rastrillo, se fue tornando cada vez más selvática hasta que llegó el punto de que era impracticable y teníamos que descolgarnos por un sitio por el que después sería difícil volver a subir. Si hubiera sido necesario nos hubiéramos metido a las bravas como en otras ocasiones, pero como en esta ocasión no lo era, volvimos a subir y bajamos del poblado por la senda por la que habíamos subido. Así le habíamos dado a Miguel su dosis de aventura que tanto le gusta.






Una vez en la pista la continuamos, desviándonos después por una variante por la izquierda donde hay un cartel de madera que indica "Lucena". Esta senda nos llevaría a un poste de cruce de sendas y como a la fuente se llegaba enseguida, nos acercamos a visitarla. La fuente sólo presenta un charquito y no sale agua de ella. 



Volvimos al poste indicativo y tomamos la dirección del Clochón del Moro.



El citado Clochón ahora no es sino un grupo de piedras y a continuación la senda nos bajo a la Fuente de Fraga, de la que tampoco mana agua y que presenta también un charco en sus inmediaciones.


Pudimos probar las moras, que en esta zona se encuentran bastante adelantadas.


La senda se convirtió en pista y nos fue bajando hasta cruzar la carretera y después seguimos un tramo por el interior de la rambla.


Cuando teníamos a la vista una especie de muro de represa, nos salimos de la rambla por la izquierda, tomando una carreterilla asfaltada que nos devolvió a la poza de la Fuente de Marzo.



No podíamos de dejar de disfrutar del baño en sus frescas aguas. La poza es bastante grande y tiene mucha profundidad, con grupos de peces nadando en ella, aunque nos hubiera gustado que el agua corriera, pero con la sequía que está cayendo, ya podíamos dar gracias. Cuando nos íbamos llegó un grupo con bombonas para hacer practicas de inmersión.





Una ruta sencilla y sin complicaciones, nada más que las que nos buscamos voluntariamente tratando de seguir la senda de la loma del poblado íbero. No tiene salida, por lo que una vez visitado el poblado habría que bajar por el mismo sitio. Y con algunos puntos de interés que nos han hecho pasar una buena mañana de senderismo. Gracias a Paco y Jose por el track.




El mapa topográfico tiene dos errores de situación. El poblado íbero está arriba de la loma, en el cordal. Y la Fuente de Lucena está en ese tramo de ida y vuelta pequeño y no donde está marcada.
 
Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.