Páginas

viernes, 25 de marzo de 2016

0164 -B Vértices Geodésicos C.V.: Gorgo (908,7 m) /A+ 590 m / 13,62 km

...




Este viernes la ruta propuesta era subir al vértice Gorgo, de 908,7 m desde la población de Marines Viejo.

Seguiríamos un track de Ludwin pero lo haríamos al revés que él para así hacer la pendiente cercana al Gorgo, de subida en lugar de bajada, que siempre es más proclive a resbalones.

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la CV-35 hacia Lliria y nos saldríamos por la CV-25 hacia Marines. Continuaríamos por ella hasta Olocau y después Marines Viejo. Nada más llegar a la población tomaríamos una calle a la derecha en ascenso y enseguida veríamos un aparcamiento a la izquierda, donde dejaríamos los coches.
 


Saldríamos de la población por el Norte siguiendo una pequeña acequia que nos llevaría a una frondosa senda. Iríamos al encuentro del nacimiento del Barranco de la Gascona y allí tendríamos un tramo de subida empinada. La senda nos llevaría a la base del Gorgo, desde la que haríamos un recorrido de ida y vuelta de unos 300 metros.

Continuaríamos después por un tramo de pista que nos llevaría al Barranco de la Olla, donde encontraríamos en dos ocasiones tramos de senda bastante tapados por la vegetación, si no ha pasado gente por allí. Este tramo de barranco es fondoso y suele bajar un poco de agua pero con las escasas lluvias de este año ya veríamos. Llegaríamos al poblado morisco de la Masía de la Olla y más tarde un aljibe. Uniríamos con una de las sendas de la mañana y un poco más tarde la abandonaríamos por la izquierda para bajar por el PR hasta la población y los coches.
 

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:




A la cita acudieron Ángela, Conchín, Ana, Paco, Rafa, Mariano, Quico, Juan Carlos y un servidor, que no querían perderse la primera ruta de la primavera. Nos esperaba un día fantástico, aparcamos y nos pusimos en marcha. 



Algunas calles de la pequeña población son todavía de adobes de rodeno y como este material es blando y tiende a desgastarse, resulta curioso caminar por sus calles. Como decía Quico, si te tapan los ojos y te traen aquí y te sueltan en estas calles ni te imaginarías que estás tan cerca de Valencia.


Salimos de la población y tomamos la carretera un pequeño tramo, para después salirnos por la derecha. Ojo, porque no hay ninguna indicación. Hay que meterse por la derecha de un pequeño campo de olivos y enseguida aparece la senda.



Una vez llegados a una pequeña acequia por la que aún corre agua, hay que seguir la hacia la izquierda.







Llega un momento en que la senda que acompañaba a la acequia continuaba pero el track nos decía que debíamos desviarnos antes subiendo por la loma de la derecha. Ojo también a este punto porque no hay ninguna indicación. Antes de girar una curva de la senda a derechas hay que subir por la derecha sin senda muy definida.


Enseguida se nota el trazo de la senda, aunque está poco pisada.



La subida es exigente y haría que nos quitáramos el fresco de la mañana de golpe .


Más tarde, la preciosa senda que discurre por la pinada, transcurre por una zona más llana y es una gozada caminar por ella.




Apareció un tronco cortado que tenia la curiosa forma de un corazón.





Abocamos a una pista que seguimos por la derecha para después desviarnos por otra, también por la derecha, ante un cartel indicativo.











A lo lejos veíamos el Castillo de Marines Vell.




A la fantástica sucesión de sendas había que ganarle un buen desnivel y nos llevó hasta una senda más principal en un collado, donde esperamos para hacer un reagrupamiento.


Fantástica la vista que tiene Mariano. Desde allí nos señalaba los nombres de los montes que se veían en el horizonte y nos indicó tres pequeñas ondulaciones que se veían en el horizonte, diciéndonos que eran las montañas de Chiva y que en una estaba el vértice de la Serratilla y que en la primera de la izquierda se veía la caseta del Hierbas. La vería él, porque los demás ni por asomo. Acerqué la imagen con el potente zoom de la cámara y con un 40x se podía apreciar mínimamente, como aparece en la tercera imagen inferior ¡¡Que Dios te conserve la vista, Mariano!!




Desde el Collado tomamos la sendita que nos salía por la derecha y que está marcada con la pintura blanqui-verde de sendero local. Llanea bastante e incluso por momentos perdía un poco de altura.






En un momento cuando la senda hacía una curva hacia la izquierda comenzamos una dura subida. Hay que fijarse en el terreno o mejor aún hacer caso de las indicaciones del gps. Esta subida hay que tomársela con calma y por ella varié el sentido de la ruta porque es más fácil siempre subir que bajar los tramos complicados  y así evitar resbalones.



Llegamos arriba y como si de repente hubiéramos sido teletransportados, aparecimos como de la nada en la senda principal y algún senderista que bajaba por la senda oficial nos miraba como preguntándose...¿pero de dónde salen estos? Él llevaba todavía la chaqueta puesta y nosotros ya íbamos todos en manga corta desde hacía buen rato.


Llegamos al vértice y nos llevamos la grata sorpresa de que allí estaban ya almorzando el grupo de "Esto se Empina" y dos peñas más que habían planeado en este día hacer juntos la ruta que une los dos vértices, el del Gorgo y la Peña del Águila. Nosotros los haremos separados. Juane y yo nos saludamos porque nos conocemos a través de escribirnos por correo y leer nuestras crónicas. Fue una alegría verlos y nos hicimos juntos la foto de grupo. Ya quedaremos para organizar una ruta conjunta.



Vistas al mar.


Al fondo, en el centro de la imagen, la Peña del Águila. Aún les quedaba un buen trecho. Nosotros bajamos del vértice por la misma senda de subida y al llegar al colladito seguimos por la senda oficial en descenso.




La senda nos llevaría a un tramo de pista, para después dejarla por la derecha, atravesar unos campos de pobre cereal y continuar una bonita senda que nos llevaría al Barranco de la Olla y a través de él.





La senda es frondosa pero se puede pasar bien y no hay problemas en su seguimiento.







La senda pasa por tramos muy bonitos.




Y llegamos a su zona más húmeda, donde de alguna filtración nace un pequeño arroyito que circula por el barranco e incluso da algunos pequeños saltos.





Llegamos a una balsa donde se retiene el agua y que tendrá una profundidad de entre 50cm y un metro y que sirvió a Mariano para que refrescara sus piernas. Le animamos para que se hiciera unos largos pero, por poco, aún se lo pensó.











Maravilloso este recorrido por el Barranco de la Olla. A lo lejos volvíamos a ver los restos del Castillo.



Llegamos a las ruinas de la Masía de la Olla y donde resalta la torre morisca aún en pie y continuamos por la pista.



En esta época es agradable caminar por aquí pero en verano estos tramos de pista deben ser bastante calurosos.



Pasamos por el aljibe.



Y volvimos a enlazar con la senda que habíamos traído por la mañana. Ya sabíamos que allí tendríamos sombra y que la senda era una maravilla.




Llegamos a un punto en donde vimos que habíamos subido desde la senda de la acequia a primeras horas y para variarlo, seguimos las indicaciones de Ludwin y continuamos por la izquierda siguiendo la senda oficial, aunque una vez hecha, este tramo de senda que viene a continuación tiene bastante piedra y me gustó más la senda de la mañana.


Ya veíamos la población de Marines allá abajo.




Llegamos a la población por su parte superior y nos adentramos por sus callejuelas.


Íbamos buscando la Iglesia y no porque fuese Semana Santa, sino por la presencia de una magnífica fuente de la que queríamos probar su agua fresca y repleta de buenas propiedades. Y sin más llegamos a los coches dando por terminada esta agradable ruta. Recomiendo el uso de GPS en esta ruta ya que la mayoría carece de marcas.


Os dejo con otro capítulo más de "Las Flores de Paco":








































La altitud acumulada son 590 m. No sale bien en el gráfico.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


2 comentarios:

  1. Hola Pablo.
    Hay que ver las gratas sorpresas que de vez en cuando nos depara la montaña...Fue un gran placer conocerte en persona,aunque charlamos unos minutos,seguro que mas tiempo habrá en alguna ruta conjunta,como tu bien comentas...jejeje...
    Muy buena ruta la vuestra y Empinada...jejeje...Esa subida hasta el Gorgo tenia miga y como tu dices,aparecéis como teletransportados....jejeje y esa segunda parte,muy frondosa...Por cierto vaya pedazo de zoom con el pico Hiervas de Chiva...Hasta pronto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juane, a nosotros también nos alegró mucho veros, a tí y a mí especialmente, porque ya nos hemos escrito a veces y compartimos esta afición con pasión.
      Si te parece bueno el zoom de la cámara (que es la misma que la que tenía una de tus senderistas), ¿qué me dices de la vista de Mariano, que veía la caseta del Hiervas sin zoom y sin gafas ni nada y con 65 años? Un Fiera!!!

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.