Páginas

sábado, 5 de marzo de 2016

2016 - 03 Penyagolosa por la Canal fácil (1815 m) / A+ 590 m / 11 km

...


 
 
Este sábado la ruta propuesta era subir al Penyagolosa por la Canal fácil, siguiendo un track de Xavi (Goterris) que hizo recientemente con sus niños. Podéis ver la crónica y las fotos de aquella ruta pulsando aquí: Goterris

De un tiempo a esta parte se han prodigado las subidas al Penyagolosa por sus canales y nosotros también teníamos ganas pero estábamos esperando el momento, este año difícil, de pillarlo con nieve. Como la semana pasada nevó en casi toda la península, pensamos que aún quedaría algo de nieve y para allí que nos fuimos.
Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A7 hacia Castellón y después la CV-10 y CV-15. Pasaríamos Vall d’Alba y nada más pasar La Pelejaneta, nos desviaríamos a la izquierda por la CV-170, que nos llevaría a Atzeneta y a Sant Joan, donde aparcaríamos.


Subiríamos esta vez haciendo un recorrido distinto a las anteriores veces que hemos venido. Lo haríamos en sentido contrario a las agujas del reloj. Saldríamos desde el Ermitori de Sant Joan para dirigirnos hacia el Barranc Oscur.



Seguiríamos la senda que nos llevaría al Freixe de la Cambreta (no pasaremos por la fuente) pero sí por el navajo. Un poco más adelante tomaríamos una senda que nos llevaría directamente al inicio de la canal. Subiríamos por la canal del medio que es la más fácil y visitaríamos la caseta y el pico. Bajaríamos por la senda hasta El Corralico y la Banyadera y en lugar de bajar por el Barranco de la Pegunta, cogeríamos una senda nos llevaría al  Mas de Benagues y bordeando la Lloma del mismo nombre llegaríamos al inicio del Barranco de la Pegunta y a los coches.

A la cita acudieron Ana, Mari, Pili, Ángela, Paco, Jose, Nolo, Quico, Manuel Carlos, Paco Escrivá y un servidor para disfrutar de un día precioso y del Gigante de Piedra.



Para comenzar saludamos a la estatua y disfrutamos de un chocolate calentito que había traído Pili en un termo y de una coca de Ángela de la que no quedaron ni las migas.



Ante la llamada de ponerse en marcha, algunos ya decían que la ruta...si eso, otro día, jeje.


Pero caminar por esos parajes es una maravilla y enseguida nos pusimos en faena. Ya apuntaba en alguna curva la cima del Penyagolosa y con nieve en su cara Sur.



La senda nos iba guiando hacia el Barranc Oscur entre unos pinos tan altos que hubieran hecho las delicias de Graham Bell. (derrape de autor)





Necesitaría la mochila de Machado para describir el simple hecho de sentir en las suelas de las botas ese suelo almohadillado, con los rayos del Sol penetrando como flechas esa exuberancia... (otro derrape)



Y llegó la nieve, que sí, que la había y disfrutamos de su presencia, su tacto y sus crujidos al pisarla.




Las chicas malas.










Aún se veía bastante nieve en las sierras aledañas por varias vertientes.







Llegamos a una explanada con el Penyagolosa enfrente y ya muy cercano en la que sólo faltaban Heidi y Pedro para bordar la estampa y nos acercamos al borde, que nos llamaba como cantos de sirenas.



Una maravilla la sensación de altura y de profundidad que se llega a dominar desde arriba de Les Cingles de Marcen, con Javalambre nevado al fondo. Uno se llega a sentir "el Rey del mundo", como aquel jovencísimo Di Caprio en la proa del Titanic...



 



Ante la vista de la cima le haríamos un requiebro al más puro estilo de Manuel Benitez y nos iríamos por la derecha para darle la vuelta y subirlo por otro sitio más interesante.




Nos dirigimos a la zona de la Cambreta y pasamos junto a su navajo, que estaba helado como la última vez, aunque en esta ocasión no permitía el patinaje pues la capa de hielo se resquebrajaba al paso.





Continuamos girando alrededor del gigante. La última vez le dimos la vuelta por una senda que va por la parte inferior y lo veíamos desde abajo. Ahora se cambiaban las tornas y la sensación era de más dominancia, con la senda a media altura y sintiéndonos cerca de la cumbre.



Llegamos a un punto donde había una cosa a investigar. Me había llamado la atención que Xavi en su track se fuera en un punto para arriba haciendo una "U" extraña, cuando en el mapa del Tossal Cartografies estaba marcado un itinerario recto. Se lo consulté por correo y me dijo que ellos habían seguido las fitas de piedra que había en ese lugar, dado que de todas formas había que subir a una cota superior. Quería investigar si se podía seguir el recorrido propuesto por los del Tossal y un poco más arriba de donde en teoría comenzaba la senda, Nolo y yo nos fuimos a seguirla.


La senda difusa nos llevó lateralmente bordeando, hasta casi llegar a la gran pedrera. Un poco antes, el itinerario subía por una empinada canal, que al menos no era de piedra suelta pero tenía su inclinación.


De esta manera subimos directamente y cruzaríamos esta pedrera por la parte superior, uniéndonos allí al track de Xavi de nuevo.



Esta es la zona por la que subió el resto del grupo, que tuvieron que abandonar un poco las fitas para evitar los resbalones de algunas placas de nieve helada.






Nos juntamos en la parte superior de la pedrera, a la que habíamos accedido por sitios distintos y continuamos bordeando.




Detrás de aquel gran pino del fondo giraríamos hacia la izquierda para asomarnos ya a la cara Sur, la más bonita del Penyagolosa.










Un centinela vigilaba nuestros pasos desde arriba.







 

Al girar nos encontramos con esta primera canal, por la que igual también se puede subir, pero que no era nuestro objetivo.


El día tan claro nos permitía ver el mar al fondo con sus destellos dorados.







 


Como decía Chimo Bayo: "ésta sí". Ésta era la ansiada canal por la que queríamos subir y en la que no se apreciaba mayor dificultad que el superar el desnivel y tener cuidado en los pasos para no mover piedras que fueran rodando para abajo. Pero ya nos había advertido Xavi que, caminando por la parte izquierda, el terreno estaba más firme y seguro.

Comenzamos a subir y a disfrutar de este momento y...sin palabras. Mejor lo expresan esta sucesión de imágenes.
















































¡¡Prueba superada!! y disfrutada. Salimos de la canal por su parte superior pretendiendo almorzar, pero como allí arriba hacía un viento bastante frío, decidimos quedarnos a resguardo de la grieta y almorzar al solecito y sin viento un poco antes de superarla. Allí se estaba de vicio. Almorzamos con tranquilidad y disfrutando de ese momento y de las vistas desde arriba de esa canal y algunos aprovechamos la nieve para hacernos un granizado con coñac o con pacharán casero. Todo un lujo que no tiene precio.




La claridad del día nos permitía ver hasta la silueta del Montgó, a muchos kilómetros de distancia.



Hubo que levantar el asentamiento y decidirnos a continuar y lo hicimos para subir los metros que nos quedaban hasta el pico.





Vaya vistas...





A continuación, nada más pasar el espolón donde está la caseta vimos el final de la canal principal. Por aquí también se suele subir, pero es más larga y tiene más inclinación.













Una vez absorbidas las sensaciones del lugar emprendimos la bajada por la senda de los zig-zags.


Y nos alejamos con la vista puesta en las banderas tibetanas de oración, las "Lung-Ta", El Caballo del Viento. La idea es que al pasar el viento sobre la superficie de las banderas, el aire es purificado y santificado por los mantras. El viento es considerado una energía mental y cuando sopla, las sagradas banderas de oración se agitan con la brisa y las oraciones contenidas en ellas son transportadas a todos los seres como una bendición...









Nos encontramos bastante nieve en la bajada y, aparte de tener cuidado en algunos puntos para evitar pisar las zonas más heladas, nos permitió algún que otro juego.







Llegamos a la pista y en la zona de la Banyadera nos desviamos atravesando una puerta de una cerca para meternos por un bosque de pinos que nos llevaría hasta el Mas de Benages.





El Mas se encuentra en un lugar idílico y muy placentero. Nosotros nos desviamos por la izquierda para bajar por el Barranc de l'Antona.


Circulamos por una senda clara y pisada aunque el track que llevábamos indicaba que ellos habían ido un poco más a nuestra izquierda, pero como íbamos paralelos pensamos que sería una mínima desviación al grabarse.






Más adelante comprobamos que, de seguir por la senda que llevábamos, nos iríamos separando del track a seguir, por lo que fuimos campo a través para volver a enlazar y ya por él, y aunque por allí no había senda, ni hace falta porque se camina perfectamente, continuamos el track de Xavi hasta llegar a una zona recreativa.





Y desde allí, por el último tramo del Barranc de la Pegunta, regresamos a los coches.






Como esta ruta nos quedaba lejos de nuestras residencias, aprovechamos allí mismo para comer y disfrutar un poco más todavía de esta jornada.


Os dejo con otro Capítulo de "Las Flores de Paco":

Esta imagen que ha captado es una pasada: "amor y sufrimiento", podría titularse...



















Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE
 

5 comentarios:

  1. Súper crónica, Pablo
    Una ruta espectacular, y muy disfrutona, lo pase de muerte,
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Pablo has estado inspirado en la crónica, al leerla la he vuelto a disfrutar.
    La primera flor también reclamó mi atención, pues la naturaleza es capaz de sorprendernos con pequeños detalles.
    Se presta para la imaginación, por el color y el espino clavado también se puede relacionar con la semana santa y el corazón de una madre atravesado por el dolor.
    Pero con otro ritmo, le podría relacionar con un artista que admiro mucho como Carlos Santana "CORAZON ESPINADO"

    ResponderEliminar
  3. Hola a todos, una jornada muy disfrutada y para rerpetir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Guau que pedazo de cronica me ha transportado por unos momentos a aquellos parajes tan maravillosos. La foto de la flor una pasada.
    Me hubiera gustado acompañaros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Com sempre unes fotos espectaculars, però és que el model hui se prestava: Penyagolosa per la cara més fotogènica.

    Per cert, encara que no es reconega casi, des del barranc de l'Antona al de la Pegunta passa l'antic camí del mas de Benages a Sant Joan. De tant en tant hi ha alguna fita, i en algun lloc es reconeix el pas, però com no s'usa de fa anys quasi està esborrat, i és una llàstima perquè és ben bonic.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.