Páginas

sábado, 2 de julio de 2016

GR-230 - 5ª parte de 5 - Sierra de Engarcerán / A+ 700 m / 19,50 km

...





Este sábado finalizaríamos la aventura del GR-230. En esta ocasión haríamos la quinta y última parte de las cinco en que lo hemos dividido con otra ruta circular partiendo desde una pinada. 
Comenzaríamos dirigiéndonos hacia el Sur hasta que abandonáramos el GR por la izquierda para hacer este último tramo circular. Seguiríamos hacia el Mas d’en Pollo y enseguida retomaríamos las marcas del GR que ya no abandonaríamos hasta el final.


Pasaríamos por el Avenc del Mas de Gillem, la Bassa de la Fita, el Collet de la Grèvol, hasta llegar a La Talaia, con 1063 m y punto más alto de nuestra ruta. Como habríamos recorrido bastantes tramos de pista y esos recorridos se hacen fácil, esperaba que llegáramos a este punto a la hora de almorzar, ya que esta ruta tiene el perfil que solemos desear en las rutas y después de aquí sería todo en descenso.
Seguiríamos hacia la Bassa del Bosc, Morral Roig y llegaríamos a la Font de la Devesa de Dalt. Más adelante pasaríamos por la Font de la Devesa del Mig y después por el conjunto de casas de la Devesa de Baix. Un poco más adelante nos encontraríamos con la Font de la Moleta, el Pou de la Riba y llegaríamos a la pinada y a los coches.
Aunque la ruta tiene unos 18 km, son de fácil recorrido, al tener muchos tramos de pista. El desnivel es el adecuado, subiendo hasta la hora de almorzar, cuando las temperaturas son más frescas, y después todo en descenso hasta el final.

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A7 hacia Castellón, después la CV-10, cogeríamos la salida 33 hacia la Vall d’Alba para seguir la CV-15, pasaríamos Els Ibarsos, Els Rosildos y aproximadamente un km más adelante y después del cartel de Termino Municipal de Albocasser, nos meteríamos por una pista a la derecha atravesando la pinada y aparcando donde mejor viéramos.  
 
Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


A la cita acudieron Ana, Pili, Ángela, Quico, Manuel Carlos y un servidor. Aparcamos justo al abandonar la carretera y en el principio de la pinada y nos dispusimos a caminar.


Nada más atravesar la pinada nos encontramos ya con las marcas del GR y las continuamos por la diestra, caminando en este primer tramo por pista asfaltada. Mientras avanzábamos íbamos dando tiempo a que las nieblas de las montañas circundantes, muy típicas de esta zona en esta época, se fueran disipando.


Al fondo, a nuestra derecha, la Sierra de Espaneguera.


Dejamos la pista para continuar ahora por una bonita senda empedrada que nos iría haciendo ganar altura.




La senda pasaba junto als Pous del Morrals, todavía bien conservados, junto a los cuales volvíamos a ver las curiosas piletas de roca vaciadas a cincel.




Nuestro siguiente destino era la Bassa del Bosc.









Precioso el Barranc de la Figuerossa que nos hizo cruzar la senda.





 
Más adelante llegamos a una pista que cogimos por la derecha y que nos iría subiendo hacia el Collet de la Grèvol






Hubo un momento en que no veíamos las señales de GR y continuamos la pista, ya cercanos al collado. Como vimos que íbamos paralelos unos 40 metros a la derecha, nos fuimos hacia la izquierda para corregir el rumbo con un fácil monte a través y enseguida volvimos a estar en la senda correcta, que en este tramo parece que adolece de marcas. Enseguida volvimos a enlazar con otra pista y hacia la izquierda.


Ya teníamos enfrente y muy cerca la cima de La Talaia, con 1065 m, a la cual no subiríamos del todo, sino que seguiríamos la pista que la bordea hacia la izquierda y en sus inmediaciones era donde teníamos previsto almorzar al habernos quitado ya prácticamente toda la subida de la ruta.


Aún alargamos un poco más el esperado momento pues estuvimos caminando hasta que encontramos un lugar con sombra en el que pudiéramos estar fresquitos y protegidos del Sol. Para ello nos salimos del GR hacia la izquierda pasando al lado de la Barraca de la Talaia, por lo que se verá en el plano que en ese punto no estábamos en el GR, que retomamos después.


En esta zona vimos matas de endrinas y aunque no buscamos e igual no había muchas, algunas de las matas que nos salieron al paso tenían su fruto de buen tamaño.





Tras el buen momento del almuerzo enseguida encontramos una sendita que nos llevó a enlazar con la del GR y continuamos hasta la Bassa del Bosc.


Aquí el GR coincide con el PRCV-349 que va hacia la población de la Serratella y al ir caminando ahora por la parte alta de la Sierra, lo hacíamos admirando las vistas del entorno.











Ya veíamos allá abajo la población de La Serratella, pero no llegaríamos a ella, sino que el GR nos mandaría hacia la izquierda para comenzar el regreso a través del Paratge de les Deveses.




Hacia allí nos íbamos, con las Rocas de la Solaneta a la derecha y separándolas de nosotros el Barranc de la Celda.





Al lado de la pista vimos la Font de la Devesa de Dalt, sin agua corriente, aunque parece que se podía sacar agua con un cubo, pero como esta parte está todavía muy utilizada por la ganadería, no quisimos permanecer mucho tiempo por allí.



Barraca de Plácido.



A la derecha de la pista habían hecho una pequeña explanada para convertirla en un mirador hacia Les Roques de la Solaneta, donde se apreciaban un buen número de cuevas.




No vimos la Font de la Devesa del Mig ni más adelante la Font de la Moleta, que deben estar un poco más alejadas del recorrido del GR, pero sí pasamos por el Pou de la Riba, aunque si no llega a ser por la señal nos hubiera pasado desapercibido.


Ya sólo nos quedaba continuar un poco más por la pista para llegar a la pinada. Aquí os dejo una última vista atrás que nos despide de estos valles y esta ruta.


Y también nos despedimos de momento de la cercana Sierra de Espaneguera con los cereales dorados en primer término anunciando el comienzo del verano. Una ruta de la que esperaba más pista y me han sorprendido muy gratamente los dos o tres tramos de senda, bastante largos y que por su trazado y variedad amenizan el recorrido. Más interés senderista me merecen algunas de las otras etapas que hemos hecho de este GR, aunque éste está bien para algunos días de temperaturas más frescas.

No somos muy amigos de seguir GRs en su totalidad porque te obligan a caminar por donde están trazados, al igual como ocurrió con los 622 km  del GR-7 y al ser mucha su longitud es normal que utilicen muchos tramos de pista y nos obliga a despreciar muchísimas sendas que nos salían al paso y a las que mirábamos con pena por dejarlas atrás y a las que veíamos muchas posibilidades. Pero eso queda para otras sesiones y otras rutas, en esta ocasión "íbamos a setas" y lo que tocaba era seguir las marcas en su totalidad para sacarnos una espinita, un deseo que se nos había quedado pendiente hace años, cuando vimos las primeras marcas blanqui rojas en esta Sierra. Ahora la hemos pateado bien en cinco jornadas y forma ya un poco parte de nosotros y seguro que lo hará de nuestras conversaciones junto a la hoguera (en sentido figurado).

Gracias a todos los que con su compañía, esfuerzo, ilusión y buenos momentos han hecho posible que recorriéramos este sendero de largo recorrido en su totalidad y espero que compartamos futuras aventuras.






Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE (en breve)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.