Páginas

domingo, 22 de octubre de 2017

0317 - Vértices Geodésicos C.V.: Segaria (508 m) / A+ 335 m / 5 km










Este domingo la ruta propuesta era subir al vértice geodésico nº 317 en altura de la Comunidad Valenciana, Segaria, con 508 m de altitud, situado en el Término Municipal El Verger, Alicante. 


Esta pequeña pero agreste y atractiva sierra la veíamos cuando hicimos la ruta del Montgó y ya le teníamos ganas. Aunque haríamos algunas sencillas trepadas había intentado salirme de los posibles enroques más complicados, visitando los lugares de interés, aunque me tuve que dejar alguno para otra ocasión.


La ruta sería corta en distancia, pero el caminar por terreno de lapiaz siempre es lento y delicado y disfrutaríamos cada metro sin prisas.



Saldríamos desde la Font de Catalá y subiríamos directamente a la cresta de la Sierra para circular por ella hasta el Vértice. Después bajaríamos por la derecha hacia el Racó de Vinyals, pasando por un mirador, albergue y área recreativa. Pasaríamos bajo la cantera y daríamos la vuelta a la Sierra por su extremo Este, el Morro de les Coves,  para terminar por la zona más verde en la umbría y por la sombra hasta volver a la Fuente de Catalá.

Este recorrido previsto lo cambiamos sobre la marcha, como veréis a continuación.


Para llegar al punto de inicio, desde Alginet seguiríamos la AP-7 hacia Alicante y antes de pasar Oliva nos saldríamos por la salida 61. Atravesaríamos Oliva y seguiríamos por la CV-715. Bastante más adelante tomaríamos la CV728 (El Verger/Denia). Sin abandonarla pasaríamos entre las urbanizaciones Arboleda y l’Almunia hasta abandonarla por la izquierda antes de llegar a Benimeli para ir por la cara Norte de la Sierra Segaria hasta la Font de Catalá, siempre por asfalto, donde aparcaríamos.  

A la cita acudieron Ana, Pili, Nolo, Manuel Carlos y un servidor.

Aparcamos un poco antes de llegar a la fuente, en un ancho del camino donde caben bien tres coches y comenzamos a caminar. Esta fuente suele tener siempre agua y también era así en esta ocasión. De esta manera nos refrescaríamos a la vuelta.

Precísamente por eso habíamos trazado el inicio de la ruta desde aquí y también el sentido de la ruta, al contrario de las agujas del reloj, para acabar por senda fácil y a la sombra.


Comenzamos a caminar hacia las faldas de la Sierra. desde el principio ya por senda.





Se da un contraste inmenso en algunas zonas de Alicante entre las caras Sur y Norte de las Sierras y aquí teníamos un buen ejemplo. Parecía que estábamos atravesando un paraje tropical más que encontrarnos en el seco Alicante. Además había llovido la noche anterior y estaban todas las hojas mojadas, lo que daba un ambiente más húmedo al que ya de por sí tenía la zona.




¿No es una pasada?














La senda nos llevó a esta pala, pero en principio yo seguí por la senda recta y un poco más allá tuvimos que volver a aquí para tomar la senda co-recta y subir al Porter de Beniarbeig.















Algunos tramos con cadenas ayudan en las trepadas.















Ahí está el Portet. La imagen que íbamos a ver cuando lo superáramos no nos la esperábamos.





Y aquí está la visión al llegar al Portet. Un gran espacio abierto a la vista y una imagen espectacular del Montgó.


A nuestra izquierda estaba el espolón por donde debíamos continuar. Sin dudarlo elegimos ese lugar para almorzar disfrutando de las vistas.




Impresionante.


 Por aquí habíamos subido. Parece que no hay senda pero sí que la hay.



Volvimos a ponernos en acción. Habíamos leído en una crónica de GEOELX que había que ir por la izquierda y así lo hicimos. No hay marcas ni senda pero fuimos buscando el mejor paso. Como siempre en estos tramos rocosos y elevados hay que extremar las precauciones.





Esto es lo que teníamos por delante. A veces genera dudas sobre si se podría pasar, pero una vez vas llegando lo vas viendo más claro.








 Otro obstáculo superado.


 A por el siguiente. Toda esta crestita ya sabíamos que iba a ser entretenida.

































El vértice no llegaba nunca. 





Impresionante vista hacia atrás de lo que habíamos recorrido en parte.









Una cabra había pasado a la otra vida.


Allí tenemos a Nolo y Ana. Habían llegado a un cortado y por allí no se podía continuar. LLegamos hasta allí y estuvimos viendo la posibilidad, pero nada. Tuvimos que retroceder un poco hasta un colladito que habíamos pasado antes y seguir por un lateral de la derecha de la Sierra hasta llegar a la base del cortado y poder acometer la siguiente subida.




En esta imagen Geoelx marca con puntos rojos por dónde bajó él para poder superar el escollo, y con flechas por donde bajamos nosotros.

Y esta es la canal por la que había que subir a continuación. Bastante empinada pero poco a poco se va subiendo.




Ahora sólo quedaba ir de piedra en piedra hasta llegar al vértice.




Por fín avistamos el ansiado pilón.


Al lado del vértice hay una inscripción para darnos ánimos y una caja con la forma del Campanario de Ondara, donde se guarda dentro una libreta de visitas y, no os lo perdáis, botellas de agua, crema protectora, gel azucarado y hasta vino por si a alguien le hace falta al llegar allí. Muy bien pensado.














Desde allí se tenían unas vistas fenomenales y llamaba sobre todo la atención la figura impresionante del Montgó.


Continuamos por la cresta hasta el siguiente Collado.










Llegamos y aquí teníamos previsto bajar por la derecha según veníamos y dar la vuelta al Morró de les Coves para volver a la fuente por la senda de la umbría, pero como se había hecho tarde y ya habíamos disfrutado bastante, cogimos la opción contraria y decidimos variar el recorrido, bajando por la senda de la izquierda que, en 20 minutos nos dejaría en los coches.

Este poste está un poco mal ubicado, ya que la senda de bajada se encuentra unos 20 metros más allá de donde está la señál, según veníamos nosotros.




Comenzamos la cómoda senda de descenso, ya sin piedras. En un momento no le vimos continuidad, aunque sí que la tiene, pero seguramente habían crecido algunos palmitos y nos la taparon. Como sabíamos que la senda que nosotros habíamos previsto para volver iba unos 20 metros por debajo, decidimos bajar hasta ella y ya seguirla sin problemas.






Más adelante vimos el poste que nos confirmaba que la senda que llevábamos anteriormente pero que habíamos perdido, llegaba hasta aquí y se unía a la nuestra.


Ahora sólo quedaba caminar por muy buena senda y por la sombra hasta los coches.








Como habíamos llevado las neveritas, aprovechamos para comer en las mesas que hay al lado de la fuente y disfrutar todavía un poco más de esta estupenda ruta.



A pesar de que esta Sierra no es muy grande, es espectacular y se le pueden hacer varios recorridos. Todos son exigentes y cuando se circula por las partes más aéreas hay que extremar las precauciones. Sin duda disfrutarán aquellos a los que les gusten las crestas y trepadas.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Pódeis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE



No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.