Páginas

sábado, 18 de noviembre de 2017

0183 - Vértices Geodésicos C.V.: Mayoral (859 m) / A+ 250 m / 16 km

...

















Este sábado la ruta propuesta era subir al vértice geodésico nº 183 en altura de la Comunidad Valenciana, Mayoral, con 859 m de altitud, situado en el Término Municipal de Cortes de Pallás, Valencia.


Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-3 y nos saldríamos a la altura de Buñol pasando por él y Macastre hasta llegar a Cortes de Pallás. Allí, a la altura de la central hidoeléctrica, cogeríamos la carretera de Otonel y un poco antes de llegar al pueblo nos desviaríamos por una pista asfaltada que nos llevaría por encima de la Muela de Cortes hasta el Refugio del Empalme o Casa de la Línea, donde aparcaríamos. 



Tuvimos la fortuna de que, Eduardo, del C.E., Avant - La Costera, viera días antes en el blog la ruta que nos habíamos propuesto hacer y se puso en contacto conmigo para avisarnos de que la carretera a Otonel desde Cortes estaba cortada por obras, lo que nos ahorró un gran contratiempo. Para solventarlo, antes de llegar a Cortes, en la rotonda donde ya se indica la indicación a la pequeña población de El Oro, nos desviamos hacia Dos Aguas y de allí hacia Millares. Antes de llegar a Millares nos desviamos por la derecha cogiendo la carretera hacia Otonel, pasamos la pequeña población y más adelante nos desviamos por una pista en ascenso a la izquierda que ya nos llevaría hasta el Refugio donde teníamos previsto el inicio.

Posiblemente la única dificultad de esta ruta sea el llegar hasta él, ya que hay que sortear infinidad de curvas por una carretera estrecha y aérea pero con buen asfalto. Tiene a su favor las espectaculares vistas que se van teniendo de todo el entorno de los cortados de la zona de Cortes.


La ruta no tenía complicaciones y muy poco desnivel ya que recorreríamos la parte alta de la Muela de Cortes, aderezándolo con un Barranquito en el cual existe por tramos un antiguo camino. Comenzaríamos la ruta desde el refugio y bajaríamos a la Rambla de los Calderones. Seguiríamos por el interior de ella hacia la izquierda hasta llegar al cortafuegos. Subiríamos un poco por él y después tomaríamos una vieja pista por la derecha que nos llevaría hasta las proximidades del Vértice Mayoral.


Continuaríamos hasta el otro extremo de la rambla y lo recorreríamos hacia la derecha para dirigirnos al punto por donde habíamos bajado. Subiríamos de nuevo a la pista y seguiríamos por ella hasta el refugio y los coches. 

A la cita acudieron Ana, Elisa (que venía por primera vez con nosotros), Rafa, Manuel Carlos y un servidor. El día amaneció fantástico y luminoso, como estaba previsto y con ausencia total de viento.

El Refugio del Empalme está completamente limpio y bien acondicionado. Tiene en su interior un gran espacio y dos mesas donde poder comer a resguardo. Incluso dos estufas de leña. En la parte de atras hay una zona con otra mesa y un paellero. Tomamos buena nota, ya que queríamos quedarnos a comer allí al terminar la ruta.





Comenzamos a caminar en principio por la carretera asfaltada, para al poco rato desviarnos por una pista de tierra a la derecha. En esta zona plana de la parte alta de la Muela, esa sería la constante. Ir enlazando viejas pistas que a veces parecen sendas y el tramo del barranco.





La ruta que planeamos sobre el mapa tiene forma de globo de diálogo de tebeo invertido, con lo que repetiríamos el primer y último tramo. Nos fuimos dirigiendo hacia el barranquito por pista que se fue convirtiendo en senda hasta llegar a difuminarse y perderse, pero no había complicación porque el matorral era bajo y con claros y se podía pasar perfectamente.



Bajamos al lecho de la Rambla de los Calderones y cogimos hacia la izquierda la pista que circula por su interior en ese punto.


Vimos que subía por la otra vertiente un rebaño de muflones de buen tamaño, a los que intentamos fotografiar.


El recorrido por estas pistas abandonadas es agradable, ya que parte de esta zona se salvó bastante del gran incendio que hubo hace unos años.





En nuestro recorrido por el barranquito llegamos hasta el cortafuegos y subimos por él para después continuar hacia la derecha en busca de nuestro objetivo.




Un disfrute total caminar con este día precioso, con temperatura ideal y sin viento y por esta zona de reserva donde no se puede cazar y no se escuchaba ni un sólo disparo. El silencio era total y casi se oían sólo tus propios pensamientos.



A lo lejos un ensoñador fondo de pantalla que captó nuestra atención.




El vértice no se encuentra en la pista, sino en lo alto de una pequeña elevación, por lo que había que hacer un trayecto de unos 200 m campo a través siguiendo los pequeños rastros de los claros y los animales. Se encuentra tapado por los pinos y no tiene grandes vistas, pero cumplimos con nuestro cometido de visitarlo.





Para volver de nuevo a la pista elegimos bajar por otra zona por no repetir.




Llegamos sin problemas de nuevo a la antigua pista y continuamos por ella entre pinos y carrascas.






Más adelante nos salimos de la pista por la derecha para encarar un pequeño barranquito que enlazaría de nuevo a la Rambla de los Calderones. Se puede también continuar por la pista para llegar al mismo barranco. Cuestión de gustos, aunque por aquí es más entretenido.


Enlazamos con la Rambla de los Calderones y la seguimos por su interior hacia la derecha, para volver al punto aproximado por donde habíamos bajado al principio de la mañana.


Caminar por su lecho no tiene absolutamente ninguna complicación.











En el trayecto vimos varios cuernos de muflón de buen tamaño.



Llegamos a la pista que baja al interior de la rambla y la continuamos hasta que después nos salimos por la izquierda en leve ascenso para llegar a la senda por la que bajamos en la mañana.



Ahora ya fuimos combinando las pistas que nos devolverían al refugio. El único sonido de motor que escuchamos en toda la mañana fue el de un helicóptero de buenas dimensiones que Manuel Carlos captó en la segunda foto inferior.



El Pico del Ave se veía en lontananza.


Llegamos al refugio y nos dispusimos a disfrutar de la comida en las mesas que había dentro, ya que el Sol todavía era fuerte para ser mitad de noviembre y una vez finalizamos, emprendimos el regreso por la muy revirada carretera. Paramos en una ocasión para que Eli pudiera tomar la siguiente instantánea de un paisaje del que se confiesa prendada.









Un salodo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE



1 comentario:

  1. Esta ha sido mi primera ruta con vosotros, lo he pasado genial, habéis sido super amables conmigo, muchas gracias por todo y hasta la próxima.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.