Páginas

sábado, 27 de enero de 2018

0227 - Vértices Geodésicos C.V.: Rives (757 m) / A+ 549 m /15 km

...





Este sábado, la ruta propuesta era subir al vértice geodésico nº 227, Rives, de 757 m de altitud, situado en el Término Municipal de Millares, Valencia.


Haríamos la ruta en el sentido de las agujas del reloj. Saldríamos de las casas de arriba del pueblo y enseguida tomaríamos senda que nos llevaría siguiendo por la parte alta del Barranco del Nacimiento. Seguiríamos por la zona del Mal Paso y llegaríamos a unas rocas que sirven de mirador: El Pilancón. Seguiríamos la senda que nos llevaría ahora un tramo por el Barranco de Francia para seguir hasta un punto en el que abandonaríamos la senda principal para tomar otra que nos acercaría al vértice, haciendo los últimos metros campo a través sin ninguna dificultad.




Volveríamos a la senda principal y continuaríamos hacia la Barraca de Tomás y después caminaríamos por el borde de los acantilados de los Cinglos de las Cavas. Visitaríamos el nacimiento de la Fuente de la Cava y la Fuente de la Higuera para seguir después en suave y cómodo descenso hasta Millares.


Podéis ver más fotos e información de la ruta en este enlace de Baladre Explorer, al que nosotros le hemos añadido el pequeño tramo para llegar al vértice.


Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-3 hasta Buñol y pasaríamos por Alborache, Macastre, Dos Aguas y Millares. 

El día prometía ser fresco y ventoso, pero sólo fue un poco fresco al inicio y el viento no acudió. Mejor que mejor. Quedándose un día soleado, claro y precioso para caminar.

A la cita acudieron: Mari, Pili, Ana, Jose, Manuel Carlos y un servidor dispuestos a conocer, como siempre que nos es posible, una nueva ruta.

Aparcamos en la parte de arriba del pueblo, al lado de una nave donde hay una fuente y así nos serviría para refrescarnos al final de la ruta.



Desde allí mismo salía una pista cementada que enseguida abandonaríamos por la derecha para seguir una magnífica senda de herradura.






Una vez superado un pequeño collado nos sorprendió la amplia vista sobre el Barranco del Nacimiento, aderezado con los contrastes de brillos y sombras de esas espléndidas primeras horas del día. Una de las recompensas de madrugar para comenzar las rutas con las primeras luces.



Mari y Jose tan contentos.



Enfrente las antenas del Alto del Carril.


Este barranco enlaza sin darnos cuenta con el Barranco de Francia, por cuyo lateral íbamos ahora.


Continuamos disfrutando de esta preciosa senda.





Llegamos a un grupo de rocas conocidas como El Pilancón, accesibles a la izquierda de la senda. Desde allí la caída es a pico y hay que extremar las precauciones.







Vistas del Barranco de Francia hacia su cabecera.









Estupenda repisa que hace de mirador.



El barranco se fue difuminando hasta cruzarlo y nos haría caminar por la senda de la Vereda del Puente de Miralles.



La senda continuaría su constante y leve ascenso ofreciéndonos ahora muy buenas vistas de las montañas de nuestra diestra.


Allí estaba la Sierra del Ave, con su pico del mismo nombre y de una altura de casi 1000 metros.





Con el zoom de la cámara, Manuel Carlos nos acercó así la caseta del Pico del Ave.



Enfrente también destacaba más a la izquierda la Sierra del Martés.


La senda nos llevó a una pista en desuso que después abandonamos por la derecha para subir un corto tramo monte a través, siguiendo sin ninguna dificultad las aberturas entre los romeros y así llegar al vértice geodésico que ya teníamos a la vista.





Elegimos ese lugar al Sol para nuestro fantástico almuerzo. Desde allí veíamos la enorme balsa de la Central de Cortes de Pallás e incluso el Vértice Cuesta Millares al que tiempo atrás hice una muy aventurera ruta en solitario.

Ana y Pili con gorro.


Sin gorro ;)


A continuación bajamos por el mismo sitio hasta el poste y continuamos recto para ir hacia los Cinglos de las Cavas. En el poste vimos un senderista que se había detenido esperando a que llegáramos. Era vecino de Millares y se ofreció a acompañarnos el resto de la ruta, por lo que disfrutamos de sus comentarios que nos iba haciendo sobre lo que íbamos recorriendo, ya que había pateado todo esto desde niño y continua haciéndolo.


Toda esta parte de la senda es espectacular, ya que vamos en todo momento recorriendo los cinglos al borde de los acantilados.



La Sierra del Martés de nuevo en las dos imágenes inferiores.



Por encima de esa larga faja de rocas pasaríamos a continuación.

Allí nos dirigimos, disfrutando de las vistas y sensaciones de cada momento. No nos cansamos de repetir que, sobre todo en este tipo de sendas un tanto aéreas, hay que mantenerse siempre alertas y extremar las precauciones.


Abajo veíamos las casas de la Fuente de la Higuera y a su derecha el Castillo y restos de otras ruinas.






¡FENOMENAL!




Hay un momento en que hay que estar atentos para abandonar la senda plana y continuar ahora por la izquierda en la única pronunciada bajada de la ruta.



La Sierra del Ave enfrente nuestro y la población de Dos Aguas queriendo asomarse a saludarnos.







Al estar tan cerca de la reserva de Cortes, en esta zona es habitual ver cabras montesas y muflones. En esta ocasión sólo tuvimos oportunidad de ver estos dos ejemplares y de lejos.


Tras la bajada llegamos directamente a la Fuente de la Higuera. Un lugar de descanso que dispone de una zona cubierta con mesa, bancos y paellero y al lado una fenomenal balsa que un vecino mantiene limpia todos los años y que hace las delicias de algunos habitantes de Millares que vienen a bañarse y disfrutar de este entorno cuando llegan las calores.





Al lado de la fuente nacía una sendita que discurre al lado del pequeño canalillo que parte desde la Fuente de la Cava y que nutre tanto la Fuente de la Higuera como la balsa.




Seguimos la pequeña conducción, que también es mantenida por el generoso vecino que cuida de la balsa y llegamos enseguida al nacimiento del agua, en una cuevecilla de la que mana. De ahí el nombre de Fuente de la Cava.












Continuamos caminando por la senda con nuestras retinas atentas a estos espectaculares paisajes.


Y sin más llegamos a la población de Millares y a los coches donde, tras refrescarnos en la fuente al lado de la cual habíamos aparcado, dimos por terminada esta bonita ruta.






Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE





No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.