Páginas

domingo, 7 de enero de 2018

2018 - 01 Sierra de la Carencia (Montserrat) / A+ 232 m / 9,52 km



...





Este DOMINGO, para que fuera la primera ruta del año tenía previsto hacer otra, pero como el día de Reyes caía justamente en sábado y abundan las comidas familiares, íbamos a hacer una sencilla y cercana para que cada uno pudiera volver a casa a la hora de comer.


Nos desplazaríamos a Montserrat y aparcaríamos en la falda de una pequeña sierra cerca de la Font de la Carencia. Haríamos la ruta en sentido contrario a las agujas del reloj para así hacer el tramo de pistas al inicio. Caminaríamos entre pistas de campos hasta llegar a la Fuente del Pavo y tomaríamos ya senda subiendo hacia el cordal. Nos dirigiríamos a la entrada del poblado ibérico y romano de Kili/Gili, que se encuentra en el extremo occidental de la loma y bordearíamos su extremo. Una vez arriba otra vez visitaríamos una pequeña cueva y ya seguiríamos por la senda del cordal hasta el extremo oriental y bajaríamos a los coches.



Para llegar al punto de inicio de la ruta seguiríamos la A7 hacia Alicante y nos saldríamos en la salida 344 para seguir por la CV-405 (Montserrat - Montroy- Torrent). Llegaríamos a Montserrat y en la primera rotonda, que tiene un gran reloj de Sol, tomaríamos la primera salida hacia Turís. Tras pasar el polideportivo hay que estar atentos a una salida por la izquierda con un cartel pequeño que indica Urbanització Ntra. Senyora de la Assumpció. Tras pasar una nave a la izquierda con una ventana grande de color verde, tomar la carreterilla de la izquierda. En la siguiente bifurcación tomar también la izquierda (la otra sólo llega a un chalet) y después tomar la pista de tierra que sale por la izquierda. Es un pequeño tramo que nos llevará al lugar de aparcamiento en la Fuente de la Carencia.

A la cita acudieron Mari, Ana, María Jesus y Rosa, una amiga suya, Jose, Manuel Carlos y un servidor. Al llegar a la Fuente todavía estaba una preciosa Luna en lo alto que Manuel Carlos, con su nueva cámara con súper zoom nos puso al alcance de la mano.



En principio hacía un poco de frescoreta, pero como no hacía viento y el día estaba despejado, en cuanto salió el Sol el mercurio comenzó a subir. De hecho yo acabé en manga corta.


Hicimos la ruta en el sentido de las agujas del reloj para quitarnos la parte más sosa al principio. Se trataba de caminar combinando pistas para ir hacia la parte occidental de la pequeña Sierra de la Carencia y subirla desde allí. Como cada uno pasa según están los campos en esa época, alguno nos lo encontramos abandonado y lleno de matojos, por lo que lo tuvimos que atravesar para ir de nuevo a otras pistas.







Comenzamos a desviarnos hacia la derecha y pasamos por el área recreativa y la Fuente del Pavo. Es imposible no identificarla por la bonita figura del pavo real que hay encima. De la fuente caía un buen chorro de agua.







Espectacular el gran ejemplar de eucalipto que hay al lado de la fuente.




Desde ahí mismo acometimos la subida. Hay tantas sendas que es fácil no seguir la misma. Nosotros tomamos una que nacía a la izquierda de la fuente pero después enlazamos con otra que venía por la derecha y parecía la principal.


A lo lejos se distinguían el Pico del Ave (952 m) y a su izquierda el Colaita (828 m).


 
En un tramo la senda que seguíamos se fue perdiendo pero no hubo problema en subir buscando el mejor paso y enseguida unimos con la senda principal que venía por la derecha.








De todas formas, por estas sendas parece que no suele pasar mucha gente, ya que los romeros se empeñaban en taparla con facilidad, pero siguiendo la dirección del track no había mayor dificultad.






La sombra del senderista es alargada, como decía Miguel Delibes.




Nosotros disfrutando siempre hacia la derecha, continuando por la falda de la Sierra.




Llegamos a unos campos de albaricoques que tienen una valla de alambres. Como estaban trabajando dentro intentamos ir por fuera de la valla pero se complicaba el tema y el dueño, que nos vió intentando pasar por arriba, nos echó una voz  y nos dijo que pasáramos por dentro por lo que dimos la vuelta y pasamos junto a la valla pero por el interior de la plantación.

Abandonamos ese campo por otra puerta de la valla y un poco más adelante nos encontramos con otro primo hermano del anterior. En éste no vimos la puerta e intentamos de nuevo por fuera de la valla, pero como tampoco se podía, entramos por un punto que estaba casi caída y más tarde salimos por otro punto de iguales características.


Al fondo se veía la siluera del redondeado monte del Motrotón, perteneciente al Término de Yátova.



La senda que seguíamos abocó en una senda grande que aparece limpiada para seguir el recorrido del perímetro del poblado íbero. Nosotros aquí alteramos el track que teníamos previsto y tomamos dirección hacia arriba. En un principio íbamos a bajar y subir por el cartel principal pero cambiamos de idea sobre la marcha.

Encontramos una señal explicativa y al lado había una cueva de pequeña entrada pero que permite el paso agachándose, dentro se observaban unos escalones y lo que más nos llamó la atención era el gran chorro de aire caliente que salía de dentro. Tanto que nos empañaba los cristales de las gafas y parecía que hubieran encendido un motor de aire acondicionado. Como nos faltaba nuestra exploradora a ninguno nos dio por entrar y continuamos con el paseo marcado.







De vez en cuando iban apareciendo más carteles y unas señales con el número que venía a continuación, aunque nuestro recorrido no lo seguía en orden. Nosotros nos esperábamos restos de viviendas o de los habitáculos y estancias del poblado íbero como hemos visto en Meca, Olocau o Edeta, pero aquí sólo vimos trazas del perímetro.












Con el súper zoom de Manuel Carlos se podía ver así la caseta del Pico Yerbas de Chiva.


Vistas hacia Buñol y su viaducto por donde pasa la A3.




E incluso la Universidad Laboral de Cheste.






Ya estábamos en la medianera de la Sierra y ahora la recorreríamos toda por el cordal. Por detrás de la torre eléctrica que está allá al final bajaríamos hacia los coches. Nos quedaba un buen ratillo de disfrute.






El Pico del Ave.


Por el cordal hay senda en todo momento.








Hay un momento en que la senda circula por la parte izquierda de la Sierra, la de la umbría y se nota en su frondosidad.









Una amiga salió a saludarnos.


Y sin más llegamos a donde teníamos aparcados los coches. La fuente de la Carencia tiene un grifo por lo que supongo que tendrá agua, pero no me quise ni acercar pues estaba lleno de avispas.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE



No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.