Páginas

sábado, 17 de febrero de 2018

2018 - 02 Peñascabia, Tajos, Resinero, Esftrechos del Cascajar, antigua senda, El Molinar / A+ 663 m / 16,45 km

...




Este sábado la ruta propuesta era subir al Peñascabia. Estuvimos por última vez el 12 de febrero de 2011 y en esta ocasión iríamos el 17 de febrero. Se ve que tenemos que venir siempre alrededor del día de los enamorados y es que en verdad esta montaña enamora.

En aquella ocasión, cuando lo subimos con el desafío de los “Más de Mil”, logramos encontrar una vieja senda que salía de detrás del Estrecho del Cascajar. Cuando íbamos por ella Jose propuso en un momento que bajáramos recto en lugar de seguir la senda, que daba más vuelta, pero como la que seguíamos estaba tan clara no lo tuvimos en cuenta. En esta ocasión haríamos esa variante que él proponía y que acorta la ruta en casi un kilómetro.




Saldríamos del parking del área recreativa de Los Cloticos y subiríamos al Peñascabia y al vértice. Pasaríamos por el Cerro de la Cruz y después cogeríamos en descenso la Senda de los Tajos que nos llevaría al Barranco del Resinero. Caminaríamos por él y enlazaríamos con el curso del Barranco del Palancia. Pasaríamos el Estrecho del Cascajar y tomaríamos por la derecha la vieja pista en ascenso. Nos saldríamos por la senda y después tomaríamos la variante prevista para esta ocasión que nos acortaría el descenso hasta la aldea de El Molinar y volveríamos a los coches.

A la ruta acudieron Mari, Pili, Ana, Juan Carlos, Jose, Manuel Carlos y un servidor. Creía que se apuntaría también nuestro amigo Riquelme, vecino de Segorbe y que suele acompañarnos si le coincide cuando hacemos alguna ruta cercana a su zona. Se ve que en esta ocasión tendría otros compromisos. Un saludo desde aquí de parte del grupo.

Siendo las 8 tocadas ya estábamos aparcados en el Área recreativa de los Cloticos, junto a su famosa fuente. El día se presentaba ventoso en las alturas y con posibilidad de que cayera alguna gota cerca de las tres de la tarde, aunque al final se quedó un día magnífico.



Debajo del parking se veían varias caravanas en el camping.



Cruzamos el área recreativa que dispone de muchas mesas, fuente, servicios, paelleros y hasta una mesa a cubierto y subimos por detrás hasta la carretera.



La seguimos hacia la derecha admirando a ambos lados el fabuloso escenario.





Saltándonos una curva de la pista por una senda que salía a la izquierda, llegamos a la abandonada caseta forestal. Detrás de ella hay una valla desde la que uno ya puede abrir boca mirando cómo el valle se abre por la derecha, ver abajo la Aldea de El Molinar e intentar adivinar por la ladera de enfrente por dónde transcurre la senda por la que volveríamos más tarde.





Regresamos a la pista y justo enfrente nacía la senda que sube por el cortafuegos. El trayecto es a menudo bajo la gran pinada en una senda muy agradable.







En esta foto llegamos a la pista superior y nos detuvimos un momento a recuperar el resuello, pues la subidita tiene una pendiente considerable.


Detrás de nosotros y al otro lado del barranco se alzaba con chulería la zona llamada Las Peñas de Amador, donde destaca la caseta forestal del Alto Fustero. Allí se encuentra una mesa de piedra con asientos para descansar un rato con unas formidables vistas. Estuvimos allí en 2013 cuando hicimos la ruta para subir al vértice Ragudo.



Lo que es una pena es la muchísima cantidad de orugas de procesionaria que pueblan y se comen los pinos. El suelo también estaba lleno, tanto en hileras como en montones. Aquí hay una verdadera plaga que el organismo competente tendría que solucionar. No sé si con trampas de feromonas o fumigando. Que hagan algo pero ya. Si no este fabuloso pinar corre serio peligro.



Tras el tramo de pista volvimos a coger una senda que salía por la izquierda y que nos llevaría hasta las rocas del Peñascabia.







Vistas abajo del desfiladero por el que circularíamos después.



Manuel Carlos logró captar el majestuoso vuelo de este águila.


Llegamos a lo alto de la zona rocosa y nos acercamos con precaución a ver las vistas desde allí.


Podían verse todavía restos de nieve en las montañas cercanas y el vértice ya próximo a nosotros.



El desfiladero del Cascajar que nos esperaba allá abajo.



Continuamos haciendo un pequeño tobogán para subir al vértice que estaba en la loma próxima y vimos algunos restos de nieve. Aproveché para llenar un vasito y así tomarme un coñac con nieve tras el almuerzo. Me gusta hacerlo en las raras veces en que la nieve nos da la oportunidad de acompañarnos. De paso y antes de llegar a la parte de arriba donde se encontraba el vértice, buscamos un lugar al Sol y resguardado del viento para sentarnos a almorzar.



Continuamos después subiendo hasta el vértice del Peñascabia y admirando las  vistas de 360 grados que se tienen desde allí.


Veíamos cercana la Peña Juliana, que ya visitamos en un rutón hace tiempo al subir al Peñaparda.


Aquí la tenemos en primer término. A la izquierda las rocas de la Peña Juliana y a la derecha las antenas de La Salada.


En la dirección opuesta se veía el Pico Pina en primer término y detrás de él el Peñagolosa.


Aquí traídos con el zoom.


Aquí Pili en plan Buzz lightyear: "¡¡Hasta el Infinito y más allá!!"








Volvimos un poco sobre nuestros pasos hasta la senda principal y continuamos por ella hasta llegar a las inmediaciones del Cerro de la Cruz, que es en realidad el punto más alto del Peñascabia y que teníamos ya ahí enfrente.




Nosotros nos salimos de la senda por la izquierda y subimos haciendo una pequeña y sencilla trepadita. Si se quiere subir más fácil puede hacerse un poco más allá, por dónde nosotros bajamos después.











Volvimos a la senda y la continuamos hasta llegar a la pista de tierra. Allí mismo se ve la indicación para seguir descendiendo por la fenomenal Senda de los Tajos.



De los Tajos o "tejos", porque en esta zona hay una buena cantidad de ellos y con un aspecto muy sano. Este árbol se encuentra en extinción y está protegido.









Llegamos a un poste y seguimos la dirección que indica a la Fuente Sunsida. Esta senda nos llevaría hasta el cauce del Barranco del Resinero.


Otra de las muchas maravillas de esta ruta. Es una sensación muy placentera caminar por el interior de este barranco.








Hay sendita por su interior, que va cambiando a un lado y otro del pequeño arroyo.


Un formidable ejemplar de acebo.






Chulísimo el barranquito y el escuchar el rumor del agua acompañándonos. También había buenos ejemplares de sabinas.


























La senda acabó de sacarnos del barranco por la izquierda y nos emplazó por una pista de rodeno.


Aquí la circulación se hacía más rápida y continuaríamos por ella hasta el desvío hacia el Desfiladero del Cascajar.



Tomamos el desvío por la izquierda y enseguida se convirtió de nuevo en senda. De vez en cuando nos guiaban unos pequeños puntos rojos, aunque en este tramo no hay pérdida.









Aquí tenemos la entrada a los Estrechos y en este punto es donde dicen que se encuentra el nacimiento del Río Palancia. En estos momentos el punto está seco en superficie, aunque corre por debajo, como habíamos visto viniendo hacia aquí.



Nos adentramos ahora en el precioso desfiladero. Hay que tener la precaución de no hacerlo en previsión de fuertes lluvias o cuando lo haya hecho con fuerza recientemente, ya que puede haber zonas dentro en las que se haya acumulado agua en pequeñas pozas que impedirían o dificultarían el paso a través de él.






Comprobamos agradablemente que se han instalado algunas grapas que ayudan en los pasos de algunas rocas.




Esta es la poza que suele tener agua, aunque se pasa sin problemas por su lateral.


Espectacular.













Salimos del estrecho una vez cruzado y continuamos por el lecho del barranco unos cuantos meandros hasta salirnos por la derecha por una antigua pista. Han puesto una fita y se nota que en todo este tiempo desde que no veníamos, se está utilizando con asiduidad esta salida.

Nada más salir del estrecho me fijé que a la derecha hay una canal con bastante pendiente pero limpia y que se puede investigar para ahorrar el desplazamiento y vuelta por arriba hasta llegar a la senda superior. Es una subida comprometida y aventurera y no apta para todos los públicos pero que seguramente intentaré la próxima vez que vengamos por aquí.



Esta es la antigua pista de salida del barranco. En ella vimos muchos fósiles en las rocas.



Llegamos donde la pista hace un giro a la izquierda y vimos la fita enfrente indicándonos la salida hacia la senda. Esta senda es también una pasada y nos va dejando ver la magnífica estampa de la parte del Barranco del Resinero que acabábamos de recorrer por su interior.


La senda circula a bastante altura y se podía ver abajo la pista que también vuelve hacia los coches.


Hay un momento en que la senda desemboca en una pista. Cuando hicimos la ruta en 2011 continuamos por ella hacia la izquierda con otro recorrido pero ahora, justo enfrente vimos que continua la senda en descenso y es la que seguimos.



Después de un rato podíamos ver la caseta forestal visitada en la mañana en la otra vertiente.
Una cosa a tener en cuenta. Hay un momento en que la senda llega a una zona de pedreras y en ella está bastante difuso su seguimiento. Hay que cruzar la primera parte de la pedrera y después la senda continua hacia abajo, no de frente. En este punto la señal del GPS al chocar con las paredes hace que nos sitúe a la izquierda o la derecha llevando a confusión, pero hay que seguir la senda clara hacia abajo que nos irá bajando lateralmente.





Llegamos a la pista inferior y cruzamos unos metros de pinos para coger la pista cerrada al paso de coches por una cadena y que conduce a la aldea de El Molinar.


Una vez allí comprobamos con algo de nostalgia la completa sequedad de las dos grandes pozas que otras veces hemos visto a rebosar y con cascadas, incluso con gente bañándose en su interior.


En cambio la fuente continuaba dando un buen chorro de agua fresquísima y buena. Contamos hasta cinco fuentes dentro de la población y todas funcionando.


La tranquilidad de esta pequeña aldea tan cuidada se transmite incluso a través de las imágenes.



Salimos del grupo de casas al cruzar la plaza, por la derecha y cruzamos el puentecito siguiendo sin más la pista hasta llegar de nuevo al área recreativa donde teníamos los coches. La fuente de Los Cloticos seguía dando sus dos chorros de agua como si no pasara el tiempo por ella.



Y como en aquella ocasión hace 7 años, Juan Carlos y yo volvimos a refrescarnos los pies en el agua que cae sobrante de la fuente. Faltó por acompañarnos en el ritual Manuel Carlos porque se había tenido que ir un poco antes y sin más dimos por terminada esta preciosa y completísima ruta que tiene un poco de todo. Montañera, sendas preciosas, dura subida, magnífico barranco, paso por desfiladero, senda en altura...¡Sensacional!






Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


2 comentarios:

  1. Excelente ruta Pablo, la subida al vértice, los pinares (a pesar de la procesionaria), los tejos, el murmullo del Resinero, el estrecho, el Molinar...nos gustó mucho cuando la hicimos en su día y a buen seguro que la repetiremos, haciendo además la variante que propones, ya que aquella vez el tramo del estrecho lo hicimos de ida y vuelta.

    Es curioso lo de las fechas, la primera vez que estuvimos en Bèrnia fue el 18 de febrero de 2012, y ayer día 17 anduvimos por allí otra vez, y es que esta, igual que Peñaescabia, son montañas, y ya que ha salido Cupido a escena, de "flechazo" ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Magnifica ruta Pablo, no pude acompañaros ya que tenia ruta con el grupo que organizo casi todos los sábados, pero espero escaparme alguno para acompañaros, aunque sea a comer cerezas en junio.
    Que recuerdos de aquellas primeras rutas de los +1000, con la ruta a Escavia nevada, saluda de mi parte a Mari y José, Pili y Manuel Carlos y al grandullón de Juan Carlos, un fuerte abrazo para todos.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.