Páginas

sábado, 6 de octubre de 2018

2018 - 10 Subida al Buena Leche desde el Azud de Tuéjar (otra) A+ 533 m / 14,35 km

 
...



Este “domingo” la ruta propuesta era recorrer una que hicimos en septiembre de 2013 para subir al Vértice Geodésico nº 125 en orden de altura de la Comunidad Valenciana, Buena Leche, con 1021 m de altitud, situado en el Término Municipal de Tuéjar, Valencia. 

En aquella ocasión la hicimos larga y aventurera. Ahora la habíamos previsto más corta y llevadera y cambiado la parte de la subida hasta el vértice, conservando el mismo regreso, que es todo por senda.
Iniciaríamos esta ruta desde el Azud de Tuéjar y su área recreativa. Caminaríamos en principio por el interior de la Rambla de Arquelilla, que nos llevara a las Pinturas Rupestres de los Corrales de Silla. A continuación seguiríamos por la rambla  y más adelante nos desviaríamos por una pista por la izquierda que nos llevaría al punto donde tomar un cortafuegos en ascenso que, de seguirlo entero nos llevaría al Alto del Gamonal, pero nosotros a mitad de él tomaríamos una pista que encontraríamos por la derecha y que nos llevaría hasta el vértice. 


Previsiblemente almorzaríamos allí y después emprenderíamos el regreso por la pista para, enseguida, estar atentos para coger una senda por la derecha que nos llevaría por el Barranco de Nieva de nuevo a la Rambla de Arquelilla y a los coches.
 
A la  cita acudieron Pili, Mari, Ana, Nolo, Jose, Manuel Carlos y un servidor y a las 8 de la mañana ya estábamos en el punto de inicio en el Parking del Azud de Tuéjar.



Con la  mañana fresquita comenzamos a caminar pasando por la parte superior del restaurante. Vimos que las grandes vigas de madera que soportan el tejado se han deteriorado gravemente, posiblemente por la carcoma u otra dolencia y están apuntaladas.







Caminamos rodeados por cortados a ambos lados.



Llegamos a la altura de las pinturas rupestres de Los Corrales de Silla, pero como las hemos visitado otras veces y no hemos sido capaces de ver ya nada, obviamos la subidita y continuamos.


En la parte superior de  la imagen se puede observar lo bien recortadito que está el perfil del cortafuegos por el que tendríamos que circular en parte más adelante.






Al poco de salir de una curva en herradura que hacía la pista tomamos la senda en subida por la izquierda, que nos llevaría a través del cortafuegos hasta una pista superior paralela a la que llevábamos. Hay que estar atentos para no pasarse el inicio.



Este tramo de subida es muy exigente por el desnivel que tiene. De no haber subido por aquí, se puede llegar al mismo sitio continuando por la pista que llevábamos, pero esto era más interesante que la monotonía.






Aún nos quedaba un tramo que subir y las conversaciones se iban acallando para poder dar paso a las bocanadas de aire y respirar. La verdad es que una vez allí y viendo, en el sitio, que había buena continuidad hasta arriba del Alto del Gamonal, nos daban ganas de continuar subiendo por aquí, pero la exigencia de la subida y que algunos llevaban varios meses fuera de rodaje hicieron que lo dejáramos para otra ocasión y continuamos con el plan previsto.







Llegamos a la pista y la cogimos hacia la derecha, volviendo a acompasar las pulsaciones y a caminar con placidez entre los pinos.



La pista va subiendo poco a poco y se pueden observar buenos ejemplares de buitres que nos sobrevuelan.



Cinco años después volvíamos a hacernos la misma foto en el vértice con la caseta forestal detrás. Ese lugar  está muy despejado y expuesto al viento, por lo que continuamos un poco más para buscar un buen sitio para almorzar.



A la altura de un pino que veríamos a nuestra derecha nos salimos de la pista para seguir la difusa senda en descenso. Sólo es un pequeño tramo indeciso hasta llegar a unos campos de almendros que están abajo, donde ya se sigue el recorrido sin problemas. Como se ve en la imagen, tomando el centro de la bajada de aguas, se baja perfectamente. Nosotros hicimos la parada de almorzar arriba, nada más comenzar la sendita, ya que dado el día fresquete que nos había salido, apetecía estar al Sol.



Llegamos a los campos de almendros y cuando llegamos al inferior ya se veía un trazo de pista entre ellos que continuamos por nuestra izquierda y que ya engancharía con la senda hasta el final de la ruta.




Esta senda es estupenda. Una maravilla caminar por ella y en muchos tramos a la sombra. Jose, que hacía mucho tiempo que no venía, se encontraba feliz aspirando el aire fresco de la montaña, con el sonido de la brisa en los pinos y el aroma de tomillo que nos acompañaba en todo el recorrido.







Al fondo se veían las antenas del Pico del Remedio de Chelva.











La senda discurre paralela y siempre en suave descenso al Barranco Nieva.









Sin más llegamos al lecho de la Rambla de Arquelilla y, un poco más adelante, unimos con la pista con la que habíamos iniciado en la mañana.







Cuando llegamos al restaurante del Azud, cogimos la carreterilla de la derecha para visitar el nacimiento de las aguas y el área recreativa.













A pesar de lo fresco del día todavía había una desafiante bañista disfrutando de estas frías aguas. Nosotros, tras dar una vuelta por el entorno, llegamos a los coches dando por terminada esta agradable ruta en la que hemos disfrutado de un buen día caminando por la montaña y disfrutando del enorme pulmón que se conserva en la zona y de sus aromas.




Un saludo a todos y hasta la próxima. 
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE




No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.