Páginas

lunes, 12 de abril de 2010

Montanejos - Sendero de los Estrechos - Cueva Negra

"Un regalo para los sentidos"

Para ese lunes que teníamos fiesta, la family me pidió que les preparara otra excursión (después de la palicilla que me dí con Manuel Carlos el día anterior) y me decidí por llevarles a hacer el Sendero de los Estrechos en Montanejos, que sin tener mucho desnivel ofrece unas vistas fantásticas y cuenta con el aliciente adrenalínico de mojarse sí o sí al pasar al lado del chorro de la presa.

Aparcamos en el parking del polideportivo que está a la salida del pueblo, nada más cruzar el puente a la izquierda. Hay un cartel que dice que es gratuito menos de junio a octubre en que el Ayuntamiento fija una tasa. Hay sitio de sobra para aparcar, un parque con juegos para los niños y al lado del río mesas con bancos a la sombra para comer. Hasta hay una fuente.

Comenzamos subiendo ¡cómo no! por una senda que enseguida nos quita el frío.



El subir es lo que tiene, que rápidamente tienes unas buenas vistas a tu alcance.


Seguimos subiendo y podemos contemplar Montanejos desde arriba y una pequeña presa en el río.



Después la senda se vuelve cómoda y por momentos un poco aérea pero sin problemas.



La senda más tarde nos baja hasta el río que nos refresca la vista y los oídos.



Al cruzar el río por un puente con el suelo de traviesas de madera vimos unas piedras lisas justo al lado del agua donde nos dispusimos a almorzar al sol. Más adelante encontramos otro puente metálico en la estación de aforo, que sólo hay que cruzar para hacer las correspondientes fotos del canal.




Seguimos la senda hasta que llegamos a la zona del espectacular chorro que sale a mucha presión tras atravesar la montaña para mover turbinas eléctricas. Nosotros vendremos desde el fondo de la imagen, a la derecha y al pasar por el camino te mojas enterito por esa nube de gotas que despide el chorro. Es obligatorio llevar en la mochila chubasqueros para la ocasión. Un buen apaño es llevar de esos económicos que venden en las tiendas de chinos o de todo a un euro, que son como capas bastante grandes y tapan mucho y además son muy baratos y no pesan nada.


Aquí os dejo un pequeño video que hice para que veáis esta imagen en movimiento.

video

Después de cruzar la neblina de gotas, hay un puente desde el que se puede observar en toda su extensión y desde el que normalmente ya no te mojas . Claro que depende del humor con que se haya despertado Eolo.

Tras esta visita y continuando el camino subimos por unos empinados metros a la carretera y nos dirigimos a la izquierda, hacia el túnel. Poco antes de llegar a él hay una senda que sale frente a nosotros y que nos lleva hacia arriba en zig zag sorteando un fuertecillo desnivel. Cuando llegamos arriba, toca bajar y hay unos trozos divertidos en los que hay que hacer unos pequeños destrepes.



Siguiendo la senda en la que aproveché para quedarme rezagado y dedicarme al noble arte de la recogida de espárragos, veremos los acantilados de la otra parte del río. Por allí discurre la senda por la que hemos pasado antes, por el cortado más alto de los dos. De ahí que dijera al principio que había una senda "un poco aérea".


Más tarde llegamos a un poste donde se indica la dirección a la derecha hacia la Cueva Negra. Esta visita es opcional ya que se sube y se baja por el mismo camino. Tras seguir un trozo de senda bastante empinada llegamos a la cueva que impresiona por el tamaño de su boca. Es un recinto bastante grande que los escaladores aprovechan para colgarse de sus paredes como si fueran murciélagos. La bajada al interior es bastante resbaladiza.



Con esto llegamos a los coches, donde acaba el track que he colgado. Comimos en las mesas que hay al lado del río, tras el pertinente baño de pies en el agua templada del Mijares. Tras dar cuenta de las viandas seguimos paseando por el margen hacia la Fuente de los Baños, saliendo a nuestro paso numerosas zonas aptas para bañarse: las llaman piscinas termales y con unas aguas muy transparentes.






Llegamos al final del recorrido ya que no se puede continuar más y encontramos la fuente que tiene una curiosa inscripción. Estos antiguos reyezuelos no sé si hablarían árabe, pero lo que es seguro es que "sabían latín".


Y junto a la fuente se observa esta imagen del río que viene de los Estrechos, con paredes verticales y hacia donde se puede ir nadando por sus aguas templadas como esos dos que estaban disfrutando cuando tomé la foto.





Esta vez el track tiene la forma de un cisne mirando hacia la izquierda, con la cabeza cerca del embalse.




















Bonita excursión en una zona que nunca defrauda por su entorno natural y que se puede hacer paseando tranquilamente ¡que no todo va a ser correr!

Un saludo y hasta la próxima.
Podeis descargar el track haciendo clic aquí: PABLOONCE

3 comentarios:

  1. Es una ruta ideal para hacerla en verano y acabar con un baño en la Fuente de los Baños. Os lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  2. Esta ruta o alguna de las otras que tiene Montanejos, es ideal para hacerla en junio junto con la comida de fin de curso senderista RocaCoscolla, bañandose en esas pozas que son una delicia, con aguas transparentes que dejan ver hasta las uñas de los pies y con una temperatura fantastica y despues una buena comida en alguno de los varios restaurantes que existen en la población

    ResponderEliminar
  3. Genial!!!! me la apunto para la próxima visita a Montanejos, yo etsuve hace unas semanas en plan tranquilo y romantinco y me quede con ganas de mucho más...puedes acceder a la fuente de Baños por un paseo que rodea las piscinas naturales de agua termal a una temperatura constante de 25ºC. Enfrente existe un sendero forestal de 700 mts cuya dificultad es baja-media (no soy muy deportista!) para visitar la Cueva Negra.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.