Páginas

sábado, 24 de diciembre de 2011

0044 - Vértices Geodésicos C.V.: Palomeras (1260 m) / A+ 525 m / 17,67 km

...
"¡Que volvamos a ser un poco como niños
y creamos que todo es posible!"



Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 44 en altura de la Comunidad Valenciana, Palomeras, con 1260 m de altitud, situado en el Término Municipal de Ayora, Valencia.

Saldríamos desde la Ermita de San Antonio, ubicada en la partida de Casas de la Unde. Pasaríamos por la Fuente de la Cadena y seguiríamos una senda que en leve ascenso nos llevaría al Pozo de Vidal y al alto de La Muela. Por el borde de ella llegaríamos al Cerro de Palomeras y al vértice del mismo nombre y nos asomaríamos al acantilado que nos ofrecería unas magníficas vistas del Valle de Ayora.

Retrocederíamos y bajaríamos un poco por una pista por la que daríamos la vuelta a la muela. Buscaríamos el Manantial de Cueva Negra y pasaríamos por la Fuente de la Sabina. Subiríamos por una vieja senda hasta la Punta de Cueva Negra y continuaríamos por ella, en descenso, hasta la Ermita donde tendríamos los coches.

A la cita acudieron Mari y Jose, Kiquet, Toni, Manuel Carlos y un servidor.

Llegamos a Casas de la Unde tras un leve titubeo en los últimos metros, ya que por donde el GPS de coche nos decía, en realidad no era, sino que hay que desviarse a la vista de un panel que anuncia "Paraje Natural de la Unde". Otro día no habrá que despreciar hacer el track de aproximación.

Además, no veíamos la Ermita por ninguna parte, así que decidimos aparcar en la misma carretera, junto al área recreativa, y ya la buscaríamos a la vuelta, cuando hubiera más luz, que de noche todas las Ermitas son pardas.

Nos pusimos en camino a las 7:50, con un cielo despejado, sin viento y con una temperatura de 3 grados bajo cero, pero no había sensación de frío. Nos salimos de la carretera por la izquierda para pasar por dentro del área recreativa, que es bastante grande y está bien dotada de paelleros, una charca grande y varias fuentes. Contamos hasta 5.


Paramos un momento en la Fuente de la Cadena a hacer alguna foto y seguimos nuestra pauta, que ahora era una estrecha sendita que se internaba por la pinada y donde tuvimos que esquivar varios pinos caídos.


Era muy agradable caminar por esta senda poco pisada y en leve ascenso, lo que hizo que enseguida las chaquetas fueran a ocupar su lugar en las mochilas.


Llegamos al Pozo de Vidal con su abrevadero y aquí tuvimos una pequeña pausa. Resulta que en las rutas que hacemos suelo pasar el track que tenemos previsto realizar a los componentes del grupo que me lo piden y así somos más para opinar y es más entretenido para todos el intentar seguirlo... y alguna vez en que he sido objeto de bromas para divertirnos, les había dicho que en alguna ocasión les daría tracks levemente distintos a cada uno y que entonces me reiría yo. Y en esta ocasión casi pasa eso sin querer hacerlo, ya que por la fecha que era y que queríamos ir pronto a comer a casa, yo había hecho dos tracks, uno que había trazado por la pista y otro algo más corto pero aventurero y a ellos les había mandado el de la pista, mientras que yo llevaba el otro, lo que hizo renacer la broma de otros días.

De todas formas, pasado el primer momento, todos estuvieron de acuerdo en seguir el track más rápido y continuamos. Subimos en principio siguiendo un barranquito y más tarde, monte a través, buscando el mejor paso hasta que llegáramos al borde de la muela. En la tercera imagen se puede ver uno de esos momentos de... búsqueda, jeje. En este tramo hay que ayudarse del track para ver la dirección que tomamos pero hay que guiarse por la intuición buscando la mejor zona de paso.


Llegamos al borde de la muela y nos llevamos una muy grata sorpresa, ya que las vistas en ese día claro desde las alturas eran muy gratificantes.




Se veía a lo lejos la columna de vapor de la central nuclear de Cofrentes.


Disfrutamos caminando por el borde del acantilado, que hacía una gran curva, teniendo a la vista el morrón hacia donde nos debíamos dirigir. Como por el borde, no era fácil continuar, lo hicimos internándonos un poco, siguiendo lo que parece ser tramos de senda si uno tiene mucha imaginación, pero se caminaba bien y sin problemas.



Al final salimos por la derecha hacia la despejada parte central de la muela, donde discurría una pista y la seguimos hasta llegar al vértice y la caseta de vigilancia forestal. Es éste un vértice que tiene una base amplia de hormigón y que nos vino perfecto para almorzar allí sentados al sol y con esas vistas impresionantes por las que sientes que vale la pena hacer el esfuerzo cada sábado.

Tras los dátiles, mazapanes, galletas, café, etc, Jose sacó una botella de champán y nos hicimos la foto de grupo brindando por todos vosotros, ataviados con los gorritos de Navidad.



La buena visibilidad nos permitía observar en primer lugar el pico Atalaya y más lejos el Caroch, a los que iremos subiendo cuando les vaya tocando el turno.



Retrocedimos por la pista por la que habíamos llegado al vértice y al final giramos a la izquierda para comenzar a dar la vuelta a toda esa montaña. Nos ahorramos (con el track corto) unas lazadas que hacía la pista, bajando por un antiguo cortafuegos.


Descendimos hasta la pista y entre variadas conversaciones y admirando la buena pinada que alfombra la ladera y toda la zona, fuimos haciendo camino.


Las vistas hacia arriba nos hicieron pensar en un principio que la parte de la izquierda es donde habíamos estado almorzando y todo el circo era el que habíamos recorrido por el borde, pero mirando el mapa nos dimos cuenta de que estábamos equivocados, como lo demostró el que algún kilómetro más tarde, apareciera ante nuestros ojos la caseta de vigilancia forestal, como se puede apreciar en las siguientes imágenes y entonces sí que vimos gran parte de la zona por la que habíamos caminado.




El track que había previsto se internaba ahora, cerca del refugio de Palomeras, por una senda que haría que variáramos el firme, pero lo despreciamos en aras de la rapidez del regreso.

Pasamos junto al Manantial de Cueva Negra, pero teníamos que desviarnos para buscarlo y como teníamos puesta la directa, no nos paramos a ello. Cada vez que sacrifico un tramo que, cuando he estado preparando la ruta me parecía que sería interesante, es como si me traicionara un poco a mí mismo. Hay veces en que no hay más remedio que hacerlo, pero no puedo evitar que no me guste.

Un poco más tarde también teníamos previsto pasar por la Fuente de la Sabina y aunque fuente como tal, no vimos, el entorno húmedo y frondoso hacía que sí que nos pareciera posible que estuviera o hubiera estado en el pasado por allí.


Nos dirigimos a la carretera y sin más llegamos al pueblo. Resulta que cuando llegamos por la mañana habíamos estado parados al lado de la Ermita sin saberlo, pero ahora ya no era nuestro objetivo. Continuamos andando hasta el Área Recreativa y la fuente de la Cadena, que nos había gustado especialmente, mientras que los conductores acercaron los coches al lugar. Y allí procedimos al relajante baño de pies en un agua que no estaba tan fría como hubiera debido estar, dadas las temperaturas del inicio de la mañana. Pasamos de los -3 grados de la mañana a +21 cuando llegamos a recoger los coches a la gasolinera de El Pont.


Ya en camino, y al pasar por Cofrentes, pude fotografiar con el móvil desde el coche en marcha, las dos torres de evaporación de la central.


Una ruta agradable y sencilla, con unas vistas magníficas desde arriba y una gran pinada que rodea toda la zona. La senda de inicio desde el Área Recreativa es muy agradable y una vez visitado el vértice se puede bajar por una empinada senda (puede verse en el mapa a continuación marcada con una línea discontinua) que desemboca de nuevo en el pueblo, haciendo así una ruta bastante más corta pero que no toca pista para nada y que puede ser una buena opción si se quiere pasar el día tomando como base la zona de los paelleros con sus abundantes fuentes.

Os dejo a continuación el video (dejando la publicidad aparte) en el que figura el deseo que da título a esta crónica:





Un saludo a todos y hasta la próxima ¡¡FELIZ NAVIDAD!!
Podéis descargar el track pulsando aquí: PABLOONCE

2 comentarios:

  1. Muy interesante esta ruta, este verano pasé por esa zona y me dije "deben de haber buenas vistas desde allá arriba", con esta entrada queda confirmada mi espectativa.
    Buena entrada, felices fiestas.

    ResponderEliminar
  2. Hola! He estado hoy intentando esta ruta, siguiendo el track que facilitas... Y digo intentando porque el tiempo hoy no estaba para tonterías y sobre todo la ruta, que una vez subido el barranco a partir del pozo vidal, para buscar el borde de la muela, pues casi q es campo a través, con vegetación bastante espesita (almenos por donde iba la linea del track que he seguido casi en todo momento) y de senda, pues casi q nada, como mucho intuías tramos más abiertos que otros pero poco más (casi que ahora entiendo el jeje y los momentos de búsqueda que ilustras más arriba cuando hablas de la 3ª imagen)... Llegados al borde nos pilló tormenta, y visto lo visto del camino, decidimos volvernos por donde habíamos venido... Creo que en el wikiloc deberíais indicarlo para que quien descargue el track sepa a lo que va... Es solo un consejo... Por lo demás, felicitarte por el blog, que reconozco que está muy bien... Saludos!!!

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.