Páginas

sábado, 12 de mayo de 2012

19ª Etapa GR-7 Comunidad Valenciana: de Bocairent a Alcoy / A+ 860 m / 27,39 km

....
"De según cómo se mire, todo depende"


Hay que ver cómo cambian las rutas y lo distintas que parecen cuando realizas unas que han hecho otros o al contrario, otros hacen las que tu has hecho y ves cosas distintas a lo que ellos vieron o te llaman la atención otras cosas y viceversa. Hasta la misma ruta hecha en un sentido o en otro es diferente, por eso creo que disfrutamos tanto del monte porque, depende..., de según cómo se mire..., todo depende.

Esta semana tocaba acompañar a Kiquet en nuestra etapa nº 19 del GR-7 a su paso por la Comunidad Valenciana. A la cita acudieron Mari, Jose y Karmen, que lo harían en sentido Alcoy-Bocairent y Kiquet, Manuel Carlos, Juan Carlos y un servidor, que lo haríamos desde Bocairent a Alcoy para, cuando nos cruzáramos intercambiarnos las llaves de los coches y poder así solventar el problema de las rutas lineales.




Casi toda España estaba atacada por una ola de calor sahariano. Si mirabas el mapa del tiempo parecía un mapa de la Reconquista de la Península en la época de la dominación árabe. Sólo se salvaba la franja atlántica del norte de España.

Aquí podéis ver un vídeo de la simulación del vuelo en 3D por encima del track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


Cuando comenzamos a andar, a las 6:55 horas, aún se estaba bien con el fresquete de la noche. Continuamos donde lo dejamos en la otra etapa, junto a una rotonda que parece un monumento al GR, ya que está decorada con postes con sus señales.


Una luna menguante tampoco quería perderse nuestro camino hacia "la ciudad de la media luna".




Tras un poco de asfalto, enseguida el GR giró hacia la izquierda metiéndonos por los campos hasta más allá de la Casa Brull, donde volvió a girar, ahora hacia la derecha, encarando la montaña.




Una muy bonita senda nos fue subiendo haciendo zetas y podíamos ver Bocairent con su Ermita en la cima de la loma que lo domina. Tirando de zoom con la cámara puede verse su porte y envergadura.



La senda nos lleva hasta la carretera. Se podía haber ido por ésta ahorrándose un par de kilómetros, pero nos la hubiéramos perdido y no estamos aquí para recortes, para eso ya está Rajoy con la que le ha tocado lidiar.

Seguimos la carretera y observamos que por la parte de la derecha circula una senda seguramente hecha por el paso de los caballos, ya que cerca hay una hípica de recreo. También hubiera sido buena opción caminar por ella. Dejamos la carretera por la izquierda y nos encontramos con la Ermita de Santa Bárbara, muy grande para las Ermitas a las que estamos acostumbrados a ver.



Al lado de ella y de un viejo árbol que necesita de unos soportes de piedra y de un cartel para sostenerse, se encuentra la Font del Pla de Santa Bárbara.





Por una pista entre carrascas floridas fuimos avanzando hacia la partida de la Mina y más tarde por las cercanías de la Urbanización El Pinatell.



Dejamos a nuestra derecha el Camping Mariola, caminando ahora un tramo por asfalto y cuando salimos de éste por la izquierda, vimos el área recreativa de la Font de Mariola con su fuente de la que mana un buen chorro.





Más tarde vimos otra fuente con un agua muy fresca, la del "Mas dels Arbres", con su balsa y en un entorno verde y húmedo que parecía un oasis.





  Éste había sido el lugar en el que habíamos previsto cruzarnos con el otro grupo y aprovechar para almorzar juntos, pero como no habían llegado todavía acordamos seguir un poco más y quitarnos de encima un repecho que teníamos a continuación.



Con el siguiente objetivo, el Montcabrer ya a la vista, contactamos con los walkies con el otro grupo, que acababan de llegar al Mas de la Foia Ampla, tras una dura y constante subida de casi 8 kilómetros de larga. Así, cuando llevábamos aproximadamente 16 km recorridos y "a la sombra de los pinos", como dice la canción de María del Monte, procedimos a disfrutar con las viandas y el picoteo que habíamos traído y comentamos lo que se iba a encontrar cada uno. Nos dijeron que, después de una dura subida y cuando ya se avistaba el Montcabrer, habían pasado por una zona llena de mosquitos. Los que volaban en forma de nubes no hacían nada, los peligrosos eran unos que iban directamente a la parte de atrás de las pantorrillas y que habían atacado especialmente a Karmen.






Reanudamos nuestra marcha viendo lo cuidada que tienen el Mas de Foia Ampla, que se encuentra en un entorno muy apacible.



Pasamos por la fuente que ya conocíamos de otras veces. Para hacerla funcionar, tal como dicen las instrucciones, hay que echar agua de los bidones en el émbolo para que éste no coja aire y entonces ya poder sacar agua del pozo. No hicimos caso a una senda que se nos aparecía perpendicularmente a nuestra derecha y que nos llevaría hacia la cima del Montcabrer. En esta ruta, el recorrido del GR-7 no pasa por la cima, sino que le da la vuelta por debajo de las rocas y en esta ocasión queríamos seguir las marcas, ya que al Montcabrer ya hemos subido muchas veces.



Pasamos por la caseta de registro donde ya reposan nuestras firmas de anteriores presencias y vimos arriba la mole de roca y abajo, ayudados por el zoom,  las ruinas del Mas de Llopis.



El zoom también nos permitió ver el castillito en forma de cubo de Cocentaina, y recordamos la fantástica ruta que hicimos el 26 de diciembre de 2010 cuando nos tocó, siguiendo la lista de los "Más de Mil", subir a este vértice dando toda la vuelta al macizo y que podéis leer aquí: "Vértice del Montcabrer".



Una de las vistas desde arriba con Muro de Alcoy, el Embalse de Beniarrés detrás y la Sierra del Benicadell a la izquierda.


Llegamos a la Font del Povet, situada al fresco de la base de unas rocas, pero no caían sino unas gotillas que rezumaban de la humedad.


En esta zona, cuando ya nos alejabamos del Montcabrer, que aparece en la primera imagen si mirábamos hacia atrás, fue donde nos encontramos nosotros también con los mosquitos. A Manuel Carlos y a mí, que llevábamos las camisetas de color naranja chillón, se nos plagaron éstas de pequeños mosquititos, a los que no hacíamos caso. Pero ahora que no estaba Karmen, los que picaban empezaron a cebarse con mis piernas y donde mordían aparecía una gotita de sangre, por lo que opté por adelantarme para salir de esa zona y emprendimos la larga y dura bajada.



Enfrente de nosotros, detrás del pino, veíamos la zona del Carrascal de la Font Roja, con el vértice del Menejador arriba y hasta se podía ver el Santuario, pero no me detuve a intentar captarlo con el zoom porque me freían los mosquitos. Allí iremos la semana que viene siguiendo estas últimas etapas del GR-7 que ya va tocando a su fin.



Seguro que si cualquier pintor impresionista hubiera pasado por este entorno de la Serra Mariola se habría detenido a pintar un cuadro ante esta visión, al estilo de Monet.




Pasamos por les Casetes de Vilaplana y encaramos el Barranc del Cint. Un entorno precioso por el que se camina por unas sendas de las que me gusta a mí pisar a la una del mediodía en un día de calor: con sombra, entre pinos, de a uno y planas o en descenso.


El barranco se va encajonando y aparecen las paredes de roca que le dan otro aire más salvaje.



Si a ello le unimos el discurrir de un pequeño arroyito y una buena fuente de buen chorro con la que nos encontramos y pudimos refrescarnos, creo que ya no se podía pedir más, bueno, bañarse en una poza si hubiera, pero aún es un poco pronto.


Romántica estampa con aires de seducción, o al menos a mí me lo parece, que soy un retorcido de rápida imaginación.


Vamos llegando al final del barranco y del recorrido de hoy. Habían colocado una pancarta informativa de una marcha para el 20 de mayo en contra de la zona militar de la Sierra de Aitana, con sus vallados y exageradas antenas.




Nos despedimos del barranquito, llegamos a los coches siendo las 13:00 horas y nos dirigimos hacia Alcoy en busca de una fuente. En una acera preguntamos a una mujer que estaba esperando el autobús y resulta que nos indicó que teníamos una justo al lado. Aparcamos y procedimos a refrescarnos. Después continuamos con el coche y de camino hacia Valencia paramos en un área de descanso y nos comimos el bocata con unas coca colas y cervezas fresquitas que portábamos en las neveras.




Otra etapa que no deja de sorprendernos. Comentábamos que creíamos que esta zona de Alicante y las últimas etapas iban a ser más áridas pero estábamos equivocados y hasta ahora han estado bastante bien, cada una con sus particularidades. En esta ruta lo mejor es la senda del principio mientras subimos desde Bocairent y el final por el Barranc del Cint. Y una cosa que tiene esta ruta y que no tienen otras y que se agradece muchísimo es la cantidad de fuentes con abundante agua que encontramos a lo largo de ella y donde podemos reponer agua o pararnos a descansar y refrescarnos.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track pulsando aquí: PABLOONCE

2 comentarios:

  1. Hola Pablo, otra fantástica ruta bien narrada y bien estampada en fotos. Da gusto verlas. Impresionante el toque con Monet, muy bueno.
    Un abrazo, nos vemos en el camino

    ResponderEliminar
  2. Gracias Toni, seguiremos en la brecha. Buen camino.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.