Páginas

sábado, 9 de junio de 2012

0093 - Vértices Geodésicos C.V.: Pinar (1102 m) / A+ 897 m / 17,67 km

...

Este sábado pegaríamos un salto en el orden de la lista de vértices y nos iríamos al  Parque Natural de Espadán. La elección de este recorrido y en esta fecha estaba previsto para ver si podíamos probar las cerezas de la zona, aprovechando algunos ejemplares que crecen en los bordes de la carretera o asilvestrados en terrazas abandonadas. 

Había estado hablando con Xavi (Goterris) las semanas precedentes, mientras la preparaba y me había pasado unos mapas de una época en que él y Álvar fundamentalmente, iban recorriendo todas las semanas las sendas que les salían al paso y las iban reflejando en ellos. Tras ver las posibilidades dentro de lo que nos convenía para esta ocasión, elegí esta ruta para subir al Vértice Geodésico nº 93 en orden de altura de la Comunidad Valenciana, Pinar, con 1102 m de altitud, situado en el Término Municipal de Torralba del Pinar, Castellón.
Haríamos la ruta en el sentido contrario de las agujas del reloj. Saldríamos desde la Font del Prau, en las cercanías de Villamalur y encararíamos en principio el GR-36 hasta llegar a Torralba del Pinar. Desde allí nos dirigiríamos en dirección Oeste,  hacia la Balsa del Pinar y Vértice del Pinar, situado en el Alto de la Santa. A continuación iríamos a la zona de El Tajar y comprobaríamos la excepcional vista que pensábamos que debería haber desde la zona de las Torres de Vigilancia. Bajaríamos al Barranco de Berniches, buscaríamos la Fuente Berniches y llegaríamos al Área Recreativa de la Font del Prau, donde tendríamos los coches.



Aquí podéis ver el vídeo del vuelo simulado en 3D sobre la ruta que he preparado, para que os hagáis una idea fiel del recorrido.


A la cita y a la hora prevista acudieron Mari, Jose y un servidor, aunque después se nos uniría Xavi (Goterris) con tres compañeros más.


A las 7:16 comenzamos a caminar desde el Área Recreativa de la Font del Prau, en las proximidades de Villamalur, Castellón. Hay fuente pero sin grifo y sin agua. La mañana se presentaba perfecta, soleada, luminosa y fresquita. Ya era hora de que tuviéramos una mañana de mayo "com toca", que este año hemos pasado del invierno al verano sin cruzar por la casilla de salida.










Xavi nos había avisado de que comenzáramos sin ellos ya que se retrasarían un poco y tenían la intención de cogernos por el camino. Comenzamos en principio subiendo por la carretera un pequeño tramo, dejando a nuestras espaldas el cerro con el Castillo de Villamalur. Enseguida vimos a nuestra izquierda un senderillo que subía con las marcas del GR.









Íbamos cogiendo altura y las buenas vistas de los valles nos acompañaban. Te sientes parte del entorno, una parte insignificante, ante las dimensiones de todo esto que te rodea.




La senda era de las que nos gustan: de a uno, estrecha, limpia y fresca. Se camina estupendamente, a veces entre grandes helechos,  casi sin hablar para no romper el encanto y escuchar los sonidos de las criaturas que viven aquí todos los días. Nosotros sólo somos unos invitados que pasamos y nos vamos, intentando dejar la menor huella posible de nuestro paso y en todo caso, si dejamos alguna, que sea como ésta, una huella dígital y gráfica que nos permita seguir recordándola.









Las laderas nos iban ofreciendo sucesiones de tonos que dificilmente captura la cámara.







A nuestra izquierda nos íbamos aproximando a unos cuchillos de roca bastante curiosos.





Una vista atrás desde una de las revueltas nos permitió ver la sendita por la que habíamos venido.




Llegamos a las cercanías de Torralba y nos encontramos con una vieja construcción que en su interior alberga tuberías  para agua y un pasadizo.



Ya teníamos a la vista Torralba del Pinar, pero sólo tocamos las primeras casas y nos desviamos hacia la izquierda. Ahora ya dejamos el GR y seguimos por un barranquito.




En ese momento recibí una llamada de Xavi que preguntaba por donde estábamos y al decirles que acabábamos de salir de Torralba, nos dijo que ellos se cruzarían con nosotros en la siguiente pista. Como se les había hecho tarde habían decidido acortar por pistas para coincidir con nosotros y nada más llegar a ella, con una precisión suiza, los vimos venir a buen ritmo.










Continuamos nuestro recorrido por estas fantásticas sendas que ahora se iban empinando para acercarnos al vértice. Podíamos ver el Pico Pina allá a lo lejos y lo acercamos con el zoom.





Al superar un collado nos encontramos con la Balsa del Pinar y continuamos hacia arriba.





Un último repecho nos subió al lugar donde se encontraba el vértice. Nosotros nos dispusimos a almorzar, pero Xavi y sus colegas nos comentaron que ellos suelen salir los sábados a practicar el "3+2", tres horas de marcha exigente por estas zonas de Espadán y dos horas de bar para recompensar. No está mal el plan. Conozco otro grupo que practica lo mismo pero lo hace los domingos.




Desde el vértice hay una buena vista de 360 grados. Se distinguen claramente las siluetas del Pico Pina...



... del Peñagolosa...



... y del Pico Espadán y la Rápita. En primer lugar se encuentra la sierra que íbamos a seguir a continuación, El Tajar, que en su extremo más alto tiene una torre de vigilancia forestal. Como curiosidad, nos contaba Xavi que el Tajar pertenece al Término de Villamalur, al que ellos llaman el Alto del Pinar, pero como Torralba ya tiene el vértice del Pinar, situado en el Alto de la Santa, sus habitantes  prefieren llamarlo  El Tajar (antiguamente había tejos en la zona) y así lo distinguen del otro.

Aquí tenéis un vídeo de lo que se ve desde la cima del vértice.







Tomamos un poco de una coca que había hecho Xavi la tarde anterior y ellos también de lo que habíamos traído nosotros y se despidieron, ya que ellos debían estar en Villareal a las 13:00 por un compromiso.



Terminamos de almorzar y seguimos por estas deliciosas sendas hacia nuestro próximo destino, despidiéndonos allá abajo de la Población de Torralba.



Teníamos enfrente la montaña a la que debíamos subir, pero desde esta posición no se veía por dónde lo tendríamos que hacer, aunque poco a poco la senda nos fue dirigiendo hacia su derecha y subiendo lateralmente.




Llegamos a la caseta de vigilancia y aunque las vistas son buenas, nos hacían falta esos 3 metros de más que da la caseta para tener unas panorámicas de privilegio.



Iniciamos el descenso entre carrascas y llegamos hasta la carretera, que practicamente ni tocamos ya que en ese punto giramos bruscamente a la izquierda para encarar el Barranco de Berniches.








Esta senda recorre el barranco lateralmente a media altura. Yo tenía la intención de tratar de hacerlo por el lecho y así se lo había comentado a Xavi. Como ellos partieron antes, me había llamado por teléfono y me comentó que ellos lo habían intentado y que sí que se podía, pero nosotros lo probamos un rato y  no pudimos encontrar un punto para bajar, ya que llegábamos a un escalón que nos lo impedía, además de que lo que se observaba desde allí parecía impracticable. Quizás habría que haber cogido el barranco desde el inicio, cuando tocamos la carretera. De todas formas esta senda tampoco tiene desperdicio y se camina muy bien por ella.


Llegamos a la zona del Área recreativa donde teníamos el coche y pasamos a saludar a  unos cerezos que había allí mismo.




Terminamos nuestra ruta a las 13:09 horas y nos dirigimos con el coche hacia Villamalur, y a unos 300 metros de la salida localizamos el lavadero y la fuente que nos había indicado Xavi y allí procedimos a refrescarnos en un agua rica, rica, como diría Arguiñano.





Una ruta que nos ha parecido fenomenal, así como sus cerezas, con la distancia justa, ni mucho ni poco. A destacar la calidad de sus sendas que nos acompañaron en la totalidad del recorrido y los paisajes de Espadán que siempre encandilan con su verde y su frescor. Las pendientes, aunque hay algunas, no son de las que te sacan los colores y la ruta no se hace dura. Tuvimos la suerte de que nos acompañó un día fresquito donde, además, una leve brisilla nos iba alentando durante toda la jornada. Una ruta 100% recomendable.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


5 comentarios:

  1. Vaya ruta preciosa Pablo. Este sábado también estuve yo por Espadán haciendo una ruta cortita con la dichosa excusa de las cerezas jejeje ... alguna cayo al 'buche'.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola pablo
    Gran ruta por nuestra querida Sierra de Espadan esta no la conozco, pero tú crónica y tus fotos dicen mucho, por lo tanto ya que está apuntada en pendientes.

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  3. Com sempre magnífica crònica i unes fotos excel·lents.
    Veig que vos vau refrescar bé els peus a l'acabar.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo:
    Que ruta más magnifica por la Sierra.
    Me había propuesto acompañarte, pero por compromiso con Kiquet y L. Gispert les acompañé a la de Losilla, que tu la calificaste de estupenda, y lo era.
    Saludos y espero estar con vosotros en alguna de las próximas.
    Ya me dirás cuando haces la de Las Palomas, siempre que no sea a partir de 20 de este mes pues marcho de viaje y no vuelvo alta el 12 0 13 de julio.
    Saludos y buenas rutas

    ResponderEliminar
  5. Pablo agradecerte por habernos dejado disfrutar de tan espectacular ruta, decirte que has plasmado fenomenalmente en tus fotografias cada paisaje, cada rincón, sendas, etc. en ellas. Tambien nos hemos acordado de todos, podran gozar viendo tus fotos.
    Las cerezas muy dolces y la ruta en su punto, para llenarnos de lo que nos gusta ¡ La Montaña !

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.