Páginas

sábado, 10 de noviembre de 2012

0085 - Vértices Geodésicos C.V.: Pinar (1118 m) / A+ 530 m / 23,95 km

...
 "El Rey Midas seguro que pasó por aquí"




 

 Habíamos cambiado la ruta que había puesto por esta otra que tendríamos que hacer dentro de unas semanas y así aprovecharíamos el cambio de color en la vegetación del río Bohilgues... y llegamos en el momento justo.

Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 85 en orden de altura de la Comunidad Valenciana, Pinar, con 1118 m de altitud, situado en el Término Municipal de Vallanca, Valencia. 

Haríamos la ruta en sentido contrario a las agujas del reloj. Para plantear este recorrido me basé en uno hecho por Jose, del fenomenal blog “Senderisme per laComunitat Valenciana”, que unía varios PRs por Ademuz con un recorrido de 35 km,  al que hicimos algunos cambios para adaptarlo a nuestras necesidades.  

Saldríamos desde la población de Ademuz. Aparcaríamos en el Área Recreativa y nos dirigiríamos hacia la Rambla del Negrón, por la que subiríamos con un buen desnivel. Caminando entre campos llegaríamos al Vértice Pinar (1118 m) y continuaríamos hacia el Oeste por el PRCV-131.7. Llegaríamos a la población de Negrón y continuaríamos hacia el Norte por el PRCV 131.2, también llamado Ruta de Cavanilles. Este sendero nos llevaría hasta Vallanca donde, si se puede, visitaríamos al Cueva del Hocino, que está en la misma población. A continuación seguiríamos el PRCV 131.6 que, por el cauce del Río Bohilgues, nos devolvería a Ademuz y su Área Recreativa.
Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo en 3D sobre el track que preparé para que os hagáis una idea fiel del recorrido. En esta zona, Google Earth ha escatimado en la calidad de las imágenes y eso se nota en el vídeo :


  
 A la cita acudieron Jose y Mari, Herme y un servidor. De camino hacia Ademuz y ante la vista de un mar de nubes que había en un barranco, detuvimos el coche un momento para fotografiarlo, aunque todavía había muy poca luz.


Nada más entrar en Ademuz, hay un cartel a la izquierda indicando la "Fuente del Tío Manzano" y "La Hoz". Ahí se encuentra el área recreativa donde detuvimos el coche. Está bien acondicionada, con bancos, columpios, lavadero y una fuente que data de 1903.
 


Comenzamos nuestro recorrido, con una temperatura de 7 grados, en principio siguiendo el PR, que ya nos adelantaba con las tenues luces de la mañana, las buenas imágenes que íbamos a poder contemplar. Pero eso lo habíamos dejado para el final.

 


 El PR se adentraba en el cauce del río Boilgues pero nosotros lo abandonamos por la izquierda siguiendo una pista que nos llevaría a la Rambla del Negrón.



La pista nos separaría de nuestro recorrido, por lo que en un momento subimos por la izquierda para poner el punto aventurero a la ruta y buscar los restos de una vieja senda que iba a media ladera, pero aunque en algún momento vimos rastros de senda, la mayoría de los bancales en terrazas de almendros estaban olvidados y cubiertos de aliagas y, la senda, si alguna vez la hubo, estaba completamente perdida.




 De todas formas no se pasó mal del todo, o es que ya estamos acostumbrados a pincharnos un poco y fuimos adquiriendo altura volviendo de vez en cuando la vista atrás para contemplar cómo el Sol iba despertando la población de Ademuz entre un cuadro multicolor. Llegó un momento en que la senda o el rastro se hizo más evidente y, ya sin problemas, alcanzamos una pista que iba por la parte superior.


 La pista nos fue llevando entre campos de almendros hasta el vértice geodésico del Pinar que, a diferencia de la mayoría, está implantado en una llanura en lugar de un pico.



Hicimos las fotos conmemorativas del momento y nos dispusimos a almorzar al lado de una choza de pastor de las muchas y bien conservadas que abundan en esta zona, hasta que un rebaño de ovejas se acercó para decirnos que "Vaaaaaaaaaaa", que ya era hora de continuar. Después del esfuerzo de la subida por el lateral de la rambla y el ritmo que nos habíamos impuesto en la pista, ahora costaba volver a poner las piernas en funcionamiento.






  Unos kilómetros más allá tuvimos a la vista la población de Negrón y mientras descendíamos hacia ella nos encontramos con un área recreativa salida de la nada, como si estuviera en un oasis en la que vimos la Fuente del Canalón, con varios chorros y con agua y un olmo monumental de enormes proporciones que nos dejó sorprendidos.

 



 Este entorno parecía mágico, pareciendo que de un momento a otro íbamos a ver a un druida recolectando plantas o removiendo la olla de la poción mágica. 




 Un poco más abajo vimos un lavadero aunque en esta ocasión no lo íbamos a utilizar para refrescarnos, pero anotado queda por si nos viniera bien en alguna ocasión y seguimos descendiendo hacia el pueblo.






 Nos las prometíamos felices con la bajada pero vimos que después la población quedaba en alto y hubo que ascender unos metros con las consiguientes protestas de nuestras piernas y de algún otro. Al pasar por el pueblo, nos encontramos con dos de sus habitantes que estaban charlando en un corral y, como deberíamos ser las únicas personas que habían pasado por allí en varios días y ya se debían conocer todas las historias el uno del otro, comenzaron a preguntarnos por nuestra ruta y demás. Tuvimos que decirles que debíamos continuar porque ellos tenían muchas ganas de conversación.

Seguimos ahora una senda que al poco nos dejó ver la siguiente población: Vallanca.





 Llegamos a Vallanca y subimos por la primera calle de la izquierda donde se encuentra la fuente, con un agua abundante y fresca que probamos y seguimos por la Calle de la Cueva, que nos llevó a la entrada de la Cueva del Hocino. Está protegida por una verja y no se puede entrar ya que se aprecian desde fuera varios derrumbamientos. La zona presenta un aspecto algo descuidado.



 No así las vallas de algunos de sus vecinos que habían decorado sus maceteros con formas muy originales y un banco corrido al lado del barranco.


 A partir de ahora comenzaba el espectáculo porque nos metimos por la derecha siguiendo el PR hacia el cauce del Río Boilgues que seguiríamos desde aquí hasta Ademuz y que durante todo el camino nos sorprendía con una escena otoñal tras otra.









Esta crónica también habría podido llevar por título "ruta gastronómica" porque aunque yo llevaba todo el camino diciendo que no habíamos podido llevarnos nada a la boca de lo que la naturaleza ofrece, al final probamos almendras, nueces de los muchísimos nogales que crecen por todas partes en esta zona, manzanas, caquis y hasta unos tomatitos cherri que había en unas matas olvidadas.




En nuestro recorrido pasamos por la zona llamada de La Veguilla, en la que hay un puente desde el que puede observarse una cascada.






 Continuamos y estábamos pendientes de un lugar en el que sabíamos que se escucharía el agua y que había otra cascada digna de visitar. Vimos una senda que, sin ninguna indicación bajaba hacia el río y que es fácil pasarse y nos encontramos con este bonito rincón. Allí estaba la cascada con una buena poza que en verano debe ser muy aprovechable.


 Aquí podéis un pequeño vídeo de la cascada en movimiento y de otras que vimos a continuación.






  Lo que sigue a continuación lo voy a denominar con un "sin palabras" porque sería repetirme todo el rato con una escena tras otra de amarillos bestiales y rincones de ensueño en los que te pellizcas de vez en cuando para recordarte a ti mismo que no es un sueño y que sí, que estás aquí y en este momento ante todo esto.
  






























(... suspiro....) Tras este viaje por tal remanso de paz llegamos a una pista de cemento en la que había un poste que anunciaba esta vez un fresno monumental a 50 m.


La altura del mismo era tan monumental que no cabía todo en la cámara, volvimos sobre nuestros pasos y, cruzando el puente, continuamos.




Por este lugar, más que en otros, debió pasar el Rey Midas cuando expresó su deseo: "Quiero que todo lo que toque se convierta en oro"... y por aquí se entretuvo un buen rato practicando con sus nuevos poderes.













Pasamos por un refugio que tenía muy buena pinta, amplio y con una chimenea en su interior. En el exterior había bancos de piedra que miraban hacia un puentecito de madera sobre el río.






En una de las revueltas de la senda ya pudimos tener al alcance de la vista la población de Ademuz y nos quedamos extrañados al ver que por el mismo camino por donde habíamos pasado por la mañana, se había derrumbado hace un rato una pared lateral, cuyos escombros ahora cubrían todo el camino.









Sin más llegamos al coche y el área recreativa, nos "refrescamos" en el abrevadero de la fuente y en un banco al sol disfrutamos de la comida que llevábamos, dando por terminada esta fenomenal excursión.




Sólo añadir que, aunque la ruta no tiene complicaciones, el tramo de investigación que nosotros hicimos de la ya inexistente senda de la Rambla del Negrón, puede solventarse tomando una pista que se ve en el mapa de abajo y que sale a la izquierda en el lugar donde nosotros cogimos la de la derecha, haciendo ese tramo más cómodo.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

7 comentarios:


  1. Pablo darte las gracias por la magnifica ruta que preparaste, estar ahi y haber podido contemplarlo en vivo, hasta la proxima.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotros. Ya sabeis que sin la valiosa compañia de los que asistis, esto no seria posible.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno,bueno, otra que me pierdo, me alegro que disfrutarais, las fotos lo dicen todo el paisaje, el colorido otoñal una pasada.
    Un abrazo para todos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Simón: "El que vino la disfrutó y el que no vino se la perdió" jeje. Lo bueno es que podamos seguir compartiendo esos ratos de disfrute y aventura siempre que podamos.

      Eliminar
  4. Magnífica ruta i en el millor moment de l'any.
    Sobre el riu Bohilgues et recomane el següent article: http://www.alter21.es/?p=1676
    jo vaig estar pel Rincón d'Ademuz amb l'autor (fa quasi vint anys) i em va dur a vore el riu Bohilgues i guarde un bon record tot i que no he tornat (però amb la teua entrada m'han entrat moltes ganes).

    ResponderEliminar
  5. Hola Pablo.

    Doble recompensa, vértice cazado y unas estampas otoñales maravillosas.

    Magnificas fotografías, sobre todo el último grupo de ellas, realmente parece que todo se haya convertido en oro, sensacional.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Pablo
    Otoño en estado puro, una ruta preciosa sobre todo en esta época y unas fotos espectaculares, como nos gusta caminar en este tiempo y disfrutar de todo este colorido.

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.