Páginas

domingo, 20 de enero de 2013

0095 - Vértices Geodésicos C.V.: Grana (1095 m) / A+ 500 m / 11,67 km

...
"Muy buenas vistas"








Este domingo la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 95 en altura de la Comunidad Valenciana, Grana, con 1095 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Torremanzanas, Alicante.


·         Este vértice se encuentra en la Sierra de la Grana y está ubicada en el centro de otros vértices a los que hemos subido con anterioridad. Tendríamos muy cerca el Cabeçó, y rodeándonos, Puigcampana, Aitana, Pla del Cirer, Plans, Carrasqueta, Cuartel y Penya Migjorn. 


Me basé en una ruta de Geoelx, un senderista muy activo de Alicante y a partir de ella intentaríamos recorrer más tramo del cordal de la Sierra e investigar una bajada y otro regreso con tramos indefinidos y aventureros. 

Comenzaríamos caminando hacia el Sur por una sucesión de pistas que nos subirían a la Sierra de la Grana. Cuando llegáramos arriba veríamos enfrente nuestro el próximo Cabeçó d'Or. Dejaríamos la pista y por la izquierda tomaríamos otra menos usada que nos llevaría por la cresta, acercándonos al vértice. Para llegar a él tendríamos que ir un tramo a la trocha ya que este vértice parece no estar muy visitado. 

Volveríamos a la senda y seguiríamos por la parte de arriba de la Sierra hacia el Este sin camino definido, teniendo ahora enfrente el Puigcampana. Después buscaríamos una bajada por tramos de senda hacia el Barranc de la Zurca. Nos desviaríamos hacia la izquierda para localizar una vieja masía de la que parte una antigua pista y por ella regresaríamos a los coches pasando por el Mas de la Umbría, la Font de la Beura y el Mas de la Zurca.  


 Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



Esta semana cruzaba la Península de Oeste a Este un frente muy activo que iba dejando lluvia, nieve y sobre todo mucho viento a su paso y que se dio en llamar "Ciclogénesis explosiva". De todas formas, aunque las previsiones para la zona donde íbamos a ir decían que habría mucho viento, también contábamos con que tendríamos sol.

A la cita se apuntaron Herme, Manuel Carlos y un servidor. Llegamos antes de lo previsto a la pequeña población de Torremanzanas y poco después de las 7:30 ya estábamos caminando.

Sobre la marcha tuvimos que desplazar el punto de inicio, ya que el viento soplaba de una manera salvaje y no era plan dejar el coche debajo de los pinos, no fuera a ser que se descolgara alguna rama o un pino entero. Continuamos un poco más allá, que sería por donde volveríamos, y en un cruce de pistas que estaba despejado, aparcamos.

Volvimos caminando al punto de inicio, con una sensación de frío intensa debido al fuerte viento y dejamos la pista asfaltada para caminar en ascenso por la de tierra, que enseguida nos ofreció, para abrir boca, la silueta del Puigcampana y de una Sierra de Aitana, con lo que parecía ser a esas horas en que la noche nos confunde, un ligero manto de nieve.


 La pista nos llevaba en constante pero suave ascenso y a la derecha nos mostraba ya bañada por los primeros rayos del sol la preciosa Penya Migjorn, mostrándonos claramente el lugar por donde la habíamos subido.


Llegamos a un collado donde debíamos abandonar la pista principal y coger otra menos usada que nacía por la izquierda y que ya nos comenzó a mostrar las vistas hacia el Este, con el Sol naciente y el mar al fondo.


A nuestra derecha y muy próximo, surgía imponente la mole rocosa del Cabeçó d'Or que también nos hizo rememorar otra vieja batalla.

 

A partir de aquí todo eran bonitas postales hacia donde miraras. Hacia atrás con el Cabeçó, a la derecha el mar con sus reflejos y hacia delante el Puigcampana y la Sierra de Aitana ¿Qué más se podía pedir? Bueno, por pedir, que hiciera menos viento.

Aquí podéis ver en vídeo una toma de lo que podíamos contemplar nosotros en aquel momento:



 

Para llegar al vértice había que hacer un poco de trocha campo a través a nuestra izquierda y sin ningún paso definido. Se ve que este vértice no está muy visitado y los abandonados bancales están a tope de aliagas, romeros y troncos quemados de algún antiguo incendio.


Llegamos al semioculto vértice, donde costó encontrar un lugar donde colocar la cámara y nos fuimos para abajo al encuentro de la pista anterior, pero por un lugar diferente.

 

 Una vez en la pista continuamos con nuestra sesión de vistas. Manuel Carlos había venido con una contractura que le ocupaba desde el hombro hasta la espalda y creía que podría hacer la ruta bien, pero un ligero resbalón hacia atrás hizo que su dolor aumentara y que le dificultase el caminar.


 A la altura de las ruinas del Corral de Romia buscamos refugio entre sus paredes y procedimos al siempre bienvenido almuerzo, coronado al final con unas magdalenas caseras que trajo Manuel Carlos, chocolate caliente de Herme e Ibuprofeno para Manuel Carlos.

Consulté el mapa y les dije que, como las circunstancias son siempre las que mandan, íbamos a abortar el recorrido previsto y que tomaríamos la primera pista/senda que nos saldría en nuestra dirección y nos llevaría de vuelta a los coches, disminuyendo la longitud de la ruta en unos 6 - 7 km.


Hasta que tomamos el desvío aún tuvimos que caminar un rato con el mar a nuestra derecha disfrutando de los paisajes.


 


 

Una sendita en perfectas condiciones nos llevó a la pista por la que volveríamos.

 



 Cuando comenzamos a girar a nuestra izquierda nos encontramos con la Sierra de Aitana cubierta con un mantillo de nieve. Más tarde, cuando regresábamos hacia Valencia pudimos ver que en el Montcabrer todavía quedaba algo de nieve, pero mucha menos.


La pista nos fue bajando en cómodo descenso hasta que enlazamos con el track, que hubiera venido de vuelta por este valle y a las 11:00 horas, dos antes de lo previsto y con algo más de 11 km,  llegamos a los coches.


 Una ruta que, a pesar de que la hemos hecho corta para lo que estamos acostumbrados, nos ha dejado un buen sabor de boca ya que, evitando la subida al desolado vértice, que no aporta nada, puede convertirse en un muy agradable paseo sin ningún tipo de complicación, que ofrece unas vistas fenomenales de todos los montes de renombre que nos rodean, así como de los reflejos del mar, con la Serra Gelada, Benidorm y su isla allá abajo.

  

Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track pulsando aquí: PABLOONCE


2 comentarios:

  1. Gracias Pablo y Herme por hacerme la ruta mas llevadera. En esta ocasión no estaba yo muy fino, y el acceso al vertice no facilitaba las cosas. En cualquier caso las vistas espectaculares merecieron la pena.
    De nuevo gracias a los dos y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  2. Hola chicos.
    Gracia a vosotros por la paciencia que tenéis conmigo.
    Espero, Manuel Carlos, que estés mejor de la espalda y tú Pablo de la mano.
    A pesar del frío y del aire, la ruta fue corta pero intensa y muy bonita.

    Un beso y hasta la próxima.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.