Páginas

lunes, 28 de enero de 2013

0098 - Vértices Geodésicos C.V.: Espaneguera (1087 m) / A+ 1114 m / 23,19 km

...
"No pudimos renunciar a nada"




Este “domingo” la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 98 en orden de altura de la Comunidad Valenciana, Espaneguera, con 1087 m de altitud situado en el Término Municipal de Culla, Castellón. 


Recorreríamos en esta ocasión la Serra d’Esparraguera. En los mapas varía el nombre del vértice, pero como en el Instituto Geográfico Nacional, que es el que sigo para los vértices, lo llaman Espaneguera, voy a mantener este último. 

Haríamos la ruta en el sentido de las agujas del reloj. Saldríamos desde la Masía del Trinquet, nada más pasar Els Rosildos y cruzaríamos la Rambla Carbonera para dirigirnos hacia la izquierda pasando por la Cova dels Gitanos. Pasaríamos después por el Mas d’en Roqueta y el Mas del Coll del Blanco, desde donde cogeríamos una antigua senda que nos subiría en fuerte pendiente hasta el Vértice Espaneguera. En esta sierra predominan las Covas y Avencs y en las proximidades del vértice se encuentran el Avenc del Tresor y el Avenc d’Esparreguera. 


Continuaríamos ahora siguiendo la cresta hacia el Noreste pasando por una zona de “Pous”, el Morró Blanc. Seguiríamos por arriba sin senda definida y llegaríamos al Morral Petat, donde están la Coveta de l’Umbría y la de la Solana  y continuaríamos hasta la elevación de El Castellar. Allí nos daríamos la vuelta y volveríamos por el mismo sitio hasta el Morró Blanc, donde emprenderíamos una pronunciada bajada por una bonita senda que nos pasaría delante de la Cova de la Morería y el Mas de Paulo, llegando a la Rambla Carbonera y de ahí a los coches.

 Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que preparé para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



Esta semana, a la cita sólo acudimos Manuel Carlos y un servidor. Una luna mágica nos acompañaba en el viaje hacia el punto de inicio. Aparcaríamos en el Mas del Trinquet, un poco más allá de la aldea de Els Rosildos.


Antes de las 7:30 comenzamos a caminar. Al principio me coloqué el frontal, pero con la luz de la luna llena no hacía ninguna falta, por lo que regresó a la mochila. Por encima de la Serra d'En Garcerán comenzaba a amanecer con unos colores que hacían que nos detuviéramos a cada tanto para observar su evolución. De ahí que compartamos con vosotros esta sucesión de las imágenes que íbamos capturando de ese momento especial.






Desde que un compañero senderista, Ludwin, publicó una de las primeras crónicas de esta ruta, ya advertía que lo único que le sobraba era el largo tramo de carreterilla asfaltada que había que hacer al final. Esta ruta se suele hacer en el sentido contrario de las agujas del reloj, subiendo primero, con lo que la carretera queda para el final. Nosotros en todas las rutas intentamos hacer la parte de asfalto o pista aburrida al comienzo,ya que con las primeras luces no te enteras y te sirve de calentamiento, pero dejarla para el final es un martirio. Así lo hicimos, le dimos la vuelta a la ruta, comenzando en el sentido de las agujas del reloj y así cuando termináramos la bajada, estaríamos en los coches. Además teníamos pensado añadirle una buena extensión por el cordal para hacer toda la Sierra.


Entre floridos campos de almendros y aspirando sus aromas fuimos avanzando en esa primera parte de la ruta y, aún así, se hizo algo larga.




Pasamos por una almazera de aceite y por un establecimiento de alojamiento rural en el Mas d'en Roqueta, que tenía muy buena pinta. Vimos uno  de los muchos pozos que hay por estos lares y cuando el track nos decía que teníamos que abandonar la pista, no se veía por ningún lado la continuidad y nos pasamos un poco, por lo que nos lanzamos un tramito a la trocha hasta conectar con la vieja pista un poco más arriba. En el track he mantenido el error ya que en el mapa topográfico que os dejo al final parece que más o menos donde nos dimos la vuelta, podría haberse ido por la izquierda y empalmar también. De todas formas es un tramo muy corto.


Continuamos ahora por pista y la cosa iba mejorando. Ya nos íbamos sintiendo en nuestra salsa, más dentro de la montaña. Nos alegramos de ver carteles de Reserva de Caza y de que estaba prohibido cazar por aquí. Hasta aquí habíamos llevado una leve y constante pendiente, pero es cuando llegamos al grupo de casas en ruinas del Mas del Coll del Blanco cuando la cosa se pone bien. Nada más pasar la aldeilla hay que desviarse a la derecha por una senda. Hay una fita pero lo que vimos era que había que seguir unas marcas de dos líneas azules paralelas que nos acompañaron buena parte de la ruta.



Comienza aquí una senda muy chula, estrecha y bien mantenida, con bastante pendiente que, en largas lazadas nos haría coger altura rápidamente, ofreciéndonos imágenes de la parte interior de la comarca, con el Penyagolosa destacando con rastrillos de nieve todavía en sus laderas.



Las lazadas al final nos cambian a la vertiente Este y nos dejan ver el mar y sus reflejos dorados, con la Serra d'en Garcerán siempre en primer plano y mostrándose en toda su longitud. Mientras escribía esta crónica leí que nuestro amigo Luis Gispert había estado ayer, sábado, justamente en esa sierra para subir al Tossal de Saragossa pero que tuvieron que abortar la ruta porque hacía un viento muy fuerte que llegaba a los 118 km por hora. Nosotros tuvimos muchísima suerte un solo día después, al disfrutar del único día sin viento tras dos semanas de continuos vendavales, y la temperatura también acompañó, ya que no hacía nada de frío y la mitad de la ruta la hicimos en manga corta.






La cumbre no llegaba nunca y comenzábamos a pensar si no se la habría llevado el viento de los días anteriores, pero al final tras una subida que se nos hizo larguita llegamos arriba.



La zona del vértice está totalmente despejada y poblada con un lecho pétreo curioso. Nos encantó el lugar y las vistas a todos lados, y más con el día tan despejado que nos había tocado, eran sensacionales.





En la roca de la imagen inferior, que daba al acantilado, nos dispusimos a almorzar y coincidimos en que era uno de los vértices más chulos a los que hemos subido, claro que a su muy buena situación se juntaban el día luminoso que hacía, la ausencia de viento, la templada temperatura... sólo le faltaba la presencia de los amigos que normalmente nos acompañan pero que en esta ocasión no habían podido venir.




Tan a gusto se estaba en esa atalaya que, salvando las distancias, comprendes un poco a los tibetanos cuando meditan en la paz de aquellas dominadoras alturas... ¡¡Namasté!!



Na-más-te digo lo bueno que nos supo el almuercito después de la subida, jeje.




Aquí podéis ver un vídeo que muestra lo que se veía desde esta zona en un giro de 360 grados.







Avanzamos ahora por el cordal de la sierra, buscando de nuevo nuestras marcas azules y en esta primera imagen se puede observar lo que nos quedaba, que era ir hasta la elevación que se ve detrás de la pared rocosa del Morral Petat, llamada El Castellar, subirla y regresar hasta aquí para iniciar un empinado descenso. Desde el primer momento nos llamó la atención la cueva que se veía en esa imagen.

Continuamos la senda y al poco apareció ante nosotros un auténtico mar de aliagas que nos hizo dudar pero comprobamos con gozo que la senda se abría paso entre ellas y continuaba, por lo que la seguimos hasta las proximidades de la cueva.



Abandonamos la senda marcada y nos dirigimos hacia la cueva que resultó ser la Cova de La Solana.



Desde ella y mirando hacia el barranco se veía una sendita que serpenteaba entre las pedreras y nos preguntábamos si sería por la que bajaríamos nosotros.


Como vimos que por la faja de rocas se podía progresar muy bien, decidimos continuar por ella y ya subiríamos después, pero no queríamos perdernos el caminar al lado del acantilado con esas vistas.











Hubo un momento en que tuvimos que decidir subir y abandonarla ya que, aunque la estábamos disfrutando,  nos estaba haciendo dar un rodeo y la ruta ya era larguita como para aumentarla voluntariamente. Volvimos a la parte de arriba y, cerca del Morral del Teix, nos sorprendió la proximidad con que una bandada de unos doce buitres nos deleitaban con sus evoluciones.






Aquí podéis ver un vídeo que hice entre foto y foto... se me acumulaba la faena.



Un vistazo atrás, donde se ve el Morral Petat, aunque debería ser "Pelat".


La senda con las marcas se perdió en el Morral pero por este monte se puede caminar sin problemas. Lo único a resaltar es que todo el cordal está compuesto por piedras, que en algunas ocasiones recuerdan al Montgó y hay que ir siempre muy atento de donde se pone el pie para no tener una torcedura, que será inevitable después de tanto rato entre ellas, o algún golpe al meter el pie entre dos rocas.

Por fin llegamos ante la silueta de El Castellar y como estaba previsto subirlo, habría que hacerlo y estuvimos pensando por donde lo atacaríamos. Decidimos ir por la derecha y después subir hacia el morro en diagonal y nos salió bien. No hubo que hacer ninguna trepada, aunque la pendiente había que superarla.


Una vez arriba, vista atrás y hacia delante. Nos felicitamos por haberlo conseguido y nos llamó la atención esa montaña con forma de pirámide...

Desde aquí se veía donde teníamos el coche y era una tentación muy grande el buscar una bajada directa e ir a su encuentro, pero nada, estábamos decididos a cumplir con lo previsto, además no queríamos perdernos la bajada que, por referencias, sabía que no tenía desperdicio. Así que a volver por el cordal.





Llegamos al punto donde se iniciaba la senda, ahora marcada con alguna descolorida flecha roja y más tarde con alguna marca aislada de PR y Manuel Carlos me llamó la atención, diciéndome que un grupillo de cabras también querían salir en la crónica.


La senda que íbamos a recorrer ahora suele hacerse de subida, pero de bajada cuesta al principio encontrar las marcas, porque están pintadas en sentido de los que suben. También hay algunas fitas pero son perdedoras. De todas formas, siguiendo el track, llegamos a la senda y ya no tuvimos ningún problema. La senda es de magnífica calidad, igual que por la que habíamos subido y nos va haciendo descender el mucho desnivel, de forma suave y en lazadas, sin practicamente riesgo de resbalones. Nos encantó lo bien trazada que estaba.


Cruzamos lateralmente algunas empinadas pedreras y parece que el fondo no vaya a llegar nunca.




Este barranco de la Morería es una pasada y nos iba dejando otra retahíla de buenas imágenes.


Pasamos por la Cueva de la Morería, convertida en abrigo pastoril y más adelante la senda nos lleva a cambiar de ladera, lo que nos permitió ver hacia atrás el barranco en toda su extensión.








La senda al final nos llevó al grupo de casas llamadas el Mas de Paulo y un poco más allá al Pou del mismo nombre, que tenía una puertecita con cerrojo y que estaba en uso, disponiendo en su interior de un gancho del que colgaba un cubo metálico y una polea con cadena para poder bajarlo y sacar agua. Hice la maniobra y el agua estaba a mucha profundidad, porque nos llevó un buen rato de soltar cadena. El agua que sacamos estaba transparente y fresquita por lo que decidimos acercar el coche hasta este lugar y así refrescarnos  y comernos los bocatas.


Llegamos a los coches y, si bien esta mañana comenzábamos con las luces del alba, ahora veíamos a nuestra derecha las del ocaso. Habíamos empleado bien el día.

Trajimos el coche, procedimos al refrescante baño de pies y nos dimos una buena recompensa, que nos la habíamos merecido.

Nos ha parecido una ruta estupenda y que nos ha colmado en todos los sentidos pero que requiere un esfuerzo físico importante. Se puede hacer la clásica, más corta y que también está bien, pero claro, no se disfruta del resto y nosotros no quisimos perdernos nada.








Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

7 comentarios:

  1. Namasté Pablo!!

    Yo de la Serra Espaneguera solo había hecho la ruta "básica", pero veo que se le puede sacar mucho más partido, gran ruta, si señor.

    Coincido contigo, ese Barranc de la Morería es una autentica pasada, de lo mejor de la provincia, diría yo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani, ya ví tus fotos de cuando la hiciste y sabía la maravilla que me iba a encontrar en ese barranco.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Gran ruta Pablo y muy bien pensado eso de hacer primero el asfalto a esas horas. Como ya sabes hace poco estuvimos por allí y ese día tuvimos siempre a la vista esta sierra tan bonita. Tu crónica me a acabado de convencer de que la próxima vez que volvamos por allí sera para subir este vértice. Por lo que me apalanco tu track jajajaja.
    Estupenda crónica Pablo y las fotos de postal
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya te leí, así que ahora nos intercambiaremos las rutas, jeje. Es una excursión cercana y que tiene de todo. Aparte del track aprovéchate de las indicaciones que doy en la crónica, así irás sobre aviso.

      Un saludo y que disfrutéis.

      Eliminar
  3. Ja veig que per poc no baixeu ... de tant tranquil com s'està a dalt.
    Magnífic dia per a pujar a la serra d'Esparreguera, solet i bones vistes però sense calor. El barranc de la Moreria no li'l recomane a ningú a l'estiu.
    Ja podeu dir que heu fet la travessa de TOTA la Serra Esparreguera. Coincidisc amb tu, Pablo, que té una de les millors vistes per la situació on està i per la prominència sobre la resta.
    A vore si ens trobem d'ací poc en una nova aventura.
    Salut i muntanya

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo, gran rutón y estupenda crónica, tuvistéis de todo,de tanto que había casi estas escribiendo todavía, buitres esperando que alguno tropiece jajaja, cabras montesas, bonitas sendas, barrancos, hasta meditación.
    Creo es de las más completas que te he leido.

    Un abrazo

    Simón

    ResponderEliminar
  5. Felicidades,por la gran ruta y la crónica tan profesional, un año despues lo he visto por casualidad y pienso hacerla y seguirte por que eres un crack´no nos conocemos pero a ver si coincidimos por algun sendero.
    Gracias por la ruta y la cronica.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.