Páginas

sábado, 5 de enero de 2013

0037 - Escalamunda (Completado) (1288 m) / A+ 915 m / 24,44 km

...
"Era un completo incompleto"



Este sábado, para empezar el año con buenos propósitos, la ruta propuesta fue una en la que, aunque ya hicimos el vértice cuando tocaba, no pudimos completar todo su recorrido en su día a causa del calor y, claro, eso no podía quedar así. 


Se trataba de subir al Vértice Geodésico nº 37 en altura de la Comunidad Valenciana, Escalamunda, con 1288 m de altitud, situado en el Término Municipal de Vistabella del Maestrazgo, Castellón. El llamativo nombre parece provenir, según los filólogos, del término “Esclaramonda”, que era de uso común en la Edad Media. En textos aparece, por ejemplo, el nombre de Esclaramonda de Foix como esposa de Jaime II de Mallorca allá por el 1300.


Aparcaríamos en Vistabella, comenzaríamos a andar por el Camino de las Sierras, que coincide en parte con el GR-7 y subiríamos por detrás de la loma al vértice Escalamunda (km 7). 


Bajaríamos entre azagadores y  superando una pequeña muralla de carrascas y volveríamos a conectar con el GR. Lo seguiríamos un pequeño tramo hasta pasar el Mas de Baix donde lo abandonaríamos por la derecha (km 9,5). Avanzaríamos ahora por la ladera del Barranc del Mas de Coix por una bonita senda que descubrimos en la otra ocasión y que nos llevaría a las proximidades de la Font del Perdigó (aparece en los mapas pero aunque la buscamos no la encontramos la otra vez). Allí hay unas rocas que forman un estupendo mirador, donde almorzamos la otra vez.

Después haríamos un acusado descenso por una zona  con largas pedreras. Bajaríamos al Barranc de les Olles y pasaríamos de ahí al Barranc de la Vall d’Usera desde donde seguiríamos parte de un track de Goterris que, por pista, nos llevaría hasta la Cova Santa (km 16), que dispone de una única sala pero de grandes dimensiones y regresaríamos a los coches (km 23).


Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo en 3D que  preparé para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



Hace año y medio, en septiembre de 2011, cuando nos tocó subir al vértice Escalamunda por el orden de alturas, no pudimos completar la ruta como habíamos previsto debido al calor de la fecha y a la dureza del recorrido. Tuvimos que abandonar y queríamos completarla con un tiempo más acorde. 

Esta vez tuvimos suerte y el día nos salió espléndido en todos los sentidos. No hacía frío, para ser 5 de enero, ni mucho menos, ya que la mayor parte de la ruta la hicimos en manga corta, sin viento y en un día luminoso.

A la cita acudieron Mari y Jose, Kiquet, Karmen, Manuel Carlos, Dani propietario del aventurero blog "Per dalt y per Baix", que no se quiso perder la aventura y un servidor. Xavi (Goterris) ya me había dicho que le gustaría acompañarnos a disfrutar de esta pequeña odisea, pero compromisos "reales" se lo impidieron.

Un poco antes de las 8, en primera fila para ver el espectacular amanecer y con los primeros rayos de luz, como es nuestra costumbre, iniciamos la marcha saliendo de Vistabella, que coincidía en este primer tramo con el recorrido del GR-7.




Al principio por pista cementada, por azagadores y pistas de tierra, fuimos caminando por el Camino de las Sierras, bordeando la base del Escalamunda para encararlo desde atrás.



Cuando pasamos la Masía de Torre Martínez nos salimos de la pista para ir subiendo por un azagador y después había que continuar siguiendo al lado de la valla de piedras hasta llegar al vértice.



El día tan claro nos ofreció buenas vistas hacia el mar, desde donde se pudieron ver las Islas Columbretes.






Tras la reglamentaria foto de grupo iniciamos el descenso continuando el azagador y con la vista puesta en el Penyagolosa, que teníamos enfrente.


Cuando estuvimos aquí la vez anterior no conseguimos encontrar la bajada que yo quería hacer y lo hicimos "directamente", teniendo que superar una muralla de carrascas. Esta vez, decididos a investigarla, fuimos recorriendo el borde del acantilado hasta que vimos un sitio ideal para bajar, con rastro de senda y que muy cómodamente nos fue bajando hasta otro azagador, que nos devolvería a la pista.


En la tercera imagen puede verse la muralla de carrascas que tuvimos que atravesar la otra vez para bajar. Nada que ver con la agradable bajada de esta vez.


Una vez en la pista continuamos siguiendo el GR-7 pasando por el Mas de Baix y lo abandonamos en las proximidades del Mas de la Coixa, donde escogimos un buen lugar para almorzar.




Una vez satisfechos bajamos al encuentro de la bonita senda que descubrimos la otra vez y que nos fue acercando a la Font del Perdigó, que no encontramos la otra vez y ahora no nos molestamos en buscar. Aquí ya fuimos entrando en faena.


Íbamos recorriendo a media altura el Barranc del Mas de Coix. Cuando la senda terminó vimos rastros de una vieja pista que intentamos seguir, a sabiendas de que nos alejábamos algo del track y con la precaución de no bajar demasiado, ya que el fondo del barranco presenta algunos saltos insalvables sin equipamiento y que se suelen hacer rapelando.


Cuando vimos que nuestra cómoda opción nos bajaba demasiado y que nos dirigía a un callejón sin salida, fuimos en busca del track previsto, subiendo para llegar a los bordes del acantilado, que nos ofrecieron buenas vistas de lo que nos quedaba a continuación.










Cuando ya no faltaba mucho para llegar al lugar por donde bajamos la otra vez, cruzamos dos largas y empinadísimas pedreras y algunos comentaron que por una de ellas se podría bajar bien y se lanzaron para abajo. Lo malo de esta zona es que es muy agreste y no sabes si el camino que escoges va a tener continuación y las rectificaciones aquí son muy costosas en tiempo y en esfuerzo. Manuel Carlos y yo decidimos ir en busca del  recorrido del track y un poco más allá encontramos el lugar por donde bajamos la otra vez.







Fuimos progresando en la entretenida bajada y llegamos al fondo del Barranc de les Olles, que sabíamos por la otra vez que era circulable, aunque había que esquivar algunas zarzas y rosales silvestres.



Nos dirigimos al encuentro del Barranc de la Vall d'Usera y vimos un cazador cuando lo teníamos a cinco metros, que nos llevaba oyendo hace rato. Hablamos un momento con él y nos indicó una sendilla que nos acercaría a la pista, lo cual agradecimos porque así avanzaríamos más cómodamente que por el lecho y pusimos una fita para que los que habían bajado por la otra pedrera la vieran.

Al final la sendita se perdía y tuvimos que atravesar una zona tupida para llegar al fondo del Barranco. Una vez allí buscamos una zona por donde se podía subir bastante bien lateralmente a la pista. Allí había que decidir. No sabíamos si el otro grupo habría llegado a la pista antes que nosotros ni si delante o por detrás, ni si habían comenzado a andar o se esperarían. Decidimos comenzar a caminar por la pista, ya que ellos también llevaban el track cargado y dejar marcas en el suelo de vez en cuando para que, si iban por detrás, ellos fueran conscientes de nuestra presencia y con la intención de parar en el desvío de la pista hacia la cueva. Así lo hicimos y al rato los vimos aparecer. Nos dijeron que cuando llegaron a la pista pensaron lo mismo y cuando iban a dejar marcas para nosotros, vieron las nuestras, por lo que ya tranquilos siguieron avanzando.


Quisiera comentar aquí que, aunque cuando terminamos la sendita superior y los gps indicaban que ya no queda mucho recorrido en kilómetros y uno se las promete muy felices, desde que se comienza a bajar hasta que se llega a la pista parece que se alarguen las horas. Es una sensación como si el reloj hubiera dado un salto en el tiempo.

Una vez reunidos continuamos por la otra pista, con la intención de asomarnos a la Cova Santa, pensando que desde la pista se vería o que habría alguna indicación o senda, pero no vimos nada, así que continuamos. La pista se convierte en un continuo ascenso hasta el Mas de la Torta.


Un poco más allá nos desviamos por la izquierda para seguir una senda antigua, que por momentos desaparecía del poco uso. Hay que mantenerse fieles a la pared de un viejo azagador. Más adelante se nos unió por la izquierda el PRV-75 que viene de Benafigos y va hasta el Santuario de la Virgen de La Estrella, aunque no vimos ninguna marca.




El recorrido, en continua subida,  nos seguía ofreciendo buenas vistas, pero la mejor de ellas fue la de una Vistabella ya cercana, de lo que se alegraron nuestras castigadas piernas, que llevaban ocho horas de matute.


Al llegar a los coches decidimos acercarnos a la fuente que hay debajo del Calvario y donde ya habíamos estado en dos ocasiones y allí nos refrescamos en sus aguas. Dani no se quiso perder la tradición del baño de pies, aunque el agua estaba tan helada que dolía. En los bancos de piedra del soportal nos sentamos a comer los bocatas y dimos por terminada esta bonita pero dura ruta.




Esta ruta es durilla, aventurera y disfrutona, pero recomendable hacerla con tiempo fresco porque sus exigentes subidas y, sobre todo, bajadas, requieren bastante esfuerzo, lo que hará que consumamos abundante líquido. Es un terreno agreste, precioso, pero totalmente despoblado y al encontrarse entre estrechos barrancos y montañas de fuertes pendientes donde el avance es lento y dificultoso, el entorno puede agobiar a más de uno. Recomiendo como imprescindible llevar GPS y pensar que la ruta tiene un perfil de los que yo llamo "rutas trampa", con fuerte bajada primero pero que hay que superar después con las piernas ya cansadas. Cada una es diferente, dependiendo de la orografía y la orografía en estos tramos de barranco es bastante potente.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

7 comentarios:

  1. Buena ruta

    No tenemos vista esa zona de Vistabella y tendremos que solucionarlo

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Jo, a eso lo llamo yo rapidez, yo no empezado todavía ni a seleccionar las fotos.

    Menudo rutón nos marcamos, fue un placer conoceros y me lo pasé genial, me encantó ese toque aventurero que le dais a las rutas.

    Un saludo, ¡¡y hasta la próxima!!

    ResponderEliminar

  3. ¡Pablo! La ruta algo durilla, pero reconfortable con el cuerpo.
    Agradecer los animos recibidos en la bajada por la "pedrera". Gracias
    Dani fue un placer compartir la ruta.
    Hasta la proxima.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo
    Impresionante!!! vaya rutón con todo lo que conlleva, buenas sendas, pedreras y mejores vistas...Buena manera de empezar este nuevo año.

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
  5. Hola Pablo como ya le he dicho a Dani felicidades por este rutón que os habéis marcado. Y también que es un poco injusto que parajes como estos queden ensombrecidos por el gigante Peñagolosa, pero bueno esto también contribuye a su conservación. Tomo nota del track es muy apetitoso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por leernos. La ruta salió bastante completita, durilla pero aventurera, como nos gustan a todos.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  7. Com sempre impecable la crònica i les fotos immillorables. Llàstima no poder anar però és que els meus fills són encara molt monàrquics (per partida triple).
    Estic esperant l'altra, a vore si pillem neu que ja va sent hora.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.