Páginas

sábado, 27 de julio de 2013

Fuentes de Ayodar - Torralba - Pozo Negro con baño 2013 / A+ 500 m / 14,69 km

...






Este sábado la propuesta era hacer una ruta clásica de verano que nos mostró allá en el 2009 Toni Martín y que desde entonces he repetido 3 veces, pero en el sentido contrario a cómo nos la mostró él. Además, sabía por la crónica de Jose, de Trotasendas Benicalap, que la hizo la semana pasada, que la poza estaba en perfecto estado de baño. 


Se trata del recorrido desde Fuentes de Ayódar a Torralba del Pinar y vuelta por la Rambla del Catalán. El aliciente de hacerla siempre en verano es poder disfrutar del baño en el Pozo Negro, también llamado “sin suelo”, ya que sus más de 3 metros de profundidad hacen que parezca que no tenga final y las paredes de rodeno de la poza le dan un color especial.

Saldríamos desde Fuentes de Ayódar bajando por la Fuente del Cañar hacia la fuente del Chorrico. Ascenderíamos por la senda hasta un collado e iniciaríamos el descenso hasta llegar a Torralba. Desde allí tomaríamos el PR y, circulando por la rambla, nos iríamos acercando al Pozo Negro. 

Veríamos indicaciones de la “Fuente del Río”, que es un pequeño surgimiento de agua y ésta ya no nos abandonaría hasta que llegáramos al Pozo Negro, donde el que quiera podría darse un buen chapuzón. Desde allí volveríamos a Fuentes de Ayódar, terminando el recorrido.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre la ruta que preparé para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A esta cita veraniega acudieron Mª Pilar, que se estrenaba con nosotros, aunque ya tenía experiencia, Ana, Juan Carlos, Toni y un servidor y un poco antes de las 8 de la mañana, algo tarde para lo que me gusta a mí empezar esta ruta, comenzamos a caminar.

Lo hicimos junto a la valla que da al barranquito y enseguida tomamos un desvío por la izquierda que nos llevó a la Fuente del Cañar, de donde sale un agua muy fría y buena de las que empaña la botella , aunque su caudal es exíguo. Hay allí unas mesas de piedra con buena sombra.


Continuamos y la pista nos llevaría a un cruce donde teníamos enfrente el ramal por donde volveríamos. Tomamos la derecha, dirección Cirat.


Al poco llegamos a una curva a izquierdas y nos desviamos por una sendilla por la derecha para ver la Fuente del Chorrillo. La fuente da el agua a una apacible balsa y ésta desagua un buen chorro por un caño de hojalata.



Volvimos a la pista y comenzamos a ascender, pasando por otro embalse de superficie espejada de más grandes dimensiones.



Hablando animadamente, nos pasamos el desvío (¡cuántas veces pasa esto, jaja!). Tendríamos que habernos salido a la derecha por una senda cuyo inicio no está muy visible si no estás atento y cuando estábamos acercándonos a esa roca que nos miraba con cara de pocos amigos, nos dimos cuenta y volvimos sobre nuestros pasos para tomar la dirección correcta. De todas formas, esta colada me ha hecho ver, al mirar el track sobre el mapa, que el año siguiente puede que le haga alguna variación al recorrido.






Volvimos pues para coger la senda, por la que aún se puede pasar, aunque ya le va haciendo falta un poco de limpieza y si no, se cerrará. Nos cruzamos en ella con una enorme araña que había trazado su tela para pillar a senderistas mañaneros y que ocupaba de lado a lado de la senda.




Esta senda es en continuo ascenso y lo avanzado de la mañana, junto con el esfuerzo, hacía aumentar la sensación de calor, aunque cuando parabas a la sombra, el ambiente era fresquete.














Abocamos a una pista y al rato había que volver a salirse de ella, esta vez por la izquierda. Para localizar la entrada de la senda también hay que estar pendiente de encontrar su comienzo.




Esta senda es más frondosa y nos llevaría por algunos lugares de umbría, cuyo frescor y sombra se agradecían.


Fuimos llegando a las proximidades de Torralba del Pinar y primero pasamos por la cerrada Ermita de Santa Bárbara.


Nada más llegar a la población hay un desvío a la izquierda que, en pocos pasos, nos mostraría la Fuente de Santa Bárbara, con un agua que cae de dos chorros, abundante, fresca y de buen sabor. A su lado está el lavadero y hay un gran árbol que da sombra a un banco, siendo un lugar muy bueno para almorzar.


Sólo un poco más adelante se encuentra el área recreativa, con mesas y fuente. El agua de esta fuente parece canalizado con manguera y su sabor no es muy bueno y los árboles de las mesas siempre están excesívamente podados, con lo que no dan mucha sombra. Creo que hubiera sido mejor almorzar en la otra fuente, pero el lugar era tranquilo y apacible. Atención a la mochila "técnica" que portaba Juan Carlos en esta excursión.


Tras el almuerzo callejeamos un poco por la población, que se encontraba en fiestas y pasamos por otra fuente cuando salíamos ya del pueblo.


Nada más abandonar la fuente, en la subidita, nos desviamos por una senda que aparece a la izquierda y que nos llevaría enseguida a la Rambla del Catalán.




Aquí circulamos por frondosas sendas, hasta que poco a poco el recorrido nos fue bajando al lecho del barranco.




Ante lo seco del lecho, alguno se preguntaba si encontraríamos agua o si el calor del verano habría acabado con ella y no podríamos disfrutar de la poza, pero les dije que tuvieran fe, que esta poza siempre tiene agua y que comenzaríamos a encontrárnosla un poco más adelante.


Así fue y un poco más allá nos encontramos con el poste que indica la Fuente del Río, que nace de un agujero de la montaña y vierte sus aguas al arroyo.

No tardamos en llegar a las inmediaciones de la poza. Nosotros seguimos recto hacia unas paredes de rodeno para verla desde esa parte. Allí nos pusimos el bañador y después volvimos hasta el comienzo de las pozas para cruzar al otro lado del arroyo y seguir la senda que nos llevaría a la poza.








Al llegar al entorno, sigue puesta una escala de madera para subir a la roca, aunque se puede subir un poco antes por la roca misma. Y allí nos dedicamos a disfrutar de un agua cristalina en esta maravilla de la naturaleza, que estaba en su punto ideal de frescor.









No apetecía para nada irse de allí, pero nos vestimos y volvimos a seguir la senda que, en principio, nos llevaría por las proximidades del arroyo y que después nos subiría a la pista donde, sin más particularidades, llegamos de vuelta a Fuentes de Ayódar.



Hicimos la parada obligatoria en el bar (veréis mucha gente tomando "quintos" en su puerta), entramos y pedimos las cervezas más frías que tuviera. Nos las sacó del congelador y estaban de muerte.

Y así, presididos por una enorme cabeza de jabalí disecado, dimos por terminada esta buena excursión, a la que le ha sobrado algo de calor. En verano, estas rutas hay que comenzarlas siempre muy temprano para evitar el calor así en la mayoría del recorrido.

Nos alegramos de que nos acompañara Mª Pilar y esperamos que se anime y que lo haga más veces en el futuro.











Un saludo y hasta la próxima.
Como el track ya lo subí en su día y el recorrido es el mismo os pongo el enlace del wikiloc, donde podréis descargarlo pulsando aquí: PABLOONCE


4 comentarios:

  1. Hola Pablo
    Una ruta genial con un final apoteósico en esa preciosa poza de aguas cristalinas...una maravilla!!!

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Jose, la poza estaba estupenda. Yo no me quería ir,jaja. El año que viene a repetir.

      Un saludo y fuerza para Juan.

      Pablo.

      Eliminar
  2. Vaya...!!! como hubiera disfrutado yo también...

    Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lástima que al final no pudiéras venir. Seguro que hubieras disfrutado, aunque también hizo un poco de calor, que tuvimos que apagar con el buen baño y las cervezas.

      A ver si en otra próxima ocasión podemos coincidir.
      Un saludo.
      Pablo.

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.