Páginas

miércoles, 12 de agosto de 2015

2015 - 08 - Carros de Foc 4ª/5 Etapa (Refugi José María Blanc - Refugi Ernest Mallafré - Refugi Amitges - Refugi Saboredo)

...

(04/08/2015)





4ª etapa de nuestra Carros de Foc. Estas tres últimas etapas iban a ser largas. Estaban previstas tormentas para el martes por la tarde y como si se siguiera un guión, cuando estábamos cenando parecía que el cielo se derrumbaba sobre nuestras cabezas. El agua caía con mucha fuerza y el viento que la acompañaba incluso formaba olas en el lago. Estuvo lloviendo gran parte de la noche pero de cara al amanecer todo se despejó y nos acompañó otro día formidable.


Aquí estamos despidiéndonos de este chulísimo refugio.




Como nosotros no queríamos dar la vuelta al Estany Tort de Peguera, que es el que está junto al refugio, volvimos sobre nuestros pasos repitiendo un poco del recorrido de ayer.











Cuando se llega al Estany de la Lastra hay que estar pendientes a un poste y desviarse por la derecha para pasar el lago por su derecha.


Podría resumirse en lagos y collados. Superas un collado, bajas y un lago, vuelves a subir y lo mismo. Ahora tendríamos por delante otro collado de los buenos, el Collado de Monestero.












Esto es lo que se ve a la otra parte, una vez llegas arriba. Una bajada muy pronunciada de piedras pero en la que predomina la tierra suelta, por lo que se baja de una manera divertida, resbalando como si fueras esquiando.









Aquí una vez realizada la bajada.





Seguiríamos ahora el valle que forma el Riu de Monestero.








Bajando y bajando...y preocupándonos, porque todo eso que bajábamos sabíamos que después lo tendríamos que subir.




Precioso el Estany de Monestero, que se pasa por su izquierda.















Tras el largo descenso y aprovechando uno de los torrentes, volvimos a refrescar nuestros pies en el agua.











Llegamos al Refugi de Ernest Mallafré, para mí el más feo de todos, situado en un lugar oscuro y sin vistas y donde nos dijeron que podíamos pasar sin quitarnos las botas, lo que no es nada recomendable. Hay dos mesas de madera fuera, nos tomamos la cervecita de rigor y picamos algo y continuamos nuestro camino.






Como se ve en las imágenes, se baja mucho y ya aparecen las señales de que estamos cerca del Estany de San Mauricio.


Allí hay una fuente donde se podía recargar agua. En el refugio de Ernest Mallafré decían que tenían una avería y que estaban sin agua.


La montaña que está al lado del lago San Mauricio y que se llama Els Encantats.


Hasta aquí se puede subir con taxis 4x4 y aquello parecía una romería de tanta gente que había.



Nosotros tomamos la pista que sale por la derecha de la caseta de información y comenzamos a subir. Es una pista en principio asfaltada, después de tierra y más tarde de puras piedras que parece una calzada romana. Y hay que apartarse porque los Land Rover que hacen de taxi pasan continuamente arriba y abajo llevando gente hacia el Refugio de Amitges y después tienen que bajar andando.





Durante todas las etapas y en algunas zonas pude ir comiendo Frambuesas. También probé los arándanos, pero como los tenía bien identificados, esos sólo los probé.


Vimos un desvío cuando ya teníamos bastante subido hacia la cascada de Ratera, que no tomamos. Ya teníamos bastante con lo nuestro.






Desde este punto, al refugio de Amitges 45 minutos por la pista. La pista toma mucha inclinación y se hace realmente dura.










Bonito el Refugio de Amitges. Lo que pasa es que como está tan accesible y en un lugar tan visitado, parece un restaurante de montaña más que un refugio y se pierde la esencia de esos lugares aislados, donde sabes que todos los que están allí es porque han hecho un esfuerzo físico importante para llegar y que para ellos son como un oasis en medio de la nada.



Aprovechamos el refugio para hacer nuestra parada para comer y después continuamos hacia el Refugio de Saboredo, donde íbamos a dormir.


Aún nos quedaba por pasar el Port de Ratera. Ya se adivina en la imagen por donde nos iría sacando de allí la senda.



















Llegamos a la parte superior del puerto y un poco más allá hay que hacer un desvío de de noventa grados a la derecha para dirigirnos hacia el Norte.



Ahora comenzábamos el descenso hacia el Refugio.









A buena hora llegamos también al Refugio de Saboredo, con cierto encanto. El guarda muy amable y lo que se ve detrás del tejado rojo son el módulo nuevo con las habitaciones. Son literas de dos alturas y en la parte superior otra zona de literas corridas que tienen la particularidad de que estás acostado y estás viendo el cielo y las montañas a través de los grandes cristales.

La ducha y los Servicios están en una construcción aparte. Se dispone de agua caliente, pero en lugar de los 3 € de otros refugios, el guarda, como no ha puesto mecanismo que controle el tiempo ni el gasto, sólo te dice que si la usas que después se lo digas y le des 2 €. Se fía de la buena fe de la gente.




La cena estaba bastante buena, aunque para gustos, colores. Consistió en una sopa, una ensalada que tenía de todo y un arroz que aunque le había quedado un poco durete, tenía muy buen sabor. Además, se podía repetir de lo que quisieras.





Nos vemos en la siguiente etapa.



Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.