Páginas

viernes, 26 de agosto de 2016

2016 - 08 - Mont Caro y La Barcina / A+ 1090m / 17,45 km

...



 
Para despedir las vacaciones de verano nos fuimos al entrañable Nou Refugi Caro, situado en la falda del Mont Caro y donde María y Mario, los guardias del refugio, siempre nos tratan fenomenal.
 
Se trataba de una estancia de dos días para hacer dos rutas por la Comarca de Els Ports y como está bastante alejado de nuestro lugar de residencia aprovechar el dormir allí y así comenzar la ruta más descansados.
 
Llegamos el jueves por la tarde y nos fuimos a dormir después de una cena formidable, como todas las que prepara Mario.


Aquí tenéis la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:






 
 
 
Llegando al refugio vimos este monumento a la cabra montesa, que está instalado en un espolón imposible y a la que han colocado una bandera catalana en el cuello.


Un poco más arriba en una de las muchas lazadas que hace la carretera para llegar hasta allí, paramos en un mirador...¡¡para mirar!!






Al día siguiente, una vez desayunados, nos preparamos para comenzar la primera de las rutas. En principio se trataba de hacer una circular para subir al Mont Caro dando una vuelta y después acercarnos a la cima de La Barcina, haciendo la versión corta, ya que Ana iba un poco tocada de la espalda y no sabía si atreverse a hacer esta ruta pero en versión larga, que era la ruta que había escogido la valiente de Pili.


En realidad el Mont Caro y sus antenas lo teníamos justo encima del refugio pero íbamos a acceder dando una vuelta.




Comenzamos por la carretera siguiendo el recorrido del GR-7 y el que también hace la ruta de Estels del Sud, con sus características marcas de estrellas azules.



Aquí el protegido acebo crece por doquier. Ya presenta frutos aunque todavía no están rojos.





Tras un tramo de asfalto nos desviamos por la izquierda para comenzar el ascenso hasta el Coll dels Pallers por las acostumbradas magníficas sendas de la zona.





Las moras por aquí todavía están verdes, cuando en Valencia ya llevamos semanas pudiendo comerlas.


Una maravilla caminar por estos parajes.









 





Ya casi estamos arriba.





Conseguido. El Coll dels Pallers nos ofrecía unas fantásticas vistas de la otra vertiente, hacia el Este y el mar...de nubes, que también iba incluido en el precio.




















Momentos para disfrutar con la lejanía. De éstos habría varios.





Continuamos subiendo, ahora ya encarados hacia el cordal de la Serra de Caro y la altura nos ofrecía cada vez mejores vistas.















Desde la parte de arriba y caminando por la divisoria de vertientes podíamos ver allá abajo la planicie de la pinada donde se asienta el refugio y los chalets que por allí hay desperdigados.





Gran sensación de altura desde la cima de la Moleta Redona.









Continuamos para Bingo, bueno, para el Caro, del que ya asomaban las antenillas por allí al fondo.









La Roca del Conill.












Una paradita antes de encarar la subida a la cima.














Ya lo teníamos enfrente y desde este punto no conseguíamos adivinar por donde nos haría subir la sendita.








Aparentemente sería por esa faja lateral que se ve a la izquierda, pero desde aquí no se adivinaba nada.






Ahora ya estaba claro. La senda discurría por debajo de los arboles pegada a las paredes de roca y nos iba guiando sin problemas.









Después un giro a la derecha y una buena pendiente.








La senda nos llevó a la carretera, justo en la puerta del recinto vallado donde están las antenas. La carretera continua unos metros más para llegar a la base del monolito que sirve de cima del Caro, pero estaban en obras para hacer un mirador y el acceso estaba cortado. Como no nos queríamos ir sin "coronar", dimos la vuelta al recinto en el sentido contrario de las agujas del reloj y llegamos al monolito con la Virgen.








 Y a las antenas, que parecen cohetes.






Estos son los restos del pilar que había antes y que yace en el suelo. Le han quitado 5 metros a la cima.


Para entrar habíamos dado la vuelta pero para salir no íbamos a hacer el canelo y optamos por saltar la valla.


Ahora teníamos que bajar por una senda que va recortando las lazadas de la carretera y así ahorra metraje.





Llegamos a una cerrada curva a izquierdas, donde se encontraba un panel indicando el recorrido de la subida a la cima de La Barcina. Ésta hubiera sido nuestra elección si Ana no se hubiera encontrado bien. Subir, bajar y terminar la vuelta. Pero conforme avanzaba la ruta se fue encontrando mejor y decidió que se atrevía con la larga. Una muy buena elección como después se verá. 



Esta ruta vimos que la habían recorrido Alex y su grupo Casiaventurilla en mayo del 2014 y ya la pintaban como aventurera. En lugar de subir a la cima de La Barcina, se le daba la vuelta subiendo y bajando continuamente por unos lugares maravillosos y para allí que nos fuimos. 









Esta primera parte de la solana está un poco pelada pero lo compensan las vistas y nos ayudaba el que unas nubecillas nos fueran haciendo sombra de vez en cuando.









En el recorrido se pasa por esta buena cueva para cobijarse en caso de necesidad.




En una de las paredes vimos el caño de una fuente que estaba completamente seca.







Y más adelante, bajo esas rocas cubiertas de hiedra, la Font del Cinc Sentits, que en esta época estaba también sin agua.





En nuestro descenso nos encontramos con el Yunque, una roca de curiosas formas.


Aquí los pinos muestran el esfuerzo contra el continuo viento, que parece soplar al verlos, aunque no lo hiciera en absoluto en este momento.


Otra roca curiosa.





Continuamos bajando y el paisaje es cada vez más espectacular.










Este tramo de senda muy frondoso hay que bajarlo con precauciones ya que tiene bastante inclinación pero las ramas ayudan para no resbalar.











Si llueve o el firme está mojado, el paso por aquí se haría más dificultoso.








Parece que estemos en la Pandora de Avatar.




En la imagen anterior vi posarse el buitre en unas rocas y lo pude captar con el potente zoom de la cámara.


Estas imágenes a continuación hacen que valga la pena el esfuerzo realizado.








Giramos hacia la izquierda a través de este casi agujero en las rocas.










Y continuamos descendiendo y disfrutando hasta llegar hasta la Font del Gel.










El agua resbala por la pared llena de musgo y caía un hilillo del que se podía llenar una botella. Tiene una pileta de plástico donde se acumula algo de agua y podemos hacer constar que está muy fresca y que se podría cargar agua en caso necesario.











Las sendas nos llevarían ahora a uno de los puntos más divertidos de la ruta, el Paso de la Barcina.


Hay instalada una cuerda para ayudarse y viene bien porque la senda es muy estrecha.















Continuamos con la aventura y llegamos a otro punto divertido. Para superar ese trozo de pared vertical hay instalada otra cuerda. Como hay buenos agarres y apoyos en la roca se podría subir sin ella, pero da seguridad. No es difícil el paso, al menos para personas acostumbradas a verse en estos menesteres.














Una vez de vuelta de nuevo en las alturas ahora disfrutaríamos de un buen rato de descanso caminando casi en plano durante bastante tiempo y pasando al lado de la cima de La Barcina.






Casi llegando de nuevo al Coll del Vicari la senda nos bajaría en acusado descenso hasta la carretera inferior, desde donde haciendo combinaciones de pistas llegaríamos al refugio para darnos un merecido descanso.












Una ruta espectacular por la belleza de sus paisajes, especialmente de la vuelta a la cima de La Barcina. Es de las rutas que te meten de lleno en la esencia de los bosques de Els Ports. No está exenta de dureza por el desnivel acumulado que se llega a alcanzar con tantos sube y baja y algunas de las pendientes por las frondosas sendas resultarán bastante resbaladizas si están mojadas, así como los pasos por las rocas y las cuerdas, que en seco no resultan nada problemáticos.
 
En caso de necesidad se puede cargar agua en la Font del Gel, bien a pelo o poniéndo una pastillita potabilizadora, depende de lo delicado que tenga uno su aparato digestivo. Desde luego está muy fresca.
 
Agradecer desde aquí a Alex de Casiaventurilla la publicación de esta ruta en 2014 y a todos los que la hicieron posible y así darla a conocer para que podamos disfrutarla el resto de senderistas, sobre todo los aficionados a la aventura. Me vienen a la mente las palabras de la profesora de baile de Fama: "Queréis la Fama, pero la Fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar", pero acoplada a rutas como ésta: "Queréis rutas chulas y aventureras, pero la aventura cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar"... Para ver esos lugares y disfrutarlos hay que ir hasta allí, pegarse un buen pateo y...disfrutar.



Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE




1 comentario:

  1. Una crónica espectacular Pablo, me encantan esas frases de Fama jajajaja, la ruta fue dura pero sabes que me queje poco y por supuesto valió la pena,esos paisajes se quedaran grabados en mi memoria y los momentos compartidos también.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.