Páginas

sábado, 11 de febrero de 2017

0181 - Vértices Geodésicos C.V.: Alto de la Muela / A+ 450 m / 12,86 km

...
 
"Al monte se sale aunque haga buen tiempo"



 
 
Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 181 en altura de la Comunidad Valenciana, Alto de la Muela, con 865 m de altitud,  situado en el Término Municipal de La Font de la Figuera, Valencia.

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 dirección  Alicante y después la A.35 hacia Fuente la Higuera. En las proximidades nos saldríamos por la salida 14 hacia Navalón y aparcaríamos al lado de una pinadita.

Comenzaríamos dirigiéndonos a seguir una antigua senda que nos subiría al Alt de les Moles, donde se encuentra el Vértice del mismo nombre. A continuación iríamos descendiendo por sendas y pistas y pasaríamos por el caserío de Torre Tallada. Seguiríamos hacia el Noreste y cruzaríamos el Barranc de Vallmelós por su cabecera y caminaríamos por la senda que circula por la parte superior de sus bonitos cinglos. Ya los recorrimos cuando hicimos la ruta del Vértice Palacios y nos dejó un magnífico recuerdo. La senda nos iría pasando por ellos hasta que nos bajara al lecho del barranco, lo cruzaríamos y volveríamos a los coches.

Esto era lo previsto, pero hubo que adaptarse a las circunstancias ya que, aunque tuvimos la suerte de que no nos llovió nada cuando teníamos una probabilidad de lluvia del 100%, pero de poca cantidad, sí que hubo en la cumbre y alrededores una espesa niebla y modificamos el recorrido, ya que no íbamos a ver nada si circulábamos por el lado del acantilado.

A la cita acudieron Ana, Pili, Manuel Carlos y un servidor. Aparcamos en el lugar convenido y vimos agradecidos que no llovía ni había llovido y que en ese momento tampoco hacía viento, que sí estaba previsto, por lo que la temperatura era muy buena y comenzamos a caminar arropados por el silencio que "se escucha" cuando estás rodeado de ese ambiente de neblina.



Comenzamos a caminar y, aunque en el track que me había hecho desde casa, nos recomendaba caminar por el borde de la pinada, desde esta perspectiva no se veía la senda (que sí que existía y recomiendo, como veréis al final de la ruta) y optamos por seguir por el interior de los campos de olivos, que también se iba bien, hasta unir con una pista asfaltada. 




Bordeamos por la izquierda un gran corral con ovejas en su interior y ya tiramos hacia arriba. Según el mapa topográfico del IGN nuestra idea era seguir unas teóricas sendas que aparecían pintadas en él y hacer un pequeño campo a través para unir con otra idéntica que subía, pero en la práctica y en el sitio, como pasa otras veces, la sendita sólo estaba en el mapa y además vimos que subiendo por las terrazas de los campos de olivos podríamos ir ganando muy bien altura.







Llegamos a un punto en el que nos encontramos una cornisa rocosa que había que solventar. Buscamos un punto a derecha e izquierda y vimos un lugar de ataque que a nosotros nos valía. Subió uno primero y después ayudándonos subimos sin problemas. También se podrá salvar la cornisa siguiéndola por debajo hacia la derecha, en el caso de que alguien repita esta ruta y no le venga bien subir por aquí.




 





Llegamos a la parte superior y enlazamos con la senda, que a veces se difumina pero que tiene fácil seguimiento caminando por el borde del ribazo.



Encontramos muchos pinos rotos y arrancados por la nieve y el viento de las semanas anteriores.







Cuando nos íbamos acercando al punto más alto comenzó a invadirnos una niebla bastante espesa.



Ahí enfrente está el vértice pero con la niebla no se llega a ver.










Hechas las fotos de rigor pensamos en continuar para bajar un poco y así que hubiera menos niebla para proceder al momento del almuerzo.


Resguardados en una de las paredes exteriores de esta caseta dimos cuenta de las viandas reponedoras. La caseta está abierta y dispone de aljibe y chimenea y puede venir bien en caso de necesidad.


Después continuamos descendiendo. Se podría seguir recto por la pista hasta abajo, pero nosotros preferimos utilizar una senda que aparecía en el mapa por la izquierda, a la altura en que nos saldrían dos pistas por la derecha. Como dijo Manuel Carlos, "nosotros somos senderistas, no caministas".



La niebla persistía en esta vertiente de la montaña. Llegamos a la carretera y la tomamos por la izquierda para llegar a el grupo de casas llamada Torre Tallada. Lo cruzamos y nos salimos del asfalto continuando por una pista que recorría el lateral izquierdo de un campo de olivos.



Esta pista nos llevaría a otro cortafuegos por donde pasa la línea de alta tensión y aquí fue donde abandonamos el plan original que era ir hasta el Barranco de Vallmelós y caminar por la senda que va por arriba de los cinglos, porque de todas formas no íbamos a ver nada con la niebla y podría ser algo peligroso caminar por el cantil en estas condiciones.

A partir de aquí miramos el mapa y decidimos el camino que íbamos a utilizar para continuar con la vuelta, ahora ya sin track. ,pendientes de tomar las pistas correctas. Comenzamos a subir por el cortafuegos y enseguida tomamos una pista que nos salía por la izquierda.

Y más adelante fuimos tomando siempre la diestra, despreciando también las pistas que subían de nuevo hacia el cortafuegos.

Pasamos por varios montones de pinos cortados. En esta zona cuidan bien el monte y lo explotan.





La pista nos cruzó el Barranquito del Mozo. Con un tiempo meteorológico más apropiado vimos que hubiera sido también una buena alternativa para bajar desde aquí y caminar por dentro de él, ya que nos llevaría directo hasta los coches en un recorrido más entretenido. Pero en esta ocasión decidimos continuar por la pista, que nos pasó al lado de un pino monumental que seguro que tendría muchas historias que contar.



Y entre campos de almendros que ya están en plena floración llegamos al puentecito donde tendríamos que haber salido en la mañana si hubiéramos seguido la senda que no tomamos al principio. Desde este sentido de la marcha sí que era más clara, por lo que ahora y para variar el recorrido, nos salimos de la carretera por la izquierda y continuamos por la sendita que va siempre por encima de los campos de olivos, hasta enlazar con otro pequeño tramo de pista y llegar a los coches.






Un antiguo horno al lado de la senda.



Una buena ruta, sencilla y sin pretensiones y no tan vistosa como lo habría sido con otra meteorología haciendo la prevista por encima de los cinglos, pero que nos ha servido bien para pasar una buena mañana disfrutando de la compañía y del monte, que es lo que nos gusta y recarga las pilas.

Y es que, como dice nuestro amigo Miguel Arce: "Al monte se sale aunque haga buen tiempo".
 

 
Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.