Páginas

jueves, 6 de diciembre de 2018

2018 - 12 - Las Manaderas de la Val de Azoo (Nogueruelas) / A+ 470 m / 14,35 km

 ...


 

Esta semana la ruta propuesta es la de las Manaderas de la Val de Azoo, desde Nogueruelas. 

Teníamos desde hace tiempo ganas devolver a esta zona y lo haríamos recorriendo esta ruta siguiendo un track de Juane de “Esto se Empina”, donde podéis ver su crónica, que a su vez siguió cuando la hizo un Track de Casiaventurilla. Al final siempre nos seguimos unos a otros, como tiene que ser.

Saldríamos del pueblo entre bancales y enseguida remontaríamos el Barranco del Cuarto y más adelante llegaríamos a la bonita Balsa del Cuarto. En el kilómetro 6 llegaríamos a las Manaderas de la Val de Azoo, que son unas surgencias de agua.


A partir de allí comenzaríamos el regreso combinando pistas y sendas entre ese precioso paisaje.

 A la cita sólo acudimos Pili, Ana, Manuel Carlos y un servidor, igual que la otra vez que estuvimos por aquí. Una lástima que fuéramos tan pocos, porque esta zona es muy agradable de caminar.

 Siendo alrededor de las 8 ya estábamos en el lugar de inicio, con un día estupendo por delante, el viento se había parado y los 10 grados de esas horas enseguida comenzaron a subir con la presencia de un sol brillante. Nos hizo un día primaveral en el que a mitad de ruta ya estábamos en manga corta.

 Como nos íbamos a quedar a comer, aparcamos al lado de la parada del autobús, donde hay un parquecito con una mesa circular y al lado se encuentra el lavadero y un bar por si alguien quiere hacer uso de él.

Comenzamos a caminar hacia el Norte pasando por la fenomenal fuente de 3 caños con un agua buenísima.




A veces seguiríamos las marcas amarillas de los PR de la zona y a veces no. En este caso las marcas nos guiaban hacia abajo al lado de esta construcción de curiosa decoración.



Lástima de membrillos desperdiciados, con lo bien que aprovechamos nosotros los que encontramos abandonados la semana pasada.


En algunos momentos la senda ha sufrido derrumbes en los laterales pero se puede pasar sin dificultad. Más adelante la senda nos bajaría al barranquito y cruzamos la pequeña corriente de agua por un vado de piedras.






Comenzamos a tomar un poco de altura y fuimos dejando atrás la población de Nogueruelas.





Enseguida llegamos al entorno de la Fuente del Aguanaj. El recinto de la caseta está vallado y pasamos por la izquierda, entre la caseta y la ladera de la montaña.






Llegamos al final del Barranco del Cuarto y comenzamos una exigente subida por el lateral izquierdo, siguiendo unas lajas de piedra que van cerca de su borde.









En la otra parte del barranco se aprecia una senda que en sus tiempos tendrían mucho interés en utilizar, pues se ve el gran trabajo que tuvieron que hacer para salvar las dificultades del terreno y hacerla transitable, seguramente con mulas.



Feliz en este día precioso que nos salió.


Ya teníamos ganas de caminar por tierras de interior, entre construcciones de "piedra en seco, enormes enebros y sabinas.




Tras llegar a la parte superior, después nos desviamos a la derecha, sin senda, y comenzamos el descenso para cruzar un barranquito accesorio y meternos después en del Cuarto. La bajada tiene inclinación pero no gran dificultad y descendimos buscando el mejor paso.






Llegamos abajo y lo remontamos por la otra vertiente en principio hacia la derecha por un rastrillo de senda que después giraría hacia la izquierda, siempre en subida.









Y tras superar la pequeña elevación fuimos bajando en diagonal hacia el lecho del Barranco del Cuarto


En realidad caminamos por su parte izquierda hasta llegar a unos campos y después nos salimos por la izquierda para llegar al Mas de Rioquiles. Lo dejamos a nuestra izquierda y seguimos por la pista que, ahora sí, nos llevaría por el lecho del barranquito.




La zona era muy frondosa y era agradable el ruido del agua que producía el arroyito.





Como por el centro ya no se podía continuar sin pisar agua, subimos un poco por nuestra derecha y continuamos por esta pequeña canalización.




Más tarde la abandonamos y tomamos la senda que circulaba un poco más arriba a nuestra derecha.






Continuamos hasta llegar a la bonita Balsa del Cuarto, que estaba hasta los topes.


Nos hicimos una foto de grupo y continuamos la pista bordeando la balsa por la derecha.



Al poco de superarla y al solecito nos sentamos en la hierba a disfrutar de un almuerzo en ese remanso de paz.






Una vez disfrutada esa agradable parada continuamos por la pista entre enormes pinos.


Llegamos al corral del Cuarto, que dejamos a nuestra derecha y continuamos siguiendo las señales que nos llevaban a Las Manaderas.







Dejamos la pista y continuamos ahora por senda. Veíamos allá abajo el Mas de Val de Azó, por el que pasaríamos más tarde.






La senda acabó justo en Las Manaderas y con todo lo que había llovido "manaba" agua por todas las laderas. Creo que hemos pillado el lugar en todo su apogeo.





Había regueros de agua corriendo por todas partes.









Un pequeño vídeo que hizo Manuel Carlos para que viváis un poco aquel entorno:






Para salir de allí, en lugar de volver por la misma senda hacia la pista, quisimos darle el puntillo aventurero al igual que lo hizo Juane y subimos por las paredes de la derecha según se mira hacia donde corre el agua.



El entorno es precioso.


Subimos la pared y enseguida buscamos una bajada.




Hicimos un pequeño destrepe para llegar a una acequia seca que se divisaba más abajo y  que nos serviría de senda.










Por el lateral de la acequia se caminaba fenomenal y nos llevaría a enlazar con la pista y los prados del Mas.

















Estas vacas deben estar felices en este paraje, con agua y mucho pasto.



Aquí "Los 3 Magníficos" posando para la foto.





Continuamos ahora por la pista, de regreso a Nogueruelas, hasta que en un momento la abandonamos para seguir las marcas del PR por una senda a nuestra izquierda.


La senda nos uniría a una pista que, pasando por el Mas de las Pilas, ya no abandonaríamos hasta llegar a Nogueruelas.



Allí la tenemos, aproximándose poco a poco.




Llegamos  a las cercanías de la carretera que bordea el pueblo y subimos por un tramo ya en desuso, aunque se podría haber continuado hacia la izquierda paralelos a la carretera y hubiéramos salido a donde teníamos los coches igualmente.

Nos refrescamos  en el bonito lavadero recuperando viejas tradiciones del grupo.




La fuente de los tres caños, que estaba al lado y con un agua fresquísima.



Y comimos en la mesa rueda de molino apurando los últimos momentos de esta fenomenal mañana de senderismo.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE 

1 comentario:

  1. Hola Pablo...
    La verdad es que creo que todos andamos apurados de tiempo,a la hora de comentar en otros blogs,pero en el fondo todos nos seguimos.
    Fantástica ruta por esa Sierra de Gúdar,mas al sur.Ante todo gracias por seguir mi track...jejeje,pero como bien apuntas,todos nos seguimos y sacamos partido de todas las rutas que hacemos.
    La verdad es que pillar las Manaderas en su máximo esplendor,depende de la época del año y lluvias,que en vuestro caso,fue un pleno.
    El parquecito,ideal para comer...jejeje y no se si fuisteis después al bar El Salero(si no recuerdo mal),los ''quemaillos'',muy buenos...jajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.