Páginas

sábado, 8 de septiembre de 2012

0064 - Vértices Geodésicos C.V.: Alfaro (1166 m) / A+ 711 m / 19,91 m

...
"Barranc de Malafí, un barranc que no te fí"




Este sábado la ruta propuesta era marcarnos un tango/bolero para subir al Vértice Geodésico nº 64 en altura de la Comunidad Valenciana, Alfaro, con 1166 m de altitud, situado en el Término Municipal de Tollos, uno de los núcleos menos poblados de la Provincia de Alicante. La Sierra de Alfaro es paralela a la de la Serrella y a la de Aitana, formando como tres líneas.

Saldríamos desde Tollos dirigiéndonos hacia la Sierra directamente. Al alcanzarla iríamos por su base hacia la izquierda hasta que llegáramos a una pedrera, por la que subiríamos. Enlazaríamos con los restos de una vieja pista que nos llevaría a la Mallaeta Redona, donde se encuentra el Vértice, con muy buenas vistas si el día acompaña. 

Seguiríamos después hacia el Este por el cordal de la Sierra de Alfaro. Cuando llegáramos al final de la Sierra, conocido como Punta de Alfaro, descenderíamos en pronunciada bajada hasta conectar con el PR-CV 168, que nos llevaría por cómoda senda definida entre las empinadas paredes del Barranco de Malafi y, por el Corral de les Penyetes, regresaríamos a Tollos, donde nos refrescaríamos en su lavadero.


Aquí podéis ver el vídeo de la simulación de vuelo en 3D que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A la cita acudieron Kiquet, Mari y Jose, Karmen, Manuel Carlos, Herme y un servidor. Aparcamos a la entrada de Tollos, donde hay un parquecito que tiene una fuente (con agua) y a un poco antes de las 7:30 comenzamos a caminar, con una temperatura muy agradable, sin nada de viento y sin nubes.

Salimos de Tollos en la dirección por donde habíamos venido y nos desviamos hacia la Sierra pasando por una propiedad un poco friki que tiene en su interior muchas figuras metálicas a modo de adornos y hasta un castillo de unos 4x4 metros que parece como los que se hacían con la piezas del Exin Castillos.


Llegamos a la falda de la sierra y fuimos caminando por una pista en diagonal levemente ascendente hasta que llegamos a la pedrera que escogimos para subir y nos metimos de lleno en materia.


La pedrera no reviste ninguna dificultad y se sube bien.



Ganamos altura rápidamente y como el día no tenia demasiadas brumas, se podían ver bien las siluetas del Benicadell y el Montcabrer, como se aprecia en la primera imagen.


Llegamos al vértice y ahí tuvimos una fenomenal vista de la imponente Sierra de la Serrella, que nos trajo muy buenos recuerdos de cuando hicimos la integral de toda la Sierra.



Allí nos encontramos con Vicent, un experimentado senderista que caminaba solo y a golpe de mapa  y que nos comentó que también había salido desde Tollos y había subido por otra pedrera. Nos preguntó que adonde nos dirigíamos y cuando le dijimos que íbamos a recorrer todo el cordal de la Sierra y bajar por la Punta de Alfaro, volviendo después por el interior del Barranc de Malafí, no dudó en unirse a nosotros.

Nos hicimos la foto de grupo y lucimos unas gorras que Riquelme por su cuenta le había encargado a un amigo suyo con el nombre del Blog y que nos había regalado ¡Gracias Riquelme! por el detalle.




Seguimos la ruta caminando por senditas que se intuían bastante bien y que, aunque justas, permitían el paso sin pincharse. Es un terreno donde había que ir muy pendiente del suelo para pisar las rocas donde toca, evitando torceduras, y levantar la cabeza de vez en cuando para aprovecharnos de nuestra posición estratégica, que nos permitía observar las montañas a ambos lados de nuestro eje.




Al superar uno de los colladitos aparecieron ante nosotros las altas paredes del Barranco de Malafí, por el que caminaríamos después. Buscamos un sitio para almorzar a la sombra de uno de los escasos pinos de la zona y continuamos una vez repuestos.






No sabíamos cómo estaría la bajada por el puntal de Alfaro, lo que sí se veía en el mapa es que la pendiente sería bastante fuerte, pero en algunos tramos vimos de vez en cuando alguna fita y cuando llegamos a la bajada final, tomamos como referencia una roca que se veía al fondo.  Descendimos en diagonal siguiendo una estrecha senda que nos fue haciendo perder altura. Cuando llegamos a la roca, Vicent se quedó un poco atrás de nosotros haciendo fotos y cuando bajó lo hizo un poco más arriba que nosotros y decía que las fitas y algo parecido a una senda iban por allí.


Desde la roca teníamos ante nosotros las paredes del Barranco de Malafí a nuestra izquierda y un valle que se abría por nuestra derecha, que es por donde sigue el PR hacia las cuevas del Pla de Petracos y la población de Castells de Castells.


Nos centramos en nuestro fuerte descenso y el impresionante barranco por el que circularíamos ahora.


Con el esfuerzo de la bajada y que el día iba avanzando, caminábamos  bajo un sol intenso y comenzó a hacer algo de calor que fue en aumento.




A nuestra izquierda teníamos la Sierra de Alfaro, por cuya cresta habíamos caminado un rato antes.




Herme estaba haciendo un esfuerzo considerable, ya que era su primera ruta seria y aún no estaba tan acostumbrada como nosotros a las exigencias de este tipo de rutas de  montaña, por lo que me iba quedando con ella para ir a un ritmo más lento y que no se agobiara. El resto del grupo paraba de vez en cuando y hacíamos reagrupamientos, bebíamos y continuábamos.


Al ir más despacio íbamos consumiendo más agua y se nos iba haciendo más tarde de lo previsto, con lo que el final del larguísimo barranco se hizo un poco de rogar.


Pasamos por una masía abandonada que tenía un algibe todavía con agua en su fondo y aprovechamos para saborear higos de las muchas higueras que fueron apareciendo conforme acabábamos el barranco.


Al final, ante nuestros ojos apareció la silueta de la población de Tollos donde teníamos los coches y en mi mente iban parpadeando cada vez con más fuerza los neones con la palabra "Lavadero" y hasta cambiaban de color. Llegamos a las 14:50 y a esas horas y con ese sol tan "espléndido" apetecía muchísimo refrescarse en él.


Fue una sensación muy placentera sumergir las piernas en ese agua tan fresca y cuando acabamos nos despedimos de nuestro amigo Vicent, que nos confesó que nos seguía de vez en cuando por el blog. Le invitamos a que cuando hiciéramos una ruta que le acoplara que se uniera si le apetecía y dimos por finalizada la ruta.




Nosotros elegimos una pedrera para subir porque era más entretenido, pero se puede subir por pista iniciando la subida un poco más allá de donde lo hicimos nosotros. Las vistas de la Serrella eran impresionantes e incluso se veían los radares en forma de bola de la Sierra de Aitana detrás de ella. La bajada al barranco tiene inclinación pero si se hace en diagonal se suaviza bastante y el transcurso por el barranco es largo, por lo que es mejor hacerlo en un día en que no haga calor. No se puede reponer agua en ningún punto de la ruta, por lo que es recomendable llevar una buena provisión de agua.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track pulsando aquí: PABLOONCE


1 comentario:

  1. ¡Pablo! Cuando estabamos ante el "Muro de las lamentaciones" si hubieras agudizado el oido, habrias escuchado que te decian:Pablo, vuelve al vértice, pues te falta algo...
    Por cierto las fotos muy chulas.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.