Páginas

sábado, 22 de septiembre de 2012

0068 - Vértices Geodésicos C.V.: Orenga (1149 m) / A+ 724 m / 20,98 km

...
"El barranco con un plus"




Este sábado tocaba subir al Vértice Geodésico nº 68 en orden de altura de la Comunidad Valenciana, Orenga, con 1149 m de altitud, situado en la Serra d’en Seller, en el Término Municipal de Ares del Maestre, Castellón. Este vértice está  muy próximo al Barranc dels Horts, uno de los últimos robledales de Castellón.

Haríamos la ruta en el sentido de las agujas del reloj. Para llegar al punto de inicio nos desviaríamos de la CV-15 antes de llegar a Benasal por la derecha para coger la CV-128 y en el km 2 nos desviaríamos por la izquierda hasta el Mas del Pla, donde aparcaríamos en sus proximidades. Por un antiguo sendero casi desaparecido y que sigue una colada, subiríamos a la pista que nos llevaría al Mas de Orenga y desde allí iríamos hasta el vértice, situado en lo alto del Tossal de Orenga. 


Volveríamos hasta el Mas de Orenga y comenzaríamos nuestro recorrido por el Barranc dels Horts, visitando primero la Font dels Horts (normalmente con agua) y los antiguos ejemplares de robles. Bajaríamos al Barranco y lo seguiríamos hasta su inicio, que nos subiría de nuevo a la pista que recorre el cordal. Desde allí iniciaríamos una fuerte bajada utilizando otra incógnita, el antiguo Azagador de la Belladona, que discurre por la Costera d’en Llop y una vez en el Barranc de l’Empriu, seguiríamos una pista que nos llevaría hasta los coches.   

De esta ruta, normalmente se suele recorrer la parte del barranco, pero nosotros le añadiríamos la subida y bajada desde un punto no habitual,  por azagadores antiguos muy poco transitados.


Aquí podéis ver el vídeo de la simulación de vuelo en 3D de la ruta, que preparé para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


Para atravesar el paraje natural del Barranc dels Horts, que es propiedad de Bancaja, hay que ponerse en contacto con  la responsable de Medio Ambiente de la Fundación Caja Castellón, Isabel Queral (medioambiente@fundacioncajacastellon.es) para pedir permiso para pasar por allí y decir cuántos van a componer el grupo.

A la cita acudieron Mari y Jose, Herme, Manuel Carlos y un servidor. También se apuntaron Xavi (Goterris) y Alvar, que ya nos han acompañado en varias ocasiones. Dos excelentes montañeros que siempre son una garantía y a los que, como a nosotros,  les encanta la aventura e investigar y ver si todavía se puede caminar por sendas casi olvidadas.

Teníamos previsto aparcar en las cercanías del Mas del Pla pero una cadena en la pista impedía el paso de los coches, por lo que allí mismo, en un apartado del camino, dejamos los coches. Siendo las 7:50,  con las primeras luces, comenzamos a caminar en una agradable mañana.




Con la vista de la sierra a nuestra izquierda comenzamos a caminar por la pista cementada, que después abandonamos sin llegar a las masías, para continuar recto y, en leve ascenso, llegamos al punto donde había marcado la subida, la cual era una incógnita. Al proyectar las rutas trabajo sobre mapas e intento trazar el track por donde se ve que será más sencillo, pero es cuando te ves en el sitio cuando hay que tomarlo como una orientación y buscar lo que la realidad te ofrece.

En principio no estaba claro el primer tramo de azagador y comenzamos el ascenso. A ratos íbamos encontrando tramos de él, pero se perdían y había que buscar los mejores pasos.


No nos pinchamos y subimos bien y no encontramos complicaciones. Cogíamos rápidamente altura y vimos desde arriba que esta vertiente estaba dominada por una neblina que persistía perezosa en las cimas de las montañas.


Como se aprecia en el track del mapa que os dejo al final de la crónica, hay un momento en que intentamos seguir un tramo de una senda que aparecía clara, pero vimos que nos dirigía hacia un barranco y que éste se cerraba, por lo que supusimos que venía de subida y la abandonamos, recuperando la dirección por la que nos orientaba el track, que intentaba seguir la silueta marcada sobre el mapa del antiguo azagador.


Hubo un momento en que tuvimos que hacer una pequeña trepadita sin dificultades y después ya teníamos a la vista el Mas del Tossal de Orenga, aunque no podíamos encararlo directamente, sino que seguimos los, ahora sí, claros azagadores de "pedra en sec", que nos abocaron a la pista que viene desde el Mas de la Belladona.


Cruzamos el Mas, saludando a los dos parroquianos y seguimos una pista clara que nos fue subiendo hasta lo más alto del Tossal.


Desde allí había una buena vista de las brumas enganchadas sobre las montañas, que transmitían sensación de placidez. Vimos muchísimas matas de endrinas, pero no tenían ni uno de sus frutos azules y nos acordamos de Kiquet, porque le hubiéramos cosechado un buen cargamento de ellas, con las que él y Jose hacen un pacharán casero buenísimo.



Nos hicimos la foto de grupo en el vértice y encontramos un lugar muy apropiado para almorzar en unas rocas un poco más allá, con vistas al Barranc dels Horts y desde el que se observaba una buena panorámica de muchos picos en los que ya hemos estado: Penyagolosa, la Ermita de Sant Cristofol de Culla, la Mola de Ares, Fustés, la Nevera de Catí...

 (Foto de Xavi)




Esta es una panorámica de 360 grados en movimiento. Tiene algunos fallos, como el punto de unión, pero trataremos de ir mejorando.






Comenzamos nuestro descenso volviendo a pasar por el Mas, siguiendo ahora la pista cementada que nos iba bajando hacia la Font dels Horts y nos comenzaba a mostrar los primeros grandes ejemplares de robles.






De la Font dels Horts, a pesar de la sequía, manaba un chorro de agua fresca que estaba buenísima. Tomamos la sendita que parte a unos metros a la izquierda y que nos llevó enseguida a visitar el "Roure Gros", donde nos detuvimos un rato a admirarlo.





Volvimos a la fuente y a saborear de nuevo sus aguas y continuamos descendiendo por la pista entre grandes árboles, que nos llevaría hasta el fondo del barranco.







Las caprichosas formas de los robles se suceden mientras atravesamos el barranco, en el que es fácil imaginarse dentro de cualquier novela con los árboles tomando vida propia y sorprendiendo de forma amenazadora, como éste a Herme.








O algunos mostrándose tan acogedores y ergonómicos como este otro.






Nuestra intención era llegar al final del barranco y, en lugar de subir a la Masía de la Belladona, seguir el cauce hacia la derecha para salir de él en su inicio, pero cuando llegamos a la curva vimos que había una valla de alambre que nos impedía continuar por el fondo y además el barranco se iba cerrando. Como el tiempo se nos iba echando encima, decidimos seguir por una senda que nos salía por la izquierda y nos hacía seguir rectos. Llegamos a un punto en que hay una bifurcación y tomamos la de la derecha para subir por una bonita senda entre las sombras de robles y carrascas.




La senda nos sacó un poco más alla de la Masía de la Belladona y seguimos el azagador admirando los buenos ejemplares vacunos que pacían apacíblemente (valga la redundancia).


El azagador nos llevaba a la otra gran incógnita de la jornada, que era la fuerte bajada que tendríamos que investigar y nos acercábamos al borde ignorando lo que veríamos al asomarnos.


Afortunadamente encontramos retazos de senda que, en continuos zig-zags nos fueron bajando por la empinada pendiente. Teníamos que bajar a la pista que se puede ver en la imagen central y sortear esa masa herbácea de color verde, que no era césped sino una densa alfombra de coscojas y aliagas. 

Había momentos en que desaparecía todo rastro y dudábamos, pero al final tomamos el fiable recorrido de las vacas hasta una casa derruida que yo había marcado en el mapa y desde allí seguimos una senda que nos bajó casi hasta la pista. Nos encontramos con una valla metálica que pasamos por debajo buscando el mejor punto y llegamos a la pista del Barranc de l'Empriu.

 (Foto de Xavi)

 

(Foto de Xavi)

Seguimos la pista hasta que llegó un punto en que la abandonamos por la derecha y seguimos otra menos pisada desde la que pudimos comprobar la fenomenal vuelta que le habíamos dado a la Serra d'en Seller, subiendo hacia la izquierda de la primera montaña, donde se encuentra el vértice y bajando por detrás de ella siguiendo el Barranc dels Horts hacia la derecha para acabar bordeando la última loma de la derecha, y volviendo al punto de inicio al que nos dirigiamos ahora de frente.


En las cercanías del Mas del Pla vimos  la Font del Rollo, totalmente seca. Pasamos por la parte de atrás de la masía y continuamos por la pista de la mañana hasta llegar a los coches a las 15:15.


Nos montamos en los coches y fuimos a ver el paraje de la Ermita de la Virgen del Pilar, que se encontraba a poca distancia en la carretera hacia Catí. Había leído que tenía la sombra que le proporcionaban siete olmos y dos pozos. Los olmos estaban pero a los pozos, aunque tenían agua, les faltaba el cubo para poder sacarla. Además había allí muchas moscas, por lo que decidimos hacer caso de la sugerencia de Xavi y dirigirnos a la Ermita de San Pablo en Albocácer, que de paso nos pillaba en el camino de vuelta.

Al lado de ella había una gran área recreativa con césped y fuente, de la que hicimos uso para refrescarnos. Tras ello sacamos las neveritas y hasta un mantel que trajo Herme y comimos sobre la hierba. Degustando a los postres sorbete de champán cortesía de ella misma, que celebraba cumpleaños.



 (Foto de Xavi)

Xavi no quiso que nos fuéramos sin que visitáramos el patio de la Ermita y nos mostró una gran hiedra que decía que estaba protegida y formaba parte del catálogo de árboles monumentales.



Nos despedimos de ellos, agradeciéndoles su compañía y su siempre valiosa colaboración y emprendimos el regreso. 

Una ruta que nos ha hecho conocer el fenomenal Barranc del Horts y a la que hemos añadido el plus de la aventura con la subida y bajada desconocidas, intentando seguir dos antiguos azagadores que los masoveros nos decían que estaban totalmente perdidos, pero por los que pudimos subir y bajar de una manera decente.



Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track pulsando aquí: PABLOONCE

2 comentarios:

  1. Hola Pablo.
    He vuelto a disfrutar de la ruta recordándola con tu crónica. Qué memoria con los detalles.
    Y qué chulas las fotos. Ya tengo olvidadas las pendientes "p'arriba" y pendientes "p'abajo".
    Bueno,un beso y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo: Me ha gustado lo de la panorámica de 360º y la ruta que os habéis pateado. De paso felicitar a Herme por su cumple. Hoy estoy triste por el fuego de los Serranos y que hace unas semanas transitamos en vehículo.
    Saludos para todos

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.