Páginas

sábado, 29 de diciembre de 2012

0096 - Vértices Geodésicos C.V.: Peñón de los Machos (1094 m) / A+ 596 m / 18,91 km

...
"En un día de estos en que suelo pensar
que hoy va a ser el día menos pensado "








Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 96 en altura de la Comunidad Valenciana, Peñón de los Machos, con 1094 m de altitud, situado en el Término Municipal de Ayora, Valencia.


Volveríamos al Valle de Cofrentes y haríamos la ruta en el sentido de  las agujas del reloj. Para llegar al punto de inicio saldríamos de Alginet y nos dirigiríamos a Fuente la Higuera, Almansa, Ayora. Antes de llegar a Ayora, nos desviaríamos por la derecha cogiendo la CV-590 que nos llevaría al Puerto del Pelegrín. 



Iniciaríamos la ruta hacia el Este siguiendo la pista que circula por el borde de la muela y bajo los ventiladores hasta llegar al vértice del Peñon de los Machos. Continuaríamos hasta el Collado del Cepo, donde por la diestra comenzaríamos a descender por la Cañada Real de San Benito, hasta llegar a un barranco por donde bajaríamos en fuerte pendiente. 


Buscando las sendas que aparecen en los mapas, seguiríamos hasta la Casa del Hornillo. Después tomaríamos un tramo del Barranco de la Rosa, pasaríamos por las ruinas de la Casa de las Chofleras y una vieja senda nos iría subiendo a través de la zona de El Carrascal hasta la carretera, desde la que llegaríamos a los coches.


 Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre la ruta para que os hagáis una idea fiel del recorrido:





En unas fechas en donde hubiera pensado que la ruta la haría en solitario o casi, hubo una gran asistencia. A la cita se apuntaron Mari y Jose, Karmen, Kiquet, Manuel Carlos, Miguel Arce y un servidor.

El día por fin apareció claro, después de muchos sábados de lluvias y nieblas persistentes. El termómetro llegó a marcar -2 grados mientras llegábamos aquí y aunque al bajar de los coches marcaba unos positivos 5, un viento que hacía que en la cresta los ventiladores funcionaran a plena potencia hacía que la sensación térmica fuera de más frío.

A las 7:45, con los caminos todavía en penumbra, comenzamos nuestra andadura.




Volvimos a disfrutar de toda la gama de los colores de un amanecer espléndido mientras caminábamos hacia el Noreste por el borde de la muela, con lo que tendríamos unas vistas en primera fila del inminente espectáculo.







Cuando por fin el sol comenzó a aparecer por encima de las montañas no pude resistirme a captar esos primeros momentos en un pequeño vídeo.



En el lado contrario, una también espectacular Luna quería hacer la competencia en belleza al astro rey y sacaba a relucir una buena gama de colores.


El comienzo de la ruta era caminar por las anchas pistas existentes bajo la larga línea de generadores eólicos, avanzando a buen ritmo para calentar un poco.



Enfrente apareció ante nosotros la silueta del Caroch, donde estuvimos hace no mucho en una ruta en que le dimos la vuelta.


Llegamos pronto al vértice del Peñón de los Machos, donde tuve que situar la cámara en punto bajo para que no la tirara el viento y volvimos a la pista.







Una de las curvas nos ofreció buenas vistas de lo que habíamos recorrido y nos permitió situarnos en lo que íbamos a acometer a continuación. Ante la ausencia de bajadas documentadas, había previsto un duro descenso por uno de los barrancos por el que se podría bajar con cuidado, pero en la tercera imagen nos sorprendió agradablemente la presencia de un cortafuegos recién hecho que no aparecía en las vistas por satélite y que consideramos como opción si el barranco se nos complicaba.


Llegamos al Collado del Cepo y enfilamos lo que en el mapa aparecía como la Cañada Real de San Benito. Es una senda que está muy perdida y de la que se conservan unos tramos y se intuyen otros y que pudimos seguir gracias al track que llevábamos preparado en los GPS.

Como en un mapa de sombras del relieve había visto que en nuestra bajada prevista había unos resaltes que habría que bordear y el monte aquí pinchaba bastante decidimos utilizar el cómodo descenso que se nos ofrecía por el recién desbrozado cortafuegos, situado justo antes de nuestro barranco.




Cuando llegamos abajo y volvimos a coincidir con nuestro track previsto que ya venía hacia el valle, elegimos un buen lugar a cubierto del viento para el momento recompensa del almuerzo.





Una vez satisfechos continuamos ahora siguiendo por las pistas del valle, teniendo siempre a nuestra derecha la imponente silueta de la sierra por cuya cima habíamos caminado momentos antes.





Nos habíamos saltado el primer barranco pero yo había previsto otro para salpimentar el recorrido y bajamos al Barranco de las Rosas, caminando agradablemente un tramo por el seco lecho de su cauce.



A mitad de recorrido de éste apareció ante nosotros una pista de nueva creación que tampoco aparecía en los mapas y como vimos que más tarde uniría con nuestras previsiones decidimos tomarla.


Unimos de nuevo más tarde con el track previsto y atravesamos unos campos. Ahora debíamos tomar unas viejas sendas marcadas como líneas discontinuas en el mapa. Estas zonas cercanas al Caroch casi no disponen de sendas transitables. Lo agreste del terreno y de la vegetación hacen que haya pocas pistas muy bien acondicionadas pero con pocas posibilidades de salirse de ellas. Nosotros lo intentamos con esta posibilidad que nos ofrecía el mapa y, aunque al principio se pudo seguir, se acababa difuminado y perdiendo por el poco paso. Esto hizo que cuando llegamos a una pista y vimos que aún nos quedaba otro tramo de senda practicamente inexistente, en fuerte subida y teniendo que abrirnos paso entre toda clase de matojos pinchosos, decidiéramos improvisar otros modos de subir hasta los coches.


Para ello, nada más empezar a subir, nos dividimos espontáneamente en dos grupos. Así, que por lo menos se salvara uno de los dos, jeje. Miguel, Manuel Carlos y yo decidimos irnos hacia la derecha a buscar el barranco para subir por sus inmediaciones. Se ve que nos habíamos quedado con ganas.




El ascenso resultó entretenido, buscando la mejor manera de llegar hasta arriba, igual que les pasó al otro grupillo y ambos disfrutamos con la subida aunque no estuvo exenta de dureza por la pendiente que había que superar y que ya era el final de la ruta, cuando las piernas ya no responden igual.


Llegamos sin problemas a los coches y como en ese lugar elevado hacía mucho viento, decidimos iniciar el regreso hacia Ayora y parar en otro más resguardado. Una vez lo encontramos, sacamos las viandas para la comida y dimos buena cuenta de ellas, finalizando esta nueva ruta, diferente, como todas.


Una ruta en la que desde el primer momento tenía en mente la preocupación sobre cómo solucionaríamos el descenso de la muela por el empinado barranco y que se resolvió por sí sola cuando apareció ante nosotros un cortafuegos recién hecho que no estaba en las ortofotos y que nos vino muy bien, haciendo el descenso muy cómodo. Mucha pista para mi gusto, pero en esta zona próxima al Caroch hay muy pocas sendas y las que había antiguamente, de no usarse, son invadidas por coscojas, romeros y aliagas, haciendo que desaparezcan y que no sean transitables pero, como en todas nuestras salidas, hemos disfrutado de las sensaciones distintas que nos ofrece cada ruta en un entorno siempre diferente.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


2 comentarios:

  1. hola un placer ver su blog sobre vertices geodesicos y tal nosotros tambien nos dedicamos a subir montañas mire http://escuadron-aventurero.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena, ánimo con vuestras subidas.

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.