Páginas

sábado, 9 de febrero de 2013

0091 - Vértices Geodésicos C.V.: Cid (1.104 m) / A+ 1081 m / 16,83 km

...
"El mini-mundo"





Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 91 en altura de la Comunidad Valenciana, Cid, con 1104 m de altitud, situado en el Término Municipal de El Castell de Guadalest, Alicante.







El Vértice Cid se encuentra en la llamada Silla del Cid. Aquí tenéis en la imagen superior su silueta, que fotografié desde la entrada de la Cova de Mosén Francés cuando hacíamos la ruta para subir al Maigmó. Y en la inferior, en segundo plano, cuando hacíamos con Kiquet la última etapa del GR-7. Precisamente, la cara de la primera imagen es por donde subiríamos.

Para planificar esta ruta, la única complicación que encontré fue elegir el punto de inicio. La mayoría la comienza en las proximidades de Petrer, pero yo había visto una senda que subía en lazadas y había oído buenos comentarios sobre ella, por lo que fue la opción elegida. Una vez arrriba el recorrido es evidente y se ven claramente las sendas en las fotos del satélite, por lo que sólo era cuestión de componer una que nos adecuara a nuestros propósitos. Subiríamos a ella y le daríamos la vuelta en el sentido contrario de las agujas del reloj. Comenzaríamos acercándonos lo más posible con el coche por la cara Norte, y siguiendo el PR CV 29, que viene de Xorret de Catí, nos desayunaríamos con una exigente subida. Una vez arriba giraríamos a la derecha para llegar a la cumbre de la Silla del Cid (1152 m). A continuación seguiríamos el sendero hasta la Penya del Sol, que se asoma a un profundo acantilado, desde donde disfrutaríamos de las vistas. Volveríamos al sendero y en descenso y cambiando de senda emprenderíamos una vertiginosa bajada que nos dejaría en el Barranco por donde pasa la Colada del Cid. 

Comenzaríamos a ascender en dirección al Pico de La Galera, donde deberíamos buscar un buen lugar para almorzar. Continuaríamos a continuación las sendas que nos llevarían en ascenso hasta el vértice Cid (1104 m) y desde allí bordearíamos la muela de la Silla del Cid por el borde de los acantilados de su cara Este, dándole la vuelta hasta llegar al punto por donde subimos por la mañana, descendiendo por la misma senda y llegando a los coches.        


 Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


A la cita acudieron Mari y Jose, Herme, Kiquet y un servidor. Karmen y Manuel Carlos también querían venir pero tenían compromisos que se lo impedían. A las 7:30, aún en penumbra, comenzamos a caminar.

La intención era aproximar el coche lo más posible al inicio de la senda, pero una cadena nos impedía el paso, por lo que lo tuvimos que dejar un poco más abajo de lo previsto y subir con una fuerte pendiente por la pista cementada, que nos sirvió de rápido calentamiento.

Al fondo ya veíamos las peredes de la Silla y nos preguntábamos que por donde subiríamos.


Al principio, la serpenteante senda parece que nos va a hacer rodear las rocas por la izquierda, pero poco a poco nos va subiendo por una canal que se va abriendo poco a poco según avanzas. El rápido ascenso nos ofrece enseguida imágenes que, aun en la oscuridad, nos dejan reconocer sus picos más importantes.




La senda, por la que volveríamos a bajar al terminar el recorrido, no tiene desperdicio.




Al llegar al inicio de la roca de la primera imagen giramos a la derecha para comenzar a bordear ya la Silla por la derecha.




En ese momento el Sol consiguió atravesar la pequeña franja de nubes que había en el horizonte y nos bañó con sus tenues rayos de color naranja.


En la imagen central teníamos la Cumbre del Cid, nuestro siguiente objetivo, y en algún momento tuvimos que hacer frente a un fuerte repecho.







La imagen predominante de toda la ruta era la alargada pared de roca de la Sierra del Fraile, donde se encuentra el Despeñador, que nos traía muy buenos recuerdos de la gran ruta la que hicimos allí, y la puntiaguda silueta del Maigmó.








Una vez en la cumbre nos acompañaron los típicos pájaros de esta zona, que se muestran siempre muy confiados, acostumbrados al paso de la gente por estas muy visitadas cimas.


Desde aquí arriba disfrutas del esfuerzo realizado y de la recompensa de ese horizonte tan amplio, dando gracias a todos aquellos pequeños detalles que permiten que estés allí y agradeciendo el haber vencido la resistencia de los "no puedo", las sábanas o el sillón.




Aquí podéis ver un vídeo que tomé de lo que se veía desde allí 360 grados a la redonda.





Nos dirigimos ahora a la Peya del Sol, desde nos asomamos con cautela al gran cortado que se abría a nuestros pies.




Retrocedimos un poco hasta una fita que indica la senda de bajada y que nos iba ofreciendo estupendas imágenes del perfil del sur de Alicante y con Perer y Elda en primer plano.



La senda nos haría llegar desde la derecha a los cortados de la Peña del Sol, donde se iniciaba una empinada bajada en zetas, en la que había que ir con cuidado porque la pendiente hacía que se pudieran producir resbalones con mucha facilidad.


Había que descender hasta la profundidad del valle que se ve abajo y después remontar la montaña de enfrente hacia la izquierda, para llegar al Pico de la Galera.







En estas imágenes tenemos la Penya del Sol desde donde nos habíamos asomado antes.



Llegamos al arroyo seco del fondo y aunque al principio continuamos por una senda que circulaba por la derecha, después vimos que había que hacerlo por el lecho. En el track se apreciará que llega un momento en que yo subí por una ligera pendiente para ver si había camino cerca de unas cuevas. Ví que sí que había una senda clara y cómo el resto, que habían continuado por el lecho, ya subían por ella, por lo que es la opción que habría que elegir.


Siempre en ascenso ahora, tal como se ve en el perfil. Se nos estaba pasando la hora de almorzar acostumbrada, pero decidimos seguir con los planes previstos y parar cuando hubiéramos llegado al alto del Pico de la Galera, ya que las subidas fuertes después de almorzar no apetecen demasiado. Había que pararse de vez en cuando para mirar hacia atrás y aprovechar la visibilidad que el día tan claro y luminoso nos ofrecía.


Tras la parada gratificante del almuerzo, continuamos por una pista que nos va aproximando hasta la antena donde se encuentra el vértice. Hay que estar pendientes de una fita a la derecha de la pista, que indica el nacimiento de una senda que, en línea recta y con un largo y fuerte ascenso, nos dejaría en la base de la antena.


Una vez en el vértice las vistas son impresionantes. Os dejo una muestra que que también podáis disfrutarlas.







En ésta se ve el Maigmó e primer plano y a la derecha al fondo la Sierra del Cabeçó y detrás aún asoma la cima del Puigcampana.










Comenzamos el descenso por una senda que nos haría ir bordeando por la derecha el contorno de la Silla y con las imágenes de toda esa amplitud todo el rato a nuestro alcance.






En éstas se puede ver el perfil por cuyo borde anduvimos por la mañana hasta el más lejano y alto que corresponde a la Cumbre del Cid.






En esta panorámica intentamos captar toda la extensión de la Silla desde arriba, donde se ve a la derecha la cresta hasta la Cumbre del Cid, la punta de la Penya del Sol, bajamos por su derecha hasta el lecho del barranco, subimos por la pinada del fondo, donde se encuentra el Pico de la Galera y arriba estaba la antena con el vértice Cid y ya por la izquierda de la imagen, volveríamos siguiendo el perfil de los acantilados hasta aquí para volver a descender por la preciosa senda de la mañana. Puede ser una foto resumen.

La Silla la habíamos visto desde lejos en muchas de nuestras rutas y desde muchos puntos distintos y nos la imáginábamos como una meseta, casi plana y bastante árida y sin vegetación, pero cuando haces esta ruta te das cuenta de que es como un "mini-mundo" aislado aquí arriba, con sus crrestas, sus acantilados, sus pinadas, su barranco, etc, que nos ha cambiado la imagen que teníamos de ella.




Aquí comienza la senda de descenso que, ahora ya con luz, nos dejaría ver lo que nos insinuaba cuando subíamos en penumbra.







Llegamos a la pista cementada y de ahí a los coches, dando por terminada una fenomenal y recomendable excursión.

Os dejo abajo además del track, otro con la aproximación al punto de inicio que nosotros seguimos.



Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE
Y el de aproximación desde aquí: Aproximación.

3 comentarios:

  1. ¡Hola Pablo! La Silla del Cid, no nos ha defraudado "un 10" en todos los sentidos, agradecerte el facilitarnos poder hacerla.
    Hasta pronto gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, excelente ruta y excelente dia, tuvistéis más suerte que nosotros que no vimos nada de la niebla que había, la tengo pendiente para repetir muy pronto.
    Con tu crónica he recordado todos mis pasos, la tengo hecha desde Xorret de Catí y también desde Petrer.
    La repetiré desde Petrer se adapta más a nuestras posibilidades.

    Un abrazo

    Simón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Simón, sí, tuvimos suerte con el día. El primero en mucho tiempo sin viento y con una visibilidad y luminosidad excelentes, con las que pudimos disfrutar mucho de las vistas que se observan desde allí. Eran muchas rutas viendo la silueta de la Silla, como provocándonos, y ahora tocaba verlo todo desde allí. Cuando te encuentras niebla en un sitio de estos es como haber pagado la entrada del cine y no poder ver la película.

      Un saludo,
      Pablo

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.