Páginas

sábado, 30 de marzo de 2013

0103 - Vértices Geodésicos C.V.: Ragudo (1080 m) / A+ 851 m / 21,31 km.

...
"El espectáculo debe continuar"






 

Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 103 en orden de altura de la Comunidad Valenciana, Ragudo, con 1080 m de altitud situado en el Término Municipal de Viver, Castellón. 


Recorreríamos en esta ocasión la parte alta de La Serratilla. Tomaríamos la A-23 y nos dirigiríamos a Torás, lo pasaríamos, cogiendo unas pistas asfaltadas, pues continua cortada la carretera hacia Begís en el final del pueblo y nos desviaríamos por la CV-239, que nos conduciría a la Hoya de Elvira, situada en la mitad de las dos sierras por las que caminaríamos. Subiríamos primero al Socarrado y nos dirigiríamos por la pista del Parque Eólico del Alto Palancia hasta el vértice Ragudo. 


Volveríamos exactamente sobre nuestros pasos hasta los coches y subiríamos a la parte izquierda de La Serratilla. Esta parte de la ruta sería más interesante, caminando por una senda que la cruza por su parte más alta y que nos llevaría hasta los acantilados de las Peñas de Amador en el Alto Fustero. Enfrente tendríamos el Peñascabia y abajo la lírica aldea de El Molinar. A continuación volveríamos por el mismo sitio, pero  con perspectivas diferentes hasta los coches. 


Sabéis que no es lo normal en nosotros hacer rutas lineales, pero en esta ocasión el terreno no nos permitía otras variantes.


Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:.




Aunque estábamos en las vacaciones de Pascua, el espectáculo debía continuar. Se apuntaron a la cita Ana, Manuel Carlos, un servidor y volvimos a contar con la agradable presencia de Riquelme y Miguel Arce, a quienes no veíamos desde hace tiempo y con los que tuvimos la oportunidad de disfrutar de esta ruta.

A las 7:30 ya estábamos aparcados en el lugar de inicio. Sabíamos que el día iba a ser soleado y con mucho viento. Se esperaban temperaturas desde 12  a 17 grados pero que con el viento la sensación térmica sería entre 3 y 7.


Comenzamos hacia nuestro primer objetivo, el Ragudo. Esta ruta, por las condiciones del terreno y lo que queríamos ver, estaba pensada como una línea en la que los coches estaban en la mitad. Haríamos primero la parte de la derecha, volveríamos al punto de inicio y emprenderíamos el tramo de la izquierda. Esto nos daba ciertas ventajas, ya que por ejemplo Ana, que estaba saliendo de una pequeña lesión, si lo creía conveniente podía quedarse en los coches cuando volviéramos a pasar por ellos.

Nos metimos en faena y enseguida nos encontramos con la vía del tren y la vía de Ojos Negros, con señales del GR-7. Si sois seguidores nuestros y de Kiquet, sabréis que no hace mucho acabamos con el reto de recorrer todo el GR-7 por etapas desde el Refugio de Caro, en Tarragona (imprescindible no perderse esa primera etapa, que es de las mejores del recorrido) hasta Pinoso en Murcia, cruzando toda la Comunidad Valenciana. Digo esto para haceros partícipes de que en esta zona hay un lío de marcas del GR que no sabes por donde cogerlo. Lo notas sobre todo si haces esta etapa al revés. Cuando sales de Torás hay una duplicidad de marcas, unas viejas y otras nuevas que van en distintas direcciones y hacen que haya dudas, pero es que aquí pasa lo mismo. Los puntos en los que hemos visto marcas de GR no coinciden con el recorrido que hay en los mapas y, aunque después te llevan al mismo sitio, circulan por sitios diferentes, por lo que hay que estar atentos si se quiere hacer el GR en esta zona y llevar previsto el recorrido, no siempre fiándose de las marcas.


Cruzamos la Vía Verde de Ojos Negros y comenzaron a caer sobre nosotros unas finas gotas de lluvia que se continuaron durante bastante rato, procedentes de la única nube que había y que llegaban a nosotros impulsadas por el fuerte viento lo que, unido al sol,  provocó que apareciera un perfecto arcoiris.




Llegamos a lo alto del Socarrao, parte derecha de la Sierra de la Serratilla y comenzamos a caminar por las pistas del Parque Eólico del Alto Palancia I, soportando los embates del viento que a veces nos empujaba con fuerza moviéndonos del sitio.


Tras recorrer el cordal de la sierra llegamos a una pequeña explanada donde se encontraba el vértice y nos asomamos al contorno para ver la panorámica.


Podía verse un amplio arco que abarcaba desde toda la Sierra de Espadán con su pico, pasando por el mar y llegando en el otro extremo al Peñascabia.


Vimos un poco más allá una especie de plataforma que serviría de mirador y al acercarnos nos encontramos con un cartel que decía que eso eran los restos de un puesto de mando del ejército y había un panel explicativo.





Cómo no, nos hicimos la foto en la tentadora atalaya y volvimos al vértice para hacer la foto de grupo, que en esta ocasión se presentaba complicada a causa del fuerte viento. Menos mal que a Miguel Arce se le ocurrió que atáramos la cámara a un poste de esos de "coto de caza" que había junto al pilón y que nos solventó magníficamente el asunto.




Emprendimos el camino de vuelta en animada charla, teniendo que alzar el tono para oirnos debido al fuerte vendaval, que se llevaba de lado los bastones cuando íbamos a apoyarlos y hacía que en ocasiones fuera mejor no utilizarlos.



Echando la vista atrás podíamos ver la figura del Pico Pina que, si ya es oscuro de por sí, más aún lo era en esta mañana en que una nube se había fijado sobre él y lo bañaba continuamente con su sombra.


Volvimos a llegar al Socarrao, donde yo tenía previsto bajar directamente, ya que desde la ortofoto se veía bien, pero al llegar allí había una densa profusión de coscojas que nos hicieron desistir y volvimos a bajar por donde habíamos subido. Cruzamos de nuevo la vía verde y nos encontramos con esas marcas nuevas de GR. Enfrente teníamos la segunda parte de la ruta en la que nos dirigiríamos por lo alto de La Serratilla hacia el Peñascabia. 

Aunque donde habíamos aparcado los coches había un cortafuegos con senda por la que se podía subir, decidimos hacerlo directamente por donde había trazado el track. Al principio hay que sortear algunas aliagas, aunque sin ningún problema y después ya había rastro de senda, hasta que volvimos a unir con el recorrido del cortafuegos, ahorrándonos así una pequeña vuelta.


Había que buscar un lugar para almorzar y decidimos subir lo más posible y arriba encontramos un lugar resguardado del viento por unas tupidas carrascas, donde dimos cuenta de las viandas y de un estupendo vino que había traído Riquelme. Un rioja Sagasta, reserva del 2006, que estaba buenísimo.


Reemprendimos la marcha, ahora con el Peñascabia al fondo y la ilusión de llegar a los acantilados para verlo de cerca.




Conforme íbamos haciendo toboganes por encima de la sierra nos íbamos acercando y en uno de los últimos ya podíamos ver la caseta de observación forestal y una buena extensión del precioso Barranco del Resinero, que hemos visitado en varias ocasiones y que todabía conserva un frondoso pinar.


Ana se encontraba bien y aunque subía con precaución había decidido disfrutar de  hacer la ruta completa.






Llegamos a la caseta forestal que se encontraba en el Alto Fustero y que dispone de una mesa con asientos en un lugar con unas vistas preciosas para descansar sentados allí unos momentos.


Pero eso no es lo que habíamos venido a buscar. Lo que nosostros queríamos era asomarnos a las Peñas de Amador y ver el acantilado y unas vistas aún más completas. Por lo que continuamos un poco más bajando hasta unas rocas que nos permitieron satisfacer nuestras expectativas. Así pudimos ver la planta embotelladora de agua de Los Cloticos allá abajo...


... y la subida al Peñascabia y la preciosa aldea de El Molinar allá abajo a la derecha.





Por supuesto estas rocas al borde del precipicio se convirtieron rapidamente en un improvisado fotocall, por donde fuimos pasando para el improvisado posado robado.




Volvimos a la caseta y, tras un breve descanso, nos pusimos de nuevo en marcha. Para no volver a tener que subir y bajar los toboganes del cordal y para ir un poco más resguardados del viento, decidimos coger una pista y bordear la sierra. El recorrido sería un poco más largo en kilómetros pero avanzaríamos con más comodidad y rapidez.


Como veis en las imágenes, se circulaba de maravilla por esta pista que discurre entre pinos y donde ya se siente en el ambiente la llegada de la primavera.








Fuimos combinando unas pistas con otras intentando seguir la misma dirección de la sierra pero desde una cota más baja y viendo otra vez marcas de GR, que no coinciden con las de los mapas pero que nos llevarían hacia la carretera donde estaban aparcados los coches. Puede que en esta zona se haya hecho una variante y no se hayan borrado las marcas del trazado original.




A las 13:30 llegamos a los coches dando por terminada esta excursión en la que habíamos modificado el tramo final del recorrido, aumentándolo algo en kilómetros respecto a lo que teníamos previsto pero que nos había permitido ver otros paisajes y terminar más comodamente.

Tenía previsto que nos dirigiéramos hacia Torás para refrescarnos en una fuente que había visto a la salida del pueblo y hacia allí que nos fuimos con los coches para proceder al relajante baño de pies, ante la estupefacción de un grupo de jóvenes que había sentados en un banco al lado de la fuente y que estaban comentando entre ellos todo lo que se habían bebido la noche anterior... sin comentarios. 
Nos quedamos con nuestro plan.


La altura y la distancia en esta ocasión están un poco alteradas a causa del fuerte viento, que provoca errores en el cálculo barométrico, por eso he modificado algo a la baja los datos en el título de la crónica, siendo estos más realistas.


Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

5 comentarios:

  1. Yo también voy (eso creo). Te espero en el garaje.

    Ana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pablo, nos vemos el sábado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Pablo,
    me apunto, nos vemos dentro de un rato

    Miguel Arce

    ResponderEliminar
  4. Hola Pablo, cuenta conmigo para la ruta de este sábado.
    Dime un punto de encuentro y hora, yo creo que uno bueno sería en la nacional 234 y unos metros antes de coger el desvío hacia Torás hay un restaurante "El Cristo" en su aparcamiento, para ello hay que salir de la A23 en la salida de Viver-Caudiel.
    Otro punto sería a la entrada de Torás.
    Bueno ya me dices algo, como siempre mi número de teléfono es el 606718366.
    Saludos y hasta mañana.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ja! ¡Qué tiemblen los fisios! Los problemas musculares terminan de curarse en las montañas.

    Me alegra haberos conocido, Miguel muy majo; Riquelme, gran conversador. La compañía es un aliciente más en las rutas. A ver si coincidimos en muchas más.

    Besos y hasta la próxima.

    Ana.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.