Páginas

sábado, 14 de diciembre de 2013

0130 - Vértices Geodésicos C.V.: Azafor (1012 m) / A+ 942 m / 16,15 km

...





Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 130 en altura de la Comunidad Valenciana, Azafor, con 1012 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Villalonga, Valencia.

Para llegar al punto de inicio nos dirigiríamos hacia Villalonga y antes de entrar en el pueblo nos desviaríamos por la derecha en dirección a la Fuente de la Reprimala. La pasaríamos y aparcaríamos junto a la cantera abandonada.



Comenzaríamos a caminar hacia el Circo pasando por la Font de la Safor y más adelante nos saldríamos de la pista por la izquierda siguiendo una senda formada por traviesas a modo de escalones hasta el Refugio. Desde allí cogeríamos una senda que nos llevaría por una "muy empinada subida" hasta las inmediaciones de La Finestra y a enlazar con el PRCV-42, ya en el cordal.


Desde que en abril de 2009 leí la crónica de Pascual Paricio de cuando se aventuró a subir por esta senda, sabía que algún día pasaría por allí. Hemos tomado de él la subida hasta enlazar con el PR superior y después la hemos enlazado con otra ruta que Jose, de Trotasendes Benicalap hizo por la zona con su grupo. Esperábamos que desde 2009 hasta ahora hubiera pasado bastante más gente por la empinada senda de subida y estuviera más clara y con menos aliagas.


Este tramo de ascenso se haría duro ya que tendríamos que subir desde los 200 m de altura sobre el nivel del mar hasta los 1012m en 3,5 km, por lo que nos lo tomaríamos con calma.


Pasaríamos por el Pas de la Nevera y llegaríamos al vértice Azafor. Desde ahí seguiríamos el sendero que va hacia Lorcha hasta la Font dels Ólbits dnde giraríamos hacia Les Mallades e iríamos bajando hasta el Río Serpis para seguir la vía verde pasando por los túneles de esta parte de la ruta, también llamada l'Estret de l'Infern. Uno de ellos es bastante largo (250 m) y se queda a oscuras completamente (a Pili, que no le van mucho los túneles, le habría gustado), por lo que se recomienda llevar frontal para usarlo en ese punto. Una vez pasados los túneles, la pista nos llevaría de nuevo hasta los coches.



Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A la cita acudieron Ana, Kiquet y un servidor y a las 8 ya estábamos aparcados en el punto de inicio. Como queríamos una fuente cerca al teminar la ruta, nos acercamos con el coche pasando un poco más allá de la cantera y aparcamos un poco antes de la Font de la Safor, donde hay habilitado un espacio donde caben bastantes coches.




El día se preveía sin viento y sin frío, aunque algo nublado. Visitamos la Font de la Safor comprobando que tenía abundante agua y continuamos por la carretera hasta que vimos la senda que teníamos que coger a nuestra izquierda, con escalones fijados por traviesas de madera para que sea más cómoda la subida. Pude desayunar unos dulces madroños en este tramo.



Llegamos al Refugio de la Safor y allí nos quitamos ya algo de ropa pues ahora venía la subida fuerte y continua hasta arriba del Circo, que veíamos enfrente nuestro cubierto por la niebla.







Detrás del refugio salía la senda y comenzamos a subir por ella. La senda nos hacía ganar altura con rapidez y de vez en cuando nos girábamos hacia atrás y comprobábamos lo lejos que iban quedando allá abajo la cantera y el refugio.




Comprobamos que las maravillosas vistas que hubiéramos tenido del circo mientras ascendíamos nos las estaba negando la niebla, cada vez más espesa, pero en una de las veces en que nos giramos hacia atrás vimos que también la niebla estaba subiendo desde el valle y que nos iba a coger entre dos frentes, la de arriba y la que venía desde abajo.







Así fue, y al rato ya estábamos rodeados del manto blanco, mientras nosotros nos concentrábamos en la subida, que nos la íbamos tomando con calma pero sin pausa. Había llovido algo el día anterior y ahora también la niebla acompañaba el ambiente con pequeñas gotitas, lo que hacía que hubiera que extremar las precauciones para evitar resbalones.




Cuando ya habíamos subido bastante levantamos la vista y comprobamos que teníamos ya cerca las crestas que veíamos desde abajo y la canal por la que nos tendríamos que meter ahora para continuar. La niebla le daba en ese momento a la escena un punto más aventurero y de misterio todavía.

Aunque parecen verse muchas aliagas en las imágenes, la senda está limpia en todo momento y sólo hay que preocuparse de salvar el desnivel.







La canal es una maravilla, con las paredes rocosas a los lados y nos recordaba a otras por las que hemos pasado, como la del Benicadell, el final de la subida al Puigcampana o la que utilizamos para subir al Cabeçó d'Or.









Conforme íbamos llegando a las partes más altas había algunos momentos de trepada fácil que nos lo hacían todavía más entretenido.





Llegamos al final de la canal y miramos hacia atrás para despedirnos de ella. Ahora habíamos enlazado con el PRCV-42 y lo íbamos a seguir hasta el vértice.




El recorrido por el PR tampoco se queda manco en belleza en este tramo y va pasando entre túneles y murallas de carrascas.






Las gotitas de la niebla se convirtieron durante unos minutos en fina lluvia cuando llegamos al Pas de la Nevera, que vimos bastante deteriorada y que las cabras utilizan como refugio.


Continuamos ahora hacia el vértice, subiendo, claro y llegamos a lo que tenía que haber sido un fabuloso mirador en condiciones normales, pero que en las nuestras se convertía en asomarse esplendorosamente a la nada.

Mira que el viento es molesto, pero me fastidia aún más la niebla, ya que te anula la oportunidad de admirar los paisajes que te has ganado con tu esfuerzo subiendo hasta allí.






Llegamos al vértice, hicimos las fotos de rigor y nos marchamos, ya que desde allí no se podía ver nada. Regresamos a la nevera y pasamos por su izquierda para seguir ahora el sendero que iba hacia Lorcha.




Este sendero también atraviesa tramos bonitos y es muy agradable pero estaba más pisado que los anteriores y las gotas caídas hacían que presentase un firme de barrillo bastante resbaloso.










Vaya vistas que se intuían desde aquí...




El sendero nos llevó hasta la Font dels Ólbits, un área recreativa donde vimos la fuente vieja, sin caño y sin agua y la nueva que sí que tenía agua. En la parte superior había una especie de caseta refugio.








La niebla continuaba como en el antiguo chiste del lleó del humorista  Don Pío: "Darrere de mí".



Desde la font continuamos por la pista de la derecha, abandonando el PR que se iba hacia Lorcha y ahora teníamos un tramo de pista por delante hasta enlazar con la siguiente senda, que nos bajaría al río Serpis. En el camino vimos buenos ejemplares de Cireres de Bon Pastor, árbol de la familia del espino y que según dicen son comestibles, aunque hay variedades cultivadas en las que su fruto es de mayor tamaño.




En un punto de la pista vimos a nuestra derecha una pared de roca negra y lisa que por su aspecto inusual y sorprendente parecía un meteorito caído en épocas pasadas y que tenía presas de escalada colocadas.


Llegamos a un poste indicador, que seguramente será para indicar al Coyote y al Correcaminos cuando pasen por aquí, por que para hacerse 2, 70 km en 5 minutos y se supone que andando, ya hay que sentirse perseguido.


La niebla comenzaba a despejar ¡a la 1 del mediodía!, aunque por zonas aún se resistía.





Llegamos a otro poste del PRCV-207 que nos bajaba hacia la Fuente de la Serquera y lo seguimos, ahora en bajada y por pista.




Oíamos el rumor de las aguas y veíamos de vez en cuando allá abajo la Vía Verde que serpenteaba al lado del río.



Cuando estábamos casi abajo vimos un cartel que nos iba a hacer despedirnos de ver la fuente, ya que nos teníamos que desviar por una senda que sale por la derecha para llegar a la Fábrica de la Llum, que era nuestro siguiente destino.


La senda es una maravilla, pero con el barrillo y la inclinación que tenía, nos hizo que volviéramos a sacar toda la precaución de las mochilas.








Cuando llegamos abajo pudimos ver los restos de la antigua Fábrica de la Llum y una especie de Ermita, también abandonada.






Ahora ya estábamos en la Vía Verde del Río Serpis. A este tramo le llaman l'Estret de l'Infern por los abruptos cortados de rocas que presenta a ambos lados.






Teníamos que pasar por 4 túneles de la antigua vía férrea. Éste es el primero.





Al lado de la pista nacía este sendero PRCV-42 que es con el que habíamos enlazado allá arriba cuando salimos de la canal y que nos llevó hasta el vértice.



El río mostraba aquí un magnífico azud.



Segundo túnel.









Tercer túnel.


Y cuarto y último túnel. Éste era el más largo, con 250 m de longitud y algo de curva, que hace que se vuelva completamente oscuro, aunque se hayan habilitado de vez en cuando pequeñas ventanas laterales que consisten en túneles que atraviesan la montaña hacia el acantilado ¡¡Vamos pá llá, Pili!!







Saliendo del túnel y en la otra parte del río nos llamó la atención una gran tubería que lanzaba al exterior una buena cantidad de agua. Hay un punto en que la pista se bifurca en dos que van paralelas. En la de arriba, la de la derecha, hay una flecha verde en la pared, que es la que hay que seguir pero nosotros continuamos por la de la izquierda hasta que vimos que ambas se iban a separar y subimos un tramito a la trocha para enlazar con la buena, que era la superior. La que llevábamos hubiera unido con la de arriba pero nos habría dado un pequeño rodeo que en las horas que eran ya, había que evitar.


Habíamos dado la vuelta a la montaña y ya teníamos enfrente de nuevo y, ahora sin niebla, el Circo de la Safor.


Pasamos al lado de la cantera y estuvimos viendo el panel informativo con los senderos de la zona.


Ahora sólo unos metros nos separaban del coche y podíamos ver allá enfrente y ayudados por el zoom, la Finestra, ese agujero típico de esta ruta que nosotros buscamos cuando estuvimos arriba, pero que la espesa niebla no nos dejó ver.




Y para terminar, relajante baño de pies en la Font de la Safor.




Una ruta preciosa por todo lo que contiene y por lo que nos hemos perdido. La espesa niebla ha hecho que no podamos admirar el Circo desde arriba y nos ha negado las vistas panorámicas, aunque la niebla también tiene cierto encanto. Esto lo que ha hecho es que nos hayamos propuesto repetir esta ruta dentro de unos meses para poder admirarla en su totalidad y que la puedan compartir otros compañeros que hoy no habían podido venir, por lo que nos montamos en el coche con el grito de ¡Volveremos!

La senda de subida, que yo temía que estuviera con tramos de aliagas, está completamente limpia. Tiene buen desnivel pero nada que no se pueda hacer tomándoselo con calma. También hay alguna trepadita muy sencilla y que lo que hace es animar la ruta. Las vistas en un día despejado, desde arriba y durante la subida tienen que ser espectaculares y además el hecho de poder disponer de dos fuentes con agua, una al principio/final y una en la mitad del recorrido, la hacen muy amena.



Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

2 comentarios:

  1. Hola Pablo
    Una ruta estupenda y de las que no se olvidan fácilmente, lastima que esa niebla no os permitiera disfrutar a tope de esas vistas del Circo de la Safor porque es espectacular. Aunque en la montaña la niebla también tiene ese toque bonito y que además te pone la escusa para tener que volver y repetir.

    En cualquier caso estoy seguro que habéis disfrutado un montón.

    Un saludo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, volveremos a por las vistas que se nos han quedado pendientes. Esto no puede quedar así, jaja. Además, así podrán disfrutarlas los amigos que no habían podido venir hoy.

      Saludos.
      Pablo

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.