Páginas

sábado, 1 de noviembre de 2014

0152 - Vértices Geodésicos C.V.: Benafigos (955 m) / A+ 645 m / 15,18 km

...



 

Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 152 en altura de la Comunidad Valenciana, Benafigos, con 955 m de altitud, situado en el Término Municipal de Benafigos, Castellón. 

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 hacia Castellón, CV-10 hasta desviarnos a Vall d'Alba, CV-15 hasta La Pelejaneta. Por la CV-170 pasaríamos Atzeneta del Maestrat y después por la CV-169 llegaríamos hasta Benafigos.



Aparcaremos cerca de la Iglesia y nos acercaríamos al vértice. En esta ocasión no subiríamos pues curiosamente se encuentra instalado en lo alto del depósito de Agua del pueblo, pero nos haríamos una foto desde la base. 


A continuación saldríamos del pueblo por el Norte para seguir el PRCV-75, que va desde Benafigos hasta el Santuario de la Virgen de la Estrella y llegaríamos hasta el Mas del Pla donde nos saldríamos por la derecha. Más tarde cruzaríamos la carretera CV-169 y tomaríamos una senda que nos llevaría hasta la Ermita de la Virgen de la Hortisella. 

Visitaríamos su fuente y seguiríamos por senda hasta la Font d’Escrig y más tarde hasta el Mas del mismo nombre. Este punto es un estupendo observatorio desde donde podríamos ver el cañón del río Monleón y enfrente las paredes del Cingle Verd y Peñacalva y el barranco por donde bajamos en una ruta anterior cuando fuimos a ese punto desde Culla.

Desde este mirador bajaríamos por una senda con cierta pendiente hasta el cauce, normalmente seco, del Río Monlleó, por donde caminaríamos por sus meandros hacia la derecha para salirnos después por la derecha y subir en fuerte ascenso hasta La Morranda. Desde allí seguiríamos unas pistas que nos llevarían a Benafigos pasando por una fuente y a los coches. 


Esta ruta tiene un perfil de los que intentamos huir siempre que podemos porque es mejor subir y después bajar, que bajar y después subir, pero cada ruta es como es. Esta ruta tendría sus alicientes, belleza y aventura pero también tendría su componente de esfuerzo.


Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido: 




Esta semana acudieron a la cita muchos de nuestros amigos: Ángela, Ana, Mari, Manuel Carlos, Paco, Jose, Quico y un servidor. Y no pudieron venir algunos a los que también les hubiera gustado esta ruta, como Xavi, que siempre tiene la agenda muy repleta y Miguel Arce, que se comunicó conmigo y me manifestó su interés de que le hubiera gustado venir, pero que no podría en esta ocasión. Un saludo a ellos.

Jose, Mari y Paco habían venido en un coche directos y habían llegado antes que nosotros. Una mujer que vivía en la plaza, Josefina, y que había llevado toda su vida en este pueblo, enseguida hizo amistad con ellos y les estuvo contando toda la historia de la población e incluso antiguas canciones de la zona.



Lo descrito anteriormente como la ruta prevista era la idea de lo que queríamos hacer, pero el día se presentó torcido por dos causas y la segunda de ellas nos hizo alterar todo lo que teníamos previsto.

Durante la semana había estado mirando con Google Maps el pueblo de Benafigos y veía el depósito pero no el vértice que debía estar instalado en lo alto del depósito de agua del pueblo, como se muestra en la reseña del vértice del Instituto Geográfico Nacional y en la imagen que tienen colgada en su página web. Por lo que me temía que, por alguna razón no estaría el vértice en su sitio.


Una vez que aparcamos en la plaza de la Iglesia, nos dispusimos primero a visitar el lugar donde debería estar el vértice y efectivamente mis presentimientos se cumplieron. Estaba el depósito y la escalerilla descrita en la hoja, pero el vértice no se encontraba en la posición. Desconocemos la razón pero se lo haré saber al IGN y publicaré aquí lo que me contesten.

Edito: Ya les envié las fotos de la situación actual del vértice y a la vez he visto que ya se informó en febrero de 2004 de que el vértice estaba destruido, pero al menos nosotros cumplimos con visitar el lugar donde debería haber estado y nos sirvió de excusa una vez más para hacer una buena ruta.



 Todos mirando al punto donde debía estar el vértice.



De todas formas nos hicimos la foto de rigor en el sitio donde debiera haber estado, ya que nosotros sí que estuvimos allí.




Poco después se me acercó un todoterreno con tres cazadores dentro y me preguntaron que por donde teníamos pensado caminar. Les dije que íbamos a bajar al río Monlleó por La Morranda, dirigirnos hacia el Oeste por el cauce del río y subir después a buscar la Font de Escrich. Enseguida me dijeron la frase mágica: que allí había batida, ¡qué casualidad! Les dije que todavía no habíamos visto ningún cartel que lo indicara y el conductor, bastante molesto, me dijo que nosotros tampoco habíamos avisado que veníamos. Era un poco Kafkiano, además, yo sí que publico todos los martes en el blog la ruta que vamos a hacer, como también debieran hacer ellos en una página y así proyectaríamos las rutas del fin de semana donde no hubiera cazadores.

El conductor aceleró su vehículo y salió echando leches de allí. Como es evidente que si ellos estaban pegando tiros por una zona, nosotros no nos íbamos a acercar, me hubiera gustado enseñarles el mapa de la ruta que nosotros íbamos a hacer y que me dijeran hasta donde nos podríamos acercar sin peligro, pero nada. No me dio tiempo a preguntarle. Por la contestación y la actitud, deduje que no habría batida organizada, oficial y cumpliendo con los reglamentos, con indicaciones en los caminos, ni nada. Que seguramente esta gente tenía pensado ponerse a disparar por donde se les había ocurrido sin avisar a nadie y les habría molestado que nosotros pudiéramos aparecer por la zona en la que ellos se sentían los dueños del lugar.

Pasé de montarme grescas mentales sobre derechos de unos y otros, lo que está claro es que esto es muy desagradable y que además te puede pasar todos los fines de semana desde Octubre hasta Febrero, porque si llegas a un lugar, después de haberte hecho 125 km en coche, más otros tantos de vuelta y resulta que están pegando tiros por donde tú tienes planificado hacer una ruta a pie, no te queda más remedio que darte la vuelta o hacer otra cosa.

Lo que tenía claro es que la ruta ya no se podría hacer como la tenía planeada. Mientras pensaba qué haríamos, dimos una vuelta por el pueblo pasando por el lavadero, que se encuentra en las afueras y propuse al grupo que haríamos parte del track, yendo a visitar la Ermita de la Hortisella, su fuente, la Fuente de Escrich y el Mas de Escrich, que está justo antes de comenzar a bajar al río Monlleó y donde se supone que estarían los cazadores.






Por entre algunas lomas asomaba el Peñagolosa.










Como se aprecia en esta foto de más lejos, donde se ve el depósito del agua a la derecha de la imagen..., del vértice nada de nada.


El pueblo, las neblinas matinales y los avellanos, abundantes en esta zona, en primer plano.









Caminamos por una pista cementada, hasta que a la altura del Mas del Pla nos desviamos por la derecha y seguimos una senda que nos llevaría a  cruzar la carretera CV-169. La continuación de la misma es un poco dudosa ya que la senda aquí se difumina bastante, pero seguimos el track, que nos indicaba que teníamos que bajar dirigiéndonos hacia la derecha y más tarde sí que encontramos una senda en condiciones.







La senda nos llevó a la Fuente de la Ermita de la Hortisella con un agua muy buena y donde una señora estaba cargando agua y decía que había bebido de allí toda la vida. Gente muy amable y comunicativa toda la que encontramos en esta zona, a excepción de los cabreados cazadores, claro.









 Al lado de la Ermita había un tronco de un olmo que debió haber sido bestialmente grande y en el que hicimos un posado para inmortalizarlo y que se vieran las proporciones.




  

Continuamos con el recorrido previsto que nos llevó a través de una chopera que nos recibió con todas sus tonalidades otoñales. En la parte baja de la Ermita,  hay unas mesas de piedra y otra fuente.

 









 La senda nos llevó a la Font de Escrich, también con agua.



Continuamos la ruta. Habíamos visto ya en las inmediaciones del lavadero del pueblo unas marcas rojas de pintura en las rocas, con forma de escarabajo, que al parecer nos iban acompañando.


Ya teníamos a la vista el Mas de Escrich, paseamos un poco por entre sus casas en ruinas y lo cruzamos para acercarnos un poco más a la bajada hacia el río.


Desde allí ya se oían las voces de los cazadores y los ladridos de los perros que estaban justamente en los alrededores de nuestra bajada prevista al río y nos reafirmamos en que no bajaríamos y alteraríamos nuestra ruta. No vimos carteles anunciadores en ningún momento en toda la mañana.



Buscamos un lugar para almorzar en unas piedras con muy buenas vistas hacia el valle del río Monlleó y allí estuvimos un rato muy agradable. Decidimos que, en principio, lo que haríamos a continuación sería ir volviendo hacia el pueblo y después hacer el otro ramal de nuestra ruta sólo hasta el inicio de la bajada al río por la zona de La Morranda y regresaríamos a los coches.










Pero al pasar de nuevo por la Masía de Escrich consultamos los mapas y pensamos hacer algo distinto para no volver por el mismo sitio y decidimos ir improvisando cogiendo la pista de la izquierda.



Volvimos a coincidir con las marcas del escarabajo rojo y decidimos seguirlas si la dirección que llevaran nos aprovechaba.


Como si nos hubieran oído, enseguida las marcas rojas se salían de la pista y tiraban en una buena subida por una senda por la loma.






La senda nos subió a una pista y allí no vimos las marcas, que supongo que seguirían la pista por la derecha, pero ante nosotros había una senda que continuaba subiendo, aunque estaba más en desuso y decidimos continuar por ella, ya que vimos en los mapas que podríamos enlazar con una pista superior.

Las vistas hacia el ya lejano Mas de Escrich eran impresionantes, mostrándonos los cinglos por los que pasamos en una fantástica ruta que hicimos desde Culla que podéis leer aquí, para subir al vértice del Castell y en la que también bajamos al río Monlleó tras asomarnos a esos acantilados de la Penya Calva.






La difusa senda nos llevó a la parte superior y llegamos a la pista. Allí consultamos los mapas y vimos que muy cerca se encontraba la Zona de Acampada de Benafigos y dedicimos visitarla.



El área cuenta con paelleros, aseos cerrados con llave y un lugar donde hay duchas y fuentes pero sin agua y sin grifos. Un lugar muy agradable para acampar y  desde el que se podrían hacer muchas rutas.


La zona es una explanada situada en un sitio privilegiado ya que tiene unas vistas muy buenas del Valle del Monlleó desde  un lateral que hace a modo de mirador y desde donde un grupo de buitres nos hicieron un pase gratuito de evoluciones de vuelo, mostrándonos la gracia con que eran capaces de aprovechar las corrientes térmicas para elevarse del valle sin siquiera mover las alas.






Desde allí continuamos una antigua pista con la intención de llegar hasta el otro ramal de nuestro track inicial. Volvimos a ver por allí las marcas del escarabajo rojo que desde algún lugar habían salido de nuevo a nuestro encuentro.

En una curva que hizo la senda a derechas, ya nos salía Benafigos enfrente y por la izquierda, abajo, veíamos la pista por la que hubiera circulado nuestro track. Seguimos la senda y cuando ya estuvo razonablemente cerca de la pista, hicimos unos metros de sencilla trocha y nos fuimos por ella, con la intención de seguir la pista y aproximarnos hacia la bajada por La Morranda, donde habría buenas vistas.


Más adelante, remirando los mapas volvimos a improvisar y dejando de lado la idea de La Morranda, vimos otra solución más atractiva. La propuesta ahora era seguir una pista que nos llevaría a cruzar el Barranco de la Redona y subir por una senda que aparecía en el mapa topográfico hasta la carretera y desde ahí volver al pueblo.

La fortuna volvió a sonreirnos, ya que en una de las curvas de la pista, vimos cómo salía una senda en frente y que en pronunciado descenso nos haría evitar un buen montón de curvas de la pista, llevándonos directamente al fondo del barranco.








Aquí os dejo dos imágenes de la senda de bajada. Mientras bajábamos, veíamos a la derecha y al otro lado del barranco, cómo subía la pared de piedras de un azagador y que también nos podría llevar hasta la carretera, aunque parecía muy cubierto de matorral. Cuando llegamos todos abajo, caminamos un poco y vimos una senda que partía por la derecha y decidimos seguirla. Ésta nos llevó al azagador que veíamos desde arriba y comenzamos a subirlo, pero estaba muy cerrado y vimos en el gps que a unos 100 metros continuando por la pista nos aparecería una senda que posiblemente estaría en mejores condiciones, por lo que abortamos y volvimos a la pista.



Ahora sí, tal como mostraba el mapa, enseguida encontramos la senda que subía por la derecha y que comparada con la otra era una autopista. Muy agradable de caminar y que cómodamente nos fue haciendo recuperar por esta ladera del barranco toda la altura que habíamos bajado por la empinada senda.




Preciosa senda. A pesar de que los cazadores nos habían impedido hacer nuestra ruta, estaba saliendo un recorrido muy satisfactorio y también aventurero debido a la constante improvisación y el trazado sobre la marcha con ayuda de los mapas.








En esta senda íbamos viendo marcas de PR y tal como nos confirmó la señal cuando llegamos a la carretera, se trataba de uno que va desde Atzeneta hasta Benafigos, aunque no presentaba numeración. Ahora, en lugar de seguir la carretera, decidimos seguir el PR, que subía por la montaña y que también nos llevaría a nuestro destino.





En este estupendo día que nos hizo, la bruma lejana no conseguía levantar, aunque todavía nos dejaba adivinar la silueta del Peñagolosa en la lejanía.







Ya teníamos el pueblo a la vista y aún nos permitimos un zoom al depósito del agua para confirmar que desde ningún ángulo se veía el, en esta ocasión, esquivo vértice.





Llegamos a la plaza de la Iglesia, donde teníamos aparcados los coches. Al final habíamos hecho una ruta improvisada de unos 16 km, más o menos lo que teníamos previsto, aunque con menos desnivel.

Nos refrescamos en las frescas aguas de la fuente y nos dispusimos a comer en unos bancos de madera que había a la sombra de un olmo y donde comentamos agradablemente todo lo que nos había acontecido en nuestra aventurera y gratificante ruta.

Josefina salió de su casa para preguntarnos sobre cómo nos había ido y aún le invitamos a un trozo de puding de avellana que habíamos hecho y al que no renunció a probar.



Una ruta, en la que a pesar del corte de rollo que te da cuando llegas al monte y te encuentras con los cazadores (y que lamentablemente no hay manera de evitar), pudimos improvisar una variante que a la postre estuvo muy bien y en la que por casualidad y por curiosidad fuimos adentrándonos por sendas muy agradables y disfrutar de los magníficos paisajes y naturaleza de esta zona, que siempre es garantía de fenomenales rutas, resultando al final un recorrido aventurero y con el que disfrutamos mucho.


Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

10 comentarios:

  1. Pablo,
    aunque no fue la ruta planeada, me ha parecido muy bonita, como ya te dije. Espero acompañaros pronto por nuestros montes.

    Por otra parte, es lamentable la actitud de determinadas personas, a este país le falta educación, mucha educación.

    Sigue así!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, y planificación, y planificación... con lo listos y desarrollados que nos creemos...

      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola Pablo. La veritat és que este dissabte sí que podria haver anat de ruta perquè estàvem la dona i jo sense xiquets però em va semblar una ruta massa dura per a ella i al final vam anar a pujar el vèrtex del Tossal del mas de Monçó que tu ja tens i a mi em faltava. (també vam trobar caçadors però no de batuda)
    Llàstima els caçadors que vos varen fastidiar la ruta. Les batudes estan molt regulades i cal marcar els camins per on es passa el dia abans i demanar permís a conselleria informant d'on s'ha de fer, però a més de batudes també es fan ganxos i caça lliure. Per als ganxos crec que també s'han de senyalitzar (no sé si amb antelació) però no sé si s'ha d'informar a conselleria, fins a l'any passat no. Si no són molts caçadors poden caçar per lliure on vulguen i sense haver d'informar ningú, però es caça sense llocs fixes.
    Llàstima que els caçadors no vos digueren per on havien d'estar i quan (els de jabalí se solen posar tard, a vegades a les deu) perquè igual sí haguéreu pogut fer la ruta original, de tota manera té molt bona pinta la ruta que vau fer, molt interessant i amb millors vistes que per dins del riu.
    Ja tinc ganes de coincidir en algun vèrtex com pots vore darrerament a cada ruta vaig pujant algun vèrtex.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi, tú mismo lo dices, sea de una manera o de otra, estos 5 meses estamos vendidos. Sólo tenemos que esperar tener suerte y que no pase una desgracia. En 6 años no había tenido que interrumpir nunca una ruta por culpa de los cazadores, pero alguna me tenía que tocar. A ver si pasan otros 6 años, jeje, ya me gustaría, pero no creo.

      Sí, la ruta improvisada salió muy bien y me alegró el encontrar tan buenas sendas, y otras que nos dejamos y que también tenían buena pinta pero que no nos venían bien para hacer la ruta circular con ciertas garantías.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Per cert el símbol en forma d'infinit inacabat és la marca d'elcamí: http://elcami.cat/ i l'aniràs trobant per molts llocs acompanyat de les marques de GR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información pero eso de que la página comience con la frase: "Recorregut senyalitzat per les terres de parla catalana" y que incluya a Cataluña, la Comunidad Valenciana hasta Alicante e incluso las Baleares... uf, no sé, no quiero entrar en polémicas pero...

      Eliminar
    2. No me agrada mucho la idea de que se vayan pintando más signos de los que ya tenemos por aquí. Entre los PR, los SL, los GR, las rutas inventadas, las que marcan los ciclistas, sólo faltaba esto. Al final me parece un poco contaminar la montaña con tanta pintura y tanto garabato artificial.

      Eliminar
  4. Vaya Pablo, siento de veras que te volvieras a encontrar con los cazadores, y en este caso retrógrados cazadores.
    Pero hay que quedarse con lo positivo, con la gente agradable como Josefina, y sobre todo con el pedazo de ruta que nació de la improvisación.
    Oye, las fotos de la chopera me han encantado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los cazadores es un mal que tenemos que soportar en el otoño y el invierno y es una casualidad que nos toque o que no y nos puede pasar a todos y si no al tiempo. Es una pena pero es así. Coexisten dos derechos en el mismo monte y eso reviste peligros, no de nosotros a ellos, pero sí al contrario. En el siglo XXI, lo de la caza y el daño a los animales ya debería ser entendido como algo en regresión y aunque está claro que no voy a ser yo el que diga que nadie tiene derecho a cazar si quiere, el monte cada vez, afortunadamente, está más poblado de gente que sale a caminar y a hacer deporte y a disfrutar de él y la caza debería relegarse a cotos cerrados y vallados donde no haya peligro de herir a nadie y donde de verdad haya caza porque se fomente la cría de animales en libertad, aunque yo nunca lo haría en el siglo XXI. En la Edad Media y si no tuviera que comer, por supuesto, pero no es el caso.

      Eliminar
    2. Si quieres ver chopos dorados, vete este fin de semana a Ademúz a recorrer el río Bohilgues. Verás allí el reino del Rey Midas en todo su apogeo.

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.