Páginas

sábado, 22 de noviembre de 2014

0158 - Vértices Geodésicos C.V.: Atalaya del Sabinar 921 m), 0177 - Erilla (874 m) y 0212 - La Cabeza (799 m) / A+ 280m / 16 km

...













Este sábado la propuesta era una ruta de tres vértices en la que subiríamos al Vértice Geodésico nº 158 en altura de la Comunidad Valenciana, Atalaya del Sabinar, con 921 m de altitud, situado en el Término Municipal de Fuenterrobles, Valencia y por proximidad también subiríamos al vértice nº 177, Erilla, de 874 m de altitud, y al vértice nº 212, La Cabeza, con 799 m, ambos situados en el Término Municipal de Venta del Moro, Valencia.


Cada ruta es distinta y ésta es un poco singular, ya que el vértice Atalaya del Sabinar se encuentra en una loma aislada, sin extensión de terreno que dé la posibilidad de hacer una ruta en condiciones, por lo que aparcaríamos en una pista que hay en su base, subiríamos a él, lo visitaríamos y nos haríamos las fotos y bajaríamos por el mismo sitio, en un recorrido que no llegaría al kilómetro de distancia. Esta loma está próxima a la Sierra de la Bicuerca, donde estuvimos para hacer la ruta del vértice del mismo nombre y donde nos encontramos aquella señal totalmente irrespetuosa que decía aquello de "No quiero ver a nadie"…, ni nosotros a usted, oiga.



Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-3 hasta la salida 270 que nos llevaría a Caudete de las Fuentes. Desde allí cogeríamos la CV-469 hacia Fuenterrobles. Al cruzarnos con la CV-475 la tomaríamos por la izquierda y aproximadamente en el km 3,2 nos saldríamos por una pista a la izquierda, donde aparcaríamos los coches.


Subiríamos al vértice Atalaya del Sabinar y bajaríamos por el mismo sitio. Entre ida y vuelta no tendríamos ni un km de recorrido. Volveróamos a coger los coches y seguiríamos la CV-475 hacia el Sur, cruzando la antigua N-III y pasando por debajo de la nueva A-3, llegando a la población de Jaraguas. Un poco antes de entrar en el pueblo hay un desvío a la izquierda que nos llevaría a un área recreativa donde se encuentra el lavadero y una fuente con cinco caños, la Fuente del Amparo. Allí aparcaríamos.




Para enlazar estos dos vértices tomé como referencia un track de Toniderama, al que he modificado sólo un trocito. Comenzaríamos a caminar desde Jaraguas cruzando la pequeña rambla y seguiríamos el Camino de los Aldabones. Nos saldríamos después por la derecha y subiríamos al Vértice Erilla. No confundir éste con el vértice del mismo nombre situado en el Rincón de Ademuz, que con sus 1510 m es el nº 10 en altura de la Comunidad Valenciana.


Desde allí iríamos a buscar el Camino de la García que nos llevaría hasta el Corral del Tuerto, enlazando allí un tramo con el PRCV 338. Lo abandonaríamos por la derecha, cruzaríamos la CV-475 y subiríamos al Vértice La Cabeza. Volveríamos a coincidir aquí con el mismo PR, que seguiríamos hacia el Norte y al poco de pasar la Casa Segura, abandonaríamos la Vereda Real por la izquierda y combinando pistas y sendas regresaríamos a Jaraguas y a los coches.


Aquí tenéis el vídeo de la simulación de vuelo sobre la ruta que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:





A la cita acudieron Paco y un servidor. Esta semana todo el mundo tenía compromisos. A las 7:30, aún en penumbra, ya nos encontrábamos aparcados en la base de la pista por donde tendríamos que subir. Este tramito sólo consistiría en subir por una pista con muy poco desnivel un tramo que, entre ida y vuelta, sólo tenía 750 m.


En la parte de arriba de la loma se encontraban los restos de un gran corral y a la derecha enseguida vimos el vértice de Atalaya del Sabinar.





Al fondo se encontraba la Sierra de la Bicuerca, ya conocida por nosotros.


Bajamos a donde estaba el coche y nos dirigimos hacia Jaraguas. Poco antes de entrar al pueblo había que coger el desvío de la izquierda para llegar al Área Recreativa.



Aparcamos junto al lavadero, muy cuidado, que es alimentado por el agua de la Fuente del Amparo, que se encuentra a unos metros de él.


Comenzamos a caminar cruzando el pueblo, dirigiéndonos hacia la chopera que está en la ramblilla, en la parte baja de la población. Allí cruzamos la carretera y vimos un poste de PR con indicaciones que iban hacia la izquierda, pero no era nuestro destino, así que nosotros seguimos rectos y al poco nos desviamos por una pista por la derecha, el Camino de los Aldabones, que circula entre campos de almendros, olivos y vides.






Creía que, al tener esta zona poco monte y circular la ruta casi en su totalidad por pistas entre campos de cultivo, estaríamos a salvo de los cazadores, pero nos quedamos sorprendidos de la cantidad de disparos que se escuchaban. Estaban por todas partes. Nosotros que huíamos de las batidas y creíamos más peligroso caminar entre monte cerrado y aquí parecía que estábamos en la guerra. En esta imagen puede verse a uno de ellos desde la pista esperando a ver si entraba algún tordo en el campo de olivos.



Menos mal que esta ruta circulaba por espacios abiertos y eramos muy visibles, pero eso no quita que ya no disfrutes igual, porque estás pendiente en todo momento de la proximidad de los disparos y temiendo que alguno le dispare a algo y no nos haya visto o que pase cualquier accidente.


En los pocos tramos en que la ruta atravesaba pinadas aisladas o como en ésta en la que estaba el vértice, íbamos hablando y yo iba haciendo sonar unos cascabeles que cuelgan de mi mochila para que nos oyeran.



Enseguida vimos el vértice Erilla, sin vistas desde su base y a ver quién era el guapo que se subía en esta ocasión al pilón a hacer de blanco.




Dejamos el vértice y bajamos a otra pista para continuar nuestro camino.





La mayoría de los campos eran viñas y nos ofrecían la otra estampa preciosa del otoño. Si la semana pasada disfrutamos con los amarillos de los chopos del Boilgues, en esta ocasión tampoco nos quedamos cortos admirando toda la gama de ocres de las ojas de las vides.



Quedaban todavía muchos "cabrotets" en las cepas, que estaban muy dulces.




Cuando fuimos a desviarnos por una pista que estaba prevista vimos a lo lejos que por allí estaba un cazador con su perro y él nos vio a nosotros también y, por no molestarlo, continuamos para dar un pequeño rodeo, pero daba igual, porque como había tantos, parecía que había un cazador en cada campo, y nos encontramos con otro. En este caso, estuvimos hablando un poco con él y de la gran cantidad de gente que había pegando tiros por allí. Supongo que ellos también se encuentran en una situación peligrosa cuando son tantos, ya que encima ellos van vestidos de camuflaje y se les ve menos que a nosotros.




Se hacía la hora de almorzar y vimos al lado de esta pista unas piedras que alguien había utilizado y las habían dispuesto en círculo a modo de sillas y mesa central y las aprovechamos para nuestros menesteres.


Continuamos y enlazamos con el Camino de la García, tomando después otro desvío que nos llevó a cruzar la carretera CV-475. Nos alegró que ya practicamente no se oyeran tiros. Se ve que la mayoría ya se habían ido al bar a almorzar. Un poco más allá la pista acababa en un corral vallado que estaba lleno de perros en su interior que ladraban al unísono cuando nos vieron y que algunos golpeaban la valla como queriendo salir. Nos alejamos un poco de aquél nada agradable lugar y rodeamos la propiedad por la derecha, subiendo a la loma entre los pinos.





Arriba era como un altiplano y nos soprendió una zona por la alfombra de líquenes en el suelo y por el tamaño de algunos enebros, que parecían plantados y cuidados y no surgidos por generación espontánea.





Este cartucho era de hoy. Algunos siguen sin agacharse a recogerlos y se quedan ensuciando y contaminando el monte.


El tercer vértice de hoy La Cabeza, estaba justo al lado de la pista y carente de vistas panorámicas. Hemos visto al lado de estos vértices los restos de las columnas cuadradas que representaban los antiguos vértices. Aparecen tirados por el suelo dando una sensación de dejadez y tampoco es que den mucho ejemplo de cuidar el entorno. En todas partes cada uno va a la suya.






Bajamos de la pinada haciendo un poco de sencilla trocha y encaramos otra pista entre campos, que nos volvieron a ofrecer más notas de la sinfonía otoñal.






Vimos por aquí algunas señales del Camino de la Vera Cruz, un recorrido de peregrinación similar al Camino de Santiago que va desde Puente la Reina hasta Caravaca de la Cruz, en Murcia, pero con muchísimo menos tirón que aquél, claro.







Combinando pistas fuimos encarando hacia Jaraguas, el cual ya teníamos enfrente y lo atravesamos para llegar hasta el coche.





Los enormes chopos nos dieron paso hasta el lavadero y el área recreativa, que también estaba celebrando el otoño. El fácil caminar por las pistas había hecho que a las 12 ya hubiéramos terminado.








En las aguas del fenomenal lavadero dimos refresco a nuestros pies y terminamos la ruta de hoy, no sin antes visitar la Fuente del Amparo, que se encontraba a unos metros y que surtía de agua a este lavadero.




Una ruta sin muchos alicientes más allá de subir, más bien pasar, por los tres vértices que hay cercanos. Practicamente plana, por pistas y sin ninguna complicación. Un paseo entre los campos disfrutando de los colores otoñales. La pena, como siempre, la cantidad indiscriminada de cazadores que hacen difícil caminar por el monte en estas fechas por el peligro que supone.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE (1) y PABLOONCE (2) 



2 comentarios:

  1. Hola Pablo.
    Como dices quizá no sea una ruta muy llamativa,pero esos pasos entre las vides tan coloridos le dan un toque especial....Lo de los cazadores...bufff...habrá que ir con mucho tiento por donde nos movemos...en la ruta de Quatretondeta de hace dos semanas,también los tuvimos cerca cuando acabábamos la ruta...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Juane, lo de los cazadores es una peligrosa lotería.

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.