Páginas

sábado, 14 de marzo de 2015

0170 - Vértices Geodésicos C.V.: Sal (892 m) + 259 Centeneras (685 m) + 240 San Juan (729 m) / A+ 740 m / 15,31 km

...










 


Este sábado la ruta iba a ser un poco diferente. La propuesta principal era subir al Vértice Geodésico nº 170 en altura de la Comunidad Valenciana, Sal, con 892 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Pinoso, Alicante.

Ya hemos visto en muchas ocasiones cómo nos llamaba la atención el paisaje de buena parte del territorio de Alicante, que consistía en grandes llanuras y de vez en cuando montañas aisladas. Es el caso de esta ruta. Como el vértice está ubicado en una loma circular en la que sería muy forzado trazar una ruta que ocupara toda la mañana, subiríamos también a dos vértices más que están muy próximos y que les sucede lo mismo, el nº 240, San Juan, con 729 m, situado en el Término Municipal de Monóvar y el nº 259, Centeneras, con 685 m, situado también en Pinoso.

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 / A-35 hasta la Font de la Figuera. Continuaríamos por la N-344 y un poco antes de llegar a Yecla nos desviaríamos por la C-3223 que nos llevaría hasta Pinoso.



Sin entrar en él cogeríamos la CV-83 hasta Culebrón y desde allí una carreterilla asfaltada que nos llevaría hasta el inicio de la primera parte de la ruta. En este tramo sólo recorreríamos 1600 m para subir y bajar al vértice Centeneras. Volveríamos a los coches y circularíamos ahora hacia Pinoso, desviándonos por la izquierda antes de llegar, para aparcar en las cercanías de la Casilla de Santos.
 
Iniciaríamos el recorrido de la ruta principal de la jornada, 10 km, que transcurre por una loma circular llamada el Turó de la Sal, debido a las explotaciones salinas que hay en ella. En la subida intentaríamos localizar la Cova del Gegant (una antigua mina de sal gema) y visitaríamos su interior, por lo que sería recomendable volver a traer frontal. Subiríamos a la zona de las antenas y llegaríamos al vértice Sal, que está un poco más allá. A continuación, dando un rodeo combinaríamos pistas y sendas para regresar a los coches.

Volveremos a salir a la CV-83 y la seguiríamos hacia la derecha hasta llegar a la población de Xinorlet. Aparcaríamos justo a la entrada, a la izquierda, al lado de una masía. Desde aquí subiríamos al vértice San Juan a través de las lomas de El Tossal, en un recorrido de 3,5 km.
 

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que preparé para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



 
A la cita acudimos Pili, Manuel Carlos y un servidor, bajo un cielo plomizo en el que estaba previsto que nos cayera alguna gotilla pero que después mejoraría. Antes de las 8 ya habíamos aparcado en el primer punto de inicio.
 
Aparcamos en una curva de la pista y ya veíamos enfrente la loma donde se asienta el vértice Centeneras.

 
 
Como para subir allí no hay sendas, nos acercamos por la pista y después subimos a través del monte a la trocha buscando la diagonal.
 
 
Enseguida llegamos a él, que estaba bastante deteriorado, seguramente por la calidad del cemento con el que lo hicieron, ya que se está desgranando literalmente.
 
Nos apuntamos a la moda de los gifts animados, tal como lo suele hacer Juane en su blog "Esto se empina"
 
 
 
Una vez visitado el vértice, bajamos más o menos por el mismo sitio hasta la pista y de ahí a los coches. Nos dirigimos entonces a aparcar en el segundo punto de inicio para hacer la segunda ruta, que sería la principal, en una explanada junto a una carreterilla.
 
Ahora daríamos una vuelta por la montaña llamada El Turó de la Sal. Es una montaña circular con forma de volcán y que toda ella presenta unas características de terreno algo especiales. El terreno es arcilloso, con presencia abundante de yeso cristalizado y en el que hay minas de extracción de sal. Resulta un poco chocante la presencia de pinos que se encuentran algo aislados unos de otros y la nula presencia de monte bajo entre ellos.
 
 
Ya de inicio tuvimos que superar unas fuertes pendientes por las sendas que suelen utilizar los ciclistas de montaña.
 
 
 
 
 
 
 
 Al llegar a estas rocas debíamos habernos ido hacia la derecha para hacer la vuelta en el sentido en el que la habíamos previsto, pero en su lugar seguimos la pista e hicimos la ruta en sentido inverso.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La senda es siempre perfectamente visible, sólo hay que tener la precaución de seguir la correcta porque hay miles que salen en todas direcciones.
 
 
 
 
 
La fragilidad del terreno hace que también estén presentes buenos barrancos que son tallados con facilidad por la escasa cantidad de agua que debe caer por esta zona.
 
 
 
 
Hay tantas senditas apisonadas por el paso y limpias de piedras dado el terreno que esta montaña es un auténtico paraíso para los ciclistas de montaña, donde se lo deben pasar pipa con la cantidad de subidas, bajadas, toboganes y sendas limpias para circular.
 
 
 
 
 
 
Al fondo se veían las canteras de mármol de la zona del monte Coto, de las que ya visitamos algunas cuando estuvimos por la Serra del Reclot subiendo al Vértice Algarejo con los Más de Mil.
 
 
 
Esta montaña está plagada de formaciones cristalizadas como estas muestras de yeso.
 
 
 
 
Al haber comenzado esta ruta al contrario de como teníamos previsto, no almorzamos arriba, sino en un saliente con vistas cuando se hizo la hora. Después continuamos y avistamos el vértice Sal o Cabezo de la Sal, como también se le conoce.
 
 
 
Segundo Gift animado.
 
 
Continuamos nuestro camino y pasamos por la zona de extracción de sal donde vimos los restos de las instalaciones, como este respiradero de alguna tubería enterrada en el que la sal había rezumado y cristalizado en su exterior.
 
 
Llegamos a las antenas y continuamos ahora por unas sendas que formarían probablemente la parte más bonita de esta ruta por el Turó, aunque toda en sí está bastante bien. Cada parte tiene sus peculiaridades.
 
 
 
 
Esta zona está más arbolada y no presenta un aspecto tan desértico. Predominan los suelos arcillosos rojizos y grandes barrancos. En esta parte nos empezaron a caer unas gotillas, lo que hacía que el suelo comenzara a ser resbaladizo y tuviéramos que ir con precauciones.
 
 
 
 
Cruzamos el gran barranco casi por su cabecera siguiendo una sendita.
 
 
 
 
Este es el único tramo en el que hay que tener un poco de precaución para no resbalar ya que la senda es muy estrecha.
 
 
 
 
 
Íbamos atentos para ver si localizábamos la Cova del Gegant pero como no había conseguido encontrar ningún track que la situara igual pasamos por su lado y ni la vimos. Además, los ciclistas hacen tantas sendas por aquí que a saber cuál es la que llevaba a la cueva. Tras unos cuantos intentos, desistimos y continuamos nuestro descenso hasta que llegamos a una zona con chalets y tomamos una pista de tierra a la derecha que nos llevaría a enlazar con las grandes rocas que vimos en el inicio y que eran el punto de referencia para abandonar la pista y coger la senda de bajada hacia los coches.
 
Suavizamos las últimas y pronunciadas bajadas siguiendo una pista hacia la derecha que haría una curva y nos llevaría de nuevo a la carreterilla donde teníamos el coche, dando por finalizada esta segunda parte de la jornada.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Volvimos a coger el coche y subimos a la carretera CV-83 hacia la derecha, en dirección a Elda y a la altura de Xinorlet, paramos a la izquierda en la primera masía, en un tramo asfaltado de la antigua carretera.
 
Comenzamos a caminar por la pista que salía al lado de la masía y ya veíamos el fondo las montañas donde se encontraba el siguiente vértice.
 
 

 
 
 
 
 
Hay que ver cómo cambiaba el paisaje de la ruta anterior a ésta en apenas un par de kilómetros. Estas lomas conservan unas pinadas frondosas que nada tenían que ver con el seco terreno de buena parte de la anterior.
 
 
 
En una curva que hacía la pista hacia la izquierda, nosotros nos desviamos para subir por un barranquito y darle así un punto de aventura a esta tercera parte. Se puede subir siguiendo la pista si se quiere hacer de una forma más tranquila.
 
 
Al principio seguimos paralelos al barranco y a veces por su interior pero pronto nos salimos de él por la izquierda para subir en fuerte pendiente por su ladera, que aparecía más despejada.
 
 
 
 
Se puede caminar muy bien por este tipo de monte entre las matas de esparto y de romeros y ante la ausencia de aliagas y cualquier tipo de vegetación  pinchosa.
 
 
 
En lo alto  y sin sendas para acceder a él, nos esperaba con un aspecto elegante el tercer vértice de la jornada, San Juan, con buenas vistas a su alrededor.
 
 
 
 
 
 
 
Y el tercer Gift de la ruta. Iremos mejorando.
 
 
 
 
Abandonamos el vértice ahora acompañados por el Sol, que había alejado las nubes dejando paso a un día formidable, en el que la evaporación de las gotas sobre las plantas poblaban el aire de aromas de todas las clases.
 
 
Se trataba ahora de continuar con un poco de aventura, para ello volvimos a la pista y después la abandonamos siguiendo a la trocha, campo a través por el cordal de las lomas de El Tossal buscando el mejor paso. A veces siguiendo rastrillos de animales y otras directamente a través del monte sin ninguna dificultad.
 
 
 
 
Nos llamaba la atención la vista de esta formación en el horizonte, que nos parecía muy atractiva y ahora que he tenido los mapas a mano he visto que se trata de  la Penya La Safra, en la Serra de les Pedrisses. Organizaremos una ruta por allí cuando hagamos la subida al vértice Zafra. He visto que la zona debe ofrecer muchas posibilidades para salga una muy buena ruta.
 
 
 
Nosotros continuamos con nuestra ahora empinada bajada, sin prisa y sin pausa.
 
 
 
 
 
 
 
La Penya la Safra de nuevo... muy llamativa.
 
 
Al fondo ya veíamos la masía al lado de la carretera donde teníamos el coche. Sólo nos quedó ir bajando hasta la pista que se ve en la imagen y tomar los restos de la antigua carretera hacia la derecha y terminamos estar última parte del recorrido.
 
 
 
Una jornada que se ha compuesto de tres mini rutas para subir a sendos tres vértices. Llama la atención la particularidad del terreno de la montaña del Turó de la Sal, completamente distinta a sus alrededores y con características muy distintas a todo el entorno. Un auténtico paraíso de la mountain bike por la cantidad de sendas y la limpieza de las mismas y con unas bajadas de vértigo que seguro que les garantizan la emoción que buscan.
 
Ante la ausencia de información no conseguimos encontrar la Cova del Gegant, aunque seguro que estuvimos cerca.
 
Perfil vértice Centeneras:
 



Perfil vértice Sal:





Perfil vértice San Juan:




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar los tracks de las rutas pulsando aquí:

Ruta vértice Centeneras
Ruta vértice Sal
Ruta vértice San Juan
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.