Páginas

sábado, 5 de septiembre de 2015

0161 - Vértices Geodésicos C.V.: Loma Benachera (917 m) / A+ 619 m / 12,76 km

...
 
 
La ruta propuesta para este sábado era subir al Vértice Geodésico nº 161 en altura de la Comunidad Valenciana, Loma Benachera, con 917 m de altitud, situado en el Término Municipal de Castillo de Villamalefa, Castellón.

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 hacia Castellón, CV-10 hasta pasar Betxí y nos saldríamos para coger la CV-20 hacia Onda. Pasaríamos Onda y más adelante nos desviaríamos por la CV-194 siguiendo hacia Fanzara, Vallat, Argelita y Luciente, donde aparcaríamos los coches.

Las calles de Ludiente son muy estrechas, por lo que antes de llegar a la población y antes de la curva para cruzar el puente, veremos una pista cementada que desciende hacia el río y que tiene indicaciones de zona de escalada. Hay que seguir esa pista que cruza el río por un vadeo de hormigón y que circula después paralela al río hasta que podremos aparcar justo debajo del otro puentecito peatonal, que está ya a 50 metros de las pozas.
En esta ocasión haríamos una ruta de un vértice que me lo había ido saltando porque ofrece la posibilidad de baño al final de la ruta y en el mismo sitio de baño aparcaríamos para poder disfrutarlo. Aprovecharíamos íntegramente un track de Xavi (Goterris), que hizo esta ruta en 2012 y de la cual podéis ver su detallada crónica aquí. La ruta en sí me pareció perfecta por lo que no me paré a ver si podía hacerle variaciones.
Saldríamos desde el Puente Viejo de Ludiente, al lado del río Villahermosa, donde nos bañaríamos al final. Lo cruzaríamos y empezaríamos siguiendo una pista que daría paso a una bonita senda empedrada que nos iría subiendo hacia la Ermita de Santa Rosa. A partir de aquí y durante unos 4 km caminaríamos cómodamente por una especie de altiplano con pequeñas ondulaciones del terreno.

En ese altiplano pasaríamos por el grupo de masías de Benachera y después seguiríamos la línea de Término hasta el vértice geodésico. Continuaríamos y más tarde nos saldríamos por senda comenzando a girar  a la derecha sobre el km 8 comenzando el regreso en descenso. Caminaríamos por la senda de la Giraba que nos llevaría a pasar por las pequeñas poblaciones de Giraba de Arriba y Giraba de Abajo.

Seguiríamos después por una pista que nos llevaría a enlazar con una senda pasando por la Fuente de la Cuba y un poco más tarde llegaríamos a Ludiente y a los coches, donde nos bañaríamos en la Poza del Toll de la Mula.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A la cita acudieron Ángela, Pili, Ana, Paco, Manuel Carlos, Miguel Arce y un servidor. Aparcamos debajo del estrecho puentecito. No se puede continuar hasta la zona de baño porque unas piedras colocadas al efecto no lo permiten, preservando así un poco más la tranquilidad de aquella zona. De todas formas sólo quedaban 50 metros para llegar a la Poza.



El día se presentaba agradable y fresquito, ideal para andar y lo comenzamos subiendo y cruzando el Puente Viejo y probando los primeros higos y moras de la jornada, situación que se repetiría muy a menudo.



El río Villahermosa llevaba bastante agua por las lluvias del día anterior.



Al principio caminamos por pista un corto trecho, hasta que nos salimos por una senda de herradura por la diestra que no cesaría en su ascenso, aunque cómodo,  hasta que llegáramos a la parte superior de la Loma Benachera.


La senda es una maravilla. Está limpia en todo momento y sus continuas lazadas hacen muy llevadero el ascenso. Además las fuertes lluvias del día anterior le daban ese agradable toque húmedo y oloroso al monte.







 


La senda es larga y muy, muy bonita, dejándonos buenas vistas de Ludiente y los valles allá abajo.









Ya cerca de la parte superior daban al camino unas vides de uva de vino negras que estaban muy dulces y que por supuesto también probamos.


El haber terminado la subida hacía que nos tomáramos la recompensa de parar a enviar nuestros ojos a lo lejos como si de un boomerang se tratara y disfrutar del momento y de las vistas y resonaba en nuestros oídos aquella clásica pregunta: ¿Y por qué subisteis hasta arriba? Pues simplemente porque estaba ahí... y por esto.






En el altiplano pasamos por la pequeña Ermita de Santa Rosa.




Y a nuestra derecha nos acompañaba la visión de nuestro rocoso amigo el Peñagolosa mostrando su mejor cara con sus dos canales.




Continuamos y un poco más adelante pasamos entre el grupo de casas que conforman la Masía Benachera.



Hay que estar atento a un desvío en el que nace una sendita por la derecha que es la que deberemos tomar.




Abajo y a nuestra izquierda se veía otro grupo de masías cuyo nombre se diferencia en poco de las anteriores, Masía de la Loma Benachera.


El vértice apareció ante nosotros un poco más allá, a la orilla misma de la pista e inmortalizamos el momento.




Más adelante habríamos de fijarnos en unos hitos de piedra que hay a la derecha y que indican que nos debemos salir de la pista y continuar por allí. Cuando Xavi hizo esta ruta en 2012 hablaba de que comenzaba aquí una trocha o campo a través. Ahora la senda está clara y chafada y es otra de las sendas maravillosas por las que volvemos a caminar en esta jornada.




La senda va a parar a unas antiguas trincheras y continua por su interior.






Parecía que todo iba a ser descenso a partir de aquí, pero de improviso la senda se encaramaba hacia arriba en fuerte pendiente.





Y la subida vuelve a tener sus recompensas y nos lleva a contemplar la otra vertiente, viendo a lo lejos la población de Castillo de Villamalefa, a la que pertenece este vértice y detrás de ella en una bonita estampa, el Peñagolosa. Este lugar se convirtió en un improvisado Foto-Call, por donde fueron desfilando todas las estrellas.














Continuamos la senda que descendía y se podía ver entre las ramas de los pinos la pequeña población de Giraba de Arriba, adonde nos dirigíamos ahora.






En la senda afloran multitud de fósiles de conchas. Está plagada de ellas.




Hubo un momento en que la senda ofrecía una bifurcación. Nosotros tomamos la de la derecha que parecía más pisada y la otra es como si continuara entre dos murillos bajos de piedra. Al poco la senda presentaba un escalón con bastante pendiente y después se unía con la otra al llegar a la pista inferior. Creo que hubiera sido más cómodo bajar por la bifurcación de la izquierda, que lo hacía en lazadas con más suavidad, aunque no supone en ningún momento ningún problema.



A nuestra derecha apareció una montañita rocosa, el Cabezo Royo, que nos llamó la atención por sus fuertes tonos rojizos y sobre la que volaba una colonia de buitres.






Desde aquí volvimos a capturar en una mejor postal la población de Castillo de Villamalefa y el Peñagolosa.




La pista nos llevó al plácido pueblecito de Giraba de Arriba y nos refrescamos en su fuente, pasando también por el lavadero.







Prácticamente juntos se encontraba la otra población Giraba de Abajo.



Tras pasarlas, aproveché para tirar un dado que aparecía al lado de la pista y salió lo de siempre, que teníamos que subir.


Éste sería el único tramo a mejorar de la ruta, ya que hay que estar un rato subiendo por esta pista en fuerte pendiente. Más tarde la abandonaríamos por la izquierda cuando aquélla hacía una curva a derechas y seguiríamos una senda que conservaba la cota de altitud.


Al poco ya veíamos allá abajo la población de Ludiente, adonde tendríamos que llegar.











La senda nos llevaría a pasar por la Fuente de la Cuba pero sólo caía una mísera gotita de su tubo.


A lo lejos y exprimiendo el zoom al máximo podíamos ver cómo había gente bañándose en algunas pozas del río.





Continuamos la bonita bajada por senda que nos iba acercando poco a poco.




Otra vez tirando de zoom desde arriba conseguimos ver la poza donde íbamos a bañarnos en un momento.


 
Y en esta imagen se veía todo, la población de Ludiente, el puentecito, nuestros coches aparcados bajo él y a la izquierda la deseada Poza del Toll de la Mula.





 
Nueces.

 

Llegamos a los coches, cogimos mesas, sillas, neveritas y la ropa de recambio y fuimos hasta la poza donde nos dimos un refrescante baño. El agua aquí estaba algo más fría que la de la semana pasada, pero la disfrutamos mucho y el lugar era espectacular.





 
Aquí os dejo con otro capítulo de "Las Flores de Paco". Esta vez se empleó a fondo.
















Una ruta preciosa y muy recomendable. Casi todo el recorrido se hace por sendas de una calidad que seguro que roza el máximo. Ideal para hacerla en cualquier época del año porque tiene bastante sombra y si, además se puede poner la guinda de darse un baño final, no se puede pedir más. Enhorabuena a Xavi por dárnosla a conocer y compartirla. Una ruta que sin duda habrá que repetir dado el buen recuerdo que nos deja.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.