Páginas

jueves, 17 de septiembre de 2015

2015 - 09 - Travesía de dos días en el Parque Natural de Els Ports. Pinar Pla-Refugi Font Ferrera-Nou Refugi Caro y viceversa.

...


Días 12 y 13 de septiembre de 2015

Cuando en el año 2010 comenzamos a recorrer en su totalidad el GR-7 a su paso por la Comunidad Valenciana por etapas, lo empezamos en el Refugio de Caro y en ese primer día fuimos desde allí hasta El Boixar. Nos encantó la zona y vimos que tenía muchas posibilidades.

En 2012 los miembros del Blog de Casiaventurilla hicieron una travesía circular en la zona, llegando un viernes por la tarde al Nou Refugi Caro, durmiendo allí y saliendo por la mañana hacia el Refugio de Font Ferrera por el Barranc de Capatx y el de la Coscollosa. Durmieron el sábado en el Refugio de Font Ferrera y el domingo por la mañana regresaron al Nou Refugi Caro siguiendo íntegramente el GR-7.


En 2014 Kiquet hizo la misma travesía pero saliendo desde Valencia a Fredes el sábado tempranito para comenzar a caminar desde Fredes, pasando por el refugio de Font Ferrera y el GR-7 hasta el Refugi de Caro, durmiendo allí y haciendo el recorrido de vuelta en la mañana del día siguiente. Unos cuantos nos quedamos sin poder hacerla en aquella ocasión y ahora tendríamos nuestra oportunidad.

Ni lo uno ni lo otro. Nosotros seguimos el orden que hizo Kiquet para usar una sola noche pero comenzando un poco más allá de Fredes, desde el Pinar Pla y así nos ahorrábamos casi tres km, que nos vendrían muy bien en el trayecto de vuelta que era el más largo.

Aquí tenéis la simulación de vuelo sobre el track completo para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



Y aquí el perfil y el mapa topográfico con la ruta del primer día marcada en color rojo y la del segundo día en color azul.




A la cita acudieron Ángela, Ana, Mariano, Quico, Paco, Miguel Arce y un servidor. Quedamos a las 5 de la mañana para ir con los coches hasta el Pinar Pla, un poco más allá de Fredes, trayecto que cuesta unas 3 horas desde Valencia. No teníamos problema de horario porque esta primera parte es sencilla. Se trata de seguir el GR-7 que ya conocíamos hasta el Nou Refugi de Caro. Elegimos el "Nou" refugi en lugar del otro porque teníamos muy buenas referencias de él, aunque el otro refugio es otra opción también utilizable.




Como indica la señal, desde aquí nos plantaríamos en media hora en el refugio de Font Ferrera. Había mucha gente buscando setas, pero todos iban con las cestas vacías, pues había llovido hacía poco y todavía no habían nacido. Habría que esperar unos 15 días para llenarlas.





El caminar por estas sendas de bosque frondoso y suelo almohadillado es una maravilla.









Disfrutando del recorrido llegamos al Refugio de Font Ferrera que, aunque en su web la noche anterior había colgado el cartel de completo, ahora se encontraba cerrado y presentaba el mismo aspecto solitario y deshabitado de cuando lo hemos visto en otras ocasiones.




Continuamos por la pista y enseguida cogimos la senda del GR que nos llevaría a la Font del Bassiot.





Mediante un sistema de troncos huecos, como por aquí es costumbre, se lleva al agua a otro tronco más grande vaciado que sirve de abrevadero, pero se encontraba seco en esta ocasión.








Ya había momentos que veíamos a lo lejos las antenas del Mont Caro, hacia donde nos dirigíamos, ya que cerca de él es donde se encontraba el final de nuestra primera etapa.


Aquí el Mont Caro de la imagen anterior aumentado con el zoom de la cámara.







Cruzamos con el GR por dentro de una finca de ganadería equina donde, como en muchos sitios de por aquí está prohibido coger setas sin autorización.











A las marcas blancas y rojas del GR-7 había que sumar las de la ruta Estels del Sud, con su estrella azul, que eran coincidentes en todo este recorrido del primer día.





Necesitaría la ayuda del buen compañero escritor y mejor senderista (y viceversa), Luis Gispert, para adornar con más adjetivos la descripción de lo que se siente al caminar por estas sendas tan cuidadas y agradables.












Los paisajes ya iban tomando el color de los típicos de Els Ports y en la otra vertiente del valle se observaban unos plegamientos que en cierta manera, o a mí se me antojaba, recordaban a los del Cilindro de Marboré cuando se observan desde el Lago Helado camino del Monte Perdido en Pirineos. Os dejo una foto que hice yo en 2008 de aquel lugar.











Pasamos por una caseta que al parecer muchos confunden con el Refugio del Mas del Frare, que está un poco más allá. Se ve que el dueño está harto de la confusión y han pintado la aclaración en la misma puerta de la caseta.




Un poco más adelante sí que vimos el refugio del Mas del Frare, que tiene una parte cerrada con llave y una parte libre en la que había unos camastros.




En este punto vimos muchísimas endrinas (con las que se hace el Pacharán) y de muy buen tamaño.


Enseguida llegamos al núcleo de masías conocido como Casetes Velles, donde los caballos campaban en libertad.




Ahora venía un largo tramo de pista, donde el aliciente era ver las formaciones rocosas típicas de Els Ports que nos acompañaban por nuestra derecha, por la zona de Cantinell, Els Curullons y la Roca Xapada.




Muy agradable fue que saliera a nuestro paso la Font de la Llagosta, de cuyo caño caía un agua fresca y que estaba buenísima. Allí hicimos una paradita para recuperar fuerzas.











El Mont Caro de nuevo aumentado por el zoom, que se encontraba ya más cerca como se puede apreciar en la imagen posterior, asomando detrás de Paco.






De ahora en adelante sólo nos quedaba caminar por preciosas sendas al más puro estilo de Els Ports hasta prácticamente el refugio.



Pasamos por la Cova del Vidre que tiene una gran boca de entrada.







Los acebos en flor.


Y los tejos en flor. Dos especies protegidas.























Las nubes iban bajando por momentos y en breve caerían unas finas gotas.




Justo al poco de parar en esta confortable roca con vistas donde nos habíamos detenido para comer, comenzaron a caer las previsibles gotitas y tuvimos que reanudar la marcha.









Como podéis ver, enseguida paraba pero bastó para que tuviéramos que ir con más precauciones y no resbalar con el terreno húmedo. Aparte de que se nos negaron parte de las vistas.







La senda nos llevó a la carretera y continuando por ella por la derecha llegamos al Nou Refugi de Caro (hay otro más adelante que es el Refugi de Caro, se diferencian en la palabra "Nou"). Allí enseguida María se puso a nuestra disposición dándonos todas las explicaciones y nos había reservado una habitación de 8 en la que estaríamos sólo nuestro grupo. Se nota enseguida cuando la gente disfruta haciendo su trabajo.



El refugio está súper bien cuidado y no he visto unos baños más limpios en ningún refugio. Además, como el ambiente se había tornado fresco porque por la tarde se formó una tormentilla de verano, María nos encendió la chimenea y había un ambiente muy bueno. Realmente se estaba muy bien allí. Era muy acogedor.




La cena se nos hizo de esperar porque habíamos madrugado mucho y la iban a poner a las 8 en lugar de a las 7 como se acostumbra en otros refugios. Nos gustó el detalle de que nos incluyera un porrón de vino, que entraba muy bien, y del que pedimos otro más después.

Para cenar María nos trajo primero una ensalada y después una fuente de macarrones gratinados gigante. Todos repetimos hasta que acabamos con ella y María se sorprendió de que nos la hubiéramos podido comer toda.




Por ello nos dijo: "pues voy a poder con vosotros, porque falta el pollo", y nos sacó una bandeja de muslos y entremuslos de pollo al horno con verduras que estaba para chuparse los dedos. Cenamos fenomenal. Felicitaciones a Mario, el cocinero.


Después de los chupitos y la sobremesa, nos acostamos pronto y aún hubo juerga y muchos chistes en nuestra habitación, hasta que nos fuimos quedando dormidos.

Desayunamos a las 7 y comenzamos la marcha de regreso en este segundo día. Salimos del refugio y tomamos la carretera por la derecha en un día soleado que pintaba fantástico.

Perfil y mapa del segundo día. El tramo que corresponde a esta etapa es el pintado en azul.






Más adelante pasamos por el otro Refugio, el de la de la Unió Excursionista de Catalunya (UEC) y pasamos por su derecha para coger una estrecha sendita por donde discurre el GR-7.



La senda desde el principio enamora y más con la humedad en las hojas de las lluvias de la pasada tarde-noche.


















Hubo un momento tras esta zona de helechos en que la senda se volvió difusa por el crecimiento de la vegetación y después volvió a aparecer claramente, pero cerca del barranquito donde había una poza seca vino un momento en el que hay que estar atento porque genera confusión. La senda continúa hacia abajo, al barranco y también hacia arriba. Hacia abajo vimos que no tenía salida. La seguimos hacia arriba y al poco comprobamos que se separaba mucho de nuestro track, por lo que volvimos al punto de antes. Allí nos fijamos en que unas ramas rotas hacia el camino que sube parecían indicar que no había que subir y guiándonos por la señal del GPS continuamos recto y allí estaba la senda correcta, pero el principio no es muy evidente.






Más tarde la senda se alejaba del barranco por la izquierda para esquivar un barranquito y enseguida volvía cerca de su lecho de nuevo. Continuamos hasta llegar a la pista y al Área recreativa de la Cova de les Avellanes.


Su fuente estaba seca y nada más pasarla salía una senda por la izquierda en exigente ascenso que es la que había que tomar.







Una vez superado el collado había una pequeña senda que, por la izquierda, nos llevaría en unos metros a la Cova de les Avellanes, y que no está para nada donde indica el mapa. El mapa topográfico en esta zona de Els Ports tiene varios errores de situación como ya iremos viendo.





Más adelante pasamos por la Fuente del Marturi, sin agua para beber pero sí para alimentar el abrevadero del tronco.


Habíamos subido bastante y ahora circulábamos por debajo de la Mola del Boix, desde donde las vistas hacia la vertiente de enfrente, del Barranc del Regatxol, llamaban nuestra atención. En esta primera imagen el Mont Caro ya se iba quedando atrás.




Subimos a las rocas, que en este punto hicieron de improvisado mirador.














Una vez superado el collado y llegados a una especie de planicie nos detuvimos a almorzar con muy buenas vistas hacia la zona por donde habíamos ido el día anterior, ya que estábamos en la parte de arriba de la loma y allá abajo circulaba el GR-7 hacia la Font de la Llagosta.


Continuamos por la senda pero durante el almuerzo y viendo los mapas que llevábamos se nos había ocurrido intentar variar un poco el trazado siguiendo lo que en el mapa era una antigua pista y después inventarnos una bajada si era posible, cosa que habría que comprobar, pero antes de que pudiéramos intentarlo (y fue mucho mejor) apareció una senda que, por la izquierda bajaba directamente a Casetes Velles sin hacer el rodeo que queríamos evitar y nos vino de maravilla.



Casetes Velles, por donde habíamos pasado el día anterior. Aquí los trazados de los dos días eran coincidentes.


Enseguida pasamos por la parte derecha de la caseta que indicaba que "no" era el Refugio del Mas del Frare y por una preciosa bajada descendimos al lecho del fantástico Barranc de Capatx.















De vez en cuando se veían pinos con otro ramaje combinado. Se trata de las hiedras que escalan por sus troncos en busca de la luz y que llegan a asfixiar al pino que les facilita su camino hacia el Sol, dándose formas paradójicas como ésta.


Llegamos a la pista por donde discurre el GR-8 y tras un breve tiempo llegamos a un sitio donde nace una pista por la derecha en leve descenso. Es la que hay que coger para ir a la Font del Teix, que tenía agua muy fresca y buena y donde rellenamos nuestras botellas.


Después de descansar unos instantes, en lugar de volver por el mismo sitio hasta la confluencia con la pista principal y tomar otra senda que bajaba, nosotros desde la Font del Teix tomamos una senda que vimos que nacía detrás del antiguo tronco vaciado que serviría en otros tiempos de abrevadero y que nos llevó a enganchar plácidamente con la senda que bajaba desde la pista.


Seguimos la senda que nos llevó al interior del barranco, al punto conocido en el mapa como Pont de la Guimerana.








El transcurso por el interior del barranco fue corto y vimos pintadas en azul en las rocas unas indicaciones, diciendo que por la senda hacia arriba se iba a Ferrera (la nuestra) y siguiendo por el barranco se iba a Beceite y a unas pozas donde según la época se puede tomar el baño. Nosotros subimos por la que tocaba ya que no queríamos entretenernos tanto y la temperatura era muy agradable.




Desde la parte de arriba, el borde del acantilado se ofrecía como estupendo mirador hacia el espectacular cañón que forma el Río Matarraña en la zona de les Gubies del Parrisal y al fondo se presentaba el encajonado y estrecho Pas del Romaret.









Desde arriba acerqué con el zoom de la cámara una de las pozas, pero con la temperatura tan agradable y estando ellas todavía en la sombra, de seguro que el agua habría estado bastante fresca.











La cámara se volvía loca intentando captar la belleza del momento pero ninguna foto capturaba la espectacularidad del paisaje que veíamos al natural. Para apreciarlo de verdad hay que estar allí, así es que ya sabéis. Pero aquí tenéis una muestra.




Cambiábamos de barranco para coger ahora el de la Coscollosa, a cuál más bonito. Esta senda que unía uno con el otro tenía unos pinos altísimos, y de cada uno podría fabricarse un abrevadero para muchas vacas, jeje.






Desde el desvío de la Font del Teix, donde se abandonaba el GR-8 para evitar circular por la aburrida pista, estábamos siguiendo ahora lo que coincide con el itinerario recomendado nº 31 en el Mapa de la Tinença de la Editorial Tossal Topografies. Recorríamos el interior del Barranc de la Coscollosa, con sus altos cinglos de paredes verticales en nuestra parte izquierda. Sabíamos que teníamos que pasar al otro lado, pero viendo la altura de las rocas te preguntabas cómo se haría para cruzarlo.


La senda nos llevó a pasar delante de un ejemplar de Tejo monumental, el Tejo de la Coscollosa, de grandes dimensiones.













Antes me preguntaba por dónde pasaríamos a la otra parte de los Cinglos de la Coscollosa. De repente la montaña presenta una abertura natural en la roca, por donde debe discurrir el agua. El cañón es corto pero bonito y permite el paso sin ningún problema.











Termina en una balsa de obra con agua que en ese momento parecía estancada. Nosotros continuamos un poco más y al lado de la caseta forestal, en un prado muy agradable, paramos a comer y descansar un rato.



Llegamos a la pista por donde venía el GR-8 y allí mismo había un depósito de agua lleno hasta el borde, en el que Mariano no pudo resistir la tentación y se dio un bañito rápido.



Ahora tuvimos una incidencia por culpa de otro de los errores del mapa en esta zona. El mapa del IGN que os adjunto marca un desvío de la pista por la derecha y está pintado por ahí el GR-8. Yo había previsto coger esa variante para así no volver a pasar por el refugio de Font Ferrera. Llegamos al desvío, que está un poco más allá de donde está pintado en el mapa y seguimos una buena senda. 



Tenía muy buena pinta aunque no había marcas de ningún tipo. Se fue estrechando pero seguía siendo una maravilla, hasta que desapareció de repente todo rastro y teníamos ante nosotros un barranco impenetrable de tan tupido que estaba. 

Intentamos seguir el track a las bravas por si encontrábamos el rastro de lo que alguna vez hubiera existido pero no había nada. Estaba claro que era un error. Ante la imposibilidad de continuar por esa ladera, bajamos al lecho del barranquito y cruzamos a la otra vertiente, que estaba algo más despejada y conseguimos con esfuerzo llegar al cortafuegos de la parte superior, que nos llevó a la pista y sin problemas llegamos por ella al Pinar Pla y a los coches.

Este recorrido de prueba y que no salió bien porque no tenía continuidad lo he borrado del track y el que he subido está modificado para que vaya por donde, sin ningún problema, se llega al Refugio de Font Ferrera y después se repite una parte del GR-7 que se hizo el primer día cuando llegamos hasta aquí.

Os dejo aquí una sección del mapa donde se ve cómo está pintado el GR-8 por donde en realidad no va. Y además el mapa de Topohispania de Garmin tiene el mismo error ¡¡Como para fiarse!! De todas formas siempre decimos que si no se investiga no se descubre y así tuvimos nuestro puntito de aventura final. 

Como podéis ver en el mapa, el track en rojo es el que hicimos el primer día siguiendo el GR-7 y en el mapa está pintado el GR con puntitos rojos más hacia arriba. El refugio tampoco está pintado donde tiene que estar.

El amarillo es el que yo tenía previsto, siguiendo las marcas del GR-8 del mapa y veréis que todo iba muy bien hasta que desapareció la senda  y el barranco estaba tan tupido que no se podía pasar y por eso tuvimos que bajar al lecho para cambiar de vertiente, porque la otra al estar menos en la umbría estaba algo más despejada y así subir hasta el cortafuegos.

El track azul es el que en realidad hicimos. y se ve cuando nos salimos del previsto porque en realidad no existía. Hay fallos en los mapas que pasan desapercibidos pero en esta ocasión nos vimos un poco afectados por uno de ellos.






Para terminar os dejo con otro Capítulo de "Las Flores de Paco".








Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar los tracks de la ruta pulsando aquí:

Ruta Primer día: Pinar Pla - Refugi Font Ferrera - Nou Refugi Caro.
Ruta segundo día: Nou Refugi Caro - Barranc del Capatx, Barranc de la Coscollosa - Refugi Font Ferrera - Pinar Pla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.