Páginas

sábado, 19 de septiembre de 2015

0203 - Vértices Geodésicos C.V.: Palacios (829 m) y Cinglos de Valmellós /A+ 538 m / 16,91 km

...




La ruta elegida para esta semana era subir al vértice geodésico nº 203 en altura de la Comunidad Valenciana, Palacios, con 829 m de altitud, situado en el Término Municipal de Moixent, Valencia.

Para llegar al punto de inicio tomamos la A-7 hacia Fuente la Higuera y un poco antes de llegar a esta población, tomaríamos la salida nº 14 hacia Navalón, pasando por delante del Restaurante y voviendo paralelos a la autovía por una carreterilla hasta llegar a un campo abandonado donde podríamos aparcar.


Para comenzar seguiríamos una pista que va por el interior del Barranc de Valmellós, nos desviaríamos por una sendita para visitar la Coveta d'Ilario. Continuaríamos por la pista para abandonarla por la derecha cuando llegáramos a su cabecera y tomar una pista/senda que nos subiría a los altos del Coll Fort y nos llevaría por el borde de los acantilados hasta que más tarde los abandonaríamos por la izquierda para hacer nuestra visita al vértice.

Pasaríamos por la Casa Vila y después haríamos un pequeño campo a través sin ninguna complicación para unir con una pista que nos iría subiendo a la loma del Alt dels Tres Palaus, donde se encuentra el vértice.

Continuaríamos hasta bajar a una pista que nos llevaría a tocar la pista de subida y nos desviaríamos por la izquierda para recorrer el Baranc de les Dones y enlazar con las sendas de los Cinglos de nuevo y volver a los coches.

Aquí tenéis la simulación de vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:




A la cita acudieron Ana, Pili, Mari, Prudencia (es una broma), Jose, Paco, Manuel Carlos y un servidor.

No esperábamos unas nubecillas que encontramos cuando llegamos al lugar de aparcamiento en el campo abandonado, pero nos vinieron bien para que la temperatura en la ruta fuera excelente. Aunque esa luz tamizada nos fastidiara la nitidez de las fotos, ya que estas cámaras se comportan mejor con buena luz.


Comenzamos a caminar por la pista hacia el Barranc de Valmellós, pasando por un pozo que tiene agua en su interior pero carece del cubo y la cadena para sacarla.



Una vez ya en la pista del barranco podíamos ver a nuestra derecha los cinglos por donde caminaríamos más adelante.




En la parte derecha de la pista hay de vez en cuando unos postecillos de piedra indicando los kilómetros. Le hice una foto a éste porque sirve de referencia. Justo a la altura de esta señal y a la izquierda de la pista nace una sendita que de no ser por esta señal es fácil pasarse.


Como se ve, el inicio no es muy evidente, pero está a unos 5 metros en la parte superior.


La senda se encuentra limpia y en perfectas condiciones y nos conduciría a visitar la Coveta d'Ilario.


De camino vimos ésta pero no es la que queríamos encontrar.



En la cabecera del pequeño barranquito que llevaríamos después a nuestra derecha se encontraba la cueva. Está tapada por la vegetación en un principio, pero hay que continuar un poco y siguiendo la pared de enfrente hay una sendita que lleva a ella.


Es curiosa porque tiene en su interior un nacimiento de agua y han hecho como una pequeña balsa y abrevadero para los animales.





Volvimos por la senda por la que habíamos venido y regresamos a la pista para continuar por el interior del barranco.



En la misma pista encontramos este fósil de caracola bastante bien conservado.



Casi al final del barranco nos salimos de la pista por la derecha para seguir una especie de pista en ascenso que enseguida se convertiría en senda.



Al llegar a la parte superior ya comenzó a conducirnos por el borde de los acantilados, permitiéndonos unas vistas preciosas.

Como este tramo es espectacular y bastante largo, hicimos muchas fotos y aunque he intentado hacer una selección no he podido resistirme a publicar una buena parte de ellas en las que las mismas imágenes lo dicen todo.









Abajo se veía la pista por la que habíamos venido.









En una de esas piedras con unas vistas maravillosas nos dispusimos a almorzar, continuando después disfrutando al caminar por esta zona.





































Al fondo y a la derecha de la población de Fuente la Higuera, se veía desafiante el Cerro Caporucho, al que en breve haremos una visita.






Espectacular. Aunque en las imágenes parece que sea peligroso el paso, una vez allí, aunque siempre hay que tener mucha precaución, la sensación no es de riesgo, ya que la senda va bastante para adentro como para asustarse, a no ser que se tenga vértigo, claro. De todas formas, en rutas así hay que estar muy atento adonde se pisa y uno no se puede permitir ningún fallo.






















Llegó el momento en que nos salimos de la senda por la izquierda para dirigirnos hacia el vértice y pusimos rumbo a la Casa Vila. Al llegar nos dimos cuenta de que había cinco higueras en su lateral y que tenían unos higos buenísimos que no nos resistimos a probar.





Una vez hecha la parada de degustación, continuamos un poco por una antigua pista que al final desaparece en unos campos en desuso y tuvimos que hacer un pequeño campo a través sin ninguna complicación para enlazar con la siguiente pista que nos interesaba.





Esta pista sube hasta la loma donde se encuentra el vértice Palacios y aunque cada vez se va tornando menos pisada, continúa hasta su misma base.







Una vez hechas las fotos de rigor continuamos según veníamos ahora ya sin pista, siguiendo el cordal por el mejor paso, que no ofrece dificultades.



Al fondo volvía a retarnos el Cerro Caporucho y recogimos el guante.





Al final de la loma hay que irse un poco hacia la izquierda para buscar el paso entre unas rocas que nos llevarían a la pista inferior.





Continuamos la pista hasta tocar la que habíamos utilizado para subir y un poco más adelante, nos desviamos por la izquierda para intentar seguir una senda que estaba pintada sobre el mapa. La senda, si existió alguna vez estaba completamente perdida e invadida por las aliagas y no le encontramos el rastro.

Había que pensar en otra opción sobre la marcha, pues esta senda es la que nos iba a llevar por el interior del Barranc de les Dones hacia las otras sendas de los cinglos. Vimos en el mapa que en la parte de la derecha de donde nos encontrábamos, pero un poco más arriba, circulaba una pista que acababa, siempre según el mapa, en una senda que continuaba. 

Atravesamos un campo de cultivo, llegamos a la pista y continuamos hasta que acabó, pero de nuevo ni rastro de la senda pintada en el mapa. Por lo que decidimos intentar la bajada al Barranc de les Dones para enlazar con el track previsto. Lo hicimos buscando el mejor paso y haciendo algunas zetas pues esa parte tiene bastante inclinación y así también evitar algunos saltos rocosos. 




Yo me iba adelantando para confirmar que nuestra bajada tenía continuidad y una vez que les pregunté a las chicas si iban bien me contestaron, que sí, que bajaban con "prudencia", de ahí la broma del inicio en cuanto a los asistentes. Desde ese momento en esta ruta consideramos a "Prudencia" como una chica más del grupo.




Llegamos al barranco, de firme rocoso y por lo tanto despejado y continuamos por su lecho sin ningún problema.











Más tarde nos salimos por la derecha y enseguida enlazamos con sendas que nos condujeron a unir con las que recorren los cinglos y continuamos por ellas disfrutando un rato más de las vistas desde las alturas.






Esta magnífica senda fue bajando en diagonal hasta dejarnos en los campos de abajo.















Enlazamos con la pista que habíamos tomado al comenzar la ruta y que nos llevaría enseguida a los coches. Hice una visita a las vides abandonadas, que todavía conservaban racimos de uva negra muy dulce. Me encanta esta época. Es la mejor para caminar por el monte ya que, aparte de que la temperatura comienza a ser muy agradable, puede uno saborear muchos frutos de los que ofrece la naturaleza, como las moras, los higos, las uvas, los madroños... lo malo es que todos se concentran en esta época y en el resto del año no hay prácticamente nada.





Os dejo con un Capítulo más de "Las flores de Paco":













Una ruta espectacular en la que el único punto a considerar es la unión de la bajada del vértice con el Barranc de les Dones. No aconsejo hacer ese tramo como lo hicimos nosotros. En la foto de satélite se aprecia que si hubiéramos insistido en la senda en la que nos encontramos las aliagas, después parece que sí que hay una traza que continúa y que nos hubiera llevado al barranco, pero hasta que no se pruebe no se sabe.

Otra opción que a mí me ofrece más garantías es que cuando se llega al campo labrado por donde nosotros llegamos a la pista superior, por la parte izquierda del campo se aprecia una zona relativamente despejada que enlaza con lo que parece ser una senda o por lo menos un carrilillo despejado y que baja directamente al barranco. Esta opción es la que yo eligiría si tuviera que repetirla. Si alguien lee esto, por ejemplo Correcaminos44, que sé que nos sigue y que patea nuestras rutas y lo intentase, le agradecería que me lo comunicara y así sabríamos todos si es la opción más viable.

Marco en rojo la alternativa que parece posible. De todas formas, desde la pista que se recorre una vez se ha bajado del vértice y se va volviendo a la pista por la que habíamos subido, se ve una senda clara allá abajo en esa zona, pero nosotros no nos la llegamos a cruzar en ningún momento y eso que parecía una maravilla.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.