Páginas

sábado, 3 de octubre de 2015

2015 - 10 Vertice geodésico La Silla y el Caporutxo / A+ 895 m / 15,39 km

...


"Si la senda no existe, es normal que no la veas. Pero que no veas la senda, no significa que no exista".





Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico La Silla, con 1005 m de altitud,  situado en la provincia de Albacete, pero al lado de Fuente La Higuera.

Hace dos semanas subíamos al vértice Palacios desde el Barranco de Valmellós y desde sus acantilados veíamos enfrente la silueta desafiante del Pico del Caporutxo y aceptamos el reto de subirlo en breve. Ahora será nuestra oportunidad.


Buscando información por internet vi dos tracks que proponían lo que llevaba en mente, uno de Vaigapeu, y otro de Vicente Soler, y me aproveché de ellos. Gracias a ambos desde aquí. También vi una crónica de Senderoxtrem en la que hacían esta ruta, pero no he visto que ellos publiquen sus tracks en wikiloc.

Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 por el interior y en las proximidades de Fuente la Higuera cogeríamos la salida nº 11 para rodar por la N-344 hacia Alicante, saliéndonos por la derecha a la altura de un cartel indicativo de Fuente la Higuera. Cruzaríamos el túnel y, siguiendo los postes del Calvario, enseguida veríamos el Área Recreativa de Los Pijirris, donde aparcaríamos los coches.


Primero subiríamos al vértice La Silla, que por pocos metros está ya en la provincia de Albacete. Bajaríamos y nos iríamos a la sierra de al lado para subir en primer lugar al Alt del Corb, después al cerro Caporutxo y la Penya Foradá y, por la cresta, seguiríamos hasta la Cruz del Caporutxo. Desde ahí seguiríamos un poco más y bajaríamos hacia la Cova Santa desde donde continuaríamos descendiendo hasta llegar de nuevo a los coches.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



Esta semana pasada se produjo el fenómeno de la Súper Luna y además con eclipse y no se volverá a repetir con tanta perfección hasta dentro de 18 años. Ese día en mi posición había nubes, pero la noche siguiente pude obtener esta imagen de la Luna completa.  Es uno de los momentos de máximo acercamiento entre la Luna y la Tierra y en la que se la puede observar, por lo tanto, de mayor tamaño.



A la cita de este sábado acudieron Ana, Ángela, Mari, Prudencia, Jose, Paco, Manuel Carlos y un servidor. Como los días van acortando, llegamos al Área recreativa de El Pijirri cuando todavía era casi de noche. 


Comenzamos a caminar y no me pude resistir a tomar otras instantáneas de la estupenda Luna que nos miraba desde allí arriba. En la imagen anterior me cazaron en ese momento.



Hicimos la ruta en el sentido contrario a las agujas del reloj. Es más conveniente hacerlo así ya que de esta forma nos quitamos de encima el tramo de pista que, en esas primeras horas, se pasa enseguida mientras se van calentando tanto las piernas como la lengua.


La cercanía de la noche nos iba a permitir contemplar uno de esos amaneceres mágicos y además coincidía que iba a suceder tras la silueta de la Ermita de Santa Bárbara, situada en un pequeño promontorio. El que las Emitas estén ubicadas en sitios altos y con buenas panorámicas no es casualidad. Obedece a que las amplias vistas favorecen la sensación de sosiego, soledad y recogimiento, haciendo que se apunte el interior de cada uno a participar de la contemplación... Volvamos a la crónica.




Una escolopendra que ya buscaba recogimiento tampoco quiso perderse la magia de las luces.


Esperábamos el momento en que el Sol comenzara a aparecer por las montañas, pero esto no llegó a suceder porque una capa de nubes se apuntó a la escena y lo impidió.




Estos primeros momentos discurrieron entre pistas que nos mostraban los tramos de AVE inacabados, por una parte, y por otra los almendros, vides todavía con dulces restos de racimillos en sus ramas y también algunos higos.






Cuando comenzamos a tomar distancia y a girar hacia la izquierda, ya se nos mostró en su totalidad el recorrido de la segunda parte de la ruta, en la que recorreríamos de derecha a izquierda la sierra que veíamos enfrente y que mostraba en ese orden el Cerro Caporutxo, la caseta forestal, y la Cruz del Caporutxo.



Dejamos la pista y enlazamos con el amplio cortafuegos que nos haría subir a la Sierra de la Silla, concretamente al Cerro de las Cañadetes, donde es encuentra enclavado el Vértice de la Silla, perteneciente a la Provincia de Albacete.



En el cortafuegos están presentes los postes amarillos de la línea de gas que va por debajo.


En uno de los giros vimos que el cortafuegos se empinaba más adelante con una considerable pendiente.




Con lo de considerable me quedo corto. Era una pendiente muy, muy exigente, sobre todo en su tramo final.





A llegar casi a las rocas, hay que tomar la senda que sigue por la izquierda y que en una zeta nos haría subir sin necesidad de escalar.


Las vistas desde ese punto ya son para disfrutarlas y tomárselas como recompensa del esfuerzo realizado.












Una vez recuperado el resuello, continuamos por la senda y después vimos otra que salía por la izquierda, que sería la que nos llevaría hasta el vértice de La Silla.




Mientras preparaba el soporte de la cámara para hacer la foto de grupo y evitar el contraluz, me fotografiaron en esta imagen que mostraba detrás de mí la Sierra del Caporutxo, adonde iríamos a continuación.





Avanzamos un poco más del vértice para almorzar sentados en unas rocas y a resguardo de la brisa y después desandamos la variante para volver a la senda principal.


Esta senda discurre por momentos sobre una laja de roca totalmente lisa y limpia que nos llamaba la atención.


Vistas a nuestra derecha dela Sierra de Oliva, en Albacete.


Y de nuestro siguiente objetivo, cada vez más cercano.





Poco a poco las pistas nos iban colocando cerca de la dorsal de la siguiente sierra.


En la parte de la derecha de esta imagen, que muestra el inicio de la cresta del Cerro Caporutxo, se observa un resalte en su parte superior. Después hablaremos de él.


Ya prácticamente orientados con la dorsal, veíamos ahora sí, la silueta en forma de cucurucho invertido que nos llamó la atención cuando lo observábamos desde la ruta del vértice Palacios y que os vuelvo a poner aquí para que veáis cómo lo veíamos nosotros desde lejos.

En esta imagen que tomamos hace dos semanas, se observa en primer plano la Cruz del Caporutxo, después la casera Forestal y por último y llamando la atención, el Cerro Caporutxo.





En la misma pista salió a nuestro encuentro esta señal, que nos indicaba el camino a tomar por la izquierda. Cuando comenzamos a subir, había que estar atentos para coger una senda que parece menos importante y que va por la izquierda, en lugar de seguir por la principal. Ya se sabe: "elegir la copa de un carpintero", y no la más llamativa, en alusión a una frase de "En busca del Arca Pérdida".


La senda, que no aparece en los mapas, está perfectamente trazada y limpia y, aparte de los hitos de piedra, también hay unos puntos y algunas flechas azules que se podrían haber ahorrado y que ensucian el entorno.




El Caporutxo ante nosotros. La senda es una maravilla y va en ascenso suave pero constante.










Aunque la senda continuaba, en nuestro plan estaba salirnos por la derecha y subir a la zona rocosa para continuar por su cresta, por lo que a la altura de un pequeño hito de piedras comenzamos el ascenso. Se podía subir bien buscando el mejor paso, aunque superando una buena inclinación.





Se puso a chispear justo en el peor momento, que fue cuando llegábamos a la base de las rocas.



Inspeccionamos la zona y vimos que por la parte izquierda era imposible porque daba  a los cortados. Por el centro la pared era vertical y hacia la derecha había dos especies de pequeñas canales por las que se podría haber subido, pero eran un poco expuestas y aéreas y con el musgo de la roca ya mojado se corría un riesgo de que se produjera algún resbalón que podría resultar fatal y apareció Prudencia y nos dijo que no valía la pena en ningún caso, por lo que iniciamos de nuevo el descenso con cuidado por las ahora húmedas rocas hasta volver a la senda y replanteamos la ruta.




Cuando una puerta se te cierra, ocurre como en la vida, que no sabes si lo que vendrá a continuación de la otra que abres será mejor o peor de lo que habría en la otra... Lo que vimos nosotros es que en este caso la elección de la senda era mucho mejor porque no ofrecía ningún riesgo y además quedamos sorprendidos por su frondosidad. Es una senda espectacular, ésta que discurre por la umbría de la Foradá.



Al llegar a esta pedrera tuvimos un momento de duda, porque la senda parecía perderse. Pensamos en que, como otras veces, la senda continuaría una vez atravesada la pedrera, pero no. Volvimos un poco atrás y la senda continua por la derecha en un poco de ascenso para superarla, justo antes de que comience la pedrera.


Una maravilla de senda.




Entre los pinos veíamos la cresta donde se encuentra la Cruz del Caporutxo, hacia donde nos dirigíamos.




La senda nos llevó hasta la pista que sube a la Caseta Forestal que, como se ve en la imagen, está ubicada en un lugar privilegiado.



En el mismo cruce de la pista un poste indicaba el inicio de la senda que nos llevaría a la Cruz y que desde el inicio se veía allí enfrente.





No se sube por aquí. La senda continúa suavemente y da un rodeo después a izquierdas que nos llevaría cómodamente.








Unas vistas excepcionales desde ese punto, y eso que se nos había nublado. En estas dos imágenes una vista atrás de la caseta forestal y detrás de ella, la cresta que no habíamos hecho.




Lo que suele hacer la gente que sube aquí es volver atrás por la misma senda hasta la pista de la caseta y allí coger otra senda que va por debajo. Pero no hace falta. También se puede hacer esta opción que es continuar recto con la vista de Fuente la Higuera debajo nuestro. Hay una senda que poco a poco nos irá bajando y que enlazará con la senda que baja desde la caseta. Lo bueno de esta senda son las vistas que se tienen en todo su recorrido, mientras que la otra circula entre los pinos.









Allí abajo la Ermita de Santa Bárbara.


Enlazamos con la senda y nos fuimos hacia la izquierda con la intención de visitar la Cova Santa, pero cuando llevábamos un tramo vimos que estaría demasiado arriba y nos dimos la vuelta, continuando con el descenso.



Aún así, más adelante vimos a nuestra derecha la entrada de una cueva y nos acercamos a ver su interior.


Se rata de un abrigo de buenas dimensiones y que puede servir de cobijo en situación de tormenta repentina. Tiene un orificio en en el fondo al que se podría acceder subiendo una roca y se ve luz al fondo por alguna grieta que tendrá en su parte superior. Nosotros no nos aventuramos a investigarla y continuamos con nuestro descenso hacia los coches.





En esta época y en esta montaña, el brezo se presentaba en plena floración y con unos colores rosados muy intensos.





La senda acababa a la altura de un chalet y enlazaba con una pista. Por ella nos fuimos dirigiendo hacia el Área recreativa donde teníamos los coches. Estaba en la pinada que se ve al fondo de la imagen y la pista nos llevó a pasando por debajo de las vías del AVE.



Os dejo con otro capítulo más de "Las flores de Paco".












Una ruta en la que hemos sufrido una variación debido a una ligera lluvia, pero que así ha resultado una circular sin ningún riesgo, variada y que pasa por unas sendas preciosas. Además, las vistas desde los lugares elevados desde los que se transita ofrecen unas vistas espectaculares. 

La parte de la cresta que nosotros abortamos debería hacerse sólo con buen tiempo para evitar algún resbalón. La subida a las rocas del Cerro Caporutxo debe acometerse con mucha precaución y por gente que esté habituada a trepar por las rocas con cierta exposición.

Desechando ese tramo por cresta y haciéndola tal como la hicimos nosotros, la ruta es muy recomendable y entretenida.





Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


2 comentarios:

  1. Pablo felicitarte como siempre por el trabajo de confeccionar esta ruta, resulto muy,muy buena yo diria que excelente. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me sumo a las felicitaciones de Jose y Mari.
    Una ruta que tengo prevista realizarla el febrero, supongo que con más ropa de abrigo, y que ahí rasca.

    Un abrazo a todos los senderistas

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.