Páginas

sábado, 21 de noviembre de 2015

0279 - Vértices Geodésicos C.V.: Tres Mojones (631 m) / A+ 691m / 15,58 km

...





Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 279 en altura de la Comunidad Valenciana, Tres Mojones, con 631 m de altitud,  situado en el Término Municipal de Enguera, Valencia.

Para llegar al punto de inicio, desde Alginet iríamos a buscar la AP-7 sentido Alicante y a la altura de Rotglà i Corberà cogeríamos la salida 643 que nos llevaría por la CV-590 hasta Enguera, aparcando en la Fuente de la Mota.


Esta ruta la hicieron Paco y Jose pero saliendo desde el Castillo de Montesa. Nosotros la comenzaríamos desde la fuente de la Mota para tener agua al final de la ruta y además nos quitaríamos de encima la subida con más pendiente al inicio. La haríamos en sentido contrario a las agujas del reloj. Subiríamos primero en fuerte pendiente al Piquet y después casi llaneando caminaríamos por el cordal hasta llegar al vértice Tres Mojones, llamado así porque allí confluyen tres términos.

Iniciaríamos desde aquí la bajada de la Sierra hacia la población y el Castillo de Montesa, que visitaríamos por su parte exterior. Después haríamos una primera variante para evitar toda la pista de subida desde el Castillo a la Sierra y en su lugar lo haríamos por unas sendas menos visitadas. Para enlazar con ellas tendríamos que hacer un pequeño tramo de trocha y cogeríamos las que nos irían subiendo de nuevo para pasar a la otra parte de la montaña, hasta llegar al Corral de Campanilla. Aquí, haríamos otra variante, ya que en lugar de ir hacia las ruinas del Castillo de Enquera, que ya visitamos en una anterior ocasión, cogeríamos la senda SL-CV-6 que nos llevaría directamente al Área Recreativa de la Fuente de la Mota,

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track que he preparado para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A la cita acudieron Ángela, Mari, Fina, Pili, Ana, Paco Escrivá, Miguel, Juan Carlos, Paco, Quico, Jose, Manuel Carlos y un servidor.
A las 7:30 ya estábamos aparcados al lado de la Fuente de la Mota y cogimos la senda entre pinos.
 
 
 Esta senda sería la que tendría más desnivel de la jornada y enseguida nos hacía coger altura. 
 
  
 Desde el inicio del cortafuegos la subida se empinaba en una pendiente sin descanso hasta que llegáramos a la Cruz de El Piquet.
 

 
 
 
 
  
 
 


Este pequeño vértice no es de los de nuestra lista, pero ya que pasábamos por allí... 
 Fenomenales vistas del amanecer hacia el Este. 
 
 Ahora nos tocaba un poco de descanso, llaneando por la pista que recorre el cordal de la Sierra hasta llegar al vértice.
 Aquí lo encontramos, a la izquierda de la pista. Es curioso porque al coincidir tres Términos en ese punto, lo normal sería llamarlo Tres Términos o algo parecido. Pues aquí, Tres Mojones, uno relativo a cada uno. 


 

Continuamos por la pista que está cerca del vértice hacia el Noreste, paralela a la que habíamos traído hasta ahora y al rato y sin un comienzo definido, nos salimos por la derecha campo a través buscando el mejor paso entre el monte bajo.
El objetivo era enlazar con una senda que aparecía en los mapas y que llegaba hasta la mitad de una de las lomas. 
 
 El monte bajo no ofrecía ningún problema de paso y siempre había claros por los que caminar. 
 Nos encaramos a la loma en cuestión y poco a poco se fue definiendo una sendita cada vez con mayor claridad que nos iría bajando a los campos de cultivo.

 
 
 Mientras descendíamos veíamos enfrente nuestro próximo objetivo, el Castillo de Montesa. 
 


Tocamos fondo y volvimos a subir, como si rebotáramos, pasando por el lado de una Ermita de planta sobria y sin mucho adorno ni encanto.
  

Comenzamos el descenso en principio por una senda que después nos bajaría por una laja de piedra bastante larga y en la que había algunas inscripciones que parecían de corte medieval.
 
 
  

Abajo veíamos la cúpula de la Ermita de la Santa Cruz, ésta sí con mayor encanto.
 
 

 Continuamos caminando, ahora por pista y veíamos enfrente la silueta de la Iglesia de Montesa y su Castillo.
 Por la izquierda acerqué con el zoom a uno de los muchos practicantes de escalada que había por la zona. 

Llegamos a la Iglesia y a su plaza y nos detuvimos un momento para probar el agua de su fuente. 
  
 Desde ahí seguimos en fuerte pendiente hacia el Castillo, con una planta curiosa. Está situado encima de unas rocas de perfil vertical y difíciles de superar por supuestos asaltantes y dispone de un acceso  aéreo por un puentecito que en su día sería levadizo para dejarlo completamente aislado y protegido.
 



Volvimos un poco sobre nuestros pasos para coger la senda que suelen utilizar los escaladores y pasamos por una de sus zonas preferidas, donde había varios encaramados a las paredes.
  
 
  

Continuamos la senda y veíamos de nuevo enfrente las dos Ermitas, comunicadas por la laja de piedra por donde habíamos bajado antes.

 
Llegamos a una pista y allí tenía yo marcado nuestro trozo de trocha para enlazar con la siguiente senda. Para ello había que bajar una pendiente y cruzar un pequeño barranquito. Una pareja que iba paseando nos dijo que por allí no se podía porque más abajo había un salto, pero había que comprobarlo. A mí en los mapas no me lo había parecido y me adelanté para ver si se podía bajar.
 
Llegué abajo sin problemas. Y aún con más facilidad se hacía por donde bajó Juan Carlos, ese puntito naranja que se ve en la foto más a la izquierda. Avisé que sí que se podía bajar y continuamos.
 
La senda aparece difusa en un principio pero va ganando claridad y al final está perfectamente definida.

 
 
 
 
 La senda nos abocó de nuevo a la pista y enseguida llegamos a un poste que nos indicaba la dirección por la derecha hacia el Corral de Campanillas.
Cuidado porque la señal está suelta y maltrecha y se puede mover con el viento. Hay que llevar claro de antemano por dónde hay que ir. 

La pista nos fue metiendo por una pinada hasta casi llegar al Corral de Campanillas, pero un poco antes nos desviamos por la izquierda, por una senda local que tiene algunas  marcas tapadas con pintura.

Esta senda frondosa fue de lo más agradable de la jornada y vale la pena no saltársela.







Al lado mismo de la senda y ya llegando a los campos había un antigo pozo seco.

Nos llamó la atención al llegar a la pista este cartelito que no suele ser usual y que indicaba el uso que se le suponía a esta senda. Gracias por el detalle.


Llegamos a la Fuente de la Mota y a los coches y nos hicimos otra foto de grupo para celebrarlo dando así por terminada esta ruta.

Os dejo con otro Capítulo más de "Las Flores de Paco":
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.