Páginas

sábado, 28 de noviembre de 2015

0210 - Vértices Geodésicos C.V.: Rebalsadores (801 m) A+ 902 m / 14,03 km

...






Este sábado la propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 210 en altura de la Comunidad Valenciana, Rebalsadores, con 801 m de altitud, situado en el Término Municipal de Serra, Valencia.

Como esta semana la mayoría tenían compromisos, elegí este vértice cercano, al que ya hemos subido en otras ocasiones pero no dentro de la racha de los vértices, aunque íbamos a hacer la ruta por sitios diferentes y prácticamente en su totalidad por sendas.


Saldríamos desde la parte Sur del pueblo para enseguida coger una senda que nos llevaría a las proximidades de la Fuente Deula. Seguiríamos por el barranquito hasta la pista y la cruzaríamos para coger otra senda hacia el Norte. Pasaríamos por la zona del Mal Pas y La Miseria y encararíamos la fuerte subida a Rebalsadors.

Iríamos girando al Oeste, cruzando la pista del Mirador de Mieria (al que no llegaríamos) e iniciaríamos una bajada (tramo de investigación) que nos llevaría a una senda que a la vez nos guiaría a la del GR-10. Después nos saldríamos por la derecha buscando una bajada (2ª investigación) para enlazar con otra senda que nos llevaría a aquella que recorría el barranquito antes de subir a la Coveta de Inés cuando hicimos aquella ruta este verano.

Recorreríamos esa buena senda hasta el Coll de l’Espartal y cogeríamos otra que nos llevaría a les Penyes de la Gorrisa. Aquí lo que se suele hacer es darse la vuelta de nuevo por donde se ha venido. En este punto tendríamos el tercer tramo de investigación, ya que nosotros intentaríamos bajar por la canal. Es un tramo bastante corto pero que tiene su pendiente y que nos uniría con la pista inferior que enseguida nos llevaría a los coches.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre la ruta para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


 
A la cita acudieron Mari, Ángela, Ana, Jose, Quico, Rafa, Nolo y un servidor. Aparcamos frente a un poste indicativo y comenzamos a caminar.




Una espectacular Luna llena nos recibía y no pude sino acercarme a ella con el zoom. Un poco más y casi podía ver la bandera americana y dar un pequeño paso para nosotros pero un gran salto para la Humanidad.



A nuestra izquierda se veía, instalado en un montículo, el Convento de las Carmelitas Descalzas. Enseguida cogimos un desvío por la derecha. Es una pista cementada en ascenso que han pintado de color rojo.


Mirando hacia la derecha vimos por un agujero entre los pinos que asomaba una fenomenal vista del Golfo de Valencia.



El día que nos había tocado en suerte era súper claro. Había viento del noroeste y el ambiente estaba tan limpio como ya no recordaba de otras ocasiones. Se veía perfectamente hasta allá donde abarcaba la vista.
 
A nuestra izquierda vimos lo que sería el final de nuestra ruta. Les Penyes de la Gorrisa. Por esa canal bajaríamos para rematar la ruta.


La pista acababa en una valla de un chalet y cogimos una senda que nacía por la izquierda y que nos iría subiendo por la cresta de la loma. Hubo un momento en el que equivocadamente seguimos una senda por la izquierda, que estaba más pisada y después tuvimos que rectificar hacia la derecha haciendo un poco de campo a través. Tenedlo en cuenta los que vayáis a repetir esta ruta para coger la correcta cuando iniciéis la subida a la loma más alta en este tramo.



Relajante ¿no?


Preciosas vistas hacia el mar con el Montgó al fondo y el Convento de las Carmelitas en primer plano.


La montaña de Cullera.
 

Y al final del todo el Montgó, que acercamos con el zoom.



La senda nos bajaría hasta las proximidades de la Fuente Deula (queda un poco más a la derecha siguiendo por el barranquito). Continuamos por la izquierda y por su fondo. Más adelante hay una senda que sale por la derecha en ascenso pero que no hay que tomar. Seguimos por el barranco, que tiene un recorrido muy agradable. Ya estuvimos por aquí este verano y lo conocíamos.







El barranco abocaría en una pista, que cruzamos y continuamos por la otra parte. Aunque a primera vista no parece muy evidente porque la vegetación parece que tape el comienzo de la senda, está ahí y enseguida se ve perfectamente. Esta senda nos iría subiendo por las zonas de Mal Paso y La Miseria.
 
En esta imagen se podía ver Lliria a la derecha, Benaguacil a la izquierda y Les Rodanes de Vilamarxant a la izquierda del todo. No se aprecia en las fotos totalmente la claridad del día, pero como dice Jose, el que quiera verlo que vaya al monte, aunque aquí os dejamos una muestra.












La senda nos iba ofreciendo un festival de vistas con este día tan claro. Ahora venía la exigente subida hacia el vértice.


 
Aquí sí que se aprecia bien la profundidad. Se ve TODO.
 






Nolo tenía curiosidad por saber qué era una mancha blanca que se observaba lejana. La acercamos con el zoom y era la nube de vapor de la nuclear de Cofrentes.





Jose y Mari señalaban una puntita que se veía al fondo en la imagen superior y que aproximándola se veía perfectamente que era el Penyagolosa mostrando su cara más bonita.


Hacia el mar hasta se distinguían las Islas Columbretes.




Almorzamos con esas estupendas vistas y después continuamos. Llaneamos durante un rato hasta cruzar la pista que va al Mirador de Mireya.


Aquí tenía marcada mi primera de tres incógnitas. Queríamos seguir el GR-10, que circula más abajo, pero ni en los mapas ni en la ortofoto se veía senda, aunque desde el ordenador parecía que se podía pasar. Me alegró ver que sí que existía una senda perfectamente pisada y limpia que, haciendo zetas nos fue bajando hasta enlazar con el GR-10, que continuamos por la izquierda.



A lo lejos se veía una torre de vigilancia forestal. No me imagino lo que se debe sentir allí arriba en un día de viento.



Abajo se veía la Cartuja de Porta-Coeli, con sus balsas y sus huertos de naranjos.




El recorrido por este tramo del GR-10 es muy agradable.


 












Tras un rato de caminar por el GR debíamos comenzar nuestra segunda incógnita. Se trataba de desviarnos hacia abajo por la derecha para unir al fondo del todo con la senda que recorre el barranquito donde está la Coveta de Inés, que ya visitamos este verano.
 
Vimos el comienzo de la difusa senda y fuimos siguiéndola. Esta senda, aunque está claro que existe está muy poco pisada y acabará cerrándose del todo si no se mantiene. Había que estar especialmente atento para no perderla porque todo lo que nos rodeaba era un espeso manto de carrasca y aliagas. En ocasiones, los rastrillos nos hacían dudar, pero rectificábamos y la volvíamos a seguir.


Vimos a nuestra derecha una curiosa construcción que no sabíamos bien que podría ser. Parecía o el mirador de una casa particular o un depósito de agua con demasiadas florituras, o las dos cosas a la vez. De todas formas resultaba extraño.



Hubo un momento en que vimos que el track que yo me había marcado y que nos iba guiando bien, se iba por la izquierda, siguiendo la cuña del barranquito, pero la senda parecía que nos llevaba hacia la derecha. Al final se perdía y hubo que rectificar hacia la izquierda para volver a encontrar la difusa senda. Insisto en que hay que tener intuición en este tramo y tratar de ayudarse con el track del gps menos en este punto, que habría que haber ido un poco más a la izquierda. De todas formas no tuvimos mucha complicación aparte de ir salvando el desnivel.


Éste es el único punto donde comentaba que nos salimos del rastro.



Pero conforme se va llegando al fondo, la senda va apareciendo más clara.





Aunque sobre el mapa había visto al final del barranquito dos pistas paralelas y había marcado el track por la primera, no vimos su comienzo y como ya conocíamos la segunda, preferimos no aventurarnos más de momento y continuar hasta enlazar con la senda del barranco que ya recorrimos este verano. Quico encontró un ejemplar de revollón. 


Ya enfilados por la buena senda continuamos por ella, que nos llevaría en sombra por el fondo del barranquito. A la derecha vimos el desvío hacia la Coveta de Inés, donde estuvimos este verano. Un lugar muy agradable pero que no podíamos acoplar a esta ruta, que de por sí ya tenía bastante.


El recorrido por el barranco circula en leve ascenso y es muy frondoso y fresco.










La senda acabó el en el Coll de l'Espartall. Desde aquí se puede volver directamente por pista hacia Serra, pero nosotros teníamos todavía algo pendiente, por lo que cogimos enfrente la senda hacia La Gossisa que nos indicaba el panel de madera.


La senda nos fue subiendo de nuevo y veíamos abajo la población de Serra.




 

Llegamos a Les Penyes de la Gorrisa y desde allí las vistas también eran preciosas.



Estábamos bastante  altos y teníamos que bajar hasta el pueblo, que se veía allá abajo.


Continuamos según veníamos por la sendita y cuando acabó giramos hacia la izquierda para encarar la bajada por la canal que veíamos desde lejos al principio de la ruta. Se veía un estrecho trazo o huella que se podía seguir y que seguramente han utilizado otros para, generalmente subir, por esta misma zona.


La canal tiene su pendiente y hay que ir con cuidado para no resbalar, aunque el terreno es blando y las botas se agarraban bien. Había veces en que el rastro pasaba por tramos por los que se veía que no había pasado nadie en tiempo, salvo algunos animales. Desde lejos habíamos visto bancales de piedras y cuando llegamos a ellos hubo que destreparlos con cuidado. No nos supusieron dificultad pero tanto el recorrido por la pendiente como estos pequeños destrepes hay que hacerlos con cuidado.


Veíamos enfrente el Convento de las Carmelitas.



Continuamos nuestro descenso y nos fuimos yendo hacia la derecha porque según el mapa por allí circulaba una vieja pista, como así fue. Encontramos los restos de una pista de piedras que nos fue bajando los últimos metros de pendiente en lazadas y al final abocó a una pista de tierra que nos llevó a la pista principal.



Ya desde abajo echamos una última vista atrás hacia la aventurera canal por la que habíamos descendido y continuamos por la carretera que nos dejó enseguida en el lugar donde teníamos los coches.
 
Una ruta que nos ha encantado y en la que los tramos aventureros han salido todos bien, no teniendo problema en ninguno de ellos. El tramo desde el GR hasta enlazar con la pista del barranco de la Coveta de Inés, a alguno se le puede atragantar porque es bastante largo y de recorrido incierto. Esto es como lo de los colores, lo que para unos es una aventura con la que se disfruta, para otros puede ser un agobio. En la cabecera del blog puede leerse una frase que extraje de la canción de Lluis Llach, "Que tinguem sort": "Si vens amb mí no demanis un camí planer". Creo que podría añadir otra: "Tampoco siempre será fácil".

Lo dicho, una ruta con unas sendas preciosas, vistas y exigente y muy recomendable para aquellos a los que les gusten los mismos colores que a nosotros.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


2 comentarios:

  1. Pablo la ruta te ha salido GENIAL, todos sabemos que es la montaña, los tramos que hay que ver como pasar
    Ayer habia tres tramos el segundo fue largo y dificultoso, pero disfrutamos en general de toda la ruta. Nuestra mas sincera enhorabuena por tu trabajo de investigar sendas y pasos casi imposibles y por dejar que te acompañemos. Lluis LLach, Un pont de mar blava.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotros por venir. Un saludo.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.